OKLAHOMA STATE COWBOYS at TCU HORNED FROGS

#DAT #GoPokes vs. #GoFrogs #WahWho22 #RiffRam23

📅 16/10/22

21:30 / 📺 ABC

🏟 AMON G. CARTER STADIUM, FORTH WORTH (TEXAS)

 

Si antes del comienzo de la temporada, alguien nos dijera que el partido de la temporada de la BIG12 se iba a disputar en la 7º jornada y no en la 6º, entre los SEC, Texas y Oklahoma, le hubiésemos dicho que estaba loco. Si además nos hubiese dicho que ese partido iba a disputarlo TCU, le hubiéramos mandado de paseo, pero así es, este sábado se juega el trigésimo tercer partido entre Oklahoma State y Texas Christian University, con un resultado de 17-13-2 para los del estado de Oklahoma. La BIG12 es fantástica y siempre nos depara grandes partidos. Disfrutemos de éste con dos equipos invictos, 5-0. El #8 visita al #13, un auténtico regalo para nuestros ojos.

Oklahoma State
@CowboyFB

El 5-0 de Oklahoma State no sorprende. Ha ganado todos los partidos por 10 o más puntos, dando una sensación de superioridad en todos ellos, quizás su último partido contra Texas Tech es en el que tuvo más dificultades.

Su ataque es todo un espectáculo, 6º del país con 42.3 puntos por partido. Esto lo consigue siendo uno de los equipos que más rápido pone en marcha el balón, 7º de la FBS con 20,8 segundo por jugada, rebajando en más de 3 segundos, su marca del año pasado. Esto es posible gracias a un equipo muy compenetrado y experimentado, dirigido por el QB Spencer Sanders. El jugador de 5º año parece que ha dejado atrás su inconsistencia de otros años y en los 5 partidos disputados hasta ahora ha conseguido 12TD y solo 2INT con una media de acierto del 61,5% de los pases. A esto hay que añadir sus 241 yardas y 6TD de carrera. Además la OL hace un magnífico trabajo en las jugadas de pase al haber permitido solo 6 sacks, 3 de ellos en el último partido, siendo la 13º del país al permitir sacks solo en el 2,53% de las jugadas.

Los destinos favoritos de Sanders son, en largo, los WR, Braydon Johnson y el sophomore Bryson Green que está cogiendo cada vez más importancia como destacan sus 4TD, mientras que para jugadas rápidas de pase cortos tenemos al gran pero pequeño WR Brennan Presley, un jugador de 3º año que hace diabluras con el balón en las manos, además de ser un gran retornador.

Una de las estadísticas que más me han llamado la atención es que Oklahoma State es el número 1 con un 100% en consecución de 4º downs contra equipos FBS pero es que solo lo ha intentado 2 veces. Según ha contado el propio Gundy hace unos años tenían un gran servicio de analytics, incluso tenían a una persona detrás de él que le iba diciendo que es lo que tenían que hacer en 3º o 4º downs, Gundy se dejaba llevar más por sus sensaciones y casi no le hacía caso, así que decidieron cortar por lo sano y por lo visto no les va mal.

Pero no todo en el ataque de los Cowboy es el juego aéreo, Mike Gundy, da mucha importancia al ataque terrestre como demuestra el hecho de que el 51.08% de sus jugadas son por tierra. En este aspecto destaca el RB Dominic Richardson con 86 carreras para 355 yardas y 4TD, merece la pena reseñar que el 2º corredor es Sanders con 58 intentos, el resto de jugadores solo han corrido 44 veces.

La defensa 4-2-5 en el quinto año de Jim Knowles estadísticamente hablando no es nada del otro mundo, 78º de los equipos FBS en puntos recibidos, 29,3, 117º en yardas recibidas por partido, 471 y 122º al permitir anotaciones en todos los viajes a la red zone de los equipos rivales, pero incluso con estos datos están 5-0, ¿por qué? El punto principal es su más que experimentada DL, 3 de sus 4 jugadores están ya en su 6º año, Brock Martin, Brendon Evers y Sione Asi, mientras que «solo» es el 5º años del DE Tyler Lacy, en total 175 partidos jugados entre ellos.

Esta defensa tiene como punto primordial parar el juego terrestre, para ello solo permite 3,5 yardas por acarreo, mientras que es el segundo peor equipo de la FBS en yardas de pase con 342,8 por partido. Su buen hacer en ataque y el oportunismo de la defensa 6º en el ratio balones perdidos y recuperados hace que por ahora sea suficiente para ser el 8º del país en el AP Poll.

Otros jugadores a destacar en la defensa de los Pokes son el Safety Jason Taylor II, uno de los mejores del college football, con 37 tackles, 4 pases defendidos y 1INT. Los LB Mason Cobb y Xavier Benson son el pegamento de esta defensa y por último también me gustaría destacar al CB Jabbar Muhammad que me ha gustado en los partidos que he visto de él.

Gundy ha construido un equipo perfectamente engrasado y experimentado que lleva varias temporadas dando siempre el do de pecho y que da gusto ver jugar, menos mal que no se fue a Tampa para la temporada 2012, nos habríamos perdido un grandísimo entrenador.

TCU

@TCUFootball

5-0, sí, 5-0. 13º del país, sí, 13º del país. Así llega TCU al partido contra Oklahoma State. Una TCU completamente renovada con Sonny Dykes al mando.

Tras el despido de Gary Patterson antes de finalizar la temporada pasada con un 3-5 en su haber y 20 temporadas al mando, se preveía un 2022 de transición pero todo lo contrario el equipo ha sabido renovarse y desde el principio está dando guerra en la BIG12 con victorias ante Oklahoma o la imbatida Kansas. Ahora toca certificar esta temporada y dar un golpe en la mesa con una victoria ante los de Stillwater.

El ataque es sin duda lo mejor de este equipo y continua la filosofía Air Reid que tanto ha mamado Dykes desde la Kentucky de Hal Mumme, a la Texas Tech de Mike Leach, implatándolo como HC en Louisiana Tech, California y SMU, irónicamente el enemigo por antonomasia de los Horned Frogs.

Fue justo en SMU donde Sonny dió la oportunidad a Garrett. Garrett para más señas Riley era el entrenador de RB en Appalachian State y cuando Dykes en la temporada 2020 buscaba OC para sus Mustangs no dudó en ofrecerle ese puesto al hermano de los Riley y menos dudó en llevarle consigo a Forth Worth, tras las fantásticas temporadas en SMU.

Me imagino a su hermano mayor, Lincoln Riley, actual HC de USC, llamando a su hermano pequeño y diciéndole: “Vaya paliza que les has dado a esos paletos de Oklahoma, ehh”. Bueno, seguro que no fue así pero mola creerlo. Fuera como fuera, lo que sí es seguro es que la llamada fue para felicitarle tras la contundente victoria como visitante en Oklahoma por 55-24. Y es que vaya sí se merece esa felicitación, el cambio de la temporada 2021 a esta 2022 ha sido espectacular, pasando de anotar 28,7 a 46,4 o de 430,7 a 530 yardas por partido y lo espectacular de todo esto es que ha sido con el mismo QB que el año pasado, Max Duggan

Nadie daba un dólar por Duggan cuando poco antes del comienzo de la temporada el staff técnico decidió que el QB titular para esta temporada iba a ser Chandler Morris, pero él no tiró la toalla y optó por no entrar en el Transfer Portal. No sabemos si tenía una bola de cristal y sabía que en el primer partido de temporada se iba a lesionar Morris, o si confiaba tanto en él que sabría que tendría una oportunidad, o sencillamente creía que no iba a estar mejor en ningún otro lado que en su cuarto año en la universidad de sus sueños, sea como fuera, decidió quedarse y además este fin de semana tiene la oportunidad de enfrentarse de nuevo a la universidad con la que una vez se comprometió.

Actualmente Duggan se encuentra en la lucha por el Heisman, sus 1305 yardas, 14TD y 1INT a lo que hay que sumar 204 yardas de carrera y 3TD más, así lo corroboran. Si su desempeño este próximo partido es similar a los anteriores, TCU se encontrará en la cúspide de la BIG12, entre los 10 primeros de la AP Poll y subirá en los escalafones de las apuestas al Heisman. Y digo similar porque una de las estadísticas más alucinantes que he visto estudiando este partido es el estilo de juego de las ranas, atentos, en los 3 últimos partidos ha lanzado, 29, 33 y 33 pases para completar respectivamente, 22, 23 y 23 pases con 3TD por partido.

Si repetir esos números no es tener claro un sistema de juego, ya no sé lo que es. Pero es que estamos hablando de que es el mejor equipo de la FBS en yardas por carrera con 7,1 y es que más del 50% de sus jugadas son terrestres. En este apartado destaca el RB de 3 años Kendra Miller con una media de 6,9 yardas por partido y 6TD. Mientras en el juego aéreo por fin ha despertado la bestia, el WR Quentin Johnston que estaba haciendo una temporada discreta pero que en el último partido contra Kansas destapó el tarro de las esencias consiguiendo 14 recepciones para 206 yardas y 1TD, en los anteriores partidos solo había conseguido 12 recepciones y 114 yardas.

Pero si TCU quiere ganar a OSU necesita de su mejor nivel defensivo.

Estamos hablando de un equipo que recibe 23,8 puntos y más de 400 yardas de media por partido que se enfrenta a una máquina anotadora. Estadísticamente no destacan en ninguna faceta, quizás lo más llamativo es que es el equipo 21º de toda la FBS en porcentaje de completados por los QB rivales, permitiendo solo el 56,21%, En este aspecto tengo que nombrar al que para mi es uno de los mejores CB del país, Tre’Vius Hodges-Tomlinson, sobrino del gigante entre gigantes, el RB LaDainian Tomlinson, leyenda en TCU, que ha conseguido 18 tackles y 3 pases defendidos. Junto a él en la secundaría destacan los safeties, Mark Perry y Abraham Camara con 49 tackles entre los dos.

En la DL destaca Tymon Mitchell, el que fuera un recluta 4 estrellas de Georgia en la temporada 2019, decidió entrar en el Transfer Portal comprometiéndose con TCU para pasar a estar a las órdenes del DC Joe Gillespie que llegó este año a TCU después de ser durante los últimos 3 años DC de Tulsa. Especialista en entrenador de LB su trabajo lo están aprovechando de forma genial los LB Johnny Hodges, Jamoi Hodge y Dee Winters, entre los 3 suman 71 tackles y 6,5 sacks. Cuidado con ellos Spencer Sanders.

Tre’Vius Hodges-Tomlinson una pesadilla para los QB rivales

Por todo lo dicho preveo un partido muy igualado aunque me decanto por la victoria local ya que creo que con el ambiente que va a haber en el Carter Stadium, la defensa de los locales van a ser capaces de parar las suficientes ocasiones a Oklahoma State para dejar que su ataque dé la puntilla al partido. No obstante, os dejo un dato: Oklahoma State desde 2016 tiene marca de 14-3 en partidos decididos por 3,5 puntos. Desde 2010 esta marca en partidos jugados fuera de casa es de 13-2. Difícil apostar contra ellos pero yo lo voy a hacer:

Oklahoma State 27 – TCU 31

@Vivo_CFB

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest