WYOMING COWBOYS at  COLORADO STATE RAMS

#RideForTheBrand🤠 Vs. #RamsGrit🐏

📅 13/11/22

01:00 / 📺 CBS SPORTS NETWORK

🏟 CANVAS STADIUM, FORT COLLINS (COLORADO)

“The Border War” es el nombre que recibe la lucha que mide a los programas futbolísticos de Colorado State Rams y Wyoming Cowboys. El primer encuentro que midió a estos dos equipos fue el 30 de noviembre de 1899, y cayó del lado de la entonces Colorado Agricultural por 12-0. Desde esa pretérita fecha, Rams y Cowboys se han batido el cobre en 113 ocasiones, liderando Colorado State la serie histórica (59 victorias, 49 derrotas, 5 empates). 

En 1968, los “ROTC detachments” de ambas universidades implantaron la llamada “Bronze Boot”, un trofeo itinerante que se otorgaba al ganador de este apasionante duelo. Esta bota recrea el calzado que fue utilizado por el Capitán Dan J. Romero en la Guerra de Vietnam. En el último enfrentamiento, Wyoming derrotó 31-17 a los Rams. 

La madrugada del domingo viviremos, en el Canvas Stadium, una nueva reedición de esta clásica batalla fronteriza. Wyoming lleva una ventaja de 6-4 en las últimas batallas por la adquisición de la preciada “Bota de Bronce”. Las huestes aleccionadas por el incombustible Craig Bohl buscarán su tercera victoria consecutiva a domicilio, tras su triunfo, en Honolulu, ante los Guerreros del Arcoíris. Por su parte, los Rams esperan redimirse de la derrota frente a San José State (28-16) y triunfar ante su gran rival. 

WYOMING

@wyo_football

Wyoming (6-3, 4-1 Mountain West Conference) están jugando muy bien, tanto ofensiva como defensivamente, y este buen juego se traduce en un récord muy positivo y en una racha de tres victorias consecutivas. Algo que no se puede decir de su rival, aunque en estos duelos de gran rivalidad, el estado de forma y de sensaciones, no siempre es un factor. 

Los Cowboys están promediando 24’4 puntos por partido y consiguiendo una media de 339 yardas por duelo, que se dividen en 194 yardas terrestres y 145 yardas aéreas. El quarterback Andrew Peasley es el jefe de operaciones de la ofensiva cowboy. Completa solamente el 52’8% de sus lanzamientos, alcanzando 1280 yardas, 9 TDs y sufriendo 5 interceptaciones. Además, suma 334 yardas y 2 anotaciones por tierra. 

Teniendo en cuenta dichas estadísticas, podemos intuir que la peligrosidad en el ataque de Wyoming llega, sin duda, por tierra. El running back Titus Swen es el auténtico adalid de esta ofensiva. En 148 acarreos, acumula 679 yardas y 7 TDs. Está muy bien secundado por los corredores D.Q. James (322 yardas) y Dawaiian McNeely (297 yardas, 1 TD). Por aire, la productividad llega de la mano de los wide receivers Joshua Cobbs (346 yardas, 2 TDs) y Wyatt Wieland (285 yardas, 1 TD), así como de los tight ends Treyton Welch (209 yardas, 4 TDs) y Parker Christensen  (137 yardas, 1 TD). 

Defensivamente, los Cowboys han mejorado muchísimo su rendimiento con respecto a temporadas pretéritas. Conceden una media de 24’2 puntos por encuentro, mejorando este rendimiento ofensivo en las últimas jornadas. Lo mejor de su zaga llega en la presión al quarterback rival, donde la unidad completa lleva la enorme cifra de 26 sacks. El linebacker sophomore Easton Gibbs (75 placajes, 1 sack, 1 fumble recuperado, 1 fumble TD) ha tomado el relevo de Logan Wilson y Chad Muma como gran middle linebacker. Forma una gran pareja de baile con el otro LB Shae Suiaunoa. Hablar de presión es sinónimo de citar tres espectaculares linieros defensivos: Devonne Harris (7 sacks), Oluwaseyi Omotosho (5 sacks) y Braden Siders (5 sacks). En la secundaria, los nombres más interesantes son los de los safeties Wyett Ekeler e Isaac White.  

Gibbs, el nuevo gran MLB de Wyoming – gowyo.com

COLORADO STATE

@CSUFootball

Tras su triunfo frente a Hawai’i -uno de los peores equipos de la conferencia y de toda la FBS-, Colorado State ha encadenado dos derrotas consecutivas. La era de Jay Norvell no ha empezado nada bien. Esta circunstancia era de esperar, pues cambiar de un sistema ofensivo tan ortodoxo y terrestre -como el de Adazzio- a un sistema “Air Raid”, pues conlleva grandes dificultades. Los Rams son acreedores de un récord muy negativo de 3-7 (2-3 en la Mountain West), pero están sentando las bases de un proyecto muy sólido y que aspira a altas cotas en los próximos años. 

Colorado State apenas promedia 12’9 puntos por partido, llegando a unas pírricas 279 yardas totales por encuentro, de las que 189 son aéreas y 90 llegan por tierra. El quarterback freshman Clay Millen es el encargado de comandar el ataque de CSU. Ha completado el 70’6% de los pases que intenta, consiguiendo 1266 yardas, 6 TDs y sufriendo 5 interceptaciones. Tiene muchísimo descaro y creo que lo mejor de su football llegará la próxima temporada, cuando todas las piezas encajen en un sistema muy novedoso y antitético, con respecto a lo que se estaba acostumbrado en Fort Collins. 

El máximo socio de Millen es el sensacional receptor Tory Horton, que ya acumula 797 yardas y 6 TDs. En este sistema aéreo, también están aportando los wide receivers Justus Ross-Simmons, Ty McCullouch, Melquan Stovall y el ala cerrada Tanner Arkin. Por tierra, existen más problemas para asentar un juego de ataque potente. No obstante, el indiscutible líder de este backfield es Avery Morrow, que, en 121 acarreos, ha obtenido 626 yardas y 4 TDs. 

El gran problema de Norvell está viniendo del terreno defensivo, pues Colorado State está concediendo 31’7 puntos por duelo. Esta sangría de puntos tiene que ser frenada si los Rams quieren crecer. Los jugadores más productivos de esta zaga son el defensive back Jack Howell (88 tackles, 1 pase defendido, 3 interceptaciones, 1 fumble forzado) y el descomunal defensive line Mohamed Kamara (33 tackles, 6’5 sacks, 2 fumbles forzados, 1 fumble recuperado). Además, habrá que prestar especial atención a los linebackers DeQuan Jackson, Cam’Ron Carter, al DL CJ Onyechi y al DB Henry Blackburn.  

@EduBillsMafia

Millen, todo desparpajo – denverpost.com

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest🏈