#9 UCLA BRUINS at #10 OREGON DUCKS

#GoBruins🧸 Vs. #GoDucks🦆

📅 22/10/22

21:30 / 📺 FOX

🏟 AUTZEN STADIUM, EUGENE (OREGON)

En la Antigua Grecia surge el concepto de “aristocracia”. Etimológicamente, significa “Gobierno de los mejores”, pero lo de “los mejores” hace referencia a la excelencia. Los filósofos clásicos entendían que la mejor forma de gobernar era desde las élites intelectuales, porque sus capacidades favorecerían la eficiencia y evitaría la corrupción. El concepto involucionó en la Edad Moderna a causa del mal uso que le dieron las monarquías absolutistas europeas. Para que comprendamos a qué nos referimos con el concepto clásico de aristocracia, la célebre serie de dibujos animados para adultos (para adultos porque no todo el mundo alcanza a comprender la mayoría de las referencias que elaboran) “Los Simpsons”, cuentan en uno de sus capítulos cómo gobernar Springfield con un grupo de intelectuales. Lisa y su equipo llamado “Mensa” intentan dirigir la ciudad de forma utópica con ideas innovadoras y desde la excelencia intelectual. El resultado, como se plasmó también en la Historia, fue nefasto y el proyecto fracasó.

Si en el deporte universitario hablamos de aristocracia tenemos que hablar del Estado de California. El tercer estado más grande de Estados Unidos ocupa los tres primeros puestos en número de campeonatos nacionales universitarios. Entre Stanford, UCLA y USC suman 260 títulos nacionales y las tres universidades son las únicas que tienen más de 100 campeonatos nacionales. Estas tres universidades son claramente aristocracia deportiva. UCLA y sus 119 campeonatos. Todos tenemos en mente los 11 campeonatos del programa de baloncesto masculino, de los que el mítico John Wooden consiguió 10 en 12 años, con leyendas como Lew Alcindor (Kareem), Bill Walton, Jamaal Wilkes o Marques Johnson. Solo las chicas de UConn han conseguido igualar semejante barbaridad.

En football, los Bruins no son precisamente aristocracia aunque tengan un título nacional de 1954. Incluso, a nivel, individual la mayor leyenda que ha salido de los Bruins es Troy Aikman. En cambio, en la actualidad, consideramos mucho más relevante a los Oregon Ducks. No a nivel global como universidad, ya que “solamente” han ganado 34 títulos (35 si el COVID no hubiese frenado el March Madness, ya que Sabrina Ionescu iba a liderar a las Ducks al título). Pero, desde el punto de vista del football, han ganado la conferencia en seis ocasiones, desde 2009, y han rozado las mieles del triunfo una vez más. Y en esos últimos años los referentes de la conferencia han sido gente como Marcus Mariota (Heisman Trophy), Justin Herbert o Royce Freeman.

Este sábado a las 21:30 en el Autzen Stadium de Eugene, los Ducks reciben a los Bruins en una lucha entre el gran dominador de la década contra uno de los pocos que aún tiene el casillero de las derrotas intacto.

La escuela de Atenas, de Rafael Sanzio – elconfidencial.com

UCLA

@UCLAFootball

Chip Kelly es un entrenador que fue muy devaluado por su paso por la NFL. Pero en college no acostumbra a decepcionarnos. Su estilo es claro y va de frente con respecto a ello. Sus tres primeros años en Los Angeles fueron muy difíciles, ya que el legado de Jim Mora era horrible. Kelly empezó a trabajar en los jugadores que tenía y mejorando el reclutamiento año tras año. Los resultados empezamos a verlos la temporada pasada, con un buen rendimiento colectivo y con un gran Dorian Thompson-Robinson y un buen Zach Charbonnet. El ex-RB de Michigan ha dado el paso extra que le hacía falta y se ha convertido en el 10º jugador de la nación en yardas de carrera por intento. Curiosamente, no es el primero de la conferencia, porque este aspecto -estadístico- lo lidera sorpresivamente Bo Nix. Si Charbonnet funciona, implica que Thompson-Robinson mejore sustancialmente. El QB de UCLA –en su 5º año de carrera– ya fue el mejor QB de la PAC12 en la temporada pasada y no nos debería sorprender a los fans de esta bella conferencia. Pero lo que no era esperado es que el rendimiento de esta pareja fuese suficiente para dominar a los rivales de tal forma. Se podría pensar que el calendario de UCLA ha sido muy favorable, pero ganar a Utah –la mejor defensa de la conferencia aunque los números no digan eso– anotando 42 puntos y hacer lo propio contra Washington –que parecía que volvían a 2016– demuestra el mérito que tiene el récord de los Bruins. De hecho, contra Oregon, cerrarán un ciclo de tres partidos seguidos contra equipos “rankeados”. 

Desde 2005, los Bruins no ganan los seis primeros partidos de la temporada y, desde esa misma temporada, también es el mayor récord de victorias seguidas en la conferencia. Los tres actuales podrían ser superados esta misma si ganan a Oregon, ya que después tendrían que visitar a Stanford y recibir a Arizona State.  Más habría que remontarnos si queremos ver ese récord que acabo de predecir de 9-0. En las temporadas 1997 y 1998, llegaron a alcanzar 20 victorias seguidas y con 10-0 en ambas.

Quizás, la gran diferencia con Oregon es que UCLA está centrada más en figuras individuales y si el front seven de Oregon cierra el paso a Charbonnet, se limita mucho el poder terrestre de UCLA. Aunque por aire hay bastantes similitudes con los Ducks. Igualmente, hay siete jugadores con 10 o más recepciones, aunque nueve jugadores superan las 100 yardas. Una diferencia considerable con respecto a su rival de este sábado. 

Aunque Jake Bobo es quien se lleva todos los focos dentro del cuerpo de receptores, el que es mucho más clave en todo momento es el sophomore Titus Mokiao-Atimalala. El transfer llegado desde UCF es mucho más eficiente en sus recepciones y un seguro de vida para Thompson-Robinson.

En defensa, los Bruins son la 16ª contra la carrera y uno de las peores contra el pase, lo que puede dar pie a los Ducks para romper el partido por aire. Laiatu Latu lidera la nación en sacks por partidos y el LB puede ser el factor diferencial. 

El desequilibrio defensivo y la limitación de la carrera más allá de Charbonnet pueden ser un problema para los Bruins. Además del ambiente tan intenso que se vive en el Autzen Stadium.

Chip Kelly vivirá un emocionante regreso a Eugene – si.com

OREGON

@oregonfootball

Como dejamos plasmado en la Coollege Guía y en las previas anteriores sobre los Ducks, la temporada iba a mezclar la incertidumbre por el cambio de staff y de juego con la esperada continuidad en el dominio de la conferencia. El primer partido contra Georgia fue una derrota muy dolorosa, aunque esperada. Y, desde ese momento, con los ajustes y rodajes del equipo, Oregon ha dado muestras muy positivas en juego y actitud. La OL recupera la fortaleza de años anteriores, dando a Bo Nix la libertad para hacer lo que le viene en gana. El juego de carrera es muy variado y efectivo. Por aire, hasta siete receptores superan las diez recepciones y cinco de ellos superan las 100 yardas. La defensa continúa con el nivel de años anteriores y mejorando en la secundaria, que era la asignatura pendiente desde Andy Avalos. Desde la primera previa que realizamos, hemos ido avisando del potencial de Christian Gonzalez y ha respondido a nuestras expectativas. Hubo dudas de si el equipo sería capaz de superar los duros escollos de Washington State y Arizona, y demostraron con esas victorias que habían vuelto al lugar que les corresponde. Y ahora tienen una piedra aún más grande y es el momento de demostrar si son claros aspirantes a jugar el campeonato el 2 de diciembre en Las Vegas o no.

Oregon ha ganado 22 partidos seguidos en el Autzen, alcanzando la tercera racha más larga de la nación y también ostenta la cuarta racha más larga de la nación con 16 victorias seguidas en casa contra rivales conferenciales. Una victoria de los Ducks les llevaría a un récord de 10 partidos ganados contra UCLA en los últimos 11 y 15 en los últimos 18. Pero estos Bruins no son los de los últimos años.

Pero hay un arma que podría hacer temblar a la aristocracia del deporte universitario. Bo Nix es uno de los 12 QBs de Power 5 que ha conseguido más de 12 pases de TDs y 8 de carrera en 6 partidos, desde el año 2000. Oregon lidera la nación con solo un sack permitido en 18 cuartos. Los Ducks son uno de los cinco equipos de la nación “rankeados” en el top 20 en el juego de carrera en ambos lados del campo, ya que son el 10º ataque terrestre y son la 14ª defensa contra la carrera. Y desde la derrota contra Georgia, los Ducks se han convertido en el 2º equipo con más puntos anotados por partido con 49,8, solamente superados por Ohio State. Con la llegada de un head coach defensivo, los Ducks han apostado por un tridente de asistentes ofensivos de un corte muy diverso y espectacular. El trío Dillingham-Adams-Klemm ha demostrado que, sin desprestigiar el estilo ganador de Cristobal-Mirabal, una OL potente también se puede aprovechar para un ataque dual, en el que el QB pueda dar pases espectaculares y salir corriendo, si así lo considera oportuno. Y el hecho de dotar a Nix de multitud de compañeros corredores y de receptores válidos, también desconcierta mucho más a la defensa rival porque no tienen muy claro por dónde va a salir la jugada.

La defensa vuelve a la excelencia de los tiempos de Andy Avalos. La diferencia con los esquemas del hoy HC de Boise State es que Dan Lanning ha mantenido lo que funciona –el front seven– y ha mejorado lo que fallaba –la secundaria– para hacer de la defensa de los Ducks un seguro de vida.  A estas alturas de la vida y habiendo visto tanto college football y todos los partidos de Oregon, nadie nos puede venir a descubrir a Noah Sewell, Justin Flowe, Christian González, Jeffrey Bassa o DJ Johnson. El talento descomunal de estos jugadores sumado a un cuerpo de entrenadores excelentes, confluyen en una defensa casi perfecta. Pero “Los Simpson” y los filósofos clásicos ya nos demostraron que el poder de la excelencia, el gobierno de los mejores no siempre es sinónimo de éxito. Veremos cómo Oregon es capaz de afrontar su partido contra el rival más duro que se supone que ha tenido, tras Georgia.

Quizás, el mejor Bo Nix – oregonlive.com

El gobierno de los mejores en peligro

Ni la Revolución Francesa ni los movimientos democráticos de la segunda mitad del siglo pasado han conseguido acabar con el concepto negativo de la aristocracia. Simplemente se ha cambiado de bando o se han creado pequeñas aristocracias.

En college, las aristocracias navegan otros mares lejanos a Pasadena y Eugene, pero ese uniforme azul y oro carga orgulloso con el peso de 119 campeonatos nacionales. Este sábado a las 21:30 veremos si los invictos Bruins pueden profanar el invicto Auzten Stadium. El resultado puede cambiar nuestra percepción sobre los Bruins y puede dar a Oregon el reconocimiento que se le espera.

@julianguede

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest🏈