Desde @CoollegeFB y @TheSpanishBowl queremos dar la voz y la palabra a los muchos aficionados al College Football que sienten pasión y devoción por unos colores futbolísticos. ¿Quién mejor que un fiel, sufridor y devoto fanático de un programa universitario para acercar, valorar y reflexionar sobre las tradiciones y la mascota, frutos de sus más intensas pasiones?

En esta ocasión, tenemos el inmenso honor y placer de ser testigos de las vetustas tradiciones del programa futbolístico anclado en Ames. Cy, el cardenal rojo de Iowa State, llega a nuestra vida como un auténtico ciclón y, sin duda, dejará una gran huella. @CiclonesFB_Esp, la cuenta en español de los Cyclones, y Antuan, su máximo responsable, comparten con nosotros los aspectos más relevantes de la prolija y rica historia de Iowa State. Toca disfrutar con un auténtico tornado rojo y dorado, Iowa State Cyclones.

 

 

EL NICKNAME: CYCLONES

Los Cyclones son el nombre de los equipos deportivos que representan a la Universidad Estatal de Iowa, (ISU). El motivo de este apodo, no deja de ser curioso.

Entre finales del verano y principios de otoño del año 1985, una gran cantidad de lo que entonces se denominó “ciclones” azotó el estado de Iowa. En esas circunstancias, el 28 de septiembre de 1895, el equipo de football del Colegio Agrícola de Iowa viajó a la Universidad Northwestern, derrotando al equipo local -los Wildcats- por un apabullante 36 a 0 -30-0 al descanso del partido-. El titular del día siguiente del Chicago Tribune decía “Golpeado por un ciclón: viene de Iowa y devasta la ciudad de Evanston”. El apodo evidentemente se hizo eterno.

 

Unos ciclones de Ames / iowastatedaily.com

 

Como curiosidad hay que comentar que si el Servicio de Meteorología de los Estados Unidos hubiese sabido entonces más sobre climatología, a ISU se le denominaría actualmente los “Tornados”.

 

 

JACK TRICE

Iowa State es el hogar del único estadio que lleva el nombre de un jugador afroamericano en la FBS, el “Jack Trice Stadium”, como es conocido, o el “MidAmerican Energy Field at Jack Trice Stadium”, que es el nombre oficial a día de hoy.

El protagonista de nuestra historia nació en 1902 en Hiram (Ohio). Estudió en el East Tech High School en Cleveland, donde fue un atleta estrella. Cuando su entrenador de football, Sam Willaman, fue nombrado HC de los Cyclones de Iowa State, Trice y otros seis compañeros lo siguieron al oeste.

Trice se especializó en la cría de animales y su objetivo después de su graduación era ayudar a los granjeros negros de esa zona. Era un joven muy estudioso y, a pesar de su participación en los deportes, Trice logró aprobar 45 créditos universitarios con un promedio del 90 por ciento. Debido a que no había becas deportivas otorgadas en esos días, tuvo distintos trabajos para poder financiar su educación y mantener a su madre y a su esposa, Cora Mae Starland, con la que se casó en el verano anterior a su temporada freshman.

En el emparrillado, Trice era un jugador de línea defensiva con un gran futuro por delante que terminó abruptamente. Trice jugó en el primer partido de la temporada, con una pobre victoria, 14-6, sobre Simpson en Ames. El siguiente fin de semana viajó a Minneapolis para enfrentarse a la Universidad de Minnesota. Iowa State estaba jugando un gran partido, perdiendo únicamente 14-10 al descanso. Fue durante el intermedio cuando Trice, único jugador negro en los dos equipos, comenzó a quejarse de un dolor en el hombro izquierdo, pero eso no le podía detener y volvió a la acción en la segunda mitad.

 

Jack Trice con el uniforme cyclone / sbnation.com

 

A mediados del tercer cuarto los Golden Gophers plantearon una jugada de carrera por el tackle izquierdo, Trice inmediatamente reconoció la jugada pero acabó siendo derribado por la espalda y pisoteado por varios jugadores rivales. Trice quería seguir jugando pero no pudo hacerlo nunca más, siendo retirado del campo. Según cuentan los periódicos de aquel día, la multitud coreaba: “Lo sentimos, Ames, lo sentimos”.

Los médicos de un hospital de Minneapolis permitieron a Trice regresar a Ames con el equipo, que perdió el partido 20-17, al considerar que no tenía una lesión grave. Lo hizo en un tren sobre un colchón de paja. Nada más llegar a Ames lo trasladaron al hospital universitario. Allí, los médicos descubrieron una fractura de clavícula que Trice había sufrido durante la primera mitad del partido.

Su condición empeoró cuando desarrolló problemas respiratorios. El domingo por la tarde llamaron a un especialista que decidió que la cirugía era demasiado arriesgada, por lo que no se realizó ninguna operación. A las 3 de la tarde del lunes 8 de octubre de 1923, Jack Trice murió de hemorragia pulmonar y hemorragia interna en el abdomen.

 

 

EL SUEÑO DE TRICE

La noche anterior al partido a Jack se le permitió quedarse en el Hotel Curtis, alojamiento del equipo, sin embargo, no pudo comer con sus compañeros en el comedor. Mientras Jack Trice se sentaba en esa habitación solo para negros, las emociones ante su primer gran partido de fútbol americano universitario se agolpaban sobre él y sintió que debía escribir sus pensamientos en un folio del hotel ¿Qué significaba para él ese partido? ¿Qué haría?.

 

“Mis pensamientos justo antes del primer partido universitario real de mi vida:

Mi carrera, el honor de mi familia y el mío mismo están en juego.

Todos esperan que haga grandes cosas. Y lo haré.

Todo mi cuerpo y mi alma serán arrojados imprudentemente por el campo. Cada vez que el balón se ponga en movimiento, intentaré hacer más de lo que me corresponde.

Pelea bajo, con los ojos abiertos y manos a la obra. Ten cuidado con los cruces y las carreras de reverse end.

Mantente alerta cada minuto si esperas hacer algo bueno. Jack”.

 

 

El sueño de Jack / sbnation.com

 

El martes 9 de octubre, las clases se pospusieron y se llevó a cabo un servicio funerario ante 4.000 estudiantes y miembros de la comunidad universitaria. En él se leyó la carta que se encontró en el bolsillo de su abrigo. Debido a esta trágica muerte, ISU decidió cancelar el acuerdo con la Universidad de Minnesota y no se enfrentaron de nuevo hasta 1989.

Ochenta y seis años después, el 31 de diciembre de 2009, ISU venció 14-13 a Minnesota en la vigésimo primera edición de la Insight Bowl en el Sun Devil Stadium de Tempe (Arizona).

El MVP defensivo y ofensivo eran negros. El QB titular era negro. El entrenador de RBs era negro. En aquel equipo jugaban blancos, negros, judíos, católicos, protestantes… todos juntos para conseguir, por fin, la victoria con la que soñó Jack Trice en aquella solitaria habitación de un hotel segregado de Minnesota, para conseguir por fin la misión de la igualdad de oportunidades para todos.

 

 

LA RIVALIDAD CONTRA IOWA

The Iowa Corn Cy-Hawk Series /  The Cy-Hawk Trophy

La Iowa Corn Cy-Hawk Series es una competición entre la Universidad de Iowa (IU) e ISU. Las dos universidades se enfrentan en football americano, soccer, voleibol, cross country, baloncesto, natación y clavados, lucha, tenis, gimnasia y softbol.

Cada equipo ganador recibe dos puntos, excepto el football que vale tres puntos, además se otorga un punto por méritos académicos si la tasa de graduación de los estudiantes atletas excede de la tasa general del resto de estudiantes de su universidad. Esta competición inició su andadura en la temporada 2004-05 y, hasta la temporada 2019, la Universidad de Iowa lidera la serie por 8-7.

Hay que diferenciar muy claramente “The Iowa Corn Cy-Hawk Series”, del “The Cy-Hawk Trophy”, que se otorga al ganador del partido de football americano que enfrenta a estas dos universidades desde tiempos pretéritos.

El nombre de “The Cy-Hawk Trophy” proviene del nombre de las dos mascotas de las universidades, Cy the Cardinal, por parte de los Cyclones, y Herky the Hawk, representante de la  Universidad de Iowa.

 

Hawkeyes Vs. Cyclones, un clásico entre los clásicos / dailyiowan.com

 

No hay un evento deportivo más importante en todo el estado de Iowa que los partidos de football entre las dos universidades. El primer encuentro se disputó en 1894 siendo el ganador ISU 16-8. Desde entonces hasta el día de hoy se ha disputado en 67 ocasiones con 45 victorias para Iowa, 22 para ISU y un empate.

Si es una competición que data del siglo XIX, ¿cómo es posible que solo haya habido 67 partidos? La mala sangre y las peleas constantes impidieron que las dos universidades fueran capaces de firmar un contrato entre 1935 y 1976. Durante 42 años, la rivalidad estuvo latente en todo el estado, por lo que las expectativas eran máximas aquel 17 de septiembre de 1977 en la ciudad de Iowa City. La rivalidad del estado de Iowa volvía a nacer.

El partido se transmitió en directo por la televisión nacional y Sports Illustrated escribió un artículo sobre el resurgimiento de la serie. Los fans estaban preparados y listos para mostrar su orgullo universitario después de hibernar durante 42 años. Al final la preparación del partido fue más emocionante que el partido en sí. La defensa fue la clave, solo hubo 14 first downs en todo el partido -Iowa State tuvo ocho e Iowa seis-, incluido solo uno en la segunda mitad. Pero los Hawkeyes hicieron las grandes jugadas y aprovecharon tres pérdidas de balón de los Cyclones  para ganar por 12-10.

Ambas partes, por fin, vieron la gran exposición mediática que el partido dio al estado de Iowa y, sobre todo, lo bien recibido que fue por parte de todos los fanáticos y se firmó un acuerdo para jugar a partir de entonces un partido anual.

 

 

HISTORIA DE UNA ETERNA RIVALIDAD

Antes de 1977 hubo varios periodos en que los nativos de Iowa no pudieron disfrutar de este gran partido. Algunas de las curiosidades más relevantes a lo largo de la historia de esta rivalidad son las siguientes:

El primer caso de “guerra civil” fue en 1897, cuando Foster Parker de ISU corrió 40 yardas para touchdown. El cuerpo técnico de Iowa protestó, alegando que los Cyclones cometieron falta en la jugada, pero ningún cebra tiró el pañuelo, por lo que el equipo de Iowa perdió el partido. Como forma de protesta, el partido no se disputó al año siguiente, pero sí en 1989 con victoria de Iowa por 5-0.

Hasta 1920 se disputó anualmente, salvo en determinadas ocasiones, eso sí con los malos rollos de siempre. Por ejemplo, ambos equipos informaron que jugadores ilegales habían jugado en partidos entre ellos. Los Hawkeyes descubrieron que Thomas Willett, de los Cyclones, que jugó cuatro años con ISU, había competido dos años en Grinnell. ISU luego descubrió que W.P. Knowlton había jugado cuatro años para Upper Iowa, antes de competir por Iowa.

En 1907, el entrenador en jefe de Iowa, Mark Catlin, dijo que recibió una llamada telefónica anónima que describía cómo el RB estrella de Iowa, Chick Kirk, sería lesionado durante el partido, dando la casualidad que en la victoria de Iowa State 20-14, Kirk fue placado y lesionado mientras hacía una gran recepción.

 

El partido del 77 / eu.desmoinesregister.com

 

De 1920 a 1933 no se disputaron estos partidos debido a una discusión que enfrentó a los dos Directores Deportivos sobre si era legal que el jugador de baseball Ed Plagge hiciera un lanzamiento tipo spitball, que estaba permitido en la Missouri Valley Conference a la que pertenecía ISU, pero no en la Big Ten. En 1977, Merl Ross, durante 53 años trabajador en el departamento de deportes de ISU, declaraba a The Des Moines Register que “Nunca había escuchado tales gritos y discusiones por teléfono. Estaban completamente en desacuerdo. Esa fue la primera vez que escuché a los dos Directores hablar entre ellos sobre la ruptura de las relaciones deportivas”.

Tanta fue la pelea que no hubo otro partido hasta el 4 de noviembre de 1933, en el que Iowa masacró a los Cyclones por 27-7. Al año siguiente, se esperaba otra victoria humillante de los Hawkeyes, pero el partido terminó por un aplastante 6-31 para las huestes comandadas por George Veenker. Este utilizó todo lo que había dicho el entrenador de IU, Ossie Solem, sobre ellos, para motivar a sus jugadores: “son una universidad de vacas y preferimos jugar contra cualquier otro equipo que contra ellos”. Está claro que la táctica no le fue mal y dejó tan tocada a la IU que no hubo más partidos hasta 1977 aunque los Cyclones lo siguieron intentando en innumerables ocasiones.

Si por suerte el año que viene se puede jugar este partido, no lo veáis como un partido pequeño, dadle la importancia que se merece a una rivalidad tan encarnizada.

 

 

CY, THE CARDINAL: LA MASCOTA CYCLONE

1954 no fue un buen año en lo deportivo para la ISU, por lo que un grupo de estudiantes junto con Chcuk Duncan, el Presidente del Pep Council, hicieron un brainstorming para crear una mascota y, así, intentar mejorar el espíritu escolar y los resultados de los programas deportivos. Después de intentarlo, sin llegar a un resultado deseado, se eliminó la opción de crear una mascota-ciclón por lo que la idea ganadora fue un pájaro “cardenal” que representaba los colores rojo-cardenal y dorado de la universidad. La idea tuvo el visto bueno de los órganos correspondientes universitarios y se mandó la construcción al Collegiate Manufacturing, que diseñó el primer disfraz del cardenal.

 

El primer Cy, the Cardinal / historicexhibits.lib.iastate.edu

 

A la vez se creó un concurso nacional para decidir el nombre de la mascota. “Cy” fue el nombre elegido, ya que fue presentado por 17 personas, la primera de ellas Wilma Beckman de Ames que recibió una gran manta como premio. Hay que destacar que con este nombre ya se conocía a un perro gran danés que, a principios de los años 30, se sentaba junto a las cheerleaders a ver los partidos de los Cyclones.

La construcción de “Cy, the Cardinal” costó 200 dólares y resultó ser una grandísima mascota de más de 2,5 metros de altura. Los ojos del hombre que daba vida a Cy se situaban en el cuello del pájaro y había casi un metro más hasta la cresta. Estaba compuesto de tela metálica, fieltro y correas de aluminio. Cy debutó en el Homecoming de 1954 y se convirtió inmediatamente en el símbolo de los deportes de la Universidad Estatal de Iowa. Como dice Virgil Petty, que fue el primer Cy, “estar dentro de este tremenda mascota no era nada fácil pero más difícil todavía era transportarla a otras ciudades”.

En 1972 ISU jugaba su segunda Bowl contra Georgia Tech Yellow Jackets en Memphis (Tennesse). Más allá del mal resultado para los Cyclones, la noticia fue que Cy pudo estar presente en la final. Ambas ciudades se encuentran a una distancia de más de 1000 kilómetros, pero eso no impidió a Robert John, el alter ego de Cy, y a sus compañeros desplazarse a Memphis a animar a los Cyclones. Cogieron una camioneta y condujeron toda la noche hasta que el conductor, en un lugar cercano a St. Louis, se quedó dormido y tuvieron un grave accidente. Todos sufrieron molestias y lesiones, incluso Robert, pero el peor parado fue el propio Cy.

Faltaban muy pocas horas y la cosa pintaba muy mal. No obstante consiguieron subirse a un autobús y llegar a Memphis, reunirse con un grupo de ex alumnos y pedir a los responsables del hotel que les ayudaran. Así, entre el servicio de mantenimiento del hotel y una costurera local, consiguieron que Cy pudiera acudir al partido, llegando al estadio en el justo momento en el que el Gobernador daba el discurso de bienvenida. Fue tal el estruendo que se ocasionó, al ver a Cy, que el gobernador terminó su discurso y sonrió mientras la multitud vitoreaba. Según cuenta John. «Subí al escenario y le estreché la mano. Me incliné y me disculpé por eclipsarlo accidentalmente, pero él dijo que estaba feliz de vernos a los dos en buena salud».

 

Cy y Louis Armstrong. ¿Alguien da más? / reddit.com

 

Más penoso fue lo que sucedió el 16 de septiembre de 2011. Los Cyclones se desplazaron hasta el Pratt & Whitney Stadium at Rentschler Field para jugar un partido contra los Huskies de UConn, que acabó en victoria visitante por 24-20. En la celebración de uno de los TDs, Zane Brugenhemke -la persona que estaba dentro de nuestro simpático Cy- se acercó a la grada, donde estaban los aficionados de ISU, recibiendo un empujón de uno de los fanáticos locales, cayendo más de 2’5 metros y rompiéndose el cúbito y el radio.

Cy no ha estado siempre solo. Se casó con Susie Snapper Hawk el 17 de septiembre de 1966, aunque su historia de amor no duró demasiado, ya que nunca más fue vista. En 1989 durante un partido de baloncesto Cy conoció a Clone, su nuevo compañero de aventuras. Una mascota mucho más bailarina con la que trabajó hasta 1995, año en el que en otro partido de baloncesto -en este caso contra Oklahoma- se produjo la unión de Cy y Clone convirtiéndose en lo que es hoy la mascota preferida de medio estado de Iowa.

 

 

CY, EN LA ACTUALIDAD

Actualmente, la universidad mantiene varios disfraces de Cy de diferentes tamaños, que dan vida unos 4 o 6 estudiantes durante todo el año. Esto permite a Cy hacer apariciones públicas más de 200 días anuales. Jenny Harestad -que fue durante varios años Cy- describe cómo era ver los ojos de los niños cuando se acercaban a ella para conseguir una foto o saludarlo. Incluso, ahora, disfruta como nunca cuando ve a sus propios hijos ilusionados al ver a Cy.

“Nunca deja de sorprenderme cómo las personas de 55 años acuden en masa a Cy. Es como si todavía fueran niños”, dice Tom Kroeschell, director de Cyclones.tv. «Cy afirma el sentimiento que la gente tiene hacia la escuela y cierra las brechas entre generaciones». Tanto es así que hasta hay un tour para conocer la ciudad de Ames descubriendo las 30 estatuas dedicadas a nuestro pájaro cardenal favorito

 

Todo fanático cyclone, debe realizar las siguientes acciones:

  • Visita Ames el fin de semana de partido contra Iowa. Si puede ser que no haya “ciclones”.
  • Rinde culto al  memorial de Jack Trice, empápate de su historia y sufrimiento.
  • Viste una camiseta de Seneca Wallace
  • Hazte fotos con Cy.
  • En el estadio ponte cerca del cañón que maneja la fraternidad Alpha Sigma Pi, que lo dispara cada vez que hay un TD o FG de los Cyclones y en cada kickoff.
  • Disfruta de la Varsity Marching Band y de la canción de guerra de ISU.
  • Celebra la victoria de los Cyclones cantando el Sweet Caroline de Neil Diamond en el videomarcador de 11 metros de alto y 25 de largo.
  • Escucha la Victory Bell.
  • Y, sobre todo, disfruta del football americano universitario.

 

 

Cy, ladrón de corazones / cyclones.com

 

Disfrutar del football colegial, sin ninguna duda, esa es la máxima que defendemos en @CiclonesFB_Esp y @CoollegeFB. En un mundo cambiante y ante la situación mundial tan desconcertante que nos está tocando vivir, ese debe ser el axioma clave. Hemos gozado con Cy, esa mascota que despierta la ilusión y hace brotar la emoción de jóvenes y… no tan jóvenes. La figura de Jack Trice evoca ese sueño de igualdad y fraternidad tan necesario en la actualidad. Y esa rivalidad, tan antagónica, pero -a la vez- tan necesaria entre Iowa State e Iowa, debe servirnos como ejemplo de respeto y comunión entre diferentes.

 

🔴 #CyclONEnation 🌪🌪🌪 #CyclonePride 🟡