#5 CLEMSON TIGERS AT #21 WAKE FOREST DEMON DEACONS

#ALLIN🐅 Vs. #GoDeacs🎩

📅 24/09/22

18:00 / 📺 ABC

🏟 TRUIST FIELD, WINSTON-SALEM (NORTH CAROLINA)

Recuerdo con mucha nostalgia ver vídeos musicales en la televisión, cuando solo existían dos canales, la uno y el UHF. En aquellos años, un programa como “La bola de cristal”, el cual emitía videoclips, estaba destinado al público infantil. “No se ría, no se ría, de la bruja avería”… ¡Todo aquel que esté cercano a las cuatro décadas no se acuerda de ese ritmo pegadizo! 

Recuerdo en uno de los vídeos ver al cantante de “The Cure”, Robert Smith llenándose de telarañas progresivamente. Tanto él, como todo lo que le rodeaba se iba cubriendo de ellas y, quizás, incluso ajando. Con la tierna edad de infante que entonces poseía y lo fácilmente impresionable que era, me causaba miedo. Y miedo precisamente no es lo que causa la defensa de Wake Forest este año. Quizás, ese miedo, y espero con muchas ganas equivocarme, es el que provoca la defensa al propio aficionado. Bien es cierto que hay esperanzas puestas en el trabajo de Brad Lambert, pero las bajas como, por ejemplo, de Luke Masterson o de Ja’Sir Taylor se están notando. Se necesita con urgencia que se dé un paso adelante. 

Quizás, este sea uno de los mejores duelos que nos puede ofrecer la ACC a día de hoy. Dos equipos que se jugarán el invicto. Los Tigers visitan el feudo demoníaco de Winston-Salem dispuestos a mantener su imbatibilidad y endosarle la primera derrota de la temporada a Wake Forest, que se muestra titubeante, tras la victoria nada convincente ante Liberty Flames. 

Hay mucho por jugar y por demostrar en el emparrillado. Por un lado, Wake Forest que quiere dejar atrás las dudas que ofrece en su juego y, sobre todo, en su defensa. Por otro lado, Clemson que está en franca progresión y que, para nada, es el equipo del año pasado. 

Según el ranking actualizado de la prensa, el número 21 recibe al número 5 de la nación. A las 18:00 (hora española), con un Truist Field que colgará el cartel de no hay billetes, retransmitido por la ABC y con una meteorología apacible, se nos presenta un partido maravilloso que disfrutaremos al máximo.

Robert Smith, cantante de «The Cure».

CLEMSON

@ClemsonFB

La confianza de la universidad en Dabo Swinney es plena. Y así lo confirmaron cuando le ofrecieron una extensión de contrato muy jugosa y sustancial, superando incluso a la del entrenador Kirby Smart. El nativo de Birmingham, Alabama, tomó el mando de los Tigers y les dio un brillo y un esplendor increíbles en estos años pasados… pero no lo fue así este último. Acostumbrados a grandes temporadas, la última fue, quizás, decepcionante para todos sus seguidores. 

La afrenta pretérita contraída la pasada temporada, hace que esta sea una temporada de venganzas. Venganza por el 10-3 final y por no estar en los playoffs. Venganza por la mala temporada ofensiva que se tuvo. Y, sobre todo, venganza por no haber estado acorde a la excelencia requerida que en los últimos años Clemson ha exigido. 

Para ejecutar estos desquites, Dabo y su cuerpo técnico contarán con muchos jugadores que vuelven y que están mejorando sus prestaciones, pero eso es algo que ahora contaremos. 

A nivel ofensivo, estamos viendo la frescura que ha logrado poner al ataque el nuevo coordinador ofensivo Brandon Streeter. Dabo siempre demostró confianza en el puesto que sabía de lo que era capaz cuando lo trajo de vuelta a casa, puesto que Brandon estudió y jugó en Clemson. También es el entrenador de quarterbacks y está logrando volver a encauzar a DJ Uiagalelei, al cual se le vieron las costuras más de una vez la temporada pasada. Pero este año, para DJ, es diferente, y se está viendo en el emparrillado rasgos de aquel dinamismo mostrado cuando debutó. Ha aumentado su porcentaje de pases completados de manera ostensible y está jugando con inteligencia, pero ahora mismo le viene una gran prueba de fuego, puesto que como dice @Clemson_Esp, este es su primer gran rival y es hora de hacer de un partido más que serio.

Will Shipley es el buque insignia de este ataque. Con él, la ofensiva terrestre está más que cubierta, si bien cuenta con escuderos más que válidos y que otras universidades estarían encantados de poder contar con ellos para sus filas como son Phil Mafah y Kobe Pace. A pesar de la línea ofensiva, están haciendo buenas carreras y eso se va notando. Y sí, se señala a la línea ofensiva, porque son capaces de hacer mucho más de lo que están haciendo. En favor suyo diremos que tienen buen margen de progresión y estaremos atentos a esta unidad, especialmente, para ver si las esperanzas que había sobre esta eran fundadas. 

El juego aéreo debe colaborar más para el equipo. Es agradable ver la irrupción del freshman Antonio Williams, pero, sin duda, se esperaba más aportación de E.J. Williams, el cual en su primera temporada deslumbró, pero parece que diversas lesiones cortaron su progresión. Joseph Ngata y Beaux Collins deben dar un paso adelante y hacerse importantes. 

La temporada pasada la defensa marcó un standard tremendo. La defensiva de Brent Venables fue la segunda de la nación que menos puntos recibió a nivel colegial. Meritorio fue dejar en 27 puntos a Wake Forest la temporada pasada, cuando aquella ofensiva era una máquina bien engrasada o dejar a cero a los Gamecocks, en el último partido de la temporada regular. Y este año, con Wes Goodwin como nuevo coordinador defensivo, la exigencia será la misma o incluso mayor. 

El cuerpo de linebackers es brutal y está teniendo un impacto tremendo. Trenton Simpson y Barrett Carter están haciendo las delicias de Goodwin y están llegando a todas partes. Otro que no se queda atrás es Keith Maguire, que, junto con Jeremiah Trotter Jr., mantiene bien cubierto el puesto de linebacker. 

Bien es cierto que la defensa de Clemson ha tenido bajas importantes y las va a seguir teniendo para este partido. Pero uno de los que vuelve es Bryan Breese. Este DL va a ser una gran prueba de fuego para la línea demoníaca. Otro que también se espera que vuelva es Tyler Davis. Si retorna junto con Breese, la verdad que sería un tremendo subidón para la defensa de los Tigers, aunque todavía no se sabe si podrán contar con Xavier Thomas, aunque seguramente sea baja. No nos olvidamos de K.J. Henry, el cual está rindiendo a un gran nivel y demostrando porque había tantas esperanzas puestas en él. 

Las bajas más notables en defensa, quizás, sean Andrew Mukuba y Nate Wiggins. Con ellos dos en el campo, el juego aéreo contrario, sin duda, que se ve reducido en su eficacia. Si esto le sumamos que, quizás, esta zona de la defensa sea la mas “debil”, por así decirlo, y siempre entrecomillando, puesto que Clemson es un equipo bestial, podemos vislumbrar una zona de ataque para el equipo del negro y oro. Aún así, jugadores como Jalyn Phillips, Fred Davis, R.J. Mickens o el hijo del antiguo coordinador defensivo, Tyler Venables pueden demostrar por qué están en un equipo tan competitivo como son los Tigers.

En cuanto a equipos especiales siguen Aidan Swanson y B.T. Potter. Este último ha ido mejorando año a año sus porcentajes y esta temporada se espera que su progresión continúe. Mientras tanto, Aidan recoge el testigo de Will Spiers, antiguo walk-on de la universidad y que no pudo hacerse un hueco esta temporada en la NFL.

¿Es DJ el futuro de estos Tigers?

WAKE FOREST

@WakeFB

No os dejéis engañar por cómo viene Wake Forest. A pesar del invicto, son muchas las dudas que acucian al equipo de Clawson. Hay que reconocer que el síndrome de Paget-Schroetter, que hizo que Sam Hartman no fuera de la partida en el partido inaugural de la temporada, ha marcado y mucho. Las preocupaciones sobre su estado de salud han sido la comidilla y, aunque aún siguen siéndolo, a pesar de haber vuelto, con este partido deberían estar despejadas, si no lo están ya, que deberían. Aún así, es normal, puesto que el síndrome de Paget-Schroetter o como se conocía hace décadas “Trombosis inducida por esfuerzo”, afecta a las extremidades dominantes y, precisamente, eso en un quarterback… 

También era la comidilla la temporada pasada la defensa, que si bien tenía sus momentos, su juego contra la carrera no era lo mejor (por decirlo finamente) que se podía ver. Sufrían mucha anotación como, por ejemplo, contra Army (56 puntos), North Carolina (58 puntos) o contra Clemson, rival de esta jornada (48 puntos). A partir de todo lo dicho, vamos a intentar desgranar la defensa y el ataque de los Diáconos Demoníacos.

A nivel ofensivo, está claro que la “Slow Mesh” de Clawson y Ruggiero ha conseguido unos resultados sobresalientes. Ruggiero, coordinador ofensivo y entrenador de quarterbacks de Wake Forest y que llegó junto con Clawson desde Bowling Green, sigue puliendo ese diamante que tiene entre manos como es Sam Hartman. Hay dudas sobre el estado del bueno de Sam. Y es normal. En determinados compases de los partidos anteriores no ha estado atinado. Y repito, es normal. Pero las esperanzas de la ofensiva recaen sobre sus hombros y si se ha estado guardando algo, es el momento de poner las cartas sobre la mesa. Porque si algo le falta tanto al QB nativo de Charlotte, como al resto del equipo, es ganar a Clemson. Y van a luchar por ese upset maravilloso.

El juego terrestre establecido entre Justice Ellison, Christian Turner y Quinton Cooley no ofrece duda alguna. Es más, no preocupa, puesto que hay fondo de armario con, por ejemplo, Desmond Claiborne. Quizás, lo que preocupe para el juego de carrera es la línea. Seamos honestos aquí. Sustituir a Zach Tom no es moco de pavo y, el encargado de ello, Je’Vionte Nash lo tiene difícil. Aún así el resto de la línea sigue y no debería mostrar tanta dificultad como ha mostrado en diversos tramos de los partidos. Sobre todo, con penalizaciones muy evitables. 

En el juego aéreo, todo el mundo tiene apuntado el nombre de A.T. Perry. Rompió algunos récords de la universidad la temporada pasada y este año va a estar más vigilado que nunca, ya que la otra gran arma que había, Jaquarii Roberson, está en la PS de los Steelers.

Ante este gran hueco dejado por uno de los mejores receptores que ha tenido la universidad, surgen jugadores como el ya conocido Taylor Morin y, sobre todo, Donavon Greene, que se perdió la temporada pasada por lesión. Es más, mucho cuidado a los aportes de Jahmal Banks y Ke’Shawn Williams, jugadores que la temporada pasada ofrecieron momentos muy interesantes y aportaron cuando se les necesitó.. 

A nivel defensivo, más sombras que luces, eso está claro. Se echa en falta el ímpetu y la energía que siempre muestra Nick Andersen, pero, de momento, sigue con su rehabilitación y será baja nuevamente. Como también lo será Coby Davis, el sénior que consiguió un pick six contra Liberty. El nickel titular, quizás, sea baja para lo que resta de temporada, lo cual supone otra losa más en la pesada carga que soporta esta defensa. Su sustituto como titular será seguramente Isaiah Wingfield.

Pero no todo son malas noticias. Malik Mustapha, el sustituto de Nick Andersen está jugando a un gran nivel, lo que da esperanzas a los backs de los Deacons. Junto a él, en el safety, Chelen Garnes será titular. Junto a ellos, atrás Caelen Carson y Gavin Holmes, que intentarán hacer del partido de los receptores de Clemson, una pesadilla. 

El liderazgo heredado de Masterson por Ryan Smenda no ha aparecido aún, y mientras tanto otros jugadores vienen pugnando fuerte por su puesto. Grata sorpresa ha sido ver a Dylan Hazen jugando snaps de calidad. Mientras tanto, al lado de Smenda se supone que estará el junior Chase Jones. Quizás, estemos ante la unidad que más ha de dar el paso al frente para este partido. 

Delante de ellos, Jasheen Davis parece haberse diluido tras las grandes esperanzas mostradas la temporada pasada y mientras tanto JaCorey Johns le ha comido la tostada. Junto a JaCorey, Rondell Bothroyd, del cual ya en anteriores previas hemos hablado y que se ha hecho un nombre por sí solo, convirtiéndose en uno de los líderes silenciosos del roster demoníaco. En el centro, Dion Bergen y Tyler Williams están siendo señalados y deben subir el nivel. Elevarlo como ha hecho el procedente de la Universidad de Richmond, Kobie Turner, cuya llegada ha sentado como un soplo de aire fresco. 

Brad Lambert, que ya estuvo en Wake Forest en la época dorada de Jim Grobe, ha vuelto para poner a la defensiva en su sitio y no es un trabajo baladí el que tiene por delante. Tiene mucho por hacer y, quizás, no sea el momento idóneo para enfrentarse a la ofensiva de los Tigers, pero si hay que demostrar brotes verdes, ha de ser en un partido como este. 

¡Que no se nos olviden los equipos especiales! Puesto que la baja de Nick Sciba es muy grande y la verdad que Matthew Dennis, que, por el momento, está teniendo un concurso perfecto y sin tacha alguna, tiene unos zapatos difíciles de llenar… Mientras tanto, el punter Ivan Mora regresa de una lesión importante y va cogiendo ritmo de competición a la vez que va afinando su puntería.

Primer partido de conferencia para Wake Forest y segundo para Clemson. Un duelo que no dejará indiferente a nadie. Será un partido que indique las aspiraciones de cada uno. Los deseos de los Tigers, en este caso, serían volver a los playoffs y ganar nuevamente la ACC. Por parte de los Demon Deacons, aspirar a tener una temporada exitosa como la anterior. El Truist Field se vestirá con sus mejores galas para este sábado ver un auténtico partidazo, que no dejará indiferente a nadie.

@WakeFB_Spain – @ElchicodelDAI

Sam espera recuperar su nivel ante Clemson.

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest