FLORIDA GATORS Vs. #1 GEORGIA BULLDOGS

#GoGators🐊 Vs. #GoDawgs🐶

📅 29/10/22

21:30 / 📺 CBS

🏟 TIAA BANK FIELD, JACKSONVILLE (FLORIDA)

Florida y Georgia se miden anualmente en uno de los encuentros más atractivos de la Southeastern Conference (SEC). Ambos programas son miembros integrantes de la Eastern Division de la SEC, así que este partido suele tener repercusiones muy importantes dentro de la propia división. El primer enfrentamiento entre Gators y Bulldogs está en litigio, pues los de Athens hablan de un encuentro disputado el 15 de octubre de 1904 (victoria aplastante de Georgia 52-0) -como el primigenio-, mientras que los de Gainesville sostienen que fue el 6 de noviembre de 1915 cuando dio arranque esta rivalidad maravillosa (triunfo 37-0 de los Bulldogs). Los encuentros totales son 99 (según Florida) o 100 (desde el punto de vista de Georgia). En cualquier caso, los Bulldogs lideran la serie histórica con 53 (54) victorias, 44 derrotas y 2 empates. Desde 1993, este partido se disputa en Jacksonville (Florida) y se denomina el “World’s Largest Outdoor Cocktail Party”, aunque este nombre no se considera oficial. El ganador de este duelo se lleva el Okefenokee Oar, un gigantesco remo de madera labrado con inscripciones de uno y otro programa a ambos lados.

El conjunto número 1 de la nación, Georgia Bulldogs, con un récord immaculado de 7-0 (4-0 SEC) viaja a Jacksonville para enfrentarse a su tradicional gran rival, Florida Gators, que ostenta un récord general de 4-3 (1-3 SEC). La pasada temporada los Bulldogs masacraron a los Gators por un contundente 34-7. Ambos programas llegan de su semana de descanso. Florida cayó, en el fortín de “The Swamp”, 45-35 ante LSU, mientras que Georgia se dio un festín de 55-0 frente a Vanderbilt. 

FLORIDA

@GatorsFB

La palabra “ilusión” se postró en los corazones de los aficionados gators, tras la victoria, en el debut de la temporada, ante Utah. Después de siete partidos, esa palabra se ha transmutado en dos vocablos, más acordes con el momento actual, “realidad” y “paciencia”. Billy Napier pidió tiempo para asentar su proyecto y, en algunos aspectos, los resultados están llegados. Tras años en los que el juego de carrera de Florida era un mero artículo de artificio, el sistema terrestre parece funcionar como un auténtico reloj suizo. Cosa bien distinta es la deriva defensiva y el casi inexistente juego de pase. La única victoria, dentro de la conferencia, se dio frente a Mizzou, siendo un encuentro que pudo caer también del lado de los de Columbia. Lo demás, fueron derrotas frente a Kentucky, Tennessee y LSU.  

El desastre defensivo continúa la senda iniciada por el inefable Dan Mullen. Georgia tratará de destrozar a una defensa que permite 185 yardas terrestres por partido. Sin duda, el gran problema de la zaga gator es su debilidad e indolencia a la hora de defender los terceros downs del ataque rival. Estamos hablando de una defensa que concede el descabellado promedio del 52’6% de terceros downs. Una auténtica barrabasada… En el último partido, LSU consiguió 179 yardas terrestres y casi 350 yardas aéreas. El factor Jayden Daniels fue inabordable por la defensa de Florida, consiguiendo el QB de LSU 3 TDs aéreos y 3 anotaciones terrestres. Tres jugadores de la categoría de los linebackers Ventrell Miller (50 placajes, 1 pase defendido, 1 fumble recuperado, 1 fumble forzado), Brenton Cox Jr. (33 tackles, 2 sacks) y del defensive line Gervon Dexter Sr. (29 tackles, 1’5 sacks, 1 pase defendido, 1 interceptación) deberían implementar la defensa y provocar un giro de 180 grados en la misma. Además, los safeties Rashad Torrence II y Trey Dean III están jugando individualmente a gran nivel. 

Mucho se ha hablado de las condiciones físicas de Anthony Richardson, de su brazo (con capacidad en los tres niveles del emparrillado) y de su capacidad como un consumado dual threat. Pero su inconsistencia, sus malas decisiones y su incapacidad para proteger el ovoide generan muchas dudas en su paso al circo profesional. Esta temporada ha completado el 56’5% de sus pases intentados, consiguiendo 1367 yardas, 6 TDs y sufriendo 7 interceptaciones. Es el segundo en número de yardas terrestres del equipo, con 395 yardas y 6 TDs. Sus máximos referentes por aire son los receptores Justin Shorter (405 yardas, 2 TDs, Xzavier Henderson (252 yardas, 1 TD), Ricky Pearsall (303 yardas, 2 TDs) y el tight end Keon Zipperer (177 yardas, 1 TD). 

Otro cantar es el sistema ofensivo terrestre que ha logrado establecer Napier. El triunvirato formado por el propio Richardson junto a los corredores Montrell Johnson (425 yardas, 7 TDs) -que llegó de Louisiana junto a Coach Napier) y el true freshman Trevor Etienne (334 yardas, 3 TDs) es inasumible para cualquier defensa… salvo para la zaga bulldog. Además, el también corredor Nay’Quan Wright puede aportar. 

El pequeño de los Etienne lo tiene todo para marcar una época en Gainesville – floridagators.com

GEORGIA

@GeorgiaFootball

La maquinaria creada por Kirby Smart sigue en pleno funcionamiento y, tras sufrir de lo lindo en  Columbia frente a Mizzou (victoria 26-22), los Bulldogs parecen haber entrado en velocidad de crucero, tal y como lo demuestra sus triunfos contundentes ante Auburn y Vanderbilt, a los que endosó un 97-10 global. 

A cualquiera que se le pregunte por Smart y Georgia responderá que lo mejor de ambos nombres propios es la defensa. Esta temporada la zaga bulldog sigue siendo igual de dominante que el pasado ejercicio. Solo conceden 9’1 puntos, 83’4 yardas de carrera y 163’7 yardas de pasa por partido, cifras todas en el top 5 nacional. No obstante, lo que incrementa la peligrosidad de esta defensiva es que el ataque está funcionando… y lo está haciendo de forma sensacional. La ofensiva de Georgia se sitúa en el puesto 2º de la nación, con unas sorprendentes 526’6 yardas totales por encuentro. 

Stetson Bennett, tras las dudas generadas al inicio de su carrera, fue uno de los grandes protagonistas en el National Championship y se está erigiendo en un solvente líder para Georgia. Completa el 70’7% de sus pases, consiguiendo 2033 yardas para 7 TDs y solo sufriendo 1 interceptación. Sin duda, el mayor referente aéreo de esta ofensiva es el espectacular ala cerrada Brock Bowers, que ya lleva 26 recepciones para 393 yardas y 2 TDs. Además, los receptores  y el otro TE también están siendo muy efectivos, destacando Ladd McConkey, Darnell Washington, Marcus Rosemy-Jacksaint o Dominick Blaylock. Por tierra, Smart vuelve a disponer de una dupla de un nivel altísimo: Daijun Edwards (337 yardas, 5 TDs) y Kenny McInstosh (248 yardas, 4 TDs, 270 yardas por aire y 1 TD).  

La defensiva funciona de manera coral, aunque habría que destacar a los linebackers Nolan Smith, Jamon Dumas-Johnson y Samuel Mondon Jr., así como a los defensive backs Malaki Starks, Christopher Smith, Kamari Lassiter y Kelee Ringo. 

@EduBillsMafia

Stetson lidera una ofensiva que está maravillando – eu.onlineathens.com

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest🏈