SOUTHEASTERN CONFERENCE.

Volver a la guia

SEÑAS DE IDENTIDAD:

La Gran Armada hace referencia a una gran flota -articulada en los principales puertos españoles-, que fue enviada en 1588, por Felipe II, para invadir Inglaterra y destronar a la monarca británica Isabel I. 432 años después, los principales programas de la Southeastern Conference presentan su firme candidatura a continuar con el dominio de la SEC, en la consecución de títulos nacionales, mostrándose como gran alternativa a los dos grandes caballos de batalla: Clemson y Ohio State.
Hablar de Nick Saban y de sus Crimson Tide supone tener presente a un equipo que debe seguir aspirando a todo. Saban puede desatar otra tormenta perfecta que otorgue a los de Tuscaloosa un nuevo título nacional.
LSU, tras su dominio absoluto a ambos lados del ovoide, en 2019, ha sufrido la práctica desaparición de su equipo titular y la pérdida de auténticas joyas en su staff técnico. Algo extraño se cuece en Baton Rouge, aunque haríamos mal en vilipendiar las posibilidades de Ed Orgeron y su horda de indómitos tigres.
Georgia espera haber encontrado en J.T. Daniels al mariscal de campo que maximice las posibilidades de unos jugadores ofensivos increíbles. ¿El único obstáculo? Kirby Smart y sus obsoletos esquemas. La defensa seguirá luciendo imperial, pero será necesaria una revitalización de las unidades de ataque. ¿Kirby lo permitirá?
Aires de renovación total soplan en Gainesville. La salida del tridente ofensivo espectacular -Trask, Pitts y Toney- abre un nuevo periodo. No obstante, el buen hacer del head coach Dan Mullen hacen que, en tierra de caimanes, se sueñe con grandes proezas.
Auburn apuesta todo a Brian Harsin y a la evolución de Bo Nix, mientras sigue reclutando a jugadores de un talento descomunal. En Mississippi -polémicas de bandera aparte- la ilusión sigue siendo desbordante con la deseada consolidación de dos de los mejores y más mediáticos entrenadores de toda la liga. Mike Leach, en Starkville, y Lane Kiffin, en Oxford, aseguran que los focos mediáticos estén siempre pendientes de Mississippi State y Ole Miss. Otros programas como Tennessee, Texas A&M, Mizzou, South Carolina o Kentucky sueñan con reverdecer viejos laureles. ¿Arkansas y Vanderbilt? Simplemente esperan que pase la tempestad…

La Southeastern Conference (SEC) vio la luz en 1932 y tiene su sede en la localidad de Birmingham (Alabama). El actual Comisionado es Greg Sankey, que ha conseguido llevar a la conferencia al máximo nivel de ingresos económicos. Fue un adelantado con la creación del SEC Network, un canal especializado en la difusión de todos los espectáculos deportivos de la conferencia. Este medio de difusión fue el primero y muchos otros -de conferencias distintas- han continuado su estela.
La SEC es una de las conferencias con el mayor tanto por ciento de victorias: 43 títulos nacionales en football, 21 campeonatos en baloncesto, 13 College World Series, 24 campeonatos de natación, o 20 títulos de gimnasia, entre otros muchos. La conferencia ha sido pionera, desde siempre, tomando decisiones que suelen marcar el panorama colegial. De hecho, en 1992, fue la primera conferencia que instauró un Championship Game en football.
Nueve fueron las universidades fundadoras, uniéndose en 1932: Florida, Georgia, Kentucky, Vanderbilt, Alabama, Auburn, LSU, Ole Miss y Mississippi State. Un año después, se uniría Tennessee. En 1991, llegaron South Carolina y Arkansas. Por último, en 2012 se incorporaron los dos últimos miembros: Missouri y Texas A&M.
Entre el código genético de esta competición podríamos encontrar aspectos tales como unos sistemas de juego totalmente profesionales, los mejores esquemas defensivos de toda la liga, entrenadores que constituyen auténticas leyendas del ovoide, algunos de los reclutas que están llamados a marcar la historia de la NFL, los programas futbolísticos más fuertes de todo el panorama nacional, así como cierta incertidumbre con respecto al campeón. Aunque es cierto que Alabama es la absoluta dominadora de la conferencia -con 31 campeonatos-. No obstante, la grandeza y el poderío de ciertos programas es tal que -si se alinean los factores deportivos y extradeportivos- cualquiera de los grandes transatlánticos de la competición no solo puede dominar la SEC, sino también conquistar el título nacional. Claro ejemplo fue la temporada perfecta 2019 de Burrow, Orgeron y compañía al mando de LSU, o el pasado título nacional de Saban y sus Crimson Tide.

En la SEC (Southeastern Conference) compiten catorce programas futbolísticos, agrupados en dos divisiones:
1) EAST: Georgia Bulldogs; 2) Florida Gators; 3) Tennessee Volunteers; 4) Kentucky Wildcats; 5) Mizzou Tigers; 6) South Carolina Gamecocks; 7) Vanderbilt Commodores.

2) WEST: LSU Tigers; 2) Alabama Crimson Tide; 3) Auburn Tigers; 4) Texas A&M Aggies; 5) Mississippi State Bulldogs; 6) Ole Miss Rebels; 7) Arkansas Razorbacks.

@EduVall82

EAST

FLORIDA GATORS.

(COLORES: NARANJA & AZUL)
PRIMERA TEMPORADA: 1906.
CIUDAD (ESTADO): Gainesville (Florida).
ESTADIO (CAPACIDAD): Ben Hill Griffin Stadium “The Swamp” (88.548).
TÍTULOS NACIONALES & TÍTULOS CONFERENCIA: 3 (1996, 2006 y 2008) – 8 Southeastern Conference (1991, 1993, 1994, 1995, 1996, 2000, 2006, 2008).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

“Mr. Two Bits”. Todo se inició, en el Florida Field, en 1949, año en el que George Edmondson arengó a la multitud antes del comienzo de un partido contra The Citadel. Los fanáticos gators vibraron con los vítores de Edmondson y comenzaron a saltar, gritar y animar, con más fuerza, al equipo. Esta era la génesis de la leyenda de “Mr. Two Bits”. Durante más de 60 años, aficionados de Florida, a lo largo y ancho del orbe, acuden a The Swamp y son partícipes de esta bella tradición. El grito de Edmonson ya es eterno: “Two-bits, Four-bits, Six-bits, a dollar. All for the Gators, stand up and holler!”. Por otro lado, cada vez que el equipo anota un touchdown, la marching band de la University of Florida (The Pride of the Sunshine) toca la fight song del equipo, la aclamada “Orange and Blue!”. En todos los encuentros en The Swamp, la fanaticada anima al equipo con multitud de cánticos, pero el más aclamado es el “Gator chomp!”, gesto que simula las fauces feroces de un cocodrilo. Al final del tercer cuarto, existe otra famosa tradición en el Ben Hill Griffin Stadium: todo el estadio canta al unísono “We Are the Boys from Old Florida”, una canción que forma parte del acervo de todos los equipos deportivos de la University of Florida desde la década de los 20 del siglo pasado.
Albert Gator y Alberta Gator son las mascotas oficiales de la University of Florida. Son dos American alligators antropomórficos, especie de caimanes muy extendidos por todo el estado de Florida. La universidad tuvo sus primeros equipos deportivos en el invierno de 1906 y adoptó, como oficiales, los colores naranja y azul. No se estableció, en un primer momento, un nickname oficial para estos equipos. En 1908, un comerciante local, Phillip Miller, y su hijo, Austin Miller, -que no tenían ninguna relación oficial con la universidad- diseñaron un emblema con un caimán como emblema de la Universidad de Florida y empezaron a venderlo. El logo y el sobrenombre “gator” cuajó con gran éxito entre la masa social de Gainesville, así que Florida oficializó el término “Gators” en el invierno de 1911. Durante la temporada 1957, un caimán vivo -llamado Albert- asistía a los partidos de casa y animaba al equipo. Desde 1970, apareció la figura animada de Albert, que sería acompañado de la versión femenina, Alberta, desde 1984. En 2015, se reestilizaron ambos personajes y se les dotó de un carismático jersey naranja con la “F” azul tan característica de la University of Florida.

 

RIVALIDADES

Las dos grandes rivales de los Gators se establecen ante Georgia Bulldogs y Florida State Seminoles, aunque existen otros grandes duelos (Tennessee, LSU, Alabama, Miami o Auburn). Florida y Georgia se miden anualmente en uno de los encuentros más atractivos de la Southeastern Conference (SEC). Ambos programas son miembros integrantes de la Eastern Division de la SEC, así que este partido suele tener repercusiones muy importantes dentro de la propia división. El primer enfrentamiento entre Gators y Bulldogs está en litigio, pues los de Athens hablan de un encuentro disputado el 15 de octubre de 1904 (victoria aplastante de Georgia 52-0) -como el primigenio-, mientras que los de Gainesville sostienen que fue el 6 de noviembre de 1915 cuando dio arranque esta rivalidad maravillosa (triunfo 37-0 de los Bulldogs). Los encuentros totales son 98 (según Florida) o 99 (desde el punto de vista de Georgia). En cualquier caso, los Bulldogs lideran la serie histórica con 52 (53) victorias, 44 derrotas y 2 empates. Desde 1933, este partido se disputa en Jacksonville (Florida) y se denomina el “World’s Largest Outdoor Cocktail Party”, aunque este nombre no se considera oficial. El ganador de este duelo se lleva el Okefenokee Oar, un gigantesco remo de madera labrado con inscripciones de uno y otro programa a ambos lados.
El Sunshine Showdown enfrenta a las dos instituciones académicas públicas más antiguas del estado de Florida: Florida Gators y Florida State Seminoles. El primer duelo que puso sobre el emparrillado a ambos equipos fue el 22 de noviembre de 1958, siendo Florida la ganadora por 21-7. Desde los 70, el partido suele ser el sábado posterior a Thanksgiving. Gators y Seminoles se han encontrado cada año, desde 1958 hasta 2019, salvo el pasado año debido a los avatares intrínsecos a la pandemia de COVID-19. En total, Florida y Florida State se han enfrentado en 64 ocasiones, liderando la serie histórica el programa anclado en Gainesville con 36 triunfos, 26 derrotas y 2 empates.

TEMPORADA 2020.

2020 lucía en el horizonte como un año con grandes esperanzas y aspiraciones para Dan Mullen y sus Gators. La irrupción de Kyle Trask y la tenencia de dos auténticos playmakers como Kyle Pitts y Kadarius Toney colocaban a Florida en la rampa de salida hacia el título de la SEC. Sin embargo, estas deidades ofensivas no podían oscurecer un inexistente juego de carrera y gravísimos problemas a la hora de defender. Sin duda, estas dos carencias estuvieron íntimamente relacionadas con el cruento desenlace de la pasada campaña. Florida se dio un festín ofensivo en los dos primeros partidos ante Ole Miss (51-35) y South Carolina (38-24). Pero, acto seguido, llegó el primer gran revés de la temporada: la derrota (38-41) frente a Texas A&M, que dejó al descubierto las graves carencias defensivas y terrestres de los Gators. Missouri pagó los platos rotos y fue vapuleada 41-17. Florida realizó el mejor partido de la temporada ante uno de sus grandes rivales, Georgia, a la que venció por 44-28. Siguieron cuatro sólidas victorias consecutivas frente a Arkansas (63-35), Vanderbilt (38-17), Kentucky (34-10) y Tennessee (31-19). El fin a las escasas apariciones de Playoffs quedaron sepultadas con una inesperada derrota (34-37) ante LSU, en la que quedará para la historia una de las penalizaciones más absurdas de un jugador gator (recuérdese el episodio de la bota voladora). En el SEC Championship, Florida daba la cara y vendía cara su derrota (46-52) ante la todopoderosa Alabama, pero la exhibición de Trask, Pitts y Toney no era suficiente. Los problemas de carrera y de ineficacia defensiva volvían a hacerse patentes (algo que -realmente- no desapareció durante toda la temporada, a pesar de espejismos temporales). El epílogo a una temporada negativa lo ponía el desastre en la Cotton Bowl ante Oklahoma, donde los Gators eran machacados (20-55).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Steve Spurrier (QB), Danny Wuerffel (QB), Tim Tebow (QB), Wilber Marshall (LB), Emmitt Smith (RB), Jack Youngblood (DE), Carlos Álvarez (WR), Kerwin Bell (QB), John Reaves (QB), Neal Anderson (RB), Nat Moore (WR), Glenn Cameron (LB), Huey Richardson (DE), Brad Culpepper (DT), Larry Smith (RB), Lomas Brown (OT), Trace Armstrong (DE), Louis Oliver (S), Ralph Ortega (LB), Reidel Anthony (WR), Errict Rhett (RB), Kevin Carter (DE/DT), Ike Hilliard (WR), Steve Tannen (DB), Wes Chandler (WR), Lito Sheppard (CB), Fred Taylor (RB), Jevon Kearse (DE) y Chris Collinsworth (WR).

ESTRELLA OFENSIVA: EMORY JONES.

El quarterback Emory Jones, que arribó a Gainesville en 2018 con el catálogo de pieza principal -y elección personal- del primer recruit de Dan Mullen- tendrá, por fin, su oportunidad. Emory se vio eclipsado por la irrupción de Kyle Trask, tras el ocaso de Felipe Franks. Lógicamente, Emory no tiene nada que ver con Trask. El ataque de Florida no conseguirá emular las hazañas aéreas de la pasada campaña, pero Emory posee una capacidad fuera del pocket que Trask no tenía. Se espera que Emory mejore, con creces, el patético juego terrestre gator de las últimas temporadas. Además, Emory tiene una potencia espectacular en sus lanzamientos, que será bien aprovechada en jugadas diseñadas por los coordinadores ofensivos Billy Gonzales y John Hevesy.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: GERVON DEXTER.

La temporada 2020 de Florida, desde el punto de vista defensivo, fue para olvidar. Mullen ha decidido seguir confiando en Todd Grantham, añadiendo talento en su staff con los fichajes de Wesley McGriff (entrenador de safeties) y Jules Montinar (preparador de cornerbacks). No obstante, lo que más necesita la zaga de Florida es un líder, un adalid que transmita la agresividad de la que han adolecido las defensas gators en las últimas campañas. Este cargo lo puede desempeñar el defensive tackle freshman Gervon Dexter, primer recluta cinco estrellas firmado por Dan Mullen, que ha asombrado en los spring trainings. Este talento físico de 6’6” pies y 308 libras lo tiene absolutamente todo para convertirse en ese héroe que transmute por completo la defensa de Florida.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Gainesville siempre ha sido cuna de grandísimos jugadores. Desde la llegada de Dan Mullen, los Gators están haciendo grandes reclutamientos y asegurándose grandes prospectos (incluso cinco estrellas), a pesar del reclamo de otros grandes transatlánticos de la SEC. El recruit de Florida ha sido posicionado en el puesto 12º de la nación (5º de la SEC), siendo las joyas de su reclutamiento las siguientes: Jason Marshall Jr. (CB), Jeremiah Williams (DE), Tyreak Sapp (DE), Corey Collier Jr. (S), Carlos Del Río-Wilson (QB), Marcus Burke (WR), Donovan McMillon (S), Youssef Mugharbil (OG), DaeJon Reynolds (WR) y Diwun Black (LB).

ENTRENADOR: DAN MULLEN.

Los progresos de Dan Mullen al frente de Florida son incontestables. La campaña pasada, a pesar de los problemas para establecer un juego de carrera dominante y la parsimonia defensiva, los Gators derrotaron a Georgia (algo que era coto vetado en la última época), dominaron la SEC East y llegaron a poner contra las cuerdas a Alabama en el SEC Championship. Sin embargo, la idea de Mullen de lograr repetir un título nacional parece a años luz, al inicio de su cuarta temporada en Gainesville. Mullen ha perdido a gran parte de las estrellas ofensivas de 2020, la defensa sigue dejando dudas y el recruit de Florida se ha quedado fuera del top10. La titularidad de Emory Jones hará cambiar el estilo de ataque gator. La receta para mejorar ese “estofado” llamado Florida pasa por implementar el juego terrestre y que la defensa vuelva a ser dominante.

 

TEMPORADA 2021.

“El rey ha muerto, ¡viva el rey”. Efectivamente, Kyle Trask y la excelencia por aire han pasado a la historia. 41’6 puntos promedió Florida en los 11 partidos de la temporada pasada, realizando 41 jugadas de 30 o más yardas, cifras superiores al propio ataque crimson tide, que ganó el título nacional. El nuevo monarca en Gainesville es un quarterback dual threat, que hará que cambie, por completo, el juego ofensivo. Emory Jones deberá sacar el máximo partido fuera del pocket, convertirse en un arma amenazadora por tierra y aprovecharse de su potente brazo. Se espera una evolución del juego terrestre, no solo por la aportación del propio Jones, sino también por un paso adelante de talentosos corredores como Nay’Quan Wright, Dameon Pierce, Malik Davis y, si lo permite la NCAA, el transfer de Clemson Demarckus Bowman. El juego aéreo pierde a -quizá- la mejor generación por aire de Florida: Kyle Pitts, Kadarius Toney y Trevon Grimes. No obstante, Jacop Copeland y Xzavier Henderson pueden erigirse en auténticas bestias por aire. Junto a ellos, Justin Shorter y Trent Whittemore aportarán en el slot. La offensive line necesita una implementación enorme. En principio, la línea estará formada por el center Stewart Reese, los guards Josh Braun y Ethan White, y los tackles Richard Gouraige y Jean Delance. Los coordinadores ofensivos John Hevesy y Billy Gonzales tienen mucho trabajo por delante.
La defensa 2020 de Florida fue una auténtica verbena y permitió casi 31 puntos por partido. Toda la Gator Nation esperaba el cese fulminante de Todd Grantham. Sin embargo, Mullen no solo le ha dado la confianza de un año más, sino que le ha firmado a dos nuevos asistentes que traten de mejorar el juego de safeties (Wesley McGriff) y cornerbacks (Jules Montinar). Grantham tiene la misión de reflotar una zaga que lució a la deriva a lo largo de la pretérita campaña 2020. Talento tiene de sobra para trabajar. En la defensive line, emergen con luz propia las figuras del freshman Gervon Dexter, los tackles Daquan Newkirk y Antonio Shelton, y los rushers Brenton Cox Jr., Zachary Carter y Chris Bogle. El cuerpo de linebackers posee dos agentes impresionantes: el inside linebacker Ventrell Miller y el outside linebacker Mohamoud Diabate. El gran problema de la defensa gator vino fundamentalmente de la secundaria, lugar en el que el resto de equipos asestaban puñaladas mortales… Nada más y nada menos que 28 touchdowns concedió esta unidad la pasada campaña. Los nuevos coordinadores de safeties y cornerbacks atesoran muchísimo talento a su alrededor (Kaiir Elam, Jason Marshall Jr., Jaydon Hill, Trey Dean III o Rashad Torrence II, entre otros muchos), así que no hay excusa para que este grupo ofrezca plenas garantías.
En equipos especiales, la baja sensible del kicker Evan McPherson será suplida por Jace Christmann, que vuelve a reunirse con Mullen, tras coincidir en Starkville.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Florida Vs. Alabama (18 de septiembre); 2) Florida Vs. Tennessee (25 de septiembre); 3) Florida at LSU (16 de octubre); 4) Florida Vs. Georgia (30 de octubre); 5) Florida Vs. Florida State (27 de noviembre).

@EduVall82

GEORGIA BULLDOGS.

(COLORES: ROJO & NEGRO).
PRIMERA TEMPORADA: 1892
CIUDAD (ESTADO): Athens (Georgia).
ESTADIO (CAPACIDAD): Sanford Stadium (92.746).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 2 (FBS) – 15 (13 SEC, 2 SIAA).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Esta es una universidad donde no faltan tradiciones. Desde la mascota, que viene de un largo linaje de bulldogs a la canción de batalla “Glory, Glory”, que fue compuesta en 1915, pasando por el sonar la campana de la capilla de la universidad, esta escuela tiene muchas cosas que mencionar. Una tradición que se había perdido en los noventas y que regresó en 2001 es “The Dawg Walk”, que consiste en que los jugadores pasen por entre sus compañeros y la banda de música en camino a Sanford Stadium.

 

RIVALIDADES

Los tres principales rivales de los Bulldogs son Auburn, Florida y Georgia Tech. La serie contra Auburn data de 1892 y es conocida como Deep South’s Oldest Rivalry, mientras que sus partidos contra los Gators iniciaron en 1915. La rivalidad contra Georgia Tech, también conocida como el Clean, Old-Fashioned Hate, viene de 1893. Otros rivales tradicionales son Alabama, Clemson, Tennessee, Vanderbilt y South Carolina.

JUGADORES HISTÓRICOS

Frank Sinkwich (HB) 1941-1943, Charley Trippi (HB) 1942, 1945-1946, Theron Sapp (RB) 1955-1958, Fran Tarkenton (QB) 1958-1960, Herschel Walker (RB) 1980-1982, Terrell Davis (RB) 1991-1994, Champ Bailey (CB) 1996-1998

ESTRELLA OFENSIVA: JT DANIELS, JR.

Daniels Jr. ha tenido algunos problemas de salud, ya que después de una lesión en el primer juego de su año de sophomore, solamente ha visto acción en cuatro encuentros. La cuestión es que tiene todas las herramientas para ser un pasador de NFL, así que en teoría debe ser el encargado de dirigir una ofensiva sólida, sobre todo porque cuando tuvo oportunidad de jugar después de su lesión lo hizo bastante bien. Llegó la hora de brillar para JT Daniels Jr.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: JORDAN DAVIS SR.

La defensiva de Georgia fue muy sólida el año pasado… con excepción de dos juegos. Gran parte de ese buen rendimiento viene de la línea defensiva, y ahí Jordan Davis es un auténtico estandarte. Este liniero defensivo es enorme y debe ser el ancla en el centro de la línea frontal de los Bulldogs, que tienen bastante talento en otros elementos como Devonte Wyatt o Adam Anderson. Davis Sr. es talento de nivel NFL y debe demostrarlo esta temporada.

 

ENTRENADOR: KIRBY SMART

Las cosas han sido positivas para los Bulldogs desde que Smart llegó, pero siguen sin poder dar ese pequeño “salto” que los lleve a un campeonato nacional. En este sexto año Smart tendrá la ventaja de contar con siete titulares de la temporada pasada, y su defensiva tiene bastantes elementos de talento para seguir siendo relevante. El estado de salud de JT Daniels Jr. será crucial para el plan de trabajo de este entrenador.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING

Siendo sinceros, los Bulldogs trajeron mucho talento durante el recruiting. Un elemento que podría terminar siendo el mejor de todos es el defensivo secundario Derion Kendrick, Sr., que es una transferencia de Clemson. En sus últimas dos temporadas tiene 63 tacleadas y tres intercepciones, así que debe de convertirse en el líder de la defensiva secundaria. Otros nombres a destacar con el TE Arik Gilbert o el safety Tykee Smith.

RESUMEN TEMPORADA 2020

2020 fue un año positivo para Georgia si uno considera que terminaron con marca de 7-2 y sobre todo por el desempeño de la defensiva, que limitó a casi todos sus rivales. El problema es que las dos veces que no pudieron hacerlo terminaron con dos derrotas. Ahora, siendo honestos, haber caído con Alabama y Florida no es nada sorpresivo, ya que estos dos equipos fueron muy buenos y en esencia nadie podía detenerlos. Esa buena marca les valió un boleto para el Peach Bowl, donde vencieron a Cincinnati por marcador de 24-21, dejando las bases puestas para un 2021 exitoso.

TEMPORADA 2021

La temporada 2021 tiene que ser una muy sólida para los Bulldogs, que tienen derecho a pensar en un título nacional. Es más, su calendario no presenta tantos obstáculos. Cierto, abren la campaña enfrentando a Clemson, pero luego vienen juegos contra UAB, South Carolina, Vanderbilt, Arkansas, Auburn y Kentucky antes de tener una semana de descanso. Si la defensiva hace el trabajo esperado y la ofensiva encuentra su ritmo los Bulldogs podrían ir invictos para este momento. Luego viene un juego muy importante ante sus eternos rivales, los Florida Gators, en Jacksonville. Después jugarán contra Missouri, Tennessee y Charleston Southern para terminar la temporada regular jugando contra los Georgia Tech Yellow Jackets. Es un calendario que podría culminar con un 12-0 para Georgia, aunque la historia reciente dice que no siempre se cubren las expectativas en Athens.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Georgia vs Clemson (4 de septiembre); Georgia at Auburn (9 de octubre); Georgia vs Florida (30 de octubre); Georgia at Tennessee (13 de noviembre); Georgia at Georgia Tech (27 de noviembre).

Mike Esses – @f_escopeta

MISSOURI TIGERS

(COLORES: NEGRO Y ORO)

PRIMERA TEMPORADA: 1890
CIUDAD (ESTADO): Columbia (Missouri)
ESTADIO (CAPACIDAD): Faurot Field at Memorial Stadium ( 71,168)
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 3 (WIUFA) – 12 (Big Eight)
*De 1996 a 2011 estuvo integrada en la Conferencia Big 12
*A partir de 2012 hasta el presente se encuentra en la South Eastern Conference – SEC.

TRADICIONES Y MASCOTAS

Truman the Tiger ameniza los partidos en el Faurot Field. Nació el 13 de septiembre de 1986, mide 6 pies y dicen por Columbia que aún sigue creciendo. Sus colores, el negro y oro. La principal curiosidad atribuible se refiere a su origen, la guerra civil norteamericana. La gente de Columbia, atemorizada por incursiones de guerrillas que amenazaban su tranquila vida, rápidamente organizó una guardia armada de ciudadanos de Columbia, que construyó un fortín y fortificó el antiguo palacio de justicia en el centro de la ciudad. Se le conoció como «Los Tigres de Missouri». Poco después de que se organizara el primer equipo de fútbol de Missouri en 1890, el comité atlético adoptó el sobrenombre de «Tigre» en reconocimiento oficial a los defensores de la Guerra Civil.
Su espíritu ahora está encarnado en la mascota de MU: «Truman the Tiger». El Tigre fue nombrado Truman, en 1984, debido a un concurso organizado por las cheerleaders. Anteriormente, MU tenía dos mascotas, un hombre y una mujer, pero ambas carentes de identidad.
Otro aspecto tradicional a destacar de Mizzou es que es aquí donde se atribuye el nacimiento de la tradición americana del Homecoming, tradición que consiste en que las escuelas secundarias y las universidades se reúnen, generalmente a fines de septiembre o principios de octubre, para dar la bienvenida a los antiguos miembros de la comunidad. Se lleva a cabo en torno a un evento central, como un banquete, baile o desfile y, con mayor frecuencia, un partido de fútbol americano. Se produce tradicionalmente cuando el equipo regresa del viaje por carretera más largo de la temporada. El juego en sí, ya sea fútbol u otro deporte, típicamente presentará al equipo local jugando contra un oponente considerablemente más débil, aunque no siempre.

RIVALIDADES

Independientemente de la afiliación a la conferencia o de cuándo se volverán a encontrar estos dos equipos, cuando piensas en el mayor rival de Missouri, Kansas no puede olvidarse. La guerra fronteriza de los equipos se remonta a una guerra fronteriza real entre los ciudadanos de Kansas y Missouri durante la Guerra Civil. Los equipos se enfrentaron por primera vez el día de Halloween de 1891 y han jugado 120 veces desde entonces, con los Tigres liderando la serie 57-54-9.
Con Missouri uniéndose a la SEC, se debe fundar una nueva rivalidad entre conferencias. Parece que Arkansas puede llenar ese vacío. El actual entrenador de baloncesto de Arkansas, Mike Anderson, dejó a los Tigres por los Razorbacks antes del inicio de la última temporada de baloncesto, lo que provocó que los fans tuvieran sentimientos encontrados por el entrenador. Arkansas y Missouri comparten una frontera, por lo que una segunda guerra fronteriza podría estar en proceso si esta rivalidad progresa. El último enfrentamiento entre los dos equipos de fútbol se produjo en enero de 2008 en el Cotton Bowl cuando Tony Temple corrió para un récord de Cotton Bowl de 281 yardas.
Finalmente, no podemos obviar a los Oklahoma Sooners, la salida de la conferencia Big 12 ha dañado esta rivalidad, pero ha habido tantos grandes momentos que hay que incluirla. La primera vez que el Game day Universitario llegó a Missouri, los Tigres vencieron al entonces No. 1 O.Sooners 35-27 cuando los fans de los Tigres provocaron una invasión multitudinaria al campo.

TEMPORADA 2020

Tras ganar la división Este de la SEC en 2013 y 2014, Mizzou busca recuperar aquellas sensaciones año tras año. La temporada 2020 de los Tigers fue marcada, como para casi todos, por la incidencia del COVID 19 en todos los aspectos. A pesar de los medios con que cuenta este programa en la conferencia más fuerte de la nación,  finalizó tercero de la División Este, tras dos potentes programas como son Florida y Georgia. Este año ha puesto sobre la mesa una de sus clases de draft más grandes de la última década, con cinco ex Tigers seleccionados en el NFL DRAFT de 2021. Los 2 primeros seleccionados prestan servicios defensivos. Nick Bolton, linebacker fue seleccionado por los Chiefs en la segunda ronda, único tiger elegido el viernes. El safety Tyree Gillespie fue elegido en la cuarta ronda por los Raiders de Las Vegas, y el liniero ofensivo Larry Borom fue seleccionado ocho selecciones más tarde en la quinta ronda por los Chicago Bears en el nº 151 en general. El safety Joshuah Bledsoe fue elegido por los New England Patriots, quienes lo tomaron con la selección general nº 188, la cuarta selección de la sexta ronda. Completando la clase de draft de MU de este año estuvo el corredor Larry Rountree, drafteado por los Chargers de Los Ángeles luego de ser seleccionado en la sexta ronda en el nº 198 en general. Esto demuestra el buen papel de un equipo que siempre compite como MIzzou, con récord 5-5, destacando sus victorias ante el entonces vigente campeón LSU, como visitante y el 20-10 a Kentucky o el 41-0 endosado a Arkansas.

JUGADORES HISTÓRICOS

Kellen Winslow, TE (1975-1978); Roger Wehrli, DB (1966-1968); Andy Russell, LB (1960-1962); Justin Smith, DE (1998-2000); Eric Wright,DB (1978-1980); Mel Gray, WR (1968-1970); Otis Smith (1988-1989).

ESTRELLA OFENSIVA: CONNOR BAZELAK

No cabe duda que esta será su QB, tras su año con más continuidad en 2020, este año, 2021 debe ser el de su confirmación. Connor Bazelak, pocket passer, under center o en shotgun, estamos ante un QB con precisión y buen posicionamiento en el pocket. Preciso en el pase y con la calma suficiente para sobrellevar el estrés al que le someten las defensas. Sus características, todas resumidas en el partido frente a LSU. Compartirá la carga ofensiva con el running back senior Tyler Badie, ese RB receptor que tanto gusta en los esquemas de Eli Drinkwitz, lo cual, dentro de un sistema ofensivo basado en carga de outside zone, supondrá una protección para el quarterback, que en 2020 lanzó para 2366 yardas, con un promedio de 7.3 yds/p, 7 touchdowns y 6 interceptaciones. Experimentó 12 sacks si bien deberá mejorar su salida del pocket con mayor protagonismo en los Play Action.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: TRAJAN JEFFCOAT-KOBIE WHITESIDE

Podemos hablar de dos estrellas defensivas. Por un lado, Trajan Jefffcoat, junior defensive lineman, un 6´3” y 265 lbs que jugó de DE con un total de 6 sacks en 2020. Buen partido contra Arkansas en el ejercicio anterior. Bastante decente contra la carrera con 23 tackles. Debe confirmar su crecimiento este año. ¿Cómo no? Debemos citar al IDL Kobie Whiteside. Mayoritariamente ocupando el A-Gap, el nose tackle se mostró serio en la defensa de carrera y pase dominando a sus rivales, reduciendo y colapsando el pocket y dificultando la ejecución de jugadas ofensivas con su gran motor. Un jugador no muy alto de 6´1” y 300 lbs que sabe moverse y desarrollando su imponente y eléctrico get off para ganar ventaja.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING

El reclutamiento de jugadores en 2021 lo ha dejado en la 28º programa del ranking nacional y 11º de la SEC, destacando los siguientes jugadores: Travion Ford , Edge de 4 estrellas, 6.4” y 232 lbs. Dominic Lovett, receptor de 4 estrellas, de 5.10” y 175 lbs. Connor Tollison, Offensive Tackle de 3 estrellas, 6.5” y 300 lbs. Tyler Macon, Quarterback de 3 estrellas, 5.11” y 200 lbs. Kyran Montgomery , Edge de 3 estrellas, 6.4” y 251 lbs.

ENTRENADOR: ELI DRINKWITZ

Su experiencia como HC viene de la temporada 2019 con Appalachian State que lo trajo a Missouri en 2020, tras una temporada donde lo ganó todo, el Sun Belt Championship Game y la New Orleans Bowl. En otros cargos diferentes a HC estuvo en Auburn, Arkansas State, Boise State y North Carolina State. La era de Eli Drinkwitz en Mizzou comenzó con una respetable campaña 5-5, pero hay un nivel de esperanza y entusiasmo en el futuro debido a la ofensiva. No fue una explosión en la elevación de nivel, pero mejoraron a partir de 2019, pasando del puesto 98 del país al puesto 61. También parece que encontraron un quarterback de futuro y presente en Connor Bazelak. Con Drinktiwz viniendo del árbol de coaching de App State, se presuponía la ejecución de una gran cantidad de zona exterior y lo hicieron con buen rendimiento, terminando 38° en EPA por jugada en esas carreras y 11° entre los 38 equipos con al menos 25 dropbacks de play action fuera de la zona exterior. Es bueno que tu carrera base así como el pase puedan mover el balón, pero también necesitan encontrar alguna acción extra que complemente y sorprenda. Fueron 105º en el el país en todas las zonas no exteriores. En defensa fue el 6º equipo en el manejo del blitz en la FBS, con un mayor porcentaje de uso de la cover 2 frente a las coberturas en single high (cover 1 y 3). Algo más va tener que emplear Drinkwitz para mejorar todo el sistema que le haga estar más arriba en la División Este y recuperar las sensaciones de 2013 y 2014 cuando fueron primeros de la misma.

 

TEMPORADA 2021

La temporada 2021 no es otra temporada cualquiera. Tras la temporada anómala que fue la 2020, Mizzou busca mayor protagonismo en la División Este de la SEC. Mejorar el 5-5 de la temporada anterior es un deber. Consolidarse como un programa fiable que hace bien las cosas con una dirección técnica seria. Su comienzo la próxima temporada con el viaje a Kentucky en el Kroger Field y cuando reciban a Texas A&M  el 16/10  justo antes de la Bye Week, darán el impulso de hacia dónde quieren ir. La segunda parte de la temporada, después de la semana de bye, vendrá determinada por los partidos ante la poderosa Georgia, los Gators de Florida y su rivalidad con Arkansas Razorbacks. La consolidación de Bazelak será clave en el desarrollo de la temporada, las armas con las que cuenta y la dirección técnica harán lo posible por consolidar un programa no solo de futuro, sino también de presente.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Missouri at Kentucky ( 11 de septiembre); Texas A&M at Missouri ( 16 de octubre); Missouri at Georgia (6 de noviembre); Florida at Missouri ( 20 de noviembre); Missouri at Arkansas ( 26 de noviembre).

@JEduFernandez

KENTUCKY WILDCATS

(COLORES: AZUL Y BLANCO)

PRIMERA TEMPORADA: 1880
CIUDAD (ESTADO): Lexington (Kentucky)
ESTADIO (CAPACIDAD): Kroger Field ( 61,000)
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 2 SEC (1950,1976)

TRADICIONES Y MASCOTAS

La Universidad de Kentucky tiene tres mascotas oficiales :
Blue: un lince vivo. Vive en el Salato Wildlife Education Center, cerca de Frankfort . A diferencia de las dos mascotas disfrazadas de la escuela, nunca asiste a los juegos, porque los gatos monteses son muy tímidos por naturaleza y no suelen reaccionar bien ante grandes multitudes.
The Wildcat: un estudiante disfrazado, hizo su debut en el año escolar 1976–77, su nombre, Gary Tanner.
Scratch: una adición posterior, es una versión más amigable para los niños de The Wildcat. Scratch usa su sombrero al revés, bebe Coca-Cola y le encanta divertirse.
El verdadero nombre de la mascota disfrazada de la universidad a menudo se ha cuestionado, incluso entre los ejecutivos de la industria del deporte. Algunos defienden «Wildcat», mientras que otros sostienen que es «Scratch». En ausencia de una posición definitiva por parte de la universidad, los fans, expertos y ejecutivos deben decidir por sí mismos.
Como sucede con gran parte de programas de football, el homecoming es una tradición que se produce en el otoño, se programó por primera vez con un partido de fútbol americano alrededor de 1915. Los estudiantes se han dedicado a construir carrozas desde finales del siglo XIX para varios eventos y el desfile de tal tradición.

 

RIVALIDADES

Estamos hablando de una universidad con clara preminencia hacia el baloncesto, por sus éxitos en este deporte. Su principal rival lo encontramos en la ciudad más grande del Estado de Kentucky, Louisville. Aunque en el global de partidos lideran los Wildcats a los Cardinals por 17-15, en la era moderna está por detrás 15-11. En 1922 Kentucky abandonó la SIAA para centrarse como miembro fundador de la SEC, estando 70 años sin enfrentarse.
Otro rival importante es Tennessee, cuyos partidos de rivalidad se premiaban con un trofeo, como es habitual, y en este caso era un barril de cerveza de madera pintado mitad azul y mitad naranja. El trofeo fue otorgado al ganador del partido todos los años desde 1925 hasta 1997. El intercambio de barriles se retiró en 1998 después de que dos jugadores de fútbol de Kentucky murieran en un accidente relacionado con el alcohol. Tenessee lidera la serie 81-26-9.
Otra rivalidad destacable es el juego por el Bourbon Barrel, el trofeo así designado desde 1987, retirándose dicho trofeo en 1999 por la causa antes citada. Por último, Vanderbilt, cuya serie se disputa desde 1953, los dos oponentes en la división Este. Kentucky lidera la serie 47-42-4.

TEMPORADA 2020

La temporada pasada fue una temporada muy irregular a la vez que negativa.Tras venir de 4 temporadas seguidas con récord positivo, este último año fue una decepción. Con un récord global 5-6, y 4-6 en la SEC, ganaron sus dos partidos de rivalidad contra Tenessee y Vanderbilt, y sufrieron una descorazonadora derrota en el Kroger Field ante Ole Miss en la prórroga por un punto, con un resultado final 41-42. Una temporada para olvidar, donde lo único positivo fue su juego de carrera que ha sido su pilar con una efectividad que lo colocó top 5 de la SEC en las dos últimas temporadas. Por el contrario en el pase, se ha situado en las últimas posiciones. Como temporada atípica , no pudieron enfrentarse a su rival Louisville, cancelado por Covid-19. Kentucky debe mirar al futuro y dejar atrás esta temporada centrándose en potenciar ese juego de carrera y no dejar de mejorar en el juego de pase mirando para subir posiciones en el Este intentando llegar a Mizzou o Florida.

JUGADORES HISTÓRICOS

Jim Kovach, LB (1974-1976); George Blanda, QB (1945-1948); Babe Parilli, QB (1949-1951); Lou Michaels, OT- (1956-1957); Steve Meilinger, DE (1951-1953).

ESTRELLA OFENSIVA: CHRIS RODRIGUEZ, JR

El peso del ataque de los Wildcats debe estar en la carrera. Como ya se apuntó anteriormente, ha sido top5 de la SEC en esta faceta. Juego pesado y vertical. Rodriguez es un 5.11” y 224 lbs, de carrera poderosa, paciente en los gap que ha promediado 7,1 yds por carretaje de media de los dos últimos años. Logró 533 yardas y seis anotaciones en 2019 y 785 yardas y 11 touchdowns en 2020 a pesar de que se perdió los partidos de Alabama y Florida. Al final de la temporada, corrió para 100 yardas en cada uno de los últimos tres partidos de la SEC que jugó, incluido su partido contra Georgia. Su predilección en carrera es la inside-zone, buscando los gaps abiertos y siendo muy decisivo en la obtención de los primeros downs en situaciones complejas. Se espera aún más de él. Por supuesto su mejor aliado será el OT Darian Kinnard, donde el bloqueo zonal es su punto fuerte, y como no el G Luke Fortner, un Top 20 en el run-block.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: YUSUF CORKER

Corker es el mejor jugador en el lado defensivo para los Wildcats y uno de los tres mejores safeties profundos en la SEC entrando en la temporada 2021. El 6.0”, 197 lbs es un excelente placador y un completo playmaker con 77 tackles, viniendo de un 2019 de 74 placajes. El año pasado llegó a una captura y 2.5 TFL. Si bien demostró tener capacidad de cobertura, fue arrastrado hacia la caja tratando de detener la carrera. Su protagonismo ha sido de FS con 352 snaps en 2020, 225 en la caja y de Slot cornerbak 142 snaps. En cobertura en 2019 y 2020, ha sido de los mejores y en la progresión de Kentucky necesitará su versatilidad para mantener una gran secundaria, de las mejores ranqueadas en la SEC en años pasados.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING

El reclutamiento de jugadores en 2021 lo ha dejado en la 34º programa del ranking nacional y 12º de la SEC, destacando los siguientes jugadores: Jager Burton , Guard de 4 estrellas, 6.4” y 270 lbs; Trevin Wallace, Linebacker de 4 estrellas, de 6.2” y 220 lbs; Christian Lewis, Wide receiver 4 estrellas, 6.3” 190 lbs; , Dekel Crowdus, Wide receiver 4 estrellas, 5.10” y 170 lbs; Jordan Dingle, tight end de 3 estrellas, 6.4” de 235 lbs

ENTRENADOR: MARK STOOPS

Si bien fue entrenador en otras facetas diferentes en Miami, Arizona y FSU, su experiencia como HC viene del año 2012 cuando toma las riendas de los Wildcats. Tiene un récord global de 49-50. El juego de pase tiene que aparecer más, ese debe ser su trabajo y objetivo. Como dicen varios comentaristas de college football, los wildcats están a un QB aseado de ser un buen equipo. Los Wildcats promediaron más de siete yardas por pase en 2018, y esa era la norma. En los últimos dos años, el juego aéreo ha estado por debajo de las seis. Ahí es donde entra el nuevo coordinador ofensivo Liam Coen, y ahí es donde tiene que radicar el cambio para conseguir más jugadas que cambien el sino del partido.
Kentucky promedió más de siete yardas por pase, solo tres veces la temporada pasada. En comparación, Alabama solo bajó de nueve yardas por lanzamiento dos veces. Eso no significa que los Wildcats vayan a comenzar a volar todo lo que le pase por las manos, pero debería haber más juego aéreo y más énfasis en obtener más yardas after catch. Como se dijo, el peso lo llevará la carrera. En el plano defensivo, con el coordinador Brad White seguirá con ese juego tendente a la confusión con su mayor uso de la cover 3 (10º de la FBS), debiendo mejorar en la caja y el blitz (puesto 126 en la FBS), si bien deberán mantener esa buena labor en la cobertura.

TEMPORADA 2021

La temporada 2021 debe ser la temporada en la que se busque de nuevo finalizarla con récord positivo, como así sucedió en las 4 temporadas de 2016-2019, y lograr ese segundo puesto en la División Este conseguido en 2018 en la que finalizaron con un récord de 10-3. Será difícil sin un QB que marque la pauta del ataque, cuando todo el peso se fía a la carrera. El QB que viene de Penn State Will Levis, Jr no tiene asegurado el primer puesto. De nuevo la labor de Liam Coen será cohesionar el ataque y resultar un equipo poco previsible que cuente con amenaza aérea , con las aportaciones de los receptores reclutados y sobre todo con Wan´dale Robinson, receptor que viene de Nebraska, donde en sus dos últimas temporadas demostró la electricidad que puede aportar al ataque, en el slot, las screens, saliendo del backfield, rutas underneath… Es un arma que deben aprovechar para la creación de juego ofensivo. Tiene 3 grandes partidos seguidos justo antes del BYE week, Florida, LSU y Georgia ¿Podrán situarse este año delante de Mizzou?. Lo veremos.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Mizzou at Kentucky ( 11 de septiembre); Florida at Kentucky ( 2 de octubre); LSU at Kentucky (9 de Octubre); Kentucky at Georgia ( 16 de octubre); Tennessee at Kentucky ( 6 de noviembre); Kentucky at Louisville (27 de noviembre).

@JEduFernandez

TENNESSEE VOLUNTEERS

(COLORES: NARANJA & BLANCO)
PRIMERA TEMPORADA: 1891.
CIUDAD (ESTADO): Knoxville, Tennessee.
ESTADIO (CAPACIDAD): Neyland Stadium (102,455).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 14 Nacionales (8 Unclaimed) – 16 de Conferencia.

TRADICIONES Y MASCOTAS

Recién llegado Doug Dickey, los números de los jugadores que adornaban sus respectivos cascos pasaron a mejor vida. En su lugar, y por orden de uno de los mejores entrenadores que ha pisado Neyland Stadium, se puso una T. The Power T. Esta T que a lo largo de los años ha recibido lavados de cara, hasta la actualidad. Y aún hay más sobre la letra T y Doug Dickey. Aliándose con el director de la Southland Marching Band, W.J.Julian y él idearon una entrada, que a día de hoy, tras modificaciones reglamentarias, sigue poniendo la piel de gallina a todo aquel que pasa por Neyland Stadium. La banda acaba formando una T que ocupa medio campo desde la endzone, donde se encuentra la salida del Peyton Manning Locker Room, y los jugadores esperan a que esa T tan magnífica se vaya abriendo al son de la música de la banda. En ese momento, el equipo a la carrera la atraviesa. Esa gran T forma parte del orgullo de esta Marching Band y de las tradiciones de esta universidad, al igual que el Vol Walk, un recorrido que hacen los jugadores desde el Peyton Manning Pass, atravesando una multitud que los vitorea. Girando por Phillip Fulmer Way y llegando hasta la estatua del General Robert Neyland, los jugadores seguirán avanzando a destino, la puerta 21A.
No nos olvidamos de Smokey. Más bien de los Smokey, porque hay más de dos. Smokey X, un bluetick coonhound que lleva con el equipo desde 2013. Y son tanto Smokey como su hijo, Smokey Jr.. Por cierto, Smokey lleva el doble cero en la camiseta y Smokey Jr. el ½.

RIVALIDADES

Realmente, si empezamos a decir rivalidades de los Vols, no paramos, puesto que hay presentes con afrentas pretéritas y pretéritas que ya quedaron obsoletas en el presente. De estas últimas, podemos citar por ejemplo la rivalidad ante Georgia Tech, cuyo último partido fue en 2017, tras 30 años sin partido alguno. Tengamos en cuenta que el primer partido de esta rivalidad fue en 1902. También destacamos la rivalidad ante Auburn, cuyo final podemos entender que fue debido a la separación de la SEC en dos conferencias (aunque para muchos, esta rivalidad sigue viva a día de hoy, aunque no sea un partido anual ya).
Y de las primeras hay varias destacables, como, por ejemplo, dos que llevan 108 partidos cada una, como son Tennessee contra Kentucky y Tennessee contra Vanderbilt. La rivalidad con Kentucky trasciende mucho más allá del football y para Vanderbilt, seguro que la rivalidad que mantienen con Tennessee es la mayor que poseen. También son rivalidades remarcables las que tienen ante Florida Gators y Georgia, pero quizás la más destacable sea la del tercer sábado de octubre. Este sábado, Tennessee se enfrenta a la todopoderosa (no siempre fue así) Alabama. Siempre este partido es el mismo día, es la tradición… el tercer sábado de octubre. Y esta rivalidad, merece un espacio aparte, que algún día desgranaremos con pasión, como todas estas rivalidades.

TEMPORADA 2020

Una temporada atípica por completo y que supuso ser a la postre la última de Jeremy Pruitt al mando de los Vols, debido a violaciones en cuanto a lo que el recruiting se refiere. El balance lo dice todo, 3 victorias por 7 derrotas y ha de servir como acicate para mejorar con vistas al futuro. Tanto a nivel ofensivo como a nivel defensivo, se vio a un equipo cuyas costuras se descosían. El estilo de Jim Chaney en la ofensiva que intentaba implementar, no quedó reflejado y eso le costó el puesto de trabajo. Sin embargo, el estilo de Derrick Ansley se notó. La defensa había mejorado en las dos últimas temporadas y aunque esta última no estuvo al nivel que la anterior, se constataba la mejora. Aunque, como al final se visibilizó, el ataque no acompañó. Muy dolorosa fue la racha de seis derrotas seguidas y más aún ante equipos con los que se mantiene rivalidad, como Florida (19-31), Alabama (17-48) o Kentucky (7-34). El bálsamo de la victoria ante Vanderbilt no sirvió, pues la suerte estaba echada. Y con más razón, después de la última derrota ante Texas A&M.

JUGADORES HISTÓRICOS

Reggie White (1980-1983), Peyton Manning (1994-1997), Hank Lauricella (1949-1951), Gene McEver (1928-1929,1931), Bob Johnson (1964-1967), Doug Atkins (1950-1952), Condregde Holloway (1972-1974), Eric Berry (2007-2009), Fuad Reveiz (1981-1984), Johnny Majors (1953-1956), Leonard Little (1995-1997), Steve DeLong (1961-1964), Joey Kent (1993-1996), Bobby Dodd (1928-1930) Travis Henry (1997-2000), La familia Colquitt (Craig (1976-1977), Jimmy (1981-1984), Dustin (2000-2004) y Britton (2005-2008))

 

ESTRELLA OFENSIVA: Cade Mays

Hometown boy. El nacido en Knoxville es, sin duda, el mejor línea que regresa para la temporada que entra. Y, esta, es, sin duda, una gran noticia para los de naranja y blanco. Sigue un legado familiar, puesto que su padre Kevin, también fue un Vols. Junto a él, en el center, estará su hermano, Cooper. Cade, que volvió a casa tras dos años en la universidad de Georgia, puede jugar en cualquier posición de la línea. Aunque está claro que el puesto de LT le pertenece, aunque donde ha jugado mayoritariamente es en el RG, lugar donde no nos extrañaría volverle a ver.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: Trevon Flowers

Sin duda alguna, el safety será la brújula defensiva de Tennessee. El segundo en tackles tras Henry To’o To’o con 62 en total, 36 de ellos en solitario y tres pases desviados, amén de un fumble forzado. Esto hace que se suponga que Trevon vaya a ser el líder de la remozada defensa de los Volunteers. Lo mejor de todo es que estará sano por completo. Hay que recordar los problemas físicos que arrastró en sus primeras temporadas. Instinto y talento que vuelven al equipo en su año senior. Por cierto, renunció a jugar a baseball en la universidad de Kentucky por jugar en Tennessee y eso es algo que a los de naranja y blanco les llena de orgullo.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING

Aquí es donde los Volunteers han de hacer hincapié. Y para eso Josh Heupel trae un as bajo la manga, su coordinador ofensivo Alex Golesh. Es más, Golesh ya se ha puesto manos a la obra reclutando para 2022 al TE Brody Foley y al QB Tayven Jackson. Pero para este año ya cuentan con algunos reclutas interesantes de cuatro estrellas y algún transfer. Hay que destacar a Kairon Salter (QB), Aaron Willis (LB), los receptores Julian Nixon y Walker Merrill, Tiyon Evans (RB), y el versátil Kaemen Marley, que puede jugar en varias posiciones, tanto ofensivas como defensivas. También han llegado Trinity Bell y Christian Charles, que están en la misma tesitura que Kaemen Marley. Arribaron más reclutas pero destacaremos estos. Del transfer portal han llegado jugadores que quieren demostrar que pueden tener un hueco en los Vols. Brandon Turnage (S), llegado de Alabama es quizás el que más destaque, pero no hay que obviar tampoco a Caleb Tremblay (DL de USC), Joe Milton III (proveniente de Michigan) y Hendon Hooker (proveniente de Virginia Tech), sendos QBs que quieren hacerse con el puesto de titular y en el que este último parte con ventaja.

ENTRENADOR: Josh Heupel

Aterriza desde UCF, un conocedor de la SEC como Josh Heupel. Él sabe cómo se las gastan en esta conferencia y el tiempo dirá si es el hombre adecuado para reconstruir a los Volunteers y devolverles el brillo perdido. Sucede en el cargo a un despedido Jeremy Pruitt.
Hay que recordar que Josh Heupel se ha enfrentado a empresas difíciles, como su primera temporada en UCF. Sustituir a Scott Frost no era una tarea baladí precisamente. Y más aún tras la temporada perfecta ganando la Peach Bowl a Auburn. Lo que hizo allí habla muy bien de él. No se asusta ante grandes retos, y aquí tiene otro de altura. Este antiguo QB de los Sooners estará rodeado por un staff de su confianza. Se trae desde UCF a Willie Martinez, Joey Halzle, Glen Elarbee… Pero quizás el más importante sea Alex Golesh, que será el coordinador ofensivo. Tim Banks, procedente de Penn State, será el coordinador defensivo. Un gran reto para un hombre que no teme hacer frente a una reconstrucción como la que tiene ante sí.

 

TEMPORADA 2021

Temporada a priori muy dura y de reconstrucción, pero no hay miedo. En absoluto. Como bien se ha dicho, Josh Heupel es el hombre para este trabajo. Y no le va a temblar el pulso en cuanto a las decisiones que se pueda tomar. Si bien no se considera una temporada de transición como tal, hay que entender que todo rastro de Pruitt ha sido borrado. Jugadores como Josh Palmer y Trey Smith se han graduado. Jarrett Guarantano a Washington State, Ty Chandler rumbo a los Tar Heels y Eric Gray a los Sooners, Henry To’o To’o a Alabama, amén de tantos otros jugadores que han cogido el transfer portal para marcharse a otras universidades… Pero no supone ningún problema, pues como hemos visto, han llegado jugadores vía portal. Si Heupel es fiel a su libreto, se jugará de una manera muy vertical y no huddle, pero no por ello despreciarán el juego de carrera. Por aire, la gran esperanza es Jalin Hyatt. Será, sin duda alguna, el gran beneficiado de la llegada del nuevo entrenador.

MEJORES PARTIDOS 2021

1.- Tennessee vs Tennessee Tech (18 de septiembre), 2.- Tennessee at Florida (25 de septiembre), 3.- Tennessee at Alabama (23 de octubre), 4.- Tennessee at Kentucky (6 de noviembre), 5.- Tennessee vs Georgia (13 de noviembre), 6.- Tennessee vs Vanderbilt (27 de noviembre).

@ElchicodelDAI

SOUTH CAROLINA GAMECOCKS.

(COLORES: GRANATE, NEGRO & BLANCO)

PRIMERA TEMPORADA: South Carolina presentó su primer equipo de fútbol americano en la víspera de Navidad, en Charleston, Carolina del Sur en 1892.
CIUDAD (ESTADO): Columbia, SC.
ESTADIO (CAPACIDAD): Williams-Brice Stadium con 80.250 de capacidad.
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: En 1969, los Gamecocks ganaron un campeonato conferencial de la ACC, logrando una aparición en la Peach Bowl. En 2010, ganó la división SEC East.

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Entrada «2001».- Los gallos de pelea entran al estadio Williams-Brice para la presentación con la composición “Así habló Zaratustra”, op.30 de Richard Strauss de 1896, popularmente, conocida por la película de Stanley Kubrick “2001: Una odisea del espacio”. Esta tradición fue iniciada por el entrenador Joe Morrison con su primer juego en 1983.
Sandstorm.- Desde octubre de 2008, la canción “Sandstorm” de Darude se toca antes de que Carolina del Sur comience cada partido y a continuación de que Carolina del Sur esté pateando la pelota al equipo contrario, después de una anotación. La canción se detiene cuando el pateador hace contacto con el balón. Mientras se reproduce la canción, los fanáticos agitan toallas blancas sobre sus cabezas, de forma alocada y pasional al grito “USC, USC, USC”.
Tiger Burn.- Todos los años los fanáticos colegiales de USC despliegan todo un operativo para elaborar su falla, sui generis, como si en la Comunidad Valenciana estuvieran, y proceden a quemar una figura colosal de un tigre, símbolo de su cariño y amor fraterno hacia al rival eterno, los Clemson Tigers.
Lema.- «If It Ain’t Swayin ‘, Then We Ain’t Playin» – Originado de un comentario de Joe Morrisson sobre el famoso «balanceo» del piso superior del estadio Williams-Brice Stadium, “si no se balancea, no estamos jugando”, se convirtió en un lema para los fanáticos de South Carolina. Incluso después de que en el estadio Williams-Brice se agregaron soportes adicionales para reducir el balanceo, ese lema se mantuvo grabado a sangre y fuego en la piel de los fanáticos de USC.

Cocky-.  Cocky ha sido la mascota de la USC, desde 1980. Cocky es cuatro veces «campeón nacional», cinco veces mascota «All-American» y ganador en 2003 de la mascota nacional del año Capital One para los Gamecocks. Cocky es el «hijo» de la mascota original de Carolina, Big Spur, el cual aparece en todos los partidos de fútbol en casa de la USC, haciendo una aparición «mágica» en el clímax de la secuencia de apertura bajo el manto melódico de la famosa composición de Strauss. Sir Big Spur (originalmente llamado Cocky Doodle Lou), es un gallo de pelea, que asiste en vivo y en directo a los juegos de fútbol y béisbol de la USC. Tradicionalmente, ha sometido al tigre, dada la histórica rivalidad con Clemson, aunque, actualmente, dado el devenir de los últimos tiempos de la universidad, anda el pobre en horas bajas, pero seguro que renacerá, más pronto que tarde, cual ave fénix.

 

RIVALIDADES.

Clemson
La rivalidad con Clemson es el evento deportivo anual más grande por la venta de entradas en el estado de Carolina del Sur. De 1896 a 1959, el juego Carolina-Clemson se jugó en el recinto ferial de Columbia, Carolina del Sur, y se lo conoció como el «Gran Jueves». En 1960, se implementó un formato de sitio alterno utilizando los estadios locales de ambos equipos. Desde entonces, el juego anual ha sido designado oficialmente «The Palmetto Bowl». Es la 21ª rivalidad de fútbol americano universitario más jugada.
Georgia
Con la universidad de Georgia procesan una «rivalidad fronteriza» que data desde el año 1894 y perdura a lo largo del tiempo.
Carolina del Norte
La rivalidad comenzó en 1903. Aunque ya no es una rivalidad de conferencia, desde que Carolina del Sur dejó la conferencia ACC en 1971, los equipos todavía se encuentran ocasionalmente. En la década de 2010, la serie siempre se jugó en jueves. Se anunció en septiembre de 2015 que USC y UNC jugarán cada cuatro años en 2019 y 2023. Carolina del Sur ha ganado 6 de los últimos 8 duelos, liderando el récord histórico de confrontaciones entre ambas.

HALL OF FAMERS:

George Rogers RB, Lou Holtz Coach, Sterling Sharpe WR y Steve Spurrier Coach.
JUGADORES HISTÓRICOS con NÚMEROS RETIRADOS:
George Rogers RB, Sterling Sharpe WR, Steve Wadiak, Mike Johnson.

JUGADORES HISTÓRICOS con TRAYECTORIA NFL:

TJ Brunson, Jerrel Adams, Byrd, Charlton, Brandon Shell, Lammons, Taylor Stallworth, DJ Wonnum.
JUGADORES EN LA ACTUALIDAD EN LA NFL:
Clowney, Jared Cook, Mike Davis, Bryan Edwards, Gilmore, Jaycee Horn, Hayden Hurst, Ernest Jones, Javon Kinlaw, Deebo Samuel, Ryan Succop, Israel Mukuamu, Shi Smith.

ESTRELLA OFENSIVA: RB KEVIN HARRIS

Poco se puede salvar de la temporada 2020 de los Gamecoks, aunque la labor de este RB, de la mano de una fiable OL, ha sido bastante encomiable. Es uno de los RBs más dinámicos del país logrando la 11ª temporada en la historia de la universidad en la que un jugador llega a 1.000 yardas de carrera. Kevin Harris acompañado del TE Nick Muse serán otra vez los baluartes en ataque.

ESTRELLA DEFENSIVA: DE, KINGSLEY J.J. ENAGBARE.

Es el líder de una línea defensiva muy profunda y de nivel, quizás el crop más completo de USC, en donde se suman jugadores como Aaron Sterlin y el transfer Jordan Strachan procedente de Georgia State.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Lo más reseñable es el QB Colten Gauthier y el LB Bam Martin-Scott, junto a una pléyade de DBs y LBs que vienen a intentar colmar una laguna que South Carolina tienen en esas posiciones, tras las sensibles pérdidas de las estrellas colegiales, Jaycee Horn y Ernest Jones, que salieron, en primera y tercera ronda del pasado draft. En líneas generales, la clase de 2021 está plagada de currantes tres estrellas, en busca de labrar un nombre en el College Football. En principio, parte con un paupérrimo 39º puesto en el ranking de la nación en 2021. No obstante, la clase de recruiting del año 2022 se presenta mucho mejor, con los compromisos verbales, entre otros, del QB Braden Davis y del OT Ryan Brubaker, lo cual da muestras de que se atisba un cambio en la tendencia en la cultura de la Universidad de South Carolina, en un claro sentido positivo, de la mano de coach Beamer y de una buena situación de bonanza presupuestaria.

LO MEJOR DEL TRANSFER:

Se han unido piezas muy importantes al tablero de la franquicia como Spaulding, Strachan, EJ Jenkins, Green y Debo Williams. Los cuales pueden, en algún momento del año, lograr la titularidad. De ahí que, gracias a esa potencialidad, se aprecia que la clase de transfer de este año ha sido fructuosa.

ENTRENADOR: SHANE BEAMER.

El 6 de diciembre de 2020, el director deportivo de la Universidad de Carolina del Sur, Ray Tanner, anunció que la universidad había contratado a Shane Beamer, como su entrenador en jefe, el cual, es un creyente ferviente en potenciar el proceso, superando clichés. Cree que es necesario llevar a cabo un proyecto de reconstrucción paso a paso, siguiendo un proceso en el cual se focalizará en el trabajo en las trincheras.
Beamer, siguiendo las teorías de su padre, piensa que un equipo que ostenta una gran línea ofensiva y una profunda línea defensiva, junto a unos expertos y fiables special teamers, tiene el trabajo bastante hecho para poder obtener un resultado a medio y largo plazo. Y esas condiciones se dan en su actual USC. Cuenta con una OL fiable, sobre todo, desde el C hacia el lado derecho, el crop de DLs es el más profundo de su roster y, finalmente, cuenta con un experimentado kicker y un diamante en el joven punter.
Finalmente, lo más reseñable de coach Beamer es que quiere cambiar la cultura del college de los últimos años, una vuelta a las raíces, mirando más hacia la comunidad, involucrándose más en las actividades del college y teniendo como referencia al histórico Hall of Fame Coach Steve Spurrier.

TEMPORADA 2020-2021.

Una temporada para olvidar, siguiendo la tendencia de los últimos años -solamente 2 victorias les contemplan-, muestra de que queda mucho trabajo por hacer en un largo proceso de las riendas del nuevo entrenador en jefe que sucedió a Muschamp. La previsión mínima para este año es que ganen al menos dos partidos más y, los más optimistas del lugar, sueñan con una temporada al 50% con 6 victorias.

MEJORES PARTIDOS DE LA CAMPAÑA 2021-2022.

18 de septiembre Vs. Georgia; 9 de octubre Vs. Tennessee; 23 octubre Vs. Texas A&M; 6 noviembre Vs. Florida; 13 noviembre Vs. Missouri y, sobre todo, el colofón el 20 de noviembre Vs. Auburn, así como la rivalidad máxima frente a Clemson el 27 de noviembre.

Fermín – @lopperfe

VANDERBILT COMMODORES.

(COLORES: NEGRO & ORO).
PRIMERA TEMPORADA: 1890
CIUDAD (ESTADO): Nashville (Tennessee).
ESTADIO (CAPACIDAD): Vanderbilt Stadium (40.550).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 13 (11 SIAA, 2 SoCon).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

El ancla es uno de los símbolos de esta universidad, y tienen un ancla que “dejan caer” a medio campo antes de cada partido como local. Sobre los palcos de prensa está “The Admiral”, que es un cuerno que se hace sonar cuando el equipo entra al campo o en cada anotación. Después de cada victoria de los Commodores se planta una bandera negra con el logotipo del equipo en la zona oeste del estadio, donde se queda por siete días en señal de victoria. También se entonan la canción de batalla “Dynamite” y el “Alma Mater”, que los jugadores cantan con sus compañeros.

 

RIVALIDADES

La rivalidad con Tennessee comenzó en 1892 y hasta el momento cuenta con 112 partidos y ha sido muy pareja en años recientes, donde los Commodores han ganado 5 de los últimos 9 duelos. Con Georgia hay una rivalidad intensa que se ha jugado desde 1893 y que tiene un partido anual desde 1968. Su otro gran rival es Ole Miss, con quien comenzaron a jugar en 1894. Esa serie llegó a tener una racha de 18 victorias consecutivas para Vanderbilt entre 1894 y 1938.

JUGADORES HISTÓRICOS

John J. Tigert (HB) 1901-1903, Josh Cody (T) 1914-1916, 1919, Lynn Bomar (End) 1921-1924, William Spears (QB) 1925-1927, Carl Hinkle (C) 1935-1937, Jay Cutler (QB) 2002-2005.

ESTRELLA OFENSIVA: CAM JOHNSON, SR.

Aunque se pudiera hacer un argumento por el QB Ken Seals, la realidad es que el mejor jugador del ataque es Johnson, que viene de sumar 56 recepciones para 545 yardas y tres anotaciones. Este jugador necesita un poco más de apoyo del resto de la ofensiva (tener un buen ataque terrestre le abriría un poco más de espacios, por ejemplo) pero parece que puede ser el eje de la ofensiva que ahora estará bajo el mando del coordinador David Raith.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: JAYLEN MAHONEY, JR.

Este jugador es un defensivo muy interesante, ya que oficialmente es un corner back que puede ser usado como linebacker. De hecho, la temporada pasada ocupó buena parte del tiempo en esa posición, pero ahora debe regresar a la secundaria, donde debe establecerse como uno de los líderes de esta unidad. Lo que es seguro es que Jaylen Mahoney es una máquina al momento de hacer tacleadas y lo veremos por todo el campo durante la temporada 2021.

ENTRENADOR: CLARK LEA

Este será el primer año de Clark Lea como entrenador de Vanderbilt, y tiene un historial interesante. Con experiencia en UCLA, South Dakota State, Bowling Green, Syracuse, Wake Forest y más recientemente en Notre Dame, donde comenzó como coach de linebackers y terminó como coordinador defensivo. Esta será la primera oportunidad de Lea de ser entrenador en jefe, así que habrá que ser cautelosos con las expectativas.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING

Ya comentamos que uno de los problemas de Vanderbilt fue el juego terrestre, así que tiene mucho sentido que uno de los elementos más llamativos para esta generación sea el RB Re’Mahn Davis, Jr., que viene de Temple. Con los Owls tuvo 936 yardas y 8 anotaciones en su año de freshman, así que debe ser una adición importante para la ofensiva de los Commodores. Dentro del recruiting, también hay que mencionar al liniero defensivo Marcus Bradley, que ayudará a la línea de este equipo.

RESUMEN TEMPORADA 2020

La temporada 2020 fue muy complicada para los Commodores, sobre todo del lado ofensivo. Este equipo anotó 17 puntos o menos en siete encuentros y cuando lograron anotar 35 fue en una derrota contra Ole Miss. Sin un ataque terrestre decente y con problemas en el juego aéreo fue complicado hacer puntos. De hecho la gran historia de la temporada fue el debut de Sarah Fuller, la jugadora de fútbol que tuvo acción como kicker por un brote de COVID-19 en los equipos especiales. Fuera de eso hubo pocas cosas interesantes para Vanderbilt en 2020.

TEMPORADA 2021

Hay un par de buenas noticias para Clark Lea para su primer año como entrenador en jefe: lo primero, cuatro de sus primeros cinco partidos serán como local, así que tendrá algo de tiempo para intentar establecer su sistema en casa antes de tener que hacer viajes. Lo segundo es que le toca enfrentar a Mississippi State y Ole Miss y no a los equipos más poderosos del oeste de la SEC, como Alabama, LSU o Auburn. Sus partidos de inicio incluyen rivales como East Tennessee State, UConn, Colorado State y Stanford, así que podrían aspirar a un par de victorias ahí. Los duelos ante rivales de la conferencia como Missouri o Kentucky serán clave para sus aspiraciones. ¿Pueden pensar en seis victorias? Sí, pero hace falta un desarrollo notable por parte del equipo en el primer año de Lea y necesitarán obtener muy buenos resultados en sus partidos fuera de la conferencia. Será un año de aprendizaje para los Commodores.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Vanderbilt at Colorado State (11 de septiembre); Vanderbilt vs Stanford (18 de septiembre); Vanderbilt at Florida (9 de octubre); Vanderbilt at Ole Miss (20 de noviembre); Vanderbilt at Tennessee (27 de noviembre).

Mike Esses – @f_escopeta

WEST

ALABAMA CRIMSON TIDE

(COLORES: ROJO CARMESÍ & BLANCO).
PRIMERA TEMPORADA: 1892.
CIUDAD (ESTADO): Tuscaloosa (Alabama).
ESTADIO (CAPACIDAD): Bryant-Denny Stadium (100.077).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 22 Nacionales (4 unclaimed) – 32 de conferencia (4 Southern, 28 SEC).

TRADICIONES Y MASCOTAS

Te animo a que recorras un día de partido la universidad de Alabama y te empapes de sus tradiciones, porque quién sabe… Quizás acabes con una cita en un tailgate, tomes un Yellow Hammer (el original según cuentan está en Gallettes) y disfrutes de una tradicional y deliciosa comida sureña. Seguro que querrás mucho más. Acabarás viendo cómo llegan al estadio los jugadores a través del “Walk of champions”, siempre comandados por el entrenador, Nick Saban. Y después de ello, seguirás viviendo sus tradiciones pero ya en el estadio. Usando los pompones y agitándolos, disfrutarás de las canciones de guerra de la universidad, de Dixieland Delight, del Rammer Jammer… Y por supuesto, verás a Big Al en todo su esplendor, pues lo podrás ver por las gradas jaleando a la multitud para que anime con más pasión si cabe. Lo verás junto a las animadoras y, por supuesto, lo verás junto a la marching band de la universidad, la llamada Million Dollar Band. No te olvides de disfrutar de algunas de las maravillosas tradiciones de esta universidad y de su encantadora mascota. ¡ROLL TIDE!

 

RIVALIDADES

A día de hoy, las rivalidades son cuantiosas. Hay que tener en cuenta la que se ha convertido en un clásico de las finales nacionales, como es la de Clemson. También, al ser el rival a batir a día de hoy sin duda alguna en la SEC, Alabama mantiene jugosas rivalidades ante Georgia, Florida, Ole Miss y Mississippi State. Pero quizás, las tres rivalidades más encarnizadas que mantienen son ante LSU, Tennessee y Auburn, que es LA RIVALIDAD por antonomasia. Con LSU la rivalidad empezó en 1895 y ha tenido su culmen en el siglo XXI, con esos dos partidos del siglo que protagonizaron en 2011 y 2019. Con Tennessee todo empieza en 1901 y no fue hasta 1928 cuando se empezó a celebrar ya en la tradicional fecha del tercer sábado de octubre. También fue en esta rivalidad en la cual, por obra del entrenador de Alabama Jim Goostree, nació la tradición de fumar puros tras la victoria ante los Vols. Tenemos que nombrar -antes de acabar con las rivalidades-, una que, por cambio de conferencia ya no es tal. Es aquella con Georgia Tech. Solo hace falta fijarse en la fight song “Yea Alabama”. Una de las frases dice lo siguiente: “send the yellow jackets to a watery grave”.
Finalmente Auburn. War Eagle vs Crimson Tide. La Iron Bowl. Si bien el primer partido fue un 22 de febrero de 1893, la rivalidad entre las dos universidades se remonta más atrás. Entraremos en detalle en otra ocasión más propicia. Es uno de los partidos más atrayentes a día de hoy del College Football y es aquel que muchos disfrutan como el que más por todo lo que le rodea.

TEMPORADA 2020

En una temporada fuera de lo común, Nick Saban y los suyos rayaron la perfección con Steve Sarkisian a los mandos de la ofensiva y la dupla formada por Pete Golding y Charles Kelly en los de la defensiva, Alabama consiguió la temporada perfecta. Consiguieron 10 victorias y sumaron 3 más en postemporada, lo que les llevó a conseguir el entorchado nacional. Realmente, nos quedamos sin calificativos para describir la temporada de Mac Jones, Najee Harris, Devonta Smith, Jaylen Waddle y sus compañeros. La cantidad de elogios y premios que se han llevado, aparte de abundantes, son merecidos. Pero todo esto gracias al sello que deja Nick Saban y su cuerpo técnico. Han sido los que menos puntos han recibido y los que más puntos han anotado. Toda la maquinaria ha funcionado a la perfección. En la memoria quedará esa final por el campeonato de la SEC, donde se vio a los Crimson Tide más humanos ante unos Gators que jugaron de una manera heroica.

JUGADORES HISTÓRICOS

Ozzie Newsome (1974-1977), Don Hutson (1932-1934), Lee Roy Jordan (1960-1962), Joe Namath (1962-1964), Julio Jones (2008-2010), John Hannah (1970-1972), Woodrow Lowe (1972-1975), Cornellius Bennet (1983-1986), Derrick Thomas (1986-1988), Harry Gilmer (1944-1947), Bobby Humphrey (1985-1988), Johnny Musso (1969-1971), Ken Stabler (1965-1967), Tommy Wilcox (1979-1981), Terrence Cody (2008-2009), Joe Kilgrow (1935-1937), Javier Arenas (2006-2009), Mike Pitts (1980-1982), Don Whitmire (1941-1944), Antoine Caldwell (2005-2008), Don McNeal (1977-1979), Jeremiah Castille (1979-1982).

ESTRELLA OFENSIVA: John Metchie, WR.

El llamado a ser receptor número uno de la ofensiva de Bill O’Brien y receptor estrella de los Crimson Tide. Con Devonta Smith y Jaylen Waddle en la NFL, el camino es llano para que lo sea. Si se quedó cerca de las mil yardas de pase, con la cantidad de balón que acaparó sobre todo Devonta Smith… No nos queremos imaginar lo que puede hacer si sigue con su progresión y, sobre todo, si adquiere esa química tan deseada por el aficionado de Alabama con el sustituto de Mac Jones, Bryce Jones.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: Jordan Battle, DB.

Jordan Battle tuvo una magnífica segunda temporada en college. Un pase interceptado que retornó para touchdown, 66 tackles de los cuales 41 fueron solo y 3 para pérdida de yardaje y 3 pases defendidos. Esta temporada no ha pasado desapercibida y muchos lo señalan como el jugador a seguir este año. Sus compañeros se apoyarán en él para mejorar los registros defensivos de la temporada pasada y que no les pase como ocurrió contra Florida, donde encajaron demasiados puntos.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING

JC Latham, Dallas Turner, Tommy Brockermeyer, Camar Wheaton, Damon Payne, Jacorey Brooks y Ga’Quincy McKinstry son reclutas cinco estrellas que ya se han alistado con los Crimson Tide… Podríamos seguir diciendo nombres, pero solo remarcaría el brillante recruiting que hace Alabama y que lleva haciendo desde hace temporadas, lo que ha valido para ser el gigante a batir. A esto hay que sumar también los que viene procedente del transfer portal, donde destaca de sobremanera Henry To’o To’o, que viene de un eterno rival como es Tennessee. Cualquier cosa que digamos, realmente está de más. Solo queda aplaudir y ver cómo este programa va dando sus frutos y mandando personas a la NFL. Ya se ha visto esta temporada… 10 en total y 6 en primera ronda, igualando una marca de los Hurricanes que se establecieron en 2004.

ENTRENADOR Nick Saban

Nicholas Lou Saban Jr. fue contratado como vigesimoséptimo entrenador de Alabama, y cerca de quince años después, sigue en el cargo. Lejos queda cuando, mientras era entrenador de Miami Dolphins, negaba una y otra vez los rumores que lo colocaban en el banquillo crimson. Al final, tras el  repentino final de temporada de Miami, ya fue posible todo. Alabama sabía lo que podía conseguir con Nick Saban, ya que lo había demostrado en LSU. Y es lo que tuvo. Desde su llegada, 6 títulos nacionales, 7 títulos de la SEC amén de galardones a nivel individual que, como bien saben los que lo conocen, no le interesa ni lo más mínimo. A él, lo que le satisface es ese rol de tutor que tiene para con sus alumnos, ese rol de mentor, puesto que a fin de cuentas, sigue en contacto con ellos después de su paso por la universidad.  Aun así, no se cansa de ganar. ¿Le queda cuerda para rato? Sin duda alguna. Y si queréis saber más de la personalidad de Nick Saban, tenéis el imperdible El Extra point de Coollege, del gran Aitor Merino, no dudéis un instante en escucharlo. Ese primer episodio es una auténtica delicia.

 

TEMPORADA 2021

¿Cabe esperar lo mismo de la temporada pasada con respecto a esta universidad? Pues siendo sinceros, es el coco para todos, así que sí. ¿Cabe esperar que levanten otro entorchado nacional? Pues realmente, tras la dictadura con puño de hierro de la última temporada, no diremos que no, la verdad. A pesar de los cambios en la ofensiva, tras la marcha de Steve Sarkisian a Texas para volver a ser head coach, parece que Bill O’Brien (vuelve a NCAA tras su paso por Houston Texans) tendrá una línea continuista respecto al trabajo ya llevado a cabo por Sarkisian. A nivel defensivo, si bien la dupla Golding-Kelly continúa al mando, Nick Saban va a estar muy atento, puesto que no quiere que a su equipo le vuelvan a anotar 46 puntos. Hay cambios a nivel de staff que no debería suponer un cambio radical. Doug Marrone, Robert Gillespie, Jay Valai y Drew Sbovoda se incorporan al staff de Saban y este último será el encargado de los equipos especiales. Lo que está claro es que si se repite todo de la misma manera, Alabama tiene en su mano volver a llevar otro entorchado nacional. ¿Serán capaces las demás universidades de evitarlo? ¿Alguien puede plantar cara a la todopoderosa Alabama?

MEJORES PARTIDOS 2021

1.- Alabama at Florida (18 de septiembre), 2.- Alabama at Ole Miss (2 de octubre), 3.-  Alabama vs. Tennessee (23 de octubre), 4.- Alabama vs. LSU (6 de noviembre), 5.- Alabama vs. Arkansas (20 de noviembre), 6.- Alabama vs. Auburn (27 de noviembre).

@ElchicodelDAI

TEXAS A&M AGGIES.

(COLORES: GRANATE Y BLANCO).
Primera Temporada: 1894.
Ciudad (Estado): Oxford (Mississippi).
Estadio (año), Capacidad: Kyle Field (1927), 102.733 personas.
Títulos Nacionales y de Conferencia: 3 Nacionales (1919, 1927 y 1939) y 18 de Conferencia, 17 de ellos en la SEC (1917, 1919, 1921, 1921, 1925, 1927, 1939, 1940, 1941, 1956, 1967, 1975, 1985, 1986, 1987, 1991, 1992 y 1993) y uno en la BIG12 (1998).

TRADICIONES, MASCOTAS:

La cultura Aggie parte originalmente de costumbres militares, costumbres que todavía perduran en sus tradiciones, como el ‘Muster’, ‘Silver Taps’, o las ‘Special Units’, el cuerpo de cadetes militares formado desde 1876, obligatorio hasta 1965, cuando la universidad puso fin a la segregación. La denominación A&M, hace referencia a su origen en 1876, cuando se llamaba AMC ‘Agricultural and Mechanical College’, aunque ahora está especializada en investigación aero-espacial, naval, ciencias y salud.

La afición Aggie, es oficialmente la primera en denominarse el jugador #12, se conmemora el hecho que sucedió en 1922, cuando un jugador Aggie, que estaba en las gradas ayudando a retransmitir el partido, fue llamado por el entrenador para que se vistiera con la equipación ante el gran número de lesionados durante el partido, un partido que al final se ganó pero lo que realmente perduró fue el gesto de ese chaval, por ser el único reserva que quedaba en el banquillo sin jugar.

La ‘Bonfire’, es una tradición histórica, que se celebraba antes del partido frente a los Longhorns, en la que se reunían miles de aficionados alrededor de una gran hoguera, en 1999 acabó en tragedia, ya que fallecieron 12 personas que se encargaban de apilar la leña para la hoguera, de más de 10 metros de altura. Tragedia que hizo que se pospusiera. En la actualidad se sigue haciendo sin autorización de la universidad, fuera del campus.

Texas A&M no tiene animadoras, sino líderes de gritos ‘Yell leaders’, vestidos de blanco arengan a los aficionados a orquestar gritos de ánimo a su equipo. Otras tradiciones, son su ‘Marching Band’, la más grande del País, el grito de medianoche ‘Midnight Yell’ (la noche antes de los partidos), y la ‘Maroon out’, toda afición en el estadio vestida de granate.

Desde 1931, su mascota oficial es una perrita llamada Reveille, a raíz de un atropello volviendo al campus, los cadetes la recogieron y la escondieron porque no estaba permitido tener mascotas, pero con el toque de diana, la perra se delató con sus ladridos y en vez de expulsarla, se decidió tomar como mascota del equipo, desde entonces cada vez que una Reveille muere, se le hace funeral con honores militares y se entierra al lado del estadio.

RIVALIDADES:

La principal rivalidad histórica ha sido frente a los Longhorns de Texas. Desde 1894 se ha ido disputando dicha rivalidad, aunque, en estos momentos, ya no se juega, por que los Aggies se cambiaron de conferencia en 20212 para jugar en la SEC, motivo por el cual la rivalidad se ha visto paralizada. Además de la de Texas, los Aggies tienen otras rivalidades cercanas por todo el estado tejano, frente a TCU desde 1897, frente a Baylor desde 1899, y frente a Texas Tech desde 1927, rivalidades que han ido perdiendo peso por los diferentes cambios de conferencia de cada equipo.
Dentro de la SEC, hay rivalidad frente a LSU desde 1899, que jugaron por primera vez, pero es a partir de 2012, cuando se juega sin interrupciones, y suele jugarse en la última jornada de la temporada regular. Además, existe otra rivalidad en la SEC con Arkansas, que lleva jugándose desde 1903, ambas universidades coincidieron en la conferencia extinta Southwest Conference, y para rememorarlo, suelen jugar en el estadio de los Cowboys de la NFL, con el nombre de ‘The Southwest Classic’.

JUGADORES CONOCIDOS O DESTACADOS EN EPOCA RECIENTE:

Ray Childress DT, Gary Kubiak QB, Richmond Webb OT, William Thomas LB, Sam Adams DT, Aaron Glenn CB, Ryan Tanehill QB, Von Miller DE, Martellus Bennett TE, Michael Bennett DE, Johnny Manziel QB, Jake Matthews OT, Miles Garrett DE, Mike Evans WR, Christian Kirk WR, Justin Evans S, y Erik McCoy OC.

 

ESTRELLA OFENSIVA:

Tras la marcha del QB Kellen Mond a la NFL, el peso del ataque recaerá en el RB Junior, Isaiah Spiller, que partirá como el jugador ofensivo más importante del equipo, seguido de cerca por el TE Junior, Jalen Wydermyer. La temporada pasada, Spiller corrió 1.036 yardas y anotó 9 TDs, con una media de 5,5 yardas por acarreo. Mientras, el TE Wydermyer consiguió 506 yardas y 6 TDs, siendo la referencia aérea más importante del equipo.

ESTRELLA DEFENSIVA:

El DE 5 estrellas, DeMarvin Leal, puede considerarse uno de los defensas más importantes del equipo. Su presión al QB, el trabajo sucio que hace para el equipo y sus números, hacen indicar que será decisivo en la próxima temporada. El año pasado consiguió 37 placajes, 7 de ellos para pérdida de yardas, 1 interceptación, 3 pases desviados, 1 fumble forzado y otro recuperado.

ENTRENADOR Y ESQUEMAS DE JUEGO:

Su entrenador es Jimbo Fisher, la de 2021 será su cuarta temporada en la universidad. Es un entrenador especializado en las ofensivas, ha destacado entrenando a QBs o como OC en universidades como Auburn y LSU. Su prestigio viene gracias al gran trabajo como HC que hizo en Florida State (2010-17), donde ganó un Campeonato Nacional y 3 títulos de Conferencia. En su juego ofensivo predomina la carrera, utilizando FB y TE, y sus defensas suelen jugar intensas dando importancia a la DL y secundaria. La temporada pasada consiguió un récord de 9-1, perdiendo tan solo frente a Alabama.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING:

Desde que Jimbo Fisher es el HC del equipo, los Aggies se han colocado en el top 10 de los equipos que mejor reclutan en los últimos años. En esta ocasión, se han colocado en el puesto 8 del ranking nacional. El recluta más destacado es el DL de 5 estrellas, Shemar Turner, que ante la gran calidad de su equipo en su puesto, puede que tarde un tiempo en ser titular. Otro jugador a destacar es un transfer, el OT Jahmir Johnson (Tennessee), que será titular con toda seguridad tras las pérdidas de 4 linieros titulares el año pasado.

RESUMEN TEMPORADA 2020:

En la pasada temporada, la misión de Jimbo Fisher era llegar a los playoffs del nacional, y eso pasaba por ganar su conferencia, y su división, la Oeste. Misión que casi consigue a no ser porque en la misma conferencia, en la misma división, se encuentra también la todopoderosa Alabama de Nick Saban. El equipo de los Aggies acabó la temporada con un récord de 9-1, la única derrota fue contra Alabama, lo que le impidió conseguir el objetivo final. El equipo jugó de menos a más durante la temporada, unos comienzos en los que sus victorias eran sufridas y sin convencer en su juego, pero que poco a poco los jugadores fueron jugando mejor y consiguiendo resultados más convincentes.

PROXIMA TEMPORADA 2021:

El objetivo marcado para esta temporada es continuista con respecto a la pasada, tiene que ser el mismo de la temporada pasada, llegar a jugar los playoffs del nacional. Para ello, el bueno de Jimbo Fisher tendrá que saber cómo ganarle a Alabama, ya que es un escollo duro de superar. Para conseguirlo, los Aggies llevan varios años haciendo recruitings dentro del top10, reforzándose en todas posiciones con jugadores de gran calidad, y que, por tanto, puedan competir de tú a tú a los de Nick Saban.
En el apartado ofensivo, la pérdida de su QB titular, Kellen Mond, y prácticamente toda la OL, hacen que haya algo de incertidumbre en el rendimiento de los sustitutos, el cuerpo de receptores y el RB permanecen al completo, por lo que el peso volverá a ir de la mano de Isaiah Spiller y Wydermyer, junto con el polivalente jugador Ainias Smith. En la parte defensiva, apenas hay cambios de jugadores con respecto al año pasado, el grueso del equipo permanece todavía, y por tanto, será clave para mantener a raya a los rivales, y quitarle presión a la ofensiva con nuevo QB y nueva línea. Las únicas bajas significativas, son el DT Bobby Brown lll y el ILB Buddy Johnson, bajas que probablemente serán bien cubiertas con jugadores de similar calidad o mejor.

PARTIDOS RECOMENDADOS 2021:

Contra Arkansas (25 sept.) en el AT&T Stadium de Dallas Cowboys, vs Alabama (9 oct.), y at LSU (27 nov.).

@LuisMa_80

AUBURN TIGERS.

(COLORES: AZUL MARINO & NARANJA).
Fundación : 1892
Estadio y Capacidad: Jordan-Hare Stadium, Auburn, Alabama (87.451)
Balance histórico: 782-450-47 (0,630)
Títulos nacionales: 2 (1957, 2010)
Títulos de conferencia: 16 (8 SEC, 7 SIAA, 1 Southern)
Títulos de División: 10
Récord Bowls: 24-19-2

Tradiciones y mascotas:

La intersección entre College Street y Magnolia Avenue es el lugar donde la ciudad de Auburn y el campus universitario se dan la mano. Esta esquina denominada Toomer’s Corner es el punto de encuentro y celebración de las gestas deportivas de la universidad. Tras cada victoria los seguidores de Auburn se dedican a arrojar papel higiénico a los robles que adornan este lugar dando un aspecto imponente y blanquecino a la emblemática esquina. Esta tradición denominada Rolling the corner o Rolling Toomer’s recrea cómo los antiguos empleados de una farmacia llamada Toomer’s Drugs colgaban los teletipos recibidos tras las victorias deportivas de la universidad.
Otra famosa tradición de la universal del estado de Alabama es el Tiger Walk. Dos horas antes del inicio del partido los jugadores recorren a pie y vitoreados por su público la distancia que separa el complejo deportivo universitario del Jordan Hare Stadium.
A pesar de la denominación Tigers que acompaña al equipo y aunque la mascota oficial de la universidad sea Aubie de Tiger, un felino antropomorfo ideado por Phil Neel en 1959, las águilas son otro animal ligado a la cultura y al corazón de la universidad. El grito de guerra y saludo entre la afición de Auburn es el célebre: War Eagle!. El Eagle Flight, o vuelo de un águila antes del inicio del partido, es otra impactante e inamovible costumbre de la universidad que rememora, según cuenta la leyenda, un vuelo de este majestuosa animal  en el primer partido de fútbol americano de la universidad frente a Georgia en el lejano año de 1892.

Rivalidades

Una rivalidad irrompible como el metal que le da nombre. Una tarde en la que un estado, con ferviente pasión por el fútbol americano, se detiene por completo. Un partido que otorga gloria o deshonra durante los 364 días restantes del año entre familiares y vecinos. Un evento que traspasa el carácter meramente deportivo y que se ha convertido, sin ningún género de duda, en una de las más encarnizadas rivalidades del fútbol americano colegial. La Iron Bowl, nombre proveniente de la riqueza férrica en la ciudad de Birmingham, es el partido que enfrenta anualmente al equipo de Auburn con sus vecinos de Alabama. Es, como ya hemos dicho, mucho más que un partido de fútbol americano y una cita marcada en rojo en el calendario de ambas universidades. Repleta de momentos y partidos históricos este evento es la fecha que espera con ansia cada seguidor de los Tigers desde el principio de la temporada.

Jugadores y entrenadores Históricos:

“Iron Mike” Donahue (HC), John Heisman (HC), Ralph “Shug” Jordan (HC), Pat Dye (HC), Pat Sullivan (QB), Cam Newton (QB),  Walter Gilbert (OL), Ivan Charles “Tucker” Frederickson (FB), Ed Dyas (RB), Bo Jackson (RB),Terry Beasley (WR), Tracy Rocker (DL), Derrick Brown (DL).

Estrella Ofensiva: Tank Bigsby, Running back.

Se esperaba mucho del corredor cinco estrellas cuando desembarcó en Auburn para desarrollar su carrera universitaria. Bigsby respondió a las expectativas con 834 yardas y 5 anotaciones terrestres con una forma de correr que impactó desde el principio. Ni las lesiones, que le impidieron tener regularidad, le privaron de conseguir el premio al mejor freshman de la SEC. Con un nuevo coordinador ofensivo y un ataque aéreo inexperto, Bigsby está llamado a convertirse en el foco sobre el que gire el ataque tiger en su paso.

 

Estrella Defensiva: Zakoby McClain, linebacker.

El linebacker senior se ha convertido con sus actuaciones en el líder de la zaga tiger. El año pasado respondió a la baja de KJ Britt, estableciéndose como uno de los mejores y más productivos linebackers de la SEC. Sus 113 tackles, 5,5 tackles para pérdida, 3 sacks y un fumble forzado demuestran el nivel exhibido por McClan durante la pasada temporada. A pesar de estos imponentes números, Zakoby no recibió ningún honor en forma de galardón, por lo que -en este año 2021- regresa con más experiencia y motivación que nunca para demostrar que los jueces que otorgan dichos premios estaban equivocados.

 

Entrenador y Esquema de Juego: Bryan Harsin.

Harsin llega desde Boise State para sustituir al que parecía eterno, Gus Malzahn. Su misión será revitalizar el ataque y el programa deportivo de los Tigers, después de unas temporadas muy irregulares, con altibajos deportivos. La esperanza es que, junto a Mike Bobo, su coordinador ofensivo, pueda repetir el vistoso juego aéreo y los números que ha dejado en su etapa en los Broncos para ayudar a Bo Nix a dar el salto definitivo e intentar llevar a Auburn a la zona alta de la clasificación en la poderosa SEC.

 

Recruiting class:

No ha sido el mejor año para Auburn reclutando talento desde el instituto. Con una clase clasificada por 247 Sports como la decimonovena mejor de la nación y elegida la séptima mejor de la SEC, parece difícil competir cara a cara con las poderosas universidades rivales de la poderosa Southeastern Conference. Sin ningún jugador cinco estrellas, la clase parece especialmente buena en la línea defensiva destacando los jugadores Dylan Brooks (Edge), Lee Hunter (DT) y Marquis Robinson (DT). Esperanzadora de cara al futuro la llegada del quarterback Dematrius Davis. La secundaria parece que tiene relevo asegurado con el prometedor Ahmari Harvey (S).

Resumen Temporada 2020

Decepcionante e irregular temporada de despedida de Malzahn como entrenador de Auburn. El head coach asumió, dispuesto a cambiar el rumbo de los acontecimientos, el control ofensivo del equipo con la esperanza de elevar el juego de ataque de los Tigers y ayudar a Bo Nix en su crecimiento como jugador. No ayudaron factores como la inexperta línea ofensiva o las lesiones de determinados jugadores, pero -aún así- no cumplió las expectativas en ninguno de los apartados. Derrotas frente a Georgia y Alabama, debacles donde Nix demostró su irregularidad y sus problemas de precisión como frente a South Carolina y tropiezos frente a Texas A&M y Northwestern en la Citrus Bowl nos dan un balance de 6 victorias y cinco derrotas y dejan tras de sí un panorama con muchas incertidumbres que solucionar.

Temporada 2021

Auburn afronta la temporada con las mismas incógnitas y dudas que el año anterior, pero con distintos nombres al mando de las operaciones.¿Veremos en 2021 el ansiado crecimiento como jugador de Bo Nix?¿Será el ataque lo suficientemente explosivo y vistoso para competir con sus rivales en la SEC?. Harsin se enfrenta a los mismos dilemas en su primer año como head coach de los Tigers. Intentará replicar en Auburn el éxito cosechado en Boise State. Se ha rodeado de gente experimentada y de confianza como Mike Bobo, su coordinador ofensivo y ha utilizado el “transfer portal” para aumentar el nivel competitivo de los Tigers.
Bo Nix, quarterback de Auburn, es uno de los jugadores claves de la temporada. Si consigue pulir su juego, mejorar su precisión y tomar mejores decisiones habrá motivos para la esperanza. Habrá que ver si Harsin consigue pulir al talentoso jugador. Si no demuestra mejoría, TJ Finley ha llegado desde LSU dispuesto a arrebatarle el puesto. La línea ofensiva, con Nick Brahms, center, al mando de las operaciones regresa con todos sus miembros titulares y debería aportar tranquilidad para el bueno de Nix.
Bigsby, el corredor de segundo año, será uno de los jugadores más utilizados por Harsin en la parcela ofensiva. Después de su excelente primer año, hay muchas esperanzas puestas en él, salvo que las lesiones decidan limitar su participación. El juego aéreo es una verdadera incógnita tras la marcha de Williams, Schwartz y compañía. Demetris Robertson llega desde Georgia dispuesto a convertirse en el objetivo número uno, mientras los jóvenes Ja’Varrius Johnson, Kobe Hudson y Elijah Canion deben aprovechar la oportunidad para demostrar su talento.
La defensa ofrece -a priori- más garantías de éxito. Deberá aclimatarse al nuevo esquema defensivo 3-4 de Derek Mason, pero el nivel de los jugadores es incuestionable. Tyrone Truesdell y Zykeivous Walker forman una buena pareja en el centro de la línea, aunque el transfer de UAB Tony Fair peleará por obtener muchos minutos de juego. La presión al quarterback rival es un punto de mejora que  debería llegar con Colby Wooden -otra de las estrellas de la zaga Tiger- y Eku Leota, jugador llegado desde Northwestern.
La pareja de linebackers que forman Zakoby McClain y Owen Papoe es una de las mejores de la nación y uno de los puntos fuertes de la zaga tiger. La secundaria -con el cornerback Roger McCreary y el safety Smoke Monday- también ofrece motivos para la esperanza.
Evolución ofensiva, comprobar si Bo Nix alcanza su máximo potencial y mostrar solvencia defensiva son las claves para comprobar si Auburn puede codearse con sus rivales en la prestigiosa y disputada SEC.

Mejores partidos 2021

Septiembre 18 at Penn State
Octubre 2 at LSU
Octubre 9 Georgia
Octubre 30 Ole Miss
Noviembre 6 at Texas A&M
Noviembre 27 Alabama

@HugoManero1

LSU TIGERS.

(COLORES: MORADO & DORADO).
PRIMERA TEMPORADA: 1893.
CIUDAD (ESTADO): Baton Rouge, Louisiana.
ESTADIO (CAPACIDAD): Tiger Stadium (102.321).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 9 nacionales ( 5 Unclaimed) – 16 de conferencia.

TRADICIONES Y MASCOTAS

Mike the Tiger es la mascota de LSU. Es el séptimo de nombre y es un tigre mezcla entre bengalí y siberiano y, aunque ya no participe en los prepartidos, su rugido se sigue oyendo de manera potente, puesto que su hábitat está al lado del estadio. Para que Mike siga presente en el estadio, un equipo de estudiantes se disfraza y hace las labores que hace décadas hacía Mike. Por cierto, la tradición dice que LSU anotará tantos touchdowns como rugidos haga Mike el día del partido.
No hay que olvidarse que los tailgate están a la orden del día en el campus los días de partido y, por supuesto, de la tradición de Victory Hill March. El equipo, comandado por sus entrenadores, van camino del estadio. Y delante de ellos, las Golden Girls y The Golden Band dando alegría y colorido a este recorrido que va desde el anfiteatro griego hasta el estadio. Así que habría que aprovechar a hacer el típico tailgate cerca del anfiteatro, para no perderse absolutamente nada.

 

RIVALIDADES

Como buen equipo de la SEC que es, LSU Tigers tiene un gran abanico de rivalidades, sobre todo, con los miembros fundadores de la SEC. La primera rivalidad a nombrar es la conocida como Battle for the Rag. Esta sana rivalidad con Tulane (antiguo miembro de la SEC), aunque no se celebre a día de hoy, sigue latente en ambos bandos.
Tenemos la rivalidad con Texas A&M, que tuvo un descanso cuando los Aggies marcharon a la BIG 12. Está también la rivalidad con Florida (comienza en 1937), con Auburn ( comienza en 1901) y con Mississippi State (1896). Aunque Arkansas no fuera miembro de la SEC hasta 1991, la rivalidad empezó noventa años antes, al igual que la de Auburn. A día de hoy el trofeo es “The Golden Boot”. No nos olvidamos de la Magnolia Bowl. Aunque el trofeo data del siglo XXI, esta rivalidad entre LSU y Ole Miss, empezó a finales del siglo XIX, en 1894.
A día hoy, quizás la rivalidad más candente que tenga LSU sea la que mantiene con Alabama. Todo por obra y gracia del fichaje, en 2007, del antiguo entrenador de los Tigers, Nick Saban. Desde entonces, para todo aficionado de LSU, el rival a batir fue Alabama.

TEMPORADA 2020

Tras haber conseguido una temporada perfecta con quince victorias y el entorchado nacional, LSU sabía que hacer un back to back se antojaba difícil, puesto que 20 jugadores ponían rumbo a la NFL (14 de ellos elegidos en el draft). Ed Orgeron apostó por Myles Breenan, que había esperado pacientemente su turno a la sombra de Joe Burrow. Se lesionó en el tercer partido y quedó fuera para lo que quedaba de temporada. Max Johnson y TJ Finley se turnaron para suplirlo. Y en ataque, si bien Ja’Marr Chase optó por hacer opt out, Terrace Marshall fue quien cogió la responsabilidad como WR número 1. Las dificultades no hacían más que aparecer para el equipo de Ed Orgeron y los suyos. El llamado a ser el líder defensivo del equipo, Derek Stingley Jr. no pudo demostrar tanto como podría haber demostrado, puesto que estuvo lesionado y jugó renqueante en varios puntos de la temporada. La pasada temporada, la defensa no fue conocida precisamente por ser una de las mejores, sino más bien al contrario. Mucho deberá mejorar esta defensa para que vuelva a ser considerada una de las mejores.
Lo que está claro es que las dificultades a las que se enfrentaron empezaron con la derrota ante Mississippi State y continuaron apareciendo el resto de la temporada en forma de lesiones, dudas y bajo rendimiento de algunos jugadores.

JUGADORES HISTÓRICOS

Warren Capone (1971-1973), Patrick Peterson (2008-2010), Anthony McFarland (1995-1998), Kevin Faulk (1995-1998), Alan Faneca (1994-1997), Mike Anderson (1968-1970), Tommy Casanova (1968-1971), Billy Cannon (1957-1959), Joe Burrow (2018-2019), Bert Jones (1970-1972), Al Richardson (1979-1982), LaRon Landry (2003-2006), Tyrann Mathieu (2010-2011), Rohan Davey (1998-2001), Glenn Dorsey (2005-2007), Jerry Stovall (1960-1962), Bradie James (1999-2002), Charles Alexander (1975-1978), Andrew Whitworth (2002-2005), Skyler Green (2002-2005), Sid Fournet (1951-1954), Tommy Hodson (1986-1989).

ESTRELLA OFENSIVA: Kayson Boutte.

Hay que darle mucho mérito al bueno de Kayson. Teniendo por delante a Terrace Marshall y hacer la temporada que hizo… la verdad que no está al alcance de todos. Si a esto le sumas la llegada al puesto de titular de Max Johnson en los últimos partidos y que el propio Terrace dejó de jugar para guardarse para el draft… Pues no lo tuvo nada fácil el muchacho de primer año. Pero ahí estuvo, completando una espectacular Magnolia Bowl con 14 recepciones, 308 yardas y 3 touchdowns. Realmente un partido para enmarcar. Y solo era la primera temporada de Kayson. Hay muchas ganas de ver qué realiza en su segunda.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: Derek Stingley Jr.

Llamado a hacer cosas grandes tras su primera temporada con los Tigers (y vaya temporada tan sorprendente que nos brindó). En esta última, debido a lesiones, su progresión se vio muy ralentizada. Aún así, mucho camino le queda por recorrer y la temporada va a ser obviamente más larga que la anterior. Hay muchas esperanzas puestas en Derek y en la renovada defensa que propondrá Daronte Jones. 27 tackles, 19 de ellos solo y 5 pases defendidos en siete partidos son cifras nada desdeñables, pero en un jugador como Derek Stingley se espera mucho más y no solo a nivel numérico.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING 2021

Maason Smith (DT), por un lado, y, por otro, Sage Ryan (S) son los dos reclutas que se subrayan en esta camada que ha conseguido LSU. Sobre todo, Sage Ryan porque puede ser una de las sorpresas de la temporada. Dicen que está para ser incluso titular… Veremos a ver qué ocurre con él. Por lo demás, un recruiting solvente y sin artificios que apuntala puestos clave con la llegada de jugadores como Deion Smith, Chris Hilton o Brian Thomas Jr. como receptores, Armori Goodwin y Corey Kiner como running backs y Zabier Carter y Greg Penn III como linebackers. Debemos destacar también a Garrett Nussmeier (QB) y Garrett Dellinger (OT).

ENTRENADOR: Ed Orgeron.

El dueño de esa voz grave y profunda que cuando acaba la entrevista pertinente siempre se despide con un “Go Tigers!”, encara su sexta temporada al frente del banquillo de LSU. Con un balance total de 45-14 en estas cinco temporadas (cuatro completas y una en la que fue interino por el despido de Les Miles tras caer ante Auburn) que lleva al mando de los Tigers, más tres bowls ganadas, el campeonato de conferencia y el nacional, pocas presentaciones necesita el oriundo de Larose.

 

TEMPORADA 2021

Un punto y aparte por completo. Nuevo coordinador defensivo, nuevo coordinador ofensivo, nuevos ayudantes… ¿Nuevo rumbo para LSU? Al mando estará Ed Orgeron que ha dado la alternativa a Jake Peetz para el lado ofensivo y a Daronte Jones para el lado defensivo. Junto a ellos y con ganas, llegan también Andre Carter y Blake Baker, por ejemplo. Se va a intentar llevar a cabo una ofensiva bastante conocida para los aficionados de la LSU. Aquella que comandó Joe Burrow. Y como no se puede traer a Joe de vuelta, se intentará traer a esa ofensiva. Tras la enésima desgracia de Myles Brennan, Max Johnson parte con ventaja para ser el QB titular. Junto a él, toda la línea ofensiva titular de la temporada pasada, vuelve este año para protegerlo. También contará con el mismo backfield y con algunos receptores de la pasada temporada como Kayshon Boutte. En defensa, mejorar lo que pasó con Bo Pelini al mando se antoja una tarea no muy ardua, la verdad. Para ello, se necesita una defensa hambrienta. Vuelven titulares en la front line como Ali Gaye o Glen Logan (que es quien debería ser el líder) y se quiere volver a ver la mejor versión de Derek Stingley Jr., que acompañado por Eli Ricks, pueden ser un gran dúo dinámico. También hay que destacar a Derrick David, el S freshman, el cual debería dar un paso adelante y a Sage Ryan, que puede sorprender a propios y extraños.

MEJORES PARTIDOS 2021

1.- LSU at UCLA (4 de septiembre), 2.- LSU vs Auburn (2 de Octubre), 3.- LSU vs Florida (16 de Octubre), 4.- LSU at Ole Miss (23 de Octubre), 5.- LSU at Alabama (6 de noviembre), 6.- LSU vs Arkansas (13 de noviembre), 7.- LSU vs Texas A&M (27 de noviembre).

@ElchicodelDAI

OLE MISS REBELS.

(COLORES: AZUL MARINO & ROJO).
Primera Temporada: 1893.
Ciudad (Estado): Oxford (Mississippi).
Estadio (año), Capacidad: Vaught–Hemingway Stadium (1915), 64.038 personas.
Títulos Nacionales y de Conferencia: 3 Nacionales (1959, 1960 y 1962) y 6 de Conferencia.

TRADICIONES, MASCOTAS:

La tradición más famosa es ‘The Grove’, el día de partido se celebra una gran fiesta al aire libre en las inmediaciones del estadio, catalogada como la mejor fiesta de todas universidades, barbacoas, bebidas, conciertos, etc. Durante dicha fiesta, y justo dos horas antes del comienzo del partido, los aficionados se colocan a los lados de un camino enladrillado que va a parar al estadio, y por donde pasan los jugadores del equipo recibiendo los ánimos de todos, a lo que se le llama ‘The walk of champions’, el paseo de los campeones.

En cuanto a la mascota, la universidad ha tenido mucha controversia. Durante muchos años la mascota fue el ‘Coronel Reb’, un coronel confederado sureño, hasta que en 2003 se decidió quitarlo ya que hacía referencia a la esclavitud y al racismo. A partir de entonces y hasta 2018, no se ha concretado una mascota, ya que el oso negro que se optó en 2010 no ha triunfado entre la afición, por lo que a partir de 2018 tienen una nueva mascota, Tony ‘the Landshark’, el tiburón terrestre, en las celebraciones los deportistas imitan con su mano en la frente la aleta de un tiburón.

RIVALIDADES

El partido de mayor rivalidad es contra Mississippi State, su origen es de 1901, aunque se pasó a llamar la Egg Bowl a partir de 1927, la batalla por el huevo dorado que suele jugarse en la última jornada de la temporada. Contra LSU también tienen otra rivalidad destacada, su origen parte de los años 50 y 60 del pasado siglo XX y a partir de 2008 se empezó a llamar la Magnolia Bowl. Otras rivalidades menos importantes son frente Arkansas, Alabama, Vanderbilt, Auburn, Memphis y Tulane.

 

JUGADORES CONOCIDOS O DESTACADOS EN ÉPOCA RECIENTE

Archie Manning, QB (1968-70). Kelvin Pritchett, DL (1988-90). Tony Bennett, LB (1986-89). Eli Manning, QB (2000-03). Michael Oher, OT (2005-08). Donte Moncrief, WR (2011-13). Laremy Tunsil, OL (2013-15). Mike Hilton, DB (2012-15). Evan Engram, TE (2013-16). A. J. Brown, WR (2016-18). D. K. Metcalf, WR (2016-18). Dawson Knox, TE (2016-18).

ESTRELLA OFENSIVA:

El resurgir del QB Matt Corral con la llegada de Lane Kiffin ha sido clave para su carrera deportiva. Ha pasado de hundirse y perder la titularidad, a recuperar la confianza y ser el titular indiscutible en los esquemas de su nuevo HC. El próximo año se espera un pasito más en su crecimiento, y por tanto será el líder ofensivo de los Rebels. Ya la temporada pasada hizo 3.337 yardas y 29 TDs de pase, con un porcentaje de completados del 70,9%, además de 506 yardas y 4 TDs de carrera. Tendrá que mejorar en la faceta de pases interceptados, ya que le hicieron 14 la temporada pasada, la gran mayoría en dos partidos concretos frente a Arkansas y LSU.

ESTRELLA DEFENSIVA:

Tanto el EDGE, Sam Williams, como el S, A.J. Finley, son de los pocos jugadores que rindieron a buen nivel el año pasado y los más destacados de la defensa rebel de cara a la próxima temporada. Williams consiguió 39 placajes, 8 de ellos para pérdida de yardas y 4 sacks. Mientras, el S Finley consiguió 62 placajes, 2 de ellos para pérdida de yardas, 7 pases defendidos y 3 interceptaciones.

ENTRENADOR Y ESQUEMAS DE JUEGO:

Para Lane Kiffin será su 2º año al frente del equipo, vino de ser el HC de Florida Atlantic durante 3 temporadas, ganando en dos ocasiones la Conferencia USA (2017 y 2019). Anteriormente fue HC de los Raiders en la NFL (2007-08), y en College destacó su trabajo en diferentes puestos ofensivos en USC y Alabama. Su fuerte es el lado ofensivo, en donde implanta un estilo West Coast Offense, dando importancia al juego de carrera y utilizando bastante a sus TEs.

LO MEJOR DEL RECRUITING:

Su mejor jugador reclutado es Tywone Malone, DL de 4 estrellas que viene a aliviar los grandes problemas de la línea defensiva la temporada pasada, y que seguramente disputará un puesto titular desde ya junto con los transfers Isaiah Iton y Jamond Gordon.
Otro Transfer destacado de este año es Orlando Umana, un Center procedente de los Utah Utes que será titular desde el inicio, y que le dará más seguridad a su QB.

RESUMEN TEMPORADA 2020:

La pasada temporada fue la primera toma de contacto con el equipo, del HC Lane Kiffin, aunque todavía le queda mucho por mejorar, aun así, el equipo evolucionó bastante con su llegada, ya que hizo resurgir ese ataque, y en especial a su QB titular, le dio de nuevo confianza a Matt Corral, que junto al WR Elijah Moore, el TE Kenny Yeboah y el RB Jerrion Ealy, consiguieron ser una de las ofensivas que más puntos anotaba por partido, 39,2, posicionándose en el puesto 14 de la nación. Los mayores problemas vinieron en la faceta defensiva, un auténtico desastre, y en donde tendrá que hacer bastantes cambios y dar entrada a otros jugadores que rindan mejor. La defensa fue la 126º de la nación, muy por debajo de lo esperado para un equipo de la SEC, permitió 38,3 puntos por partido a sus rivales, y fue el talón de Aquiles del equipo, ya que lo que se ganaba atacando, se perdía defendiendo. Al final, acabaron con un record de 5-5.

PROXIMA TEMPORADA 2021:

Ole Miss afronta su segunda temporada de la era Kiffin con algo más de optimismo. Después del malísimo rendimiento defensivo del año pasado, se está trabajando para resolverlo, se han reclutado nuevos jugadores que aporten mayor calidad al grupo, la mayor parte del recruiting de este año ha sido en la parte defensiva. También, se ha conseguido traer varios transfers en posiciones con necesidad inmediata, sobre todo, en la DL, y regresan otros jugadores que el año pasado ejercieron el Op-Out por COVID, por lo que se espera que haya una mejoría importante. Por el lado ofensivo, preocupa en cierta medida, la marcha al draft del WR Elijah Moore y el TE Yeboah, aunque parece que el rendimiento no decaerá mucho, ya que el resto de receptores permanece un año más, a los que habría que añadir reclutas como el WR 4 estrellas Bralon Brown y el TE Hudson Wolfe. Permanecen dos pilares importantes en los esquemas de Kiffin, su QB Matt Corral, y el RB Jerrion Ealy, aunque de este último preocupa si estará al 100% tras su operación del hombro en temporada baja, ya que el año pasado corrió 745 yardas y anotó 9 TDs, por lo que su participación se antoja decisiva.
El objetivo para la próxima temporada debería estar en jugar otra bowl, a poder ser una de las importantes, aunque, se antoja complicado y caro de conseguir jugando en la SEC. A poco que la defensa mejore y no permita anotar tantos puntos al rival, puede que veamos a unos Rebels mucho más arriba de lo que se piensa.

PARTIDOS RECOMENDADOS EN 2021:

Los partidos más destacados son: at Alabama (2 de octubre), Vs. LSU (23 de octubre), Vs. Texas A&M (13 de noviembre), y at Mississippi State (25 de noviembre).

@LuisMa_80

ARKANSAS RAZORBACKS.

(COLORES: ROJO & BLANCO)
PRIMERA TEMPORADA: 1894.
CIUDAD (ESTADO): Fayetteville (Arkansas).
ESTADIO (CAPACIDAD): Donald W. Reynolds Razorback Stadium (76.212).
TÍTULOS NACIONALES & TÍTULOS CONFERENCIA: 2 (1964 y 1977 -unclaimed-) – 13 Southwest Conference (1936, 1946, 1954, 1959, 1960, 1961, 1964, 1965, 1968, 1975, 1979, 1988 y 1989).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Todo cambió con el insigne Hugo Francis Bezdek, entrenador del equipo de football, que, tras una importantísima victoria frente a LSU en 1909, bautizó a su equipo como “una manada de feroces cerdos Razorback”.  Los “razorbacks” son una raza de cerdos domésticos que se caracterizan por su tenacidad y su habilidad para la lucha. Lógicamente, el apodo dado por Bezdek cobró una popularidad enorme y, un año después de las declaraciones del coach, el cuerpo de estudiantes votó el cambio y Razorbacks se erigió en el nombre oficial de los equipos deportivos. Una de las más ancestrales tradiciones en Fayetteville es el “Calling the Hogs”. Los aficionados han arengado a sus equipos con esta famosa llamada, desde la década de los 20 del siglo pasado. El “Hog Call” es uno de los cánticos más famosos en todos los deportes americanos.
Tusk es el nombre oficial de la mascota -viva- de los equipos deportivos de la Universidad de Arkansas. La mascota oficial -no viva- recibe el nombre de Big Red y -que nos perdone- es menos atractiva y mediática que el omnívoro Tusk. El actual es Tusk V, que ha tomado el relevo de su padre, que se ha retirado esta temporada. Todos los Tusk, incluido el actual, son machos y pertenecen a la misma línea genealógica. Su comida favorita son las uvas, el maíz y la sandía. Todo un ejemplo de la dieta sana y natural. Tusk es un jabalí ruso, que evoca a los famosos cerdos razorback, nativos del estado de Arkansas. El motivo de tener un jabalí ruso y no un cerdo razorback es que los primeros son mucho más sociables. Los cerdos razorback son fieros, muy peligrosos y un fiel reflejo del carácter que se pretende imprimir a los equipos deportivos. Nuestra mascota preside el Donald W. Reynolds Razorback Stadium en cada partido, e incluso se traslada a Dallas para el Southwest Classic Game, que enfrenta anualmente a Arkansas con Texas A&M. También se le ha visto en los bowls games, pero lamentablemente la situación deportiva del equipo hace que estos partidos sean una auténtica quimera. El bonachón de Tusk ocupa una jaula de 840 m2 y suele vivir con total tranquilidad cerca del campus, concretamente en una granja de la localidad de Dardanelle. En 2008, Razorbacks Athletics creó el “Tusk Fund”, un servicio que recogía fondos para el total bienestar de nuestro amigo.

 

RIVALIDADES.

Las tres grandes rivalidades de Arkansas se establecen con LSU, Texas A&M y Ole Miss. La rivalidad entre Arkansas y LSU data de 1901. Desde entonces, ambos programas se han enfrentado en multitud de ocasiones. Pero desde que ambos equipos comparten conferencia (1992), estos duelos -a pesar de la enorme diferencia deportiva- han subido en intensidad. El ganador de este partido recibe un premio muy especial: una bota dorada. El primer trofeo “Golden Boot” se entregó allá por el año 1996. Se trata de una bota de oro, de 4 pies de altura y cerca de 200 libras de peso y que está valorada en unos 10.000 dólares. Ambos conjuntos se baten el cobre por conseguir, cada año, tan prestigioso trofeo. En Fayetteville, alcanzar la Golden Boot es un  mérito enorme, e, incluso, puede salvar la temporada.
El tradicional y anual enfrentamiento entre Texas A&M y Arkansas recibe la denominación de Southwest Classic Game. El primer enfrentamiento data de 1903 y el triunfo se lo llevaron los Aggies por un igualado 6-0. Desde 2014, el partido se disputa en el AT&T Stadium de Arlington (Texas). Los Razorbacks lideran la serie histórica con 41 triunfos, 33 derrotas y 3 empates.
Por último, el duelo entre Arkansas y Ole Miss se inició en 1908 (los Razorbacks triunfaron 33-0). Desde 1981, este clásico encuentro se disputa anualmente. Arkansas lleva ventaja en la serie histórica con 36 victorias, 28 derrotas y un único empate.

TEMPORADA 2020.

La primera mitad de la temporada de Arkansas fue de auténticos contrastes, luchando en cada partido por todo. El primer partido se saldaba con una derrota (10-37) ante Georgia, cuyo marcador puede resultar engañoso. Mike Leach y sus Bulldogs eran vencidos (21-14), en Fayetteville, en la segunda jornada. Pittman y sus huestes eran derrotadas (28-30) por Auburn, en un encuentro muy cerrado. Una nueva victoria se conseguía en el fortín del Razorback Stadium ante Ole Miss (33-21). El Southwest Classic resultaba otro encuentro muy reñido, pero Texas A&M conseguía el triunfo (31-42). La tercera y última victoria de Arkansas llegaba frente a Tennessee (24-13). Sin embargo, la segunda mitad del año resultó desastrosa con cuatro derrotas consecutivas ante Florida (35-63), LSU (24-27), Mizzou (48-50) -que fue un partido espectacular del lado ofensivo- y Alabama (3-52).

JUGADORES, ENTRENADORES Y PERSONAJES HISTÓRICOS.

Lance Alworth (WR), Dan Hampton (DL), Jimmy Johnson (HC), Steve Atwater (S), Jerry Jones (Team Owner), Pat Summerall (DE/K), Barry Foster (RB), R.C. Thielemann (OG/OC), Dave Hanner (DT), Joe Ferguson (QB), Billy Ray Smith (DT/DE), Billy Ray Smith Jr. (LB), Hugo Bezdek (HC), Wear Schoonover (End), Clyde Scott (HB), Francis Schmidt (HC), Lance Alworth (WR), Frank Boyles (HC), Loyd Phillips (OT), Bowden Wyatt (HC), Chuck Dicus (WR), Wayne Harris (LB), Lou Holtz (HC), Billy Joe Moody (FB(DB) y Brandon Burlsworth (OL).

ESTRELLA OFENSIVA: TREYLON BURKS.

El wide receiver se destapó como una auténtica súper estrella en su temporada sophomore. Tras la entrada en el transfer portal de su compañero Mike Woods, se espera que Burks sea aún más determinante esta campaña. Treylon acumuló 51 recepciones para 820 yardas y siete touchdowns. Es un jugador muy talentoso, erigiéndose en una impresionante combinación de físico envidiable (6’3” pies, 232 libras), velocidad y manos impresionantes. Lo tiene absolutamente todo para convertirse en uno de los grandes receptores del próximo NFL Draft.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: GRANT MORGAN.

El linebacker Grant Morgan fue el líder total de la nación en número de tackles por partido, con la desorbitada cifra de 12’3 placajes por encuentro. Sumó 110 tackles , 7’5 tackles for loss, 2 sacks, 1 interceptación, 1 touchdown y 5 pases defendidos… en tan solo nueve partidos. Regresa para su temporada extra senior y, junto a su compañero de batalla Bumper Pool, conforma una de las parejas de linebackers más agresivas y productivas de toda la competición.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

En Fayetteville se siguen haciendo muy bien las cosas y, más si cabe, en asuntos de reclutamiento. El recruit de Arkansas ha sido posicionado en el puesto 25º de la nación (9º de la SEC), siendo las joyas de su recruit las siguientes: Ketron Jackson (WR), Raheim Sanders (ATH), Javion Hunt (RB), Jalen Williams (DL), Jayden Johnson (ATH), Jaedon Wilson (WR), Lucas Coley (QB), Christopher Paul Jr. (LB), Marco Avant (LB) y Jermaine Hamilton-Jordan (LB).

ENTRENADOR: SAM PITTMAN.

El récord de Sam Pittman, tras su primera temporada en Fayetteville, no parece nada halagüeño. Ganar solo tres partidos de los diez disputados puede parecer una cifra patética para un programa tan histórico. Sin embargo, si observamos que los Razorbacks solo han ganado cuatro partidos conferenciales en el periodo 2016-2020, las estadísticas ya no se tornan tan malas. Pittman consiguió que el coordinador defensivo Barry Odom permaneciera en Fayetteville, a pesar de las ofertas que llegaron desde otros equipos Power 5. La agresividad de la defensa de los Razorbacks es uno de los pilares a los que Pittman tiene que aferrarse, para que este equipo crezca y pueda luchar por un pasaporte bowl. La elección de K.J Jefferson como sustituto de Franks y la mejora de la línea ofensiva se antojan tareas necesarias para Pittman. La buena noticia es que regresan 17 titulares de la temporada pasada. Arkansas tiene motivos para creer en un futuro prometedor.

 

TEMPORADA 2021.

El quarterback K.J. Jefferson ilusiona a la afición como sustituto del controvertido Felipe Franks. Tiene todas las papeletas para ganarse la titularidad, tras su exhibición ante Missouri (3 TDs, 306 yardas totales y un drive magistral, en el último minuto, para llevar el partido a la prórroga). El otro gran protagonista en la posición será Malik Hornsby, aunque -personalmente- mi favorito está claro. Arkansas también ha reclutado a dos dual-threat quarterbacks (Lucas Coley y Landon Rogers), así que el futuro, en principio, parece asegurado. Trelon Smith será, sin duda alguna, el líder del backfield de Arkansas, tras su temporada de 710 yardas y 5 anotaciones. Junto a él, consolidan un poderosísimo juego terrestre el veterano T.J. Hammonds y los jóvenes Raheim Sanders y Dominique Johnson. En el cuerpo de receptores, sobresale la egregia figura de la súper estrella Treylon Burks, que -tras la baja de Mike Woods- asumirá plenos poderes. Consolidan un cuerpo importante jugadores como Trey Knox, De’Vion Warren o el freshman Ketron Jackson Jr. Blake Kern y Hudson Henry se presentan como sólidas opciones en la posición de tight end. La línea ofensiva necesita ser implementada para ofrecer más seguridad a Jefferson y ayudar en el juego de carrera. El entrenador de OL, Brad Davis, puede estar contento, pues regresan sus cinco titulares del pasado ejercicio (Myron Cunningham, Ty Clary, Brady Latham, Ricky Stromberg y Dalton Wagner).
La línea defensiva debe conseguir mayor presión al quarterback, así que se espera un paso adelante de Dorian Gerald, Zach Williams, Mataio Soli y Eric Gregory. Junto a los ends, los tackles -como Isaiah Nichols, Taurean Carter o Marcus Miller- también han de dar su mejor versión. La pareja de linebackers seguirá siendo espectacular, gracias a ese agresivo dúo formado por Grant Morgan y Bumper Pool. La secundaria volverá a contar con cuatro auténticos playmakers: los safeties Jalen Catalon y Joe Foucha, el cornerback Montaric Brown y el nickel back Greg Brooks Jr. Además, se espera que el freshman Jayden Johnson tenga un impacto inmediato en esta unidad.
Los equipos especiales tienen dos sólidos retornadores, en las figuras de Burks y Warren. El puesto de kicker se prevé que sea una reñida batalla entre el freshman Cameron Little y el rs-junior Matthew Phillips.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Arkansas Vs. Texas (11 de septiembre); 2) Arkansas Vs. Texas A&M (25 de septiembre); 3) Arkansas at Ole Miss (9 de octubre); 4) Arkansas at LSU (13 de noviembre); 5) Arkansas Vs. Mizzou (27 de noviembre).

@EduVall82

MISSISSIPPI STATE BULLDOGS.

(COLORES: GRANATE & BLANCO)

PRIMERA TEMPORADA: 1895
CIUDAD (ESTADO): Starkville, Mississippi
ESTADIO (CAPACIDAD): Davis Wade Stadium (61.337)
TÍTULOS NACIONALES Y DE CONFERENCIA: 0 / 1 (1941; SEC).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

”The Cowbell Yell”: El cencerro es el más antiguo símbolo representativo del orgullo del Estado de Mississippi, por lo que es habitual ver a la hinchada de los Bulldogs acudir al estadio los días de partido con este ruidoso instrumento. Se desconoce el origen exacto de esta tradición, solo que se introdujo entre las décadas de 1930 y 1940, coincidiendo con la “edad dorada” del equipo. La leyenda cuenta que, en un partido ante sus archirrivales los Rebels de la universidad de Ole Miss, una vaca irrumpió en el estadio en mitad del encuentro. Ese partido lo ganaron los Bulldogs e inmediatamente los estudiantes la adoptaron como símbolo de buena fortuna.
“Bully, the Bulldog”: La mascota del equipo. Actualmente, reside en el colegio de medicina veterinaria del campus de la universidad.

RIVALIDADES HISTÓRICAS.

Su rivalidad con Ole Miss Rebels empezó en 1901 y se disputa anualmente desde 1915, siendo la décima rivalidad ininterrumpida más larga de los EEUU. Se la conoce como la “Egg Bowl” o “the Battle for the Golden Egg” en alusión al trofeo que se otorga al ganador. Los Rebels lideran el histórico 63-45-6.
Las otras dos rivalidades importantes para los de Starkville son ante dos miembros fundadores de la SEC (junto con la propia MIssissippi State) como son LSU y Alabama. Para los de Louisiana, representa la rivalidad más longeva en su historia.
En lo que respecta a su duelo con los Crimson Tide de Alabama (conocida como la “90 mile battle”, ya que es esa la distancia que separa ambos campus), se la conoce como “The Battle for Highway 82”. Desde 2008 los Bulldogs no conocen la victoria en esta rivalidad.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Tan solo 14 jugadores de Mississippi State han sido escogidos en 1ª ronda del draft de la NFL, de entre los que me gustaría señalar a Billy Stacy (S; 1954 – 1959), Jimmy Webb (DT; 1972 – 1974), Walt Harris (CB; 1993 – 1995), Eric Moulds (WR; 1993 – 1995) y Fletcher Cox (DT; 2010 – 2012)

JUGADOR OFENSIVO A SEGUIR: JADEN WALLEY (WR)

Más que un determinado jugador, la fuerza de los Bulldogs en, este 2021, radica en la cantidad de titulares que regresan al roster (16 entre ataque y defensa).
En la faceta ofensiva, muchas miradas están puestas en la dupla que conforman el QB Will Rogers (SO) y el receptor Jaden Walley, que en su año freshman consiguió dos TDs y 718 yardas. Se espera una producción aún mayor por su parte este año a la par que el desarrollo del QB, que estará bien protegido por una OL que mantiene a Charles Cross (LT), Cole Smith (C) y Kameron Jones, que junto con Kwatrivous Johnson se repartirán los snaps en el tackle derecho.
Por último, señalo al dúo del backfield formado por Jo’Quavious Marks y Dillon Johnson como jugadores a seguir. En definitiva, mucho talento ofensivo a desarrollar tendrá Mike Leach este año a sus órdenes.

JUGADOR DEFENSIVO A SEGUIR: NATHANIEL WATSON (LB)

Al igual que la ofensiva, la defensa no va a enfrentarse a numerosas bajas para la próxima campaña, si bien una de ellas es de gran importancia, como es la de Erroll Thompson, quien a lo largo de sus 4 años en la universidad ha cosechado 313 tackles, 22 de ellos for loss, y 9 sacks. Su puesto como MLB, en esa defensa 3-3-5, tendrá que ser cubierta por el redshirt JR Nathaniel Watson, que el año pasado cobró mucha más importancia y que deberá terminar de explotar en 2021. Estará bien flanqueado por Tyus Wheat (SR; 5 sacks en 2020) y Aaron Brule (SO), formando un sólido trío de linebackers.
Quizás la mayor duda que despierta la defensa es la posible falta de profundidad en el frente de 3. Con las bajas de Kobe Jones y Marquiss Spencer, quedan como caras más reconocibles el NT Jack Crumedy y Aaron Odom (DT). Importante será también el papel de Randy Charlton (DE), transferido desde UCF
La secundaria se presenta, sobre el papel, sólida y contrastada, puesto que han sumado el transfer del CB de Texas Longhorns Jalen Green.

ENTRENADOR: MIKE LEACH (2ª TEMPORADA)

El que fuera head coach de Washington State Cougars de 2012 a 2019 afrontará su segunda campaña al mando de los Bulldogs, tras una decepcionante primera experiencia. Para 2021, intentará implantar con mayor éxito su conocida “Air Raid Offense”, claramente orientada al juego de pase con un abundante uso de la “Shotgun Formation” y 4 WRs, ya sean alineados 2×2 o en “trips formation” (3×1).
El apartado defensivo será nuevamente responsabilidad de su DC Zach Arnett, que tendrá que optimizar la su defensa 3-3-5, en la que sacrifica uno de los 4 hombres de la DL para sumar un defensive back a mayores, sea este un nickel CB o un segundo strong safety (denominado bull en el playbook de Leach) en la variante denominada como “33 stack o 3-3-5 stack”.
Estos DBs son susceptibles de ser incluidos en distintos paquetes de blitz para generar presión al QB o caer en cobertura.

 

RECRUITING 2021

Hasta cuatro prospectos 4 estrellas han firmado este año cartas de intención para acudir a Mississippi State University, más uno a mayores en la figura del RB Ke´Travion Hargrove, que se ha comprometido.
Precisamente, Hargrove es, junto con el QB Sawyer Robertson, los dos recruits más ilusionantes para esta campaña. Del primero ya hemos dicho que se trata de un RB, con buena visión de lo que sucede delante de él y con unas muy buenas manos que le hacen ser susceptible de transformarse en WR.
Por su parte, Robertson destaca por su altura y su buena presencia en el pocket, aunque también es un jugador con movilidad, y con gran precisión en el pase, sobre todo, en las zonas medias del campo.
Los otros jugadores a seguir de esta camada son el OLB John Lewis y los WRs Theodore Knox y Antonio Harmon.

TEMPORADA 2020 (RECORD: 4 – 7)

Si hay una palabra para definir la temporada de los Bulldogs en el 2020 esa sería decepcionante. Tras una gran victoria en el partido inicial ante LSU que les hizo ser rankeados como el nº 16 de la nación, encadenaron cuatro derrotas consecutivas, entre las que resalta el 0 – 41 que les endosó la universidad de Alabama. A pesar de terminar en una mejor dinámica la temporada, eso no evitó que la acabaran en la penúltima plaza de la West Division de la SEC, muy lejos de las expectativas creadas al inicio de año.

TEMPORADA 2021

Para este segundo asalto de MIke Leach con los Bulldogs, el HC pretende implantar de una manera más exitosa su sistema de juego, basado en un ataque con un gran peso del juego de pase. Para ello, tiene -como ya hemos dicho- la fortuna de que regresa a la universidad gran parte del bloque de la pasada temporada, en especial, su QB Will Rogers, sobre el que descansará la responsabilidad del ataque.
La defensa voló por debajo del radar la pasada temporada y, para esta, a pesar de la sensible baja de Erroll Thompson, debe continuar en esa línea ascendente con la que finalizó el 2020, pues muchas de las esperanzas pasan por que la defensiva se mantenga sólida.
Hay que tener en cuenta que estamos hablando de la SEC, posiblemente la conferencia más fuerte de todo el College Football, por lo que si los chicos de Mike Leach quieren tener alguna opción de competir hasta el final no van a poder permitirse el más mínimo error ante programas como Georgia, Alabama o Texas A&M.

PARTIDOS SEÑALADOS

Vs. LSU (25 de septiembre); at Texas A&M (2 de octubre): Vs. Alabama (16 de octubre); at Auburn (13 de noviembre); Vs. Ole Miss (27 de noviembre).

Uno de los Niners – @Sanchoatleta