MOUNTAIN WEST CONFERENCE

Volver a la guia

 

SEÑAS DE IDENTIDAD:

La Mountain West Conference es la más joven de todas las conferencias de la Football Bowl Subdivision (FBS). Se fundó en julio de 1999. Sus equipos pertenecen a la zona oeste del país y se caracteriza por defensas fuertes y un poderoso juego de carrera. La competitividad está asegurada, aunque Boise State Broncos se ha erigido, en la última década, como el programa dominante.

La conferencia se divide en dos divisiones:

MOUNTAIN DIVISION: 1) Boise State Broncos; 2) Air Force Falcons; 3) Utah State Aggies; 4) Wyoming Cowboys; 5) Colorado State Rams; 6) New Mexico Lobos.

WEST DIVISION: 1) Hawai’i Rainbow Warriors; 2) San Diego State Aztecs; 3) Nevada Wolf Pack; 4) San José State Spartans; 5) Fresno State Bulldogs; 6) UNLV Rebels.

@EduVall82

MOUNTAIN DIVISION

AIR FORCE FALCONS.

(COLORES: AZUL & PLATA)

PRIMERA TEMPORADA: 1955.
CIUDAD (ESTADO):  Colorado Springs (Colorado).
ESTADIO (CAPACIDAD): Falcon Stadium (Capacity: 46,692).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 3 Western Athletic Conference – 2 Mountain West Conference.

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Los halcones vivos han sido tradicionalmente la mascota de Air Force. Con un entrenamiento de más de 300 horas en un periodo de 6 semanas, hacen las delicias de los fans con su vuelo a más de 200 millas por hora en los días de partido.

Una mascota humanoide conocida como «The Bird» también engrosa las filas de la Academia. Conocida por sus llegadas en limusina, saltos en paracaídas y a galopes a caballo.

 

La tradición más espectacular es la de la entrega del balón de cada partido. Los paracaidistas del “Blue Wing” se lanzan y aterrizan con el ovoide en mitad del campo, realizando un vuelo espectacular con las Motañas Rocosas de fondo. También son tradicionales los pasos de los F-16 Thunderbirds, a ras de estadio.

RIVALIDADES.

La Fuerza Aérea tiene una rivalidad tradicional con las otras dos academias militares, Army y Navy; los tres juegan por el Commander in Chier’s Trophy. Air Force ha ganado el trofeo en 20 ocasiones, más que cualquiera de sus rivales.

Hay una sana rivalidad con Colorado Satate (CSU), universidad vecina, con quien se ha enfrentado en 58 ocasiones. Desde 1980, el ganador de este encuentro se lleva a sus vitrinas el Ram-Falcon Trophy.
También existe una fuerte rivalidad con Colorado, aunque no se enfrentan últimamente de manera habitual. Se han producido varios incidentes en este duelo, destacando el de 1973 en que los aficionados lanzaron huevos y cerveza a los cadetes y el staff de Air Force.

TEMPORADA 2020.

La Mountain West fue de las conferencias que más tarde comenzó su acción, lo que -unido a la cancelación de 2 partidos por casos de Covid en las plantillas- dio como resultado a una temporada corta con tan solo 6 partidos que no pasará a la historia. Air Force sufrió derrotas frente a San Jose State, Boise State y la más dolorosa frente a Army, que le privó de ganar el Commander in Chief’s Trophy. Derrotaron a Utah State, New México y la alegría de la temporada fue la aplastante victoria frente a Navy por 40-7 La plaga de Red Shirts la temporada pasada, todas ellas por lesión, en 2020 dejaron a los Falcons con escasez de personal a corto plazo, pero -sin embargo- llenos de experiencia para este nuevo curso.

 

JUGADORES HISTÓRICOS.

Sid Abramowitz (T) 1982-1983, Austin Cutting (LS) 2016- 2019, Bryce Fisher (DE) 1996-1999, Ben Garland (C9 2006-2009) Chris Gizzi (LB) 1994-1997, Chad Hall (WR) 2008-2009 , Chad Hennings (DT-DE) 1985-1988, Beau Morgan (RB) 1994-1997.

ESTRELLA OFENSIVA:  Brad Roberts

El potente tailback va a tener que echarse a la ofensiva de Air Force a sus anchas espaldas. A pesar de que Haziiq Daniels amenaza con sus pases de vez en cuando, lo que funciona en los Falcons es la carrera. Emergió en los últimos 3 partidos de la temporada, los únicos en los que fue titular y, en tan solo 4 partidos disputados, logró 461 yardas y 5 touchdowns con el mayor promedio de yardas de carrera por partido de la Mountain West.
Veremos si su facilidad para romper líneas defensivas, continúa intacta sabiéndose más vigilado por las defensas rivales. Sus mejores aliados para conseguirlo, serán el fullback Omar Fattah y el poder bloqueador del Tight End, Kyle Patterson.

ESTRELLA DEFENSIVA: Demonte Meeks.

Una operación le mantuvo en el dique seco en el 2020, pero -en su regreso- Demonte Meeks, en su año senior, debe ser el eje central de la defensa de los Falcons. Prueba de ello es que ha sido destacado en el segundo equipo de la Mountain West,
El inside linebacker de Ohio, realizó 98 tackles la temporada 2019, 43 de ellos en solitario, además de 4 sacks y 1 fumble provocado. Su temporada fue muy de menos a más, terminando a un nivel espectacular. Si recupera el nivel físico anterior a su lesión, es un jugador que va a sorprender.

 

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Como no podía ser de otra forma, los Falcons han realizado un reclutamiento bastante discreto -al nivel de los 3 programas militares-. Según los especialistas, el 96º de la nación y el 8º de la Mountain West.
Destacan jugadores valorados con 3 estrellas como Isaiah Henderson (edge) Tylan Hines (RB) y Terrel Jackson (CB). Además, también han adicionado numerosos jugadores con esta valoración como son los OL Christien Hawks, Jack Burnett y Dillon Gilbert. Los DLs Zach Myers, Caleb Tompkins y Aidan Swartz. Otros nombres importantes serán Marceese Yetts (RB), Dru Polidore (CB), Jamal Marshall (S) y los receptores Tre Roberson y Braylon Fowler.

ENTRENADOR: TROY CALHOUN.

Fue contratado el 22 de diciembre de 2006 para ser head coach de Air Force, reemplazando a DeBerry, que se retiró después de 23 años como entrenador de los Falcons. Calhoun lleva camino de ser tan longevo en el puesto como su predecesor. Con un récord de 101-72, ha convertido al programa en un programa ganador, diputando 10 bowls y ganando 5 de ellas. El 4 de diciembre de 2007, fue nombrado Entrenador del Año de la Mountain West.
Su esquema se basa en el juego de carrera con formaciones pesadas, y la defensa 3-4, aunque con el paso de los años va introduciendo más y más jugadas de pase.

 

TEMPORADA 2021.

A priori, su calendario no es de los más difíciles de la FBS, y basándose en su potente y experimentada defensa y el buen hacer del sorprendente quarterback debutante como titular el año pasado -Haaziq Daniels-, se espera que logren -sin muchos problemas- un balance de victorias positivo.
Una temporada excepcional sería poder disputar el título de la Mountain West, lo cual no parece muy descabellado si le respetan las lesiones un poco más que en 2020.
Objetivo principal: disputar una Bowl y ganar el Commander in Chief’s Trophy.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

Air Force Vs. Navy (11 de septiembre);
Air Force at Boise State (16 de octubre);
Air Force at Army (6 de noviembre);
Air Force at Colorado State (13 de noviembre);
Air Force at Nevada (19 de noviembre).

@navy_esp – @AlbertoHerreroH

BOISE STATE BRONCOS.

(COLORES: AZUL & NARANJA)
PRIMERA TEMPORADA: 1933.
CIUDAD (ESTADO): Boise (Idaho).
ESTADIO (CAPACIDAD): Albertsons Stadium (36.387).
TÍTULOS NACIONALES & TÍTULOS CONFERENCIA: 4 (1 Junior College – 3 FCS) – 20 (6 Big Sky – 2 Big West – 8 WAC – 4 Mountain West Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Todo fanático de los Broncos tiene que amar el color azul. Muchos aficionados, periodistas y jugadores critican el celebérrimo blue turf del Albertsons Stadium, pero el azul es algo consustancial a la idiosincrasia de Boise State. El blue turf se ha convertido en algo icónico del college football. Siempre que alguien pronuncia la palabra “Boise”, el aficionado bronco debe responder inmediatamente “State”. Este grito retumba en el Albertsons Stadium e insufla ánimo en el equipo. Un lado del campo grita “Boise” y la otra mitad del estadio responde “State”. Pero esta bella tradición no solo se da en el Albertsons Stadium, sino que comienza en el propio parking, justo antes de dar buena cuenta de cerveza y sabrosos asados en los multitudinarios tailgates.
Buster Bronco es el nombre de la mascota oficial de Boise State Broncos. Es un caballo antropomórfico, con una larga melena y que siempre va ataviado con la elástica azul del equipo, portando el número #0. Su primera aparición se dio allá por 1932, siendo seleccionado por el Cuerpo de Estudiantes. Suele estar acompañado de Bronco Girl, que siempre es aclamada en el Albertsons cuando irrumpe cabalgando en su caballo, mientras el equipo de football hace su aparición. Incluso, Buster es el protagonista de un libro infantil, que lleva por título “Buster Becomes A Bronco” y que se publicó en 2008.

 

RIVALIDADES.

Los tres grandes rivales de Boise State son Fresno State, Idaho y Nevada. La tremenda rivalidad existente entre Boise State Broncos y Fresno State Bulldogs deriva de la época en la que ambos programas competían en la misma conferencia, la WAC. El ganador del clásico Milk Can se lleva un cántaro de leche, que simboliza el dominio de Bulldogs o Broncos sobre su rival hasta la próxima batalla por el cántaro. Es una rivalidad relativamente joven, pues se inició el 17 de septiembre de 1977 (Fresno State destrozaba 42-7 a Boise State). A pesar de este horripilante inicio, el programa de Boise lidera la serie por 15 victorias y 7 derrotas. El último enfrentamiento de esta “Battle for the Milk Can” aconteció el 1 de diciembre de 2018, llevándose los Bulldogs la victoria en la prórroga por 19-16. En 2021, volverán a verse las caras en Fresno (California).
Otra gran rivalidad de Boise State se establece con Nevada. Se ha disputado un partido anualmente entre estos dos programas desde 1971, con la salvedad de los años 1978, 1992, 1995, 2000, 2015-2016 y 2019-2020. El primer enfrentamiento cayó del lado del equipo sito en Idaho, por 17-10. El último enfrentamiento data de la temporada 2018, y la victoria también fue para los Broncos (31-27). En total, se han disputado 43 encuentros de máxima rivalidad entre esos dos equipos, ostentando el liderazgo de la serie Boise State con 30 triunfos y 13 derrotas.
Por último, la rivalidad estatal con Idaho Vandals tuvo su fin en 2010, tras el pase de los Broncos a la Mountain West Conference. Boise State rechazó volver a jugar con Idaho, así que los Vandals no fueron menos y decidieron rechazar volver a batirse el cobre con los Broncos en baloncesto -deporte en el que Boise State es claramente inferior a su vecino de estado-. En total, se han disputado 40 enfrentamientos entre Idaho y Boise State, con 22 triunfos para los Broncos, 17 para los Vandals y un único empate.

TEMPORADA 2020.

La temporada 2020 de Boise State fue muy extraña, estando muy determinada por las lesiones y los constantes aplazamientos de partidos a causa de la COVID-19. No obstante, el equipo llegó al Mountain West Championship -una vez más-, aunque fue batido claramente por los Spartans. El año se iniciaría con claras y contundentes victorias ante Utah State (42-13) y Air Force (49-30). La visita a Provo, para medir sus fuerzas con BYU, resultó una catástrofe y las huestes -entonces- aleccionadas por Bryan Harsin fueron claramente derrotadas por 17-51. El equipo supo sobreponerse y dominó sin remilgos a Colorado State (52-21) y Hawai’i (40-32). Los Broncos se jugaban absolutamente todo en su visita a Laramie. Boise State lograba un épico triunfo, en un War Memorial Stadium totalmente nevado, y su pasaporte para la final de conferencia. No obstante, San José State fue muy superior a Boise State y se llevó su primer campeonato conferencial.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Kellen Moore (QB); Randy Trautman (DL); Cedric Minter (RB); Titus Young (WR); Kyle Brotzman (K); Ryan Lady (OL); Kyle Wilson (CB); Austin Pettis (WR); Ian Johnson (RB); Jared Zabransky (QB); Doug Martin (RB); DeMarcus Lawrence (DE); Leighton Vander Esch (LB); Orlando Scandrick (CB); Jay Ajayi (RB); Jeremy McNichols (RB); Brett Rypien (QB); Alexander Mattison (RB); Curtis Weaver (DE); John Bates (TE) y Avery Williams (CB).

ESTRELLA OFENSIVA: HANK BACHMEIER.

El “Huracán” Hank Bachmeier entra en su año junior y tratará de hacer recordar a aquel joven quarterback freshman que deslumbró en el opening game de 2019, realizando un partido épico en Tallahassee frente a Florida State. Las continuas lesiones han lastrado una carrera que se presuponía que podía ser impresionante. En sus trece titularidades, ha tenido pocas luces y muchas sombras, aunque pocos pueden dudar de su calidad y su valentía en el juego. La mejor versión de Bachmeier será la más importante noticia para los Broncos. El año pasado, en tan solo cinco partidos, logró un 61’1% de pases completados, 1150 yardas de pase, 6 touchdowns y sufrió dos interceptaciones.

ESTRELLA DEFENSIVA: SCOTT MATLOCK.

El defensive tackle junior Scott Matlock tiene un talento inmenso y está preparado para realizar otro gran año. En 2020, en tan solo seis partidos, logró 22 tackles totales, 4’5 tackles for loss, dos sacks y logró bloquear dos patadas. Junto con Shane Irwin, Scale Igiehon y Demitri Washington formará una línea muy experimentada y muy agresiva, que tratará de devolver a la zaga de los Broncos a los puestos más importantes del Group of Five. La elección de Andy Ávalos como head coach (fue coordinador defensivo de Boise State en el periodo 2016-2018) puede catapultar y dar la mejor versión de Matlock.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Boise State es cuna de grandísimos jugadores y es uno de los programas más dominantes de la Mountain West Conference. El recruit de Boise State ha sido posicionado en el puesto 67º de la nación y segundo de la conferencia, siendo algunos de los reclutas más sobresalientes de los Broncos para la presente campaña: Jalen Neal (CB), Jai Jones (LB), Mason Randolph (OL), Rejhan Tatum (LB), Eric McAllister (WR), Andrew Simpson (LB), James Wilborn Jr. (LB), Zion Washington (S), Kaden Dudley (ATH) y Taylen Green (QB).

ENTRENADOR: ANDY ÁVALOS.

Hacer olvidar a Bryan Harsin se antoja una empresa harto compleja. Sin embargo, Andy Ávalos regresa a su casa, tras servir como coordinador defensivo de Oregon Ducks. La primera tarea de Ávalos es reflotar esa defensa y hacerla mucho más agresiva. Talento, sin duda, tiene… y mucho. Otra labor a completar es la implementación del juego de carrera. Para ello, cuenta con uno de los mejores prospectos de la nación en la figura de George Holani. Además, desde Eugene, llega -junto a él- el running back Cyrus Habibi-Likio. Aunque Ávalos deberá también reflotar la carrera de Hank Bachmeier y tratar de sacar a ese jugador que maravilló en sus primeros partidos como freshman.

TEMPORADA 2021.

A pesar de que el ataque bronco volvió a ser el número uno de la Mountain West Conference, con un promedio de 33’9 puntos por partido, la ofensiva tuvo muchos altibajos en 2020. Ávalos tiene como misión principal sacar la mejor versión de Hank Bachmeier, aunque Hank deberá competir con el quarterback transfer de USC, Jack Sears, por el puesto de titular. El juego de carrera se antoja que volverá a ser sobresaliente, gracias a esa terrorífica dupla formada por George Holani (que debido a sus lesiones apenas participó en 2020) y al transfer llegado desde Oregon, Cyrus Habibi-Likio. Para ayudar al backfield y al propio Bachmeier, Ávalos dispondrá de una offensive line en la que regresarán cuatro titulares. El cuerpo de receptores tiene mucho talento, aunque brilla con luz propia la figura estelar de Khalil Shakir.
La agresividad tiene que volver a ser el sello de la defensa de Boise State. La línea tendrá como principales agentes al tackle Scott Matlock y al defensive end Shane Irwin. Para ejercer presión sobre el quarterback rival, Ávalos dispondrá del talentoso Demitri Washington, que carece de experiencia (solo ha sido titular en dos encuentros), pero que ha aprendido detrás de grandes edge rushers. En el cuerpo de linebackers, tendrá mucha importancia Riley Whimpey, junto a Ezekiel Noa. La secundaria ha sufrido la pérdida de sus mejores hombres, que buscan fortuna en el mundo profesional. Markel Reed deberá dar un paso adelante en la posición de cornerback. El senior nickel back Kekaula Kaniho y los safeties J.L. Skinner y Tyreque Jones aportarán veteranía y solidez a esta unidad. En los spécial teams, la baja de Avery Williams (un retornador que logró nueve TDs y bloqueó cinco patadas) será muy sensible.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Boise State at UCF (4 de septiembre); 2) Boise State Vs. Oklahoma State (18 de septiembre); 3) Boise State Vs. Nevada (2 de octubre); 4) Boise State at BYU (9 de octubre); 5) Boise State at Fresno State (6 de noviembre).

@EduVall82

COLORADO STATE RAMS

(COLORES: VERDE & ORO).
Primera temporada: 1893
Ciudad: Fort Collins (Colorado)
Estadio y capacidad: Canvas Stadium (41.000)
Títulos nacionales y Conferencia: 0 nacionales. 8 RMAC (Rocky Mountain Athletic Conference), 1 Skyline Conference, 3 WAC (Western Athletic Conference) y 3 MWC (Mountain West Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS

Antes del kick off de todos los partidos, de la misma forma que antes de la patada tras anotación de los Rams, todo el Canvas Stadium agita sus llaves. En lugar de gritar, aplaudir u ovacionar antes de la patada, los 41.000 aficionados agitan el manojo de llaves de casa o del coche. Un manojo no hace ruido, pero 41.000 sí que hace mucho ruido.
Uno de los símbolos de los Rams es The Cannon, un cañón de 1918 que se usa en todos los partidos desde 1920. El cañón se hace explotar en varios momentos del partido: kick off, touchdown, field goal y final del partido.
En los años 40, se empezó a cambiar el nombre de Aggies por el de Aggie Rams para acabar simplificándolo a Rams. Desde 1947, CAM the Ram es la mascota oficial. Su nombre proviene del origen agrícola de la universidad. Hasta 1957, era Colorado State College of Agriculture and Mechanic Arts por lo que CAM viene de College of Agriculture and Mechanic. CAM corre por el terreno de juego antes del partido y durante el descanso amarrada por dos estudiantes y escoltada por seis más que velan por su seguridad y por la del resto de asistentes al partido.

 

RIVALIDADES

Colorado
Rocky Mountain Showdown es el partido de rivalidad entre las dos grandes universidades del estado de Colorado. Colorado State Rams y Colorado Buffaloes se disputan la Centennial Cup desde 1893. Y desde esa fecha, las dos Colorados se han enfrentado en 91 ocasiones. Los Buffaloes se han llevado el Rocky Mountain Showdown 67 veces, mientras que los Rams ha ganado 22 enfrentamientos y en 2 ocasiones han quedado en tablas.
Desde 1998 y, salvo 3 partidos, se ha querido dar mayor relevancia a la rivalidad llevándola a Denver y jugando en el estadio de los Broncos.

Wyoming
A 100 km al norte de Fort Collins, se encuentra la universidad de Wyoming. Ambos estados son fronterizos y la rivalidad entre Colorado State Rams y Wyoming Cowboys, como no podría ser de otra forma, se llama Border War. Desde 1899, se celebra esta rivalidad en la que el vencedor se lleva una bota de bronce. La Bronze Boot se parece a la bota que salía en los Simpson cuando viajan a Australia. Este trofeo empezó a entregarse en 1968
La Border War se ha celebrado en 112 ocasiones y el reparto de victorias está bastante igualado. Los Rams han ganado 59 enfrentamientos, los Cowboys 48 y han empatado en 5 ocasiones.

Air Force

Aunque el primer enfrentamiento del Ram-Falcon Trophy fue en 1957, la rivalidad se fue fraguando poco a poco debido a la cercanía de ambas universidades y debido a la relación de los cuerpos militares con la Colorado State University. Pero fue en 1980 cuando se oficializó esta rivalidad con un trofeo de madera tallada en el que el carnero de Colorado State embiste al halcón de Air Force.
Se han enfrentado 58 veces y la fuerza aérea lidera la racha de victorias con 36, mientras que los Rams han ganado en 21 ocasiones y solamente una vez el enfrentamiento acabó en empate.

 

TEMPORADA 2020

De los 12 partidos anunciados antes de que explotara la pandemia, la temporada tuvo que reducirse a 8. De esos ocho partidos, solamente se pudieron jugar cuatro. Las cancelaciones de los otros partidos fueron debidas a problemas relativos con el COVID, salvo el de Utah State que se canceló a causa de las protestas de los Aggies.
Los cuatro partidos que pudieron jugar fueron para olvidar. Tres derrotas contra Boise State, San Diego State y Fresno State. La temporada se salvó con la victoria en la Border War. Las estrellas de los Rams fueron A’Jon Vivens y Marcus McElroy copando -prácticamente solos- la carga ofensiva de Colorado State. Vivens, que llegó a los Rams como receptor, se ha reconvertido como un running back muy eficiente y bastante poderoso.

JUGADORES HISTÓRICOS

Shaquil Barrett (OLB), Jack Christiansen (S), Michael Gallup (WR), Rashard Higgins (WR).

ESTRELLA OFENSIVA. A’Jon Vivens

Aunque Marcus McElroy supuestamente es el RB1, Vivens demostró la temporada pasada que es un running back mucho más efectivo y poderoso. Es evidente que con el juego terrestre diseñado por Addazio y Budmayr, ambos van a tener mucho protagonismo pero A´Jon parte con mayor ventaja, tras su gran temporada 2020.
Es un RB muy versátil y con gran habilidad como receptor, sin ir más lejos fue WR en el instituto. Además, Vivens es un luchador, lo que demostró tras el fallecimiento de su madre a causa de un cáncer y que fomentó en él un espíritu de lucha por el cual se dejará hasta el último aliento en el campo.

ESTRELLA DEFENSIVA. Dequan Jackson

El LB Dequan Jackson es el líder de esa defensa, la cual fue etiquetada por su coordinador defensivo como la mejor de todo el college football. Sin duda es una afirmación demasiado excesiva pero Jackson sí que es un gran lector de rutas y es muy bueno frenando la carrera y el pase.
La defensa de los Rams es veterana con muchos jugadores que han decidido volver para su año sénior. Jackson está muy bien reforzado en todas las líneas: el defensive end Scott Patchan y los DT Manny Jones y Toby McBride.

LO MEJOR DEL RECRUITING

Colorado State no tiene un gran historial reclutando. El único cuatro estrellas de la historia de los Rams fue Justin Holland en 2001. El resto de los reclutas nunca superaron las tres estrellas. La clase de 2021 es un poco mejor a la de 2020 y con jugadores que podrían rendir ya y otros que podrían ser clave en 2022.
El TE Drake Martinez se postula como el sustituto de Trey McBride para la temporada 2022, por lo que en esta que empezamos tiene que comenzar a entrar en juego desde el comienzo. McBride es uno de los mejores jugadores ofensivos de los Rams con una enorme habilidad para recibir y ganar yardas tras contacto además de ser un gran bloqueador. Por lo tanto, Drake Martinez tiene el mejor ejemplo en casa para desarrollarse como se le espera, puesto que son dos tight ends con características técnicas muy similares.
Jack Howell es hijo de John Howell, que fue safety en Colorado State, llegó del instituto como safety pero con el bagaje de haber sido quarterback y lo que ello ayuda a la posición de safety. Sus lecturas del QB y de los movimientos ofensivos favorecen su capacidad para frenar a la ofensiva rival. Partirá como segundo safety, pero se acabará ganando el puesto porque el talento lo tiene de sobra.

ENTRENADOR: Steve Addazio

Tras una primera temporada para no recordar por todos los motivos que han parado el mundo y por la temporada para olvidar de los Rams, Addazio afronta su segunda temporada al mando del banquillo de Colorado State. Vamos a ser benévolos con el bueno de Addazio y contemos este año y medio –desde que se oficializó la noticia de su llegada a Fort Collins en diciembre de 2019– como una pretemporada muy larga.
Addazio llegó desde el Boston College súper corredor, con A.J. Dillon a la cabeza. Steve Addazio lleva la carrera por bandera, aunque esta temporada cuenta con un nuevo coordinador ofensivo que viene de Wisconsin. Jon Budmayr es un gran reclutador de quarterbacks y su capacidad como coordinador es una incógnita porque en los Badgers se centraba más en el trabajo con los QBs. Es posible que el peso de la ofensiva recaiga en Addazio por lo que, de momento, los Rams serán un equipo fundamentalmente corredor. Es importante recordar que Addazio ha tenido una carrera muy interesante como asistente de Urban Meyer en Florida y una buena carrera como HC en Boston College.

TEMPORADA 2021

Los Rams afrontan la temporada con una plantilla muy veterana y menos de un cuarto de los jugadores son freshmen. Teniendo en cuenta que el pass rush de los Rams fue el 4º de la nación en sacks por partido y el 1º en tackles for loss. El front seven es fuerte y seguro, y esa tiene que ser la clave para frenar la ofensiva rival. En el plano ofensivo, el juego de carrera de Addazio, al más puro estilo Boston College, será la marca registrada de Colorado State. Aunque no podemos perder atención a la aportación aérea de McBride por el centro.
El objetivo de los Rams debe ser acabar con récord positivo aunque haya que contar con derrotas casi claras contra Iowa, Boise State y Air Force; además, los partidos contra Vanderbilt y Wyoming serán muy disputados. Una temporada 7-5 sería un logro muy importante, ya que no se consigue algo similar desde 2017.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

25/09/21. Semana 4 en Iowa
9/10/21. Semana 5 contra San José State
30/10/21. Semana 8 contra Boise State
6/11/21. Semana 9 en Wyoming (Border War)
13/11/21. Semana 10 contra Air Force (Ram-Falcon Trophy).

@julianguede

NEW MEXICO LOBOS.

(COLORES: ROJO & PLATA)
PRIMERA TEMPORADA: 1892.
CIUDAD (ESTADO): Albuquerque (New Mexico).
ESTADIO (CAPACIDAD): University Stadium (39.224).
TÍTULOS CONFERENCIA: 4 (1 Border Intercollegiate Athletic Association) (3 Western Athletic Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Tras ser elegido el nombre de “Lobos” como nickname para designar a los equipos deportivos de la Universidad de New Mexico, no había ninguna certidumbre de adoptar un lobo real como mascota oficial del programa. Sin embargo, Bruno Dieckmann, un estudiante de la promoción de 1902 y, en 1920, un acomodado agente de seguros instalado en Albuquerque, decidió comprar un lobo y donárselo a la universidad. Desde es mismo instante, se convirtió en una de las personalidades más apreciadas en la ciudad. Sin embargo, no todo fue idílico, pues al final de la década de los 20 del sigo pasado, un jovenzuelo fastidió en demasía a nuestro lobo protagonista y fue mordido por el animal. Desde entonces, se decidió prescindir de un lobo real en los encuentros que disputan los Lobos como locales.
A comienzos de los 60 del siglo pasado, se oficializó la aparición de Lobo Louie, un lobo antropomórfico, que se convirtió en mascota oficial y se ganó el corazón de toda la fanaticada de Albuquerque. A principios de los 80, hizo su estelar irrupción Lobo Lucy, la compañera de Lobo Louie. Desde ese momento, ambos son miembros activos del cuerpo de cheerleaders y se encargan de animar y de representar y defender los colores de New Mexico allá por donde van.

 

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de New Mexico se establecen con New Mexico State y Arizona. El partido más importante del estado de Nuevo México es denominado la “Rio Grande Rivalry”, y enfrenta a los programas de New Mexico Lobos y New Mexico State Aggies. También se conoce este duelo como la Batalla de la I-25, pues ambas universidades están localizadas en la propia Interestatal 25, que conecta Albuquerque y Las Cruces. El primero de estos duelos estatales se remonta al 1 de enero de 1894, partido en el que los Lobos terminarían triunfando 18-6. Son, nada más y nada menos, que 110 los enfrentamientos entre Aggies y Lobos, liderando claramente los de Albuquerque por 72 triunfos, 33 derrotas y 5 empates. La temporada pasada, New Mexico State declinó su participación en la competición por circunstancias derivadas de la pandemia, así que el último duelo fue el intrigante 55-52 que, el 21 de septiembre de 2019, se llevó New Mexico.
Entre 1938 y 1990, el ganador del partido de rivalidad entre Arizona y New Mexico recibía una réplica del rifle en la “Battle for the Kit Carson Rifle”. El arma era una imitación del modelo Springfield 1866, perteneciente a Kit Carson, un famoso pistolero de la frontera entre estos dos estados. Los resultados de los partidos jugados se inscribían en la culata del rifle. Sin embargo, en 1997, ambos programas decidieron prescindir de este trofeo en virtud de la violencia que este personaje histórico ejerció contra los nativos americanos. Actualmente, Arizona y New Mexico están instalados en conferencias diferentes, así que estos duelos de rivalidad se producen cada cierto tiempo.

TEMPORADA 2020.

La campaña 2020 pintaba a auténtica tragedia para el programa sito en Albuquerque, pues arrancó con cinco derrotas consecutivas: San José State (21-38), Hawai’i (33-39), Nevada (27-29), Air Force (0-28) y Utah State (27-41). Aunque, salvo contra los Falcons, los Lobos vendieron muy cara su derrota en cada uno de estos encuentros. Los brotes verdes hicieron acto de aparición en los dos últimos partidos del año, pues las huestes de Danny Gonzales obtuvieron dos victorias de gran prestigio ante Wyoming (17-16) y Fresno State (49-39).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Brian Urlacher (LB); Robin Cole (LB); Glover Quin (DB); Quincy Black (LB); Marcus Smith (WR); Ryan Cook (OC); Claude Terrell (OG); Ramos McDonald (DB); Winslow Oliver (RB); David Sloan (TE); Stoney Case (QB); Brad Wright (QB); Charles Baker (LB); Chris Combs (TE); Steve Myer (QB) y Sam Scarber (RB).

ESTRELLA OFENSIVA: TERRY WILSON.

Danny Gonzales parece haber encontrado el quarterback que trate de dirigir el ataque de los Lobos en la figura del transfer graduado Terry Wilson, que ha llegado desde Kentucky. En su etapa como titular en los Wildcats, Wilson ha lanzado para 1187 yardas, con siete touchdowns y cuatro interceptaciones, obteniendo un récord de diecisiete triunfos y ocho derrotas. No obstante, tendrá que competir con Isaiah Chávez, el responsable de las dos sorprendentes victorias del año pasado, más Tevaka Tuioti y Brandt Hughes.

ESTRELLA DEFENSIVA: JOEY NOBLE.

El defensive end Joey Noble ha decidido regresar a Albuquerque para cumplir su año extra-senior. La pasada temporada decidió ganar 10 libras de peso y pasarse a la parte derecha del exterior de la línea. El cambio supuso un paso adelante en su carrera deportiva, pues alcanzó los 40 tackles totales, cinco  tackles for loss y logró 4 capturas, añadiendo un fumble forzado y otro fumble recuperado. La línea defensiva de New Mexico estará bien representada con el propio Noble, Ben Gansallo y Jake Saltonstall.


LO MEJOR DEL RECRUITING.

Las dudas en la posición de quarterback han marcado el proceso de reclutamiento de New Mexico, que ha sido dirigido, por primera vez, por Danny Gonzales. El recruit de Nevada ha sido posicionado en el puesto 95º de la nación, siendo los jugadores más interesantes: Keyonta Lanier (ATH), Benji Johnson (ATH), Aaron Dumas (RB), C.J. Montes (QB), Kai Jessie (WR), Isaiah Sillemon (OG), Jacob Trussell (TE), Ronald Wilson (S), Trace Bruckler (WR) y Damon Gentry Jr. (CB).

ENTRENADOR: DANNY GONZALES.

La primera temporada de Gonzales al frente de los Lobos, a pesar del irregular comienzo, tuvo un final esperanzador con triunfos ante Wyoming y Fresno State. En 2021, regresarán 14 jugadores séniors que fueron titulares la pasada campaña, así que Gonzales está esperanzado para que su segunda año sea más positivo. La clave será elegir bien al hombre que lidere la ofensiva de los Lobos, y que el pass rush (con Noble en plan estrella) rinda al nivel de los dos últimos partidos del año pasado. En este sentido, el regreso de Rocky Long (que fue head coach lobo de 1998 a 2008) ayudará mucho en el capítulo defensivo.

TEMPORADA 2021.

Todo parece indicar que el transfer Terry Wilson será el destinado a comandar la ofensiva de New Mexico, aunque tendrá que batirse el cobre con Isaiah Chávez, Brandt Hughes y Tevaka Tuioti. Sea cual sea el elegido, su protección tiene que mejorar muchísimo. En este sentido, Danny Gonzales dispondrá de tres jugadores de línea que regresan este año. El center Kyle Stapley, el left guard Austin Cook y el right tackle Ben Davis lucharán por ayudar en el juego terrestre y erigirse en los mejores socios para el quarterback. Además, el redshirt-freshman Jer’Marques Bailey también podrá aportar. El backfield estará dominado por un claro comité, en el que seguro ponen su granito de arena Bobby Cole, Nathaniel Jones, Bobby Wooden, Aaron Dumas y Chad Alexander. El receptor senior Mannie Logan-Greene será el faro que ilumine a un grupo de jóvenes wide receivers (Elijah Queen, Andrew Erickson, CJay Boone y Jeffrey Blake). Algo parecido ocurrirá en la posición de tight end, donde Kyle Jarvis hará de mentor para los sophomores Connor Winslow y Kyle Hester.
El regreso de Rocky Long (antiguo entrenador de New Mexico), desde San Diego State, supondrá un cambio positivo para la zaga. Como coordinador defensivo, siempre se ha basado en un esquema 3-3-5 que ejerce muchísima presión sobre el quarterback rival. En este sentido, Long ya ha hallado a su hombre: el defensive end Joey Noble. El nose tackle Ben Gansallo y el defensive end Jake Saltonstall contribuirán a la hora de superar los 14 sacks de New Mexico en 2020. El cuerpo de linebackers conjuga experiencia y juventud. La veteranía la aportan los outside linebackers Devin Sanders y Reco Hannah, mientras que los middle linebackers Dion Hunter y Ray Leutele ganarán en confianza con Rocky Long como mentor. La secundaria también luce muy experimentada: los cornerbacks Jerrick Reed II y Corey Hightower junto a los safeties Patrick Week y Donte Martin poseen muchas titularidades a sus espaldas. En la posición LOBO, que ya descubriera al mundo Brian Urlacher, sobresale el sophomore Tavian Combs.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) New Mexico at Texas A&M (11 de septiembre); 2) New Mexico Vs. New Mexico State (18 de septiembre); 3) New Mexico at San Diego State (9 de octubre); 4) New Mexico at Wyoming (23 de octubre); 5) New Mexico at Boise State (20 de noviembre).

@EduVall82

UTAH STATE AGGIES

(COLORES: AZUL MARINO Y BLANCO)

Datos Equipo

Año fundación: 1892
Estadio: Maverick Stadium
Ciudad: Logan, Utah
Títulos: 12 de conferencia FBS. 3 (RMAC), 1 (Big 7 Conference), 2 (Skyline Conference), 5 (BWC) y 1 (WAC)

Tradiciones y Mascotas

A pesar de la antigüedad del programa deportivo de los de Logan, no posee tradiciones propias de football, todas las tradiciones existentes son genéricas de la universidad, como la Aggie Ice Cream. No por ello, no vas a dejar de escuchar, en el campo, cantos típicos de los Aggies, tocados por la Aggie Marching Band, como son “Fight Song”, “The Scotsman”, además del cántico de guerra “I Belive Chant”.
La mascota “Big Blue” ha sufrido diversos cambios a lo largo de su vida. En sus inicios, Big Blue era un toro blanco pintado completamente de azul. Pero ante las construcciones de los nuevos estadios o pabellones, por miedo a que lo estropearan pasó a ser un disfraz de toro azul. Este nuevo Big Blue es una mascota muy viva, muy animosa y muy querida por todo Logan.

“The Scotsman” Song

I Believe Chant

 

Rivalidades

Los Aggies tiene una de las grandes rivalidades de la FBS, la 7ª con más partidos disputados y la más antigua entre dos universidades del mismo estado. La “Battle of the Brothers” lleva desde 1892 disputándose contra los Utah Utes. No es la única rivalidad contra una universidad de Utah. La “Old Wagon Wheel Trophy” enfrenta a Utah State contra BYU, y, según los medios locales, es la gran rivalidad del Estado. Por último, ha surgido una reciente rivalidad contra Wyoming disputando la “Bridger’s Battle”, y con la particularidad de que el ganador es galardonado con un “50-caliber Rocky Mountain Hawken Riffle”

Jugadores Históricos

LaVell Edwards (LB) 1949-1951
Len Rohde (OT) 1957-1959
Merlin Olsen (DL) 1959-1961
Lionel Aldridge (DL) 1960-1962
Altie Taylor (RB) 1966-1968
Phil Olsen (DL) 1967-1969
Eric Hipple (QB) 1976-1979
Greg Kragen (DL) 1980-1983
Rich Tylski (OG) 1990-1993
Chris Cooley (TE) 2000-2003
Donald Penn (OT) 2002-2006
Bobby Wagner (LB) 2008-2011

 

Estrella Ofensiva. Logan Bonner

¿Quién mejor para llevar la ofensiva de Blake Anderson que un ex-Red Wolf? Bonner ha seguido los pasos de su mentor, pedir el transfer y comandar a los Aggies. El cambio de estilo de juego de ataque que sufrirá el equipo va llevar a ver una gran cantidad de yardas aéreas. Bonner, que compartió titularidad y snaps con Hatcher el año pasado, acumuló 1863 yardas aéreas, con 18 TDs y 6 interceptaciones, para un rating de 137’4.

Estrella Defensiva. AJ Vongphachanh

Muchos pondrían en este apartado al transfer Justin Rice o el safety Shaq Bond. No es el caso del que escribe. Este jugador va a ocupar la posición de Mike, que tan buenos jugadores ha dado la universidad, y en é recaerá el ordenamiento defensivo. Reclutado como OLB o Edge, han ido moldeándolo para el ILB, dando buenos resultados. Tiene tamaño y cualidades para la posición, y la esperanza en él es máxima, y ya se habla de su posible presencia en el draft del 2022. En su año sophomore acumuló, en 6 partidos, 50 tackles (3’5 for loss), 3 sack y 1 pase defendido.

Entrenador.  Blake Anderson

Este oriundo de Jonesboro, Arkansas, después de jugar como QB y WR para la universidad de Baylor, y tener una grave lesión se dedicó a entrenar a QB y llevar los gameplans ofensivos de universidades como Southern Miss y North Carolina. Y la universidad de su ciudad natal le dio su primera experiencia como HC. Es un coach enamorado de la spread offense y la air raid offense. Además tiene un gran liderazgo en el vestuario, es carismático.  Desde que tomó la rienda de los Red Wolves,  ha sumado todas las temporadas en positivo, a excepción de este último año. Todo lo ejercido en Jonesboro le ha dado bastante reputación y sube un escalón para intentar reflotar a un programa con mayor nombre.
Como curiosidad, hay que informar que la temporada pasada, Anderson perdió a su mujer por culpa del cáncer.

Recruiting

El reclutamiento de los Aggies este año ha sido nefasto, llevándolos a la posición 132 nacional en recruit. Solo han conseguido reclutar a 6 jugadores, todos ellos de 3 estrellas. De estos, el más destacado es Shaw Gates (CB). Para subsanar este desaguisado, Anderson ha tenido que tirar de transfers, consiguiendo 11 nuevos jugadores. Hay que destacar: Logan Bonner (QB), Justin Rice (LB) y Brandon Bowling (WR) de Arkansas State, Byron Vaughns (Edge) de Texas, Patrick Joyner (Edge) de Miami y Quazeel White (IOL) de TCU

Resumen Temporada 2020

Temporada muy corta, con 6 partidos, donde la imagen dada ha sido bastante mala. Era esperado que el nivel ofensivo del equipo era bajo, aunque sí que ayudase ligeramente más a descansar a la unidad defensiva. Pero el trabajo del staff no fue el adecuado, y de ahí que se hiciese la renovación. Se consiguió un récord de 1-5, siendo todas las derrotas abultadas. Para sacar algo positivo, a pesar de los puntos recibidos, la defensa enseñó que tiene jugadores interesantes

Temporada 2021

Esta temporada se presenta bastante dura para los Aggies. Primero por la dureza del calendario en su inicio, y después por ser el primer año de un staff totalmente remodelado.
A nivel ofensivo, va a ser un cambio de estilo totalmente diferente. Se deja atrás un juego ofensivo venido de sistemas Badgers, y se acoge un estilo ofensivo más vertical como las spread y air offense que tanto le gustan a Blake Anderson. Como se ha hecho mención con anterioridad, Logan Bonner será el encargado de llevar la riendas en el ataque. Toca ver cuáles serán sus principales estiletes ofensivos. Por veteranía y velocidad, Savon Scarver puede sumar muchas yardas, pero Bonner, desde su época Red Wolf, se ha asociado muy bien con los WR-X y grandes, así que atentos a su asociación con  Justin McGriff. En el backfield se está ganando, esta primavera, el puesto John Gentry, y dejando muy abierta la batalla por el RB2. También se espera que la OL tenga un papel destacado, y que se note la veteranía y compenetración.
A nivel defensivo, con el DC Ephraim Banda a los mandos, se espera que se le añada agresividad a los esquemas y haga crecer aún más a la veterana secundaria, con Shaq Bond en el S, y Andre Grayson moviéndose. Las adiciones de Byron Vaughns y Patrick Joyner deben servir para ayudar a Nick Heninger en la presión del QB rival. La sólida unidad de LBs será capitaneada por el mencionado Vongphachanh en el Mike y acompañado por Justin Rice en el Will. El veterano Meitzenheimer les dará descanso en varios snaps.
Será una temporada para sufrir y crecer desde las derrotas, donde difícilmente conseguirán un récord positivo y meterse en alguna Bowl

Calendario

A inicios de la temporada, los Aggies tienen varios enfrentamientos duros. Inicia la temporada contra un equipo de la Pac12, Washington State Cougars. En la W3, viaja a Colorado Springs para jugar contra AirForce Falcons; en la W4, recibe a Boise State Broncos, y, en la W5, se volverá a disputar la “Old Wagon Wheel Trophy” y se intentará tomar revancha contra BYU, de nuevo en Logan. Destaca también en su calendario el partido que debe disputar en la W12: la “Bridger’s Battle” contra Wyoming Cowboys.

Firma: @SaulKiwi

WYOMING COWBOYS.

(COLORES: MARRÓN & AMARILLO)
PRIMERA TEMPORADA: 1893
CIUDAD (ESTADO): Laramie (Wyoming).
ESTADIO (CAPACIDAD): War Memorial Stadium (29.181).
TÍTULOS CONFERENCIA: 14 (7 Western Athletic Conference) (7 Skyline Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Cowboy Joe IV, representa la cuarta generación de la mascota de la University of Wyoming. Este impresionante poni cabalga por el emparrillado del War Memorial Stadium, tras cada anotación de los Cowboys. Dicha tradición se inició en 1950, año que la familia Farthing realizó una generosa donación: un espectacular poni, que rápidamente fue nombrado, por unanimidad, como la mascota oficial de Wyoming Cowboys. Pistol Pete es la segunda mascota de Wyoming Cowboys. Su papel lo representa un estudiante, que se sitúa junto al Wyoming’s Spirit Squads y trata de animar a la fanaticada para que dé su apoyo al equipo. Este vaquero de grandes bigotes y predispuesto a hacer uso de sus revólveres ha estado rodeado de la polémica, pues es la mascota de Oklahoma State Cowboys, New Mexico State Aggies y Wyoming Cowboys. El programa de Stillwater (Oklahoma) reclama legal e históricamente los derechos del salvaje pistolero. De hecho, el departamento de Derecho de la Oklahoma State University trató de registrar la marca “Pistol Pete” en septiembre de 1989, pero 11 días antes la propia University of Wyoming también reclamó legalmente su derecho de uso.
Uno de los logos más bonitos y más reconocible de toda la nación es la imagen de un jinete, ataviado con los colores de la University of Wyoming, que trata de domar a un caballo desbocado. Este símbolo ha sido parte del University of Wyoming Athletics Department desde comienzos de la década de los 20 del siglo pasado. Deane Hunton consiguió tomar una foto del famoso cowboy local, Guy Holt, mientras trataba de cabalgar sobre el caballo de rodeo más famoso del mundo, el salvaje Steamboat. Hunton convirtió esta mítica fotografía en el logo de la universidad. El indómito caballo y el valiente jinete representan la determinación, la competitividad y el carácter de no dar nada por perdido de los equipos deportivos de Wyoming Cowboys. Una estatua, honrando este símbolo, -llamada “Fanning a Twister”- se sitúa en la parte norte de War Memorial Stadium desde 1991.

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de Wyoming se establecen con Colorado State y con Hawai’i. The Border War es el nombre que recibe la lucha que mide a los programas futbolísticos de Colorado State Rams y Wyoming Cowboys. El primer encuentro que midió a estos dos equipos fue el 30 de noviembre de 1899, y cayó del lado de la entonces Colorado Agricultural por 12-0. Desde esa pretérita fecha, Rams y Cowboys se han batido el cobre en 112 ocasiones, liderando Colorado State la serie histórica (59 victorias, 48 derrotas, 5 empates). En 1968, los ROTC detachments de ambas universidades implantaron la llamada Bronze Boot, un trofeo itinerante que se otorgaba al ganador de este apasionante duelo. Esta bota recrea el calzado que fue utilizado por el Capitán Dan J. Romero en la Guerra de Vietnam. En el último enfrentamiento, CSU derrotó 34-24 a Wyoming.
La rivalidad entre Hawai’i y Wyoiming es muy joven, pero enfrenta a dos enemigos acérrimos de la Mountain West. Este duelo vio su génesis en 1978, momento en el que Hawai’i Rainbow Warriors se unió a la Western Athletic Conference, jugándose anualmente hasta 1997. En 2012, los Guerreros del Arcoíris volvieron a reencontrarse con Wyoming en la Mountain West y, desde entonces, vivimos cada año este maravilloso enfrentamiento. The Paniolo Trophy reconoce al ganador en el duelo entre Rainbow Warriors y Cowboys. Paniolo es un término hawaiano que significa vaquero. Por tanto, el trofeo es una pequeña estatua en bronce que representa un cowboy intentando la doma de un caballo. El primer duelo (18 de noviembre de 1978) cayó del lado hawaiano por 27-22, pero los de Wyoming ríen los últimos, pues martirizaron a los Guerreros del Arcoíris 31-7 en su último enfrentamiento. Wyoming lidera la serie con 15 victorias y 10 derrotas.

TEMPORADA 2020.

La pasada campaña fue bastante mediocre para los Cowboys. Se evidenciaron grandes problemas para anotar y muchos partidos se perdieron con marcadores muy ajustados. El inicio de temporada no pudo ser más desastroso, ya que se claudicó en Nevada por 34-37 tras una prórroga. Una de las escasas alegrías para la parroquia del War Memorial Stadium se dio el 30 de noviembre, fecha en la que Wyoming apalizó a los Guerreros del Arcoíris por 31-7. Colorado State se llevó justamente The Border War por 34-24. UNLV no fue rival y Wyoming conseguiría su segundo triunfo de la temporada. Las dos últimas jornadas de la liga regular se saldaron con derrotas: a domicilio, frente a New Mexico y, en casa, ante Boise State.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Josh Allen (QB); Jay Novacek (TE); Jim Kiick (RB); Jerry Hill (RB); Adam Goldberg (OT); Mike Dirks (DE); Rico Gafford (CB); Tyler Hall (CB); Tanner Gentry (WR); Jacob Hollister (TE); Tashaun Gipson (S); Logan Wilson (LB); Austin Fort (TE); Mike Purcell (DE); Andrew Wingard (S); Carl Granderson (DE); Marcus Epps (S); Brian Hill (RB) y Chase Roullier (C).

ESTRELLA OFENSIVA: LEVI WILLIAMS.

El quarterback redshirt-freshman Levi Williams aprovechó las continuas lesiones de Sean Chambers para hacerse un puesto de titular y se erigió en el líder del ataque cowboy. Las comparaciones son odiosas, pero las similitudes con Josh Allen saltan a la vista. No hay que forzar a este chico y dejar que se vaya formando. De esta manera, veremos en qué se convierte. Nadie mejor que Craig Bowl para ayudarlo en su carrera universitaria. De momento, deberá ganarse el puesto, pues Chambers regresa en plena forma. La temporada pasada, Levi estuvo muy mal en el ataque aéreo, ya que solo completó el 49’6% de los pases que intentó, logrando 877 yardas, un único touchdown y sufriendo tres interceptaciones. No obstante, dejó constancia de su impresionante brazo, su fornido físico y su espectacular movilidad fuera del pocket (logró seis touchdowns de carrera).

ESTRELLA DEFENSIVA: CHAD MUMA.

Laramie siempre ha sido cuna de grandísimos linebackers y el testigo de Logan Wilson parece haberlo tomado el senior Chad Muma, que puede ser el próximo jugador de Wyoming en ser seleccionado en el NFL Draft. El año pasado se destapó como uno de los middle linebackers más dominantes de la Mountain West, liderando la conferencia y siendo el tercer jugador en mayor número de tackles por partido (con un promedio de 11’8 por juego). Además, consiguió tres sacks, ocho tackles for loss, un pase defendido, un fumble recuperado y un fumble forzado.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Wyoming siempre ha sido un programa que se ha caracterizado por trabajar y preparar bien a sus jugadores de cara al mundo profesional. La estela de Craig Bowl es alargada y su fama como mentor atrae a numerosos jóvenes reclutas. El recruit de Wyoming ha sido posicionado en el puesto 111º de la nación, siendo los jugadores más relevantes: Jordan Vaughn (ATH); Micah Young (LB); D.Q. James (RB); John Michael Gyllenborg (TE); Andrew Johnson (ATH); Sam Scott (LB); Kolbey Taylor (S); Tyce Westland (DE); Caden Barnett (OT) y Zaire Jackson (CB).

ENTRENADOR: CRAIG BOHL.

En sus siete años al frente de Wyoming, el récord de Bohl es negativo, pues tiene en su haber 38 triunfos y 44 derrotas. No obstante, el hecho de haber formado a uno de los quarterbacks más prometedores de la NFL y haber -casi- saboreado las mieles de lograr un campeonato de la Mountain West son logros que hablan del excelente trabajo de Bohl. A pesar de la penosa campaña 2020, hay mucho optimismo en Laramie. Brent Vigen, coordinador ofensivo mucho tiempo de los Cowboys, ya ejerce como head coach de Montana State. Así que Bohl se ha traído, desde Iowa, a Tim Polasek para perfeccionar el gran juego terrestre cowboy, y ha promocionado a Mike Grant, entrenador de receptores, como coordinador de pase, para tratar de mejorar el juego aéreo y conseguir una evolución positiva en Levi Williams y Sean Chambers. La idea futbolística de Bohl sigue siendo clara: firmeza y agresividad en defensa más un explosivo juego terrestre.

TEMPORADA 2021.

La primera gran cuestión que debe resolverse en el ataque de Wyoming es quién tratará de mover las cadenas. Sean Chambers ha tenido demasiados flirteos con las lesiones en las dos últimas temporadas (lesión de pierna que acabó con su temporada en tercer partido de 2020 y lesión de rodilla que le hizo perderse cinco encuentros en 2019). Así que lo más racional sería darle el ovoide a Levi Williams, un chico de un talento enorme y con unas cualidades alucinantes, y ver en qué se convierte. El running back junior Xazavian Valladay volverá a ser el jefe de operaciones del ataque por tierra. Ha sido seleccionado las dos últimas campañas en el primer equipo All-Mountain West. Forma junto a Trey Smith uno de los backfields más sólidos y dominantes de todo el Group of Five. La línea ofensiva regresa con muchísima experiencia, siendo los jefes de la misma el center Keegan Cryder y el guard Logan Harris. Más dudas plantea el grupo de receptores, aunque Mike Grant puede trabajar bien con ellos. Quizá los receptores más intrigantes sean Ayden Eberhardt e Isaiah Neyor. El puesto de tight end siempre ha sido fundamental en el programa de Laramie y Treyton Welch tiene que decir mucho al respecto.
Diez jugadores retornan en una unidad defensiva que lució brillante y se consolidó como la número dieciséis de toda la nación. Chad Muma es el jugador más impresionante de la zaga, teniendo los placajes en su ADN. La línea defensiva recupera a Solomon Byrd, que decidió hacer opt out en 2020, y con él regresan sus 6’5 sacks de 2019. Formará, al lado de Garrett Crall, un tándem que meterá mucha presión al quarterback rival. En la secundaria, refulgen con luz propia tres jugadores: el sophomore cornerback C.J. Coldon, el senior free safety Esaias Sandy (ambos jugadores con honores all-conference en 2020) y el sophomore safety Rome Weber, que vuelve tras su opt out.
Habrá que tener muy en cuenta a una estrella en los equipos especiales, concretamente el kicker John Hoyland, un jugador walk-on que se coló entre los Freshmen All-America por su desempeño en 2020, donde lideró la nación en field goals anotados por partido (2’2).

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Wyoming Vs. Ball State (18 de septiembre); 2) Wyoming Vs. Colorado State (6 de noviembre); 3) Wyoming at Boise State (13 de noviembre); 4) Wyoming at Utah State (20 de noviembre); 5) Wyoming Vs. Hawai’i (27 de noviembre).

@EduVall82

WEST DIVISION

FRESNO STATE BULLDOGS.

(COLORES: ROJO CARDENAL & AZUL MARINO)

PRIMERA TEMPORADA: 1921
CIUDAD (ESTADO): Fresno (California).
ESTADIO (CAPACIDAD): Bulldog Stadium (41.031).
TÍTULOS NACIONALES & TÍTULOS CONFERENCIA: 2 (Division II) – 26 (3 Mountain West Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Victor E. Bulldog es el nombre de la mascota oficial de los equipos deportivos de Fresno State. Fue seleccionada en 1921, fecha en la que un perro de la raza bulldog inglés entró en el campus de la universidad y se ganó el favor del presidente del cuerpo de estudiantes y sus amigos. Fue bautizado con el nombre de Victor E.
Una de las tradiciones más igualitarias de los Bulldogs está relacionada con la selección de sus colores identificativos. Las chicas apostaron mayoritariamente por el azul y el blanco como colores propios de la universidad, mientras que los hombres preferían el rojo y el blanco. La universidad, para contentar a unas y otras, decidió tomar como colores propios el rojo y el azul (realmente el rojo cardenal y el azul marino). Subyace por debajo de esta decisión que las autoridades universitarias querían hacer un guiño a dos colosos académicos del norte de California: The Stanford University (rojo cardenal) y The University of California (azul marino). Otra tradición muy aclamada por la masa social de Fresno State es “V is for Valley”. La “V” de color verde que aparece en los uniformes de los Bulldogs es un tributo a la comunidad agrícola del Valle de San Joaquín. Esta es una de las zonas más ricas en plantaciones agrícolas y que exporta fruta, verduras y hortalizas a la ciudad de Fresno, al estado de California y a toda la nación. Esta consideración tuvo su inicio en 1997, momento en el que el head coach Pat Hill incorporó esta “V” de color verde en los cascos de sus jugadores como símbolo de unión entre el football y la agricultura. Esta tradición fue incorporada a todos los equipos deportivos bulldogs.

 

RIVALIDADES.

La gran batalla del sur de California tiene lugar entre San Diego State y Fresno State. Este enfrentamiento data de 1923 y se conoce como “The battle for the oil can” (“La batalla del antiguo depósito de gasolina”). Tan curioso nombre se debe a que los estudiantes de ambas universidades consideraban que un bidón de gasolina era algo fundamental en sus desplazamientos para presenciar este partido. Cruzar la desértica y árida Highway 99, a través del Paso del Tejón, en los coches y autobuses de la década de los 20 constituía una auténtica aventura. Por tanto, contar con el agua necesaria y un bidón extra de combustible era algo imprescindible. Desde aquellos vetustos años y a lo largo de más de ocho décadas, un trofeo con la forma de un antiguo bidón de gasolina ha sido otorgado al ganador de este salvaje duelo californiano. Aztecs y Bulldogs se han enfrentado en 59 ocasiones, aventajando San Diego State en la serie con sus 30 victorias frente a las 25 de Fresno State y los 4 empates.
Por otro lado, la tremenda rivalidad existente entre Boise State Broncos y Fresno State Bulldogs deriva de la época en la que ambos programas competían en la misma conferencia, la WAC. El ganador del clásico Milk Can se lleva un cántaro de leche, que simboliza el dominio de Bulldogs o Broncos sobre su rival hasta la próxima batalla por el cántaro. Es una rivalidad relativamente joven, pues se inició el 17 de septiembre de 1977 (Fresno State destrozaba 42-7 a Boise State). A pesar de este horripilante inicio, el programa de Boise lidera la serie por 15 victorias y 7 derrotas. El último enfrentamiento de esta Battle for the Milk Can aconteció el 1 de diciembre de 2018, llevándose los Bulldogs la victoria en la prórroga por 19-16. En 2021, volverán a verse las caras en Fresno (California).

TEMPORADA 2020.

El año se iniciaba con una dolorosa derrota (19-34) en el otrora fortín del Bulldog Stadium ante unos renovados Guerreros del Arcoíris. Kalen DeBoer, en su primera temporada en Fresno, parecía haber descubierto la receta para el resurgir bulldog, pues conseguiría tres triunfos consecutivos frente a Colorado State (38-17), UNLV (40-27) y Utah State (35-16). Sin embargo, las dudas volvieron a instalarse debido a dos postreras derrotas ante una poderosa Nevada (26-37) y New Mexico (39-49).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Derek Carr (QB); Davante Adams (WR); Doug Brown (DT); Dale Messer (RB); Mike Freeman (DB); Len McNeil (OG); Anthony Washington (DB); Henry Ellard (WR); Stephen Baker (WR); James Williams (DB); Ron Cox (LB); Aaron Craver (RB); Marquez Pope (DB); Trent Dilfer (QB); Tydus Winans (WR); Malcolm Floyd (WR); Reggie Brown (RB); Chris Conrad (OT); Cory Hall (DB); Sam Williams (LB); Bernard Berrian (WR); Logan Mankins (OG); Richard Marshall (DB); Marcus McCauley (DB); Paul Williams (WR) y Ryan Mathews (RB);

ESTRELLA OFENSIVA: JAKE HAENER.

El quarterback Jake Haener necesitó tres partidos para asentarse al frente del ataque bulldog, destapando el tarro de las esencias en los tres encuentros finales de la corta temporada 2020, en los que se consolidó como el pasador más eficiente de toda la Mountain West Conference, con un extraordinario promedio de 336’8 yardas por partido. Regresan todos sus socios aéreos, así que podemos estar ante un auténtico año estelar del mariscal de campo sénior.

ESTRELLA DEFENSIVA: DAVID PERALES.

Fresno State se consolidó la pasada campaña como el tercer equipo de la nación en número de sacks por partido (con 4’17 capturas por encuentro). En estas estadísticas, tiene mucho que ver un colosal defensive end llamado David Perales. Perales fue seleccionado en el segundo equipo All-Mountain West por su rutilante desempeño durante 2020. Quedará para el recuerdo sus fumbles forzados en cuatro encuentros consecutivos, la primera vez que un defensa bulldog conseguía tamaña empresa. En total, consiguió 27 tackles totales, 8’5 tackles for loss, 4’5 sacks, dos fumbles recuperados y los ya conocidos cuatro fumbles forzados.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Fresno es cuna de muchísimo talento. Solo hay que evocar los grandísimos jugadores que han salido de ahí y que, en la actualidad, siguen dominando los emparrillados del football profesional (Davante Adams o Derek Carr). El recruit de Fresno State ha sido posicionado en el puesto 72º de la nación, siendo algunos de los reclutas más sobresalientes: Jordan Hornbeak (RB), Jalen Williams (CB), Jaylen Henderson (QB), Ja’Quez Harvey (DE), Johnathan Arceneaux (RB), Braylen Nelson (OT), Emari Pait (ATH), Cale Sanders (ATH), Rolan Fullwood (OG) y Julius Lewis (DT).

ENTRENADOR: KALEN DEBOER.

El primer año de la era DeBoer en Fresno tuvo sus luces y sus sombras. En descargo del preparador hay que decir que ningún programa de la Mountain West Conference estuvo más sacudido por la pandemia que Fresno State. Desde el 12 de marzo hasta el arranque de la temporada (25 de septiembre), los Bulldogs no pudieron entrenar. A pesar de todo, el equipo arrancó con un prometedor 3-1. Se vieron destellos interesantes la pasada temporada y la mano de DeBoer ya se aprecia en ciertos aspectos. Confiar en la veteranía del corredor Ronnie Rivers, la eclosión de Haener y el buen hacer del cuerpo aéreo pueden ser razones para el optimismo. Aunque DeBoer debe comenzar por implementar una defensa que tuvo baches muy hondos en momentos álgidos de los partidos.

TEMPORADA 2021.

Jake Haener se consolidó como uno de los mejores quarterbacks de toda la Mountain West, gracias a su espectacular final de temporada. Sus socios por aire consolidan un cuerpo de receptores de auténtico lujo. Haener puede confiar en el desempeño de Jalen Cropper (que tuvo tres partidos consecutivos con más de 100 yardas de recepción), Keric Wheatfall y Josh Kelly. Ronnie Rivers decidió -sorprendentemente- regresar para su año extra-senior y, esta, ha sido una de las noticias más celebradas en la ciudad californiana. Rivers intentará romper el récord del programa de touchdowns terrestres (ahora mismo, está empatado con 44 anotaciones). Su compañero en el backfield, Jordan Mims, se complementa perfectamente con él. El gran problema de 2020 fue la inoperancia de una línea ofensiva, que permitió demasiados sacks. El nombre más interesante entre la guardia pretoriana de Haener es el del left tackle Dontae Bull.
Nueve titulares defensivos regresan para el “año dos” de DeBoer e intentarán mejorar el esquema 4-2-5 del coordinador defensivo William Inge. La mejor faceta de la zaga bulldog fue la presión al quarterback rival, aspecto en el que brilló con luz propia el defensive end David Perales y, en menor medida, Kwami Jones. Entre los linebackers, hay que tener en cuenta la veteranía de Kevin Atkins, junto al polivalente Justin Houston y al inside linebacker Levelle Bailey. La secundaria tiene como agentes más rutilantes a los cornerbacks Bralyn Lux y Wylan Free. El kicker César Silva es toda una garantía en equipos especiales.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Fresno State at Oregon (4 de septiembre); 2) Fresno State at UCLA (18 de septiembre); 3) Fresno State Vs. Nevada (23 de octubre); 4) Fresno State at San Diego State (30 de octubre); 5) Fresno State Vs. Boise State (6 de noviembre).

@EduVall82

Hawai’i Rainbow Warriors.

(COLORES: VERDE, NEGRO, PLATA & BLANCO).
Fundación: 1909
Estadio y capacidad: Aloha Stadium (50.000)
Ciudad y Estado: Honolulu, Hawaii
Títulos Nacionales y Conferencia: 0 (FBS) y 4 Western Athletic Conference

Tradiciones y Mascotas.

A los equipos deportivos de la Universidad de Hawai’i se les nombra “Rainbow” (Arco Iris), la tradición empezó en 1923, durante el partido Vs. Oregon State salió el Arco Iris, se ganó el partido y empezó la tradición que decía que no se perdía si salía el “Rainbow”.
Otra simbología importante es el “Warrior” (Guerrero). El “Warrior” ocupa un lugar de honor en la historia de Hawai’i, porque -según la leyenda- fue el “Warrior” el responsable de la unión de las islas hawaianas.
Antes del partido, es interpretada por la banda la mítica canción Hawai’i 5.0 que se ha hecho famosa por la serie con el mismo nombre.
Pero la tradición más conocida es la famosa HAKA (baile de guerra samoano), que interpretan los propios jugadores instantes antes de empezar el partido.

Rivalidades

La primera enfrenta a Fresno State, el partido se ha jugado 53 veces y, desde 1992, se juega ininterrumpidamente. El marcador va 29-23-1 a favor de Fresno State.
La segunda rivalidad importante es contra Wyoming, de 1978 a 1997 se jugó un partido anual hasta que Wyoming dejó la Western Athletic Conference. En 2013, volvieron a jugar y volvió la rivalidad. Lidera Wyoming 15-10.

Jugadores Históricos.

Larry Cole DE (1964-1967), Jesse Sapolu C/G (1980-1982), Jason Elam K(1988-1992).

Estrella Ofensiva: Calvin Turner.

Calvin Turner es un RB que es una auténtica amenaza saliendo a recibir desde el backfield. La temporada pasada hizo 331 yardas de carrera y 4 TDs, números muy normales, pero tenemos que sumarle 546 yardas de recepción y 6 TDs, aparte, de ser una amenaza retornando.
También podemos destacar al QB Chevan Cordeiro. Es sabido por todos que el estilo ofensivo de Hawai’i es lanzarlo absolutamente todo. La cabeza y brazo del QB es importantísimo, pero Cordeiro es un perfil más móvil con la capacidad para hacer yardas terrestres.

Estrella Defensiva: Darius Muasau.

Mausau es un LB super físico con tamaño y habilidades para ir al rush, pero, sobre todo, destaca por su habilidad parando la carrera. Acabó el año con 102 tacleadas sumando las asistidas y solo, además de 4,5 sacks y 1 INT. Es el auténtico baluarte y líder de esta defensa hawaiana.

Entrenador y Esquema de Juego: Todd Graham.

Su primera temporada se vio afectada por la COVID-19, que hizo cancelar la “spring practice”, tres días antes de empezar. Además, la temporada 2020 también comenzó tarde con una pretemporada atípica y corta, nada bueno para un equipo con HC nuevo. Sin embargo, el equipo de Graham se fue consolidando poco a poco después de un comienzo notable, en particular provocando una gran sorpresa sobre Nevada.
Graham también se convirtió en el primer entrenador de Hawai’i, desde Bob Wagner en 1987, en ganar su debut, al hacerlo con una victoria sobre su rival Fresno State.
Los aficionados de la última década de College asociamos Hawai’i a un estilo de juego encarado hacia partidos de muchos puntos y muchas yardas aéreas, Graham ha minimizado un poco ese estilo (Cordeiro el QB tampoco tiene el brazo más fuerte ni preciso de todos, tiene otras virtudes) y, sobre todo, se nota la mano de Graham en llenar la defensiva de DBs y ser más sólidos atrás.

Recruiting.

En total, tenemos 12 nuevos jugadores reclutados más cinco transfers. La clase de reclutamiento de los Rainbow Warriors ha sido muy floja, con la mitad de los jugadores texanos como Graham, el HC.
Podemos destacar al DL 3 estrellas, Zhen-Keith Sotelo, el recluta número seis del estado de Hawai’i y al safety texano Ty Marsh, un jugador 3 estrellas, el recluta 203 del estado de Texas.
Más ilusionantes son los transfers por su procedencia: Utah, Okahoma, Georgia, Iowa State y Baylor.

Resumen Temporada 2020.

Ha sido una temporada positiva que acabó con récord positivo y ganando la “New Mexico Bowl” contra los Houston Cougars. En general y más con el poco número de entrenamientos grupales para alcanzar los conceptos del nuevo cuerpo técnico, la temporada ha sido muy positiva. Hemos visto un equipo más sólido en defensa y en ataque, adaptándose a las virtudes del QB dejando de lanzarlo todo. Cordeiro ha demostrado que tiene virtudes diferentes y, lo más importante, es que los Rainbow Warriors pueden competir.

Temporada 2021.

La temporada 2021 se presenta ilusionante si sigue como acabó la temporada pasada. Es un equipo sin mucho talento, pero con mucha pasión. Si Graham consigue imponer y trabajar bien sus ideas el equipo será muy sólido defensivamente.
En ataque si la OL consigue ser más sólida en protección de pase, Cordeiro no corre por su vida cada jugada y el juego de carrera se asienta, podremos ver un equipo que le pelea a cualquiera.
Prevemos una temporada con récord positivo, vuelven 19 de los 22 titulares, veremos a una Hawai’i más controlada, asentada en la carrera, muy dependiente de un Front 7 que meterá mucha presión y una secundaria muy potente.

Mejores partidos.

Hawai’i at UCLA (28 de agosto), Fresno State at Hawai’i (3 de octubre), Hawai’i at Nevada (17 de octubre), Utah State at Hawai’i (30 de octubre), Hawai’i at Wyoming (27 de noviembre).

@Albert_NFL

NEVADA WOLFPACK.

(COLORES: AZUL MARINO & PLATA)
PRIMERA TEMPORADA: 1896.
CIUDAD (ESTADO): Reno (Nevada).
ESTADIO (CAPACIDAD): Mackay Stadium (65.000).
TÍTULOS CONFERENCIA: 14 (3 Far West Conference) (4 Big Sky Conference) (5 Big West Conference) (2 WAC Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

The Nevada Wolfpack es, junto a North Carolina State, uno de los dos únicos programas deportivos en usar el apelativo de “Manada de lobos”. El término “Wolfpack” comenzó a utilizarse desde principios de la década de los 20 del siglo pasado. En un primer momento, los equipos deportivos tomaban como nickname el de “Sagebrushers”, en clara alusión a la sage brush (artemisa), la planta más extendida en el estado de Nevada. Durante la temporada 1921-1922, un periodista local definió el espíritu del equipo de football de Nevada como “el de una auténtica manada de lobos”. Este calificativo causó sensación y, ya en 1923, el término Wolves era adoptado como apodo oficial de los equipos deportivos de Nevada. Sin embargo, en la campaña 1928-1929, el cuerpo de estudiantes propuso añadir la palabra “pack” (manada) al apelativo oficial, pues era algo que se venía utilizando desde el primer momento. De esta manera, se adoptaron dos canciones muy populares para animar al equipo, que reciben el nombre de “The Wolf Pack” y “Here Comes the Wolf Pack”. Otra tradición muy bonita de Nevada es “The Law of the Jungle”, un poema procedente de la obra El Libro de la Selva, de Rudyard Kypling, que se recita antes de cada partido de football y baloncesto.
Alphie es la mascota oficial de Nevada Wolfpack. Alphie tomó el liderazgo del cuerpo de cheerleaders y la responsabilidad de animar a los equipos deportivos, de la mano de su padre, Wolfie, en 1999. En 2007, se unió a esta tarea Wolfie Jr., hermano menor de Alphie. Durante la temporada 2012, Alphie fue seleccionado como Mascot of the Year. Por último, en 2013, hizo su aparición Luna, la hermana de Alphie y Wolfie Jr.

RIVALIDADES.

El Fremont Cannon es el trofeo otorgado al ganador de la clásica Battle for Nevada, rivalidad que disputan UNLV Rebels y Nevada Wolfpack. Este cañón fue construido en 1970 y es una réplica del utilizado por el explorador y político John C. Fremont en su campaña por Nevada durante mediados del siglo XIX. El odio profundo acompaña a ambos programas en sus enfrentamientos anuales, desde aquel primer duelo, el 22 de noviembre de 1969 (victoria de Nevada 30-28). La última edición de esta impresionante rivalidad tuvo lugar la víspera de Halloween de 2020, siendo un nuevo triunfo (19-37) para Carson Strong y el Wolfpack. 46 son los partidos que integran esta serie, hasta el momento, llevando los de Reno una clara ventaja (28 victorias, 18 derrotas).
La otra gran rivalidad del Wolfpack se establece con Boise State Broncos. Se ha disputado un partido anualmente entre estos dos programas desde 1971, con la salvedad de los años 1978, 1992, 1995, 2000, 2015-2016 y 2019-2020. El primer enfrentamiento cayó del lado del equipo sito en Idaho, por 17-10. El último enfrentamiento data de la temporada 2018, y la victoria también fue para los Broncos (31-27). En total, se han disputado 43 encuentros de máxima rivalidad entre esos dos equipos, ostentando el liderazgo de la serie Boise State con 30 triunfos y 13 derrotas.

TEMPORADA 2020.

La temporada 2020 del conjunto entrenado por Jay Norvell fue sensacional, gracias al espectacular desempeño de dos grandísimos puntales ofensivos, que refulgieron con luz propia: el wide receiver Romeo Doubs y, sobre todo, el quarterback Carson Strong. El año comenzaba con la emoción por todo lo alto, con una victoria en la prórroga 37-34 sobre Wyoming. Sobrevinieron cuatro triunfos consecutivos, donde el Wolfpack sufrió mucho en algunos encuentros: UNLV (37-19), Utah State (34-9), New Mexico (27-20) y San Diego State (26-21). El desastre llegaría en Honolulu, donde se produjo una desconexión total del ataque (derrota 21-24). En el último partido de la temporada regular, Nevada daba buena cuenta de Fresno State por 27-26. En el duelo decisivo contra San José State, un partido que Nevada tenía controlado se escaparía a las huestes de Norvell, remontando San José State y llevándose el billete para el Mountain West Championship (20-30). En la Famous Idaho Potato Bowl, el Wolfpack fue muy superior a Tulane y triunfó por 38-27.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Frank Hawkins (RB); Marion Motley (FB); Austin Corbett (OG); Joel Bitonio (OT); Colin Kaepernick (QB); Dontay Moch (LB); Jorge Cordova (LB); Nate Burleson (WR); Alex Van Dyke (WR); Patrick Hunter (DB); Alphonso Williams (WR); Tony Zendejas (K); Derek Kennard (OG); Charles Mann (DE); Stan Health (QB); Bill Mackrides (QB) y Robert McClure (OT).

ESTRELLA OFENSIVA: CARSON STRONG.

La cuarta campaña de Jay Norvell al comando del Wolfpack supuso un cambio radical, estableciéndose el ataque de Nevada como uno de los más mortíferos de toda la nación. El llamado “Pack Attack” tuvo un líder nato, el maravilloso quarterback (que entra en su año junior) Carson Strong. Tras una sólida campaña 2019, Strong daba una mejor versión la temporada pasada, completando el 70’1% de sus pases intentados, alcanzando 2858 yardas de pase, logrando 27 touchdowns y solo sufriendo cuatro interceptaciones. Su estelar 2020 lo ha colocado en la rampa de salida para el NFL Draft 2022. Su conexión con el receptor Romeo Doubs fue una de las más letales de toda la nación. Como colofón a su año sublime, Strong fue galardonado con el Mountain West Offensive Player of the Year.

ESTRELLA DEFENSIVA: DOM PETERSON.

El versátil hombre de línea (puede jugar por dentro y por fuera), Dom Peterson, ha decidido regresar para su año senior, así que el coordinador defensivo Brian Ward está de enhorabuena. Peterson ha sido seleccionado dos temporadas consecutivas como All-Mountain West Defensive Line, logrando a lo largo de sus tres años de carrera universitaria 111 tackles totales, 32’5 sacks, 16’5 sacks, un pase defendido, un fumble recuperado y otro fumble forzado. Números sensacionales para un jugador, cuyo nombre puede ser pronunciado en el próximo NFL Draft.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Nevada está de moda, aunque -paradójicamente- los mejores reclutas han recalado en el vecino del sur del estado. No obstante, la gran labor de Norvell al frente del Wolfpack constituye un auténtico reclamo para los jóvenes prospectos. El recruit de Nevada ha sido posicionado en el puesto 86º de la nación, siendo los agentes más interesantes: Clay Millen (QB), Jeremiah Godwin (LB), Jacques Badolato-Birdsell (RB), Dominic Eldridge (OT), Isaiah World (OT), Andrew Madrigal (OG), Dwight Togiola (DE), Carlton Brown (TE), Chace Davis (DE) y Aedan Seiuli (S).

ENTRENADOR: JAY NORVELL.

La cuarta temporada de Norvell al frente del Wolfpack constituyó un año para recordar. Su récord total en estos cuatro años es de 24 triunfos y 22 derrotas. La labor de Norvell al mando de la ofensiva recogió sus frutos en 2020 y lo mejor aún está por llegar. El regreso de estos increíbles jugadores ofensivos es sinónimo de que Nevada volverá a presentar sus credenciales al título de la Mountain West. Ahora bien, para dar ese salto de calidad, será necesario que la defensa se equilibre al ataque y sea capaz de generar más presión al quarterback rival y producir más turnovers. El “Pack Attack” ideado por Jay Norvell volverá a sembrar el pánico entre las zagas rivales.

TEMPORADA 2021.

Carson Strong volverá a ser el encargado de poner en funcionamiento esa sensacional maquinaria ofensiva. Su máximo socio se establece en la figura del receptor Romeo Doubs, que la pasada temporada rozó la perfección, logrando 1002 yardas y nueve touchdowns. Doubs liderará un grupo de receptores y tight ends con mucha experiencia y que se adaptan magistralmente a los movimientos y pases de Strong. Elijah Cooks (que regresa tras una temporada 2020 de lesiones), Marquez Stovall, Tory Horton y, sobre todo, el all-conference TE Cole Turner dan lustre a una de las mejores unidades de la nación. Las acometidas terrestres tendrán como agentes más significativos a Toa Taua y a Devonta Lee. La línea ofensiva ofrecerá protección de garantías a Carson Strong, pues retornan el senior center Tyler Orsini, el senior guard Jermaine Ledbetter, el guard Aaron Frost y el tackle Jacob Gardner.
En defensa, la línea tendrá como máximo referente al polivalente Dom Peterson, que será el ancla que haga mejores a su compañero all-conference Sam Hammond, junto al defensive end Kameron Toomer, el defensive tackle Zak Mahannah y al transfer JUCO Chace Davis. El cuerpo de linebackers también tiene un all-conference en la figura de Lawson Hall, que será el jefe de un grupo experimentado pero que ha de dar un paso adelante: Lamin Touray, Peter Montini, Daiyan Henley, Davion Blackwell y Naki Mateialona. La gran duda de la zaga es una muy inexperta secundaria, en la que únicamente sobresale el cornerback Berdale Robins. Los transfers llegados desde Wake Forest (Isaiah Essissima) y USF (Bentlee Sanders) tratarán de mejorar lo que ya había.
En special teams hay que valorar al All-Mountain West kicker Brandon Talton, uno de los mejores especialistas de la nación.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Nevada at California (4 de septiembre); 2) Nevada at Kansas State (18 de septiembre); 3) Nevada at Boise State (2 de octubre); 4) Nevada Vs. UNLV (30 de octubre); 5) Nevada Vs. San José State (6 de noviembre).

@EduVall82

SAN DIEGO STATE AZTECS.

(COLORES: ROJO ESCARLATA & NEGRO)
PRIMERA TEMPORADA: 1921
CIUDAD (ESTADO): Carson (California).
ESTADIO (CAPACIDAD): Dignity Health Sports Park (27.000).
TÍTULOS NACIONALES & TÍTULOS CONFERENCIA: 3 (Division II) – 21 (3 Mountain West Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

En 1925, tras tres décadas de nombres no oficiales, el profesorado y el Consejo de Estudiantes -los llamados Wampus Cats- decidieron adoptar el nickname de Aztecs para denominar a los equipos deportivos de la universidad. La valentía, la intelectualidad y la espiritualidad de la cultura azteca, unida a su cercanía y a esa necesidad de unir los pueblos americano y mejicano, justificaron esta decisión. Tras varias décadas sin mascota, el Rally Committee decidió apostar por honrar al antiguo emperador azteca, Moctezuma II, creando un personaje llamado “Monty Montezuma”, que animaría a los programas de football y baloncesto. Se intentó, desde el primer momento, hacer una recreación lo más realista posible de este indómito guerrero de los primeros años del siglo XVI. Montezuma o “el Guerrero Azteca” es símbolo de la diversidad, pero también de la equidad, historia y cultura del mítico pueblo azteca, impartiendo -incluso- conferencias sobre esta ancestral sociedad.  A pesar de la polémica generada en torno a la figura de Montezuma, Sally Roush -presidenta de la Universidad- ha ratificado su firme decisión de seguir contando con la presencia de Montezuma como líder espiritual y ejemplo para toda la comunidad estudiantil. Además, ha creado un órgano para la buena praxis y difusión de la cultura azteca, en la que Montezuma ocupa un lugar prominente.
El primer partido de football jugado por los Aztecas se disputó el 25 de septiembre de 1930, fecha en la que SDSU masacró 39-0 al segundo equipo de los marines de San Diego, ante más de 5000 espectadores en el Lane Field. Ese encuentro se disputó por la noche y el prefacio a tan mítico encuentro fue un espectáculo de fuegos artificiales, que hizo las delicias del respetable. Desde entonces, como recuerdo a aquella inolvidable noche, el 75% de los partidos de los Aztecs se disputan por la noche, es decir, “bajo las luces”. Una de las más curiosas tradiciones de los Aztecs es la vestir completamente de negro en cada encuentro como local. Este “look” tiene mucho que ver con la figura del famoso Don Coryell, uno de los entrenadores que cambió el propio concepto del vetusto football, siendo pionero de la creación de esquemas que daban más pábulo al juego de pase.

 

RIVALIDADES.

La gran batalla del sur de California tiene lugar entre San Diego State y Fresno State. Este enfrentamiento data de 1923 y se conoce como “The battle for the oil can” (“La batalla del antiguo depósito de gasolina”). Tan curioso nombre se debe a que los estudiantes de ambas universidades consideraban que un bidón de gasolina era algo fundamental en sus desplazamientos para presenciar este partido.
Cruzar la desértica y árida Highway 99, a través del Paso del Tejón, en los coches y autobuses de la década de los 20 constituía una auténtica aventura. Por tanto, contar con el agua necesaria y un bidón extra de combustible era algo imprescindible. Desde aquellos vetustos años y a lo largo de más de ocho décadas, un trofeo con la forma de un antiguo bidón de gasolina ha sido otorgado al ganador de este salvaje duelo californiano. Aztecs y Bulldogs se han enfrentado en 59 ocasiones, aventajando San Diego State en la serie con sus 30 victorias frente a las 25 de Fresno State y los 4 empates.

TEMPORADA 2020.

El año se inició bien merced a sendas y claras victorias ante UNLV (34-6) y Utah State (38-7). Sin embargo, todo se complicó con la derrota frente al -posterior- campeón de la conferencia, San José State (17-28). Los Aztecas se lamieron las heridas con un insultante triunfo ante Hawai’i (34-10). Pero las derrotas contra Nevada (21-26) y Colorado (10-20) supusieron un baño de realidad. San Diego State cerraría la temporada con una victoria frente a Colorado State (29-17) y una derrota ante la potente BYU (14-28).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Marshall Faulk (RB); Joe Gibbs (HC); George Brown (OG); Don Coryell (HC); Fred Dryer (DE); Todd Santos (QB); Haven Moses (WR); Willie Buchanon (CB); Aaron Brewer (LS); Damontae Kazee (S); Nick Bawden (FB); Kahale Warring (TE); Ryan Pope (OT); David Wells (TE); Calvin Munson (LB); Rashaad Penny (RB); Alex Barrett (DE) y Daniel Brunskill (OG).

ESTRELLA OFENSIVA: GREG BELL.

Bien sabemos la importante del ataque terrestre en los esquemas ofensivos de San Diego State Aztecs y el running back Greg Bell está destinado a ser ese jugador clutch que haga renacer las aspiraciones del programa del sur de California. Bell alcanzó más de 100 yardas en cada uno de los cuatro primeros partidos de la pasada temporada, totalizando al final del año 113 intentos, 637 yardas y 6 touchdowns. El ex jugador de Nebraska jugó limitado en los últimos cuatro encuentros, debido a una lesión en el talón de Aquiles, así que se espera su mejor versión para esta campaña.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: CAMERON THOMAS.

Los dos primeros años de Cameron Thomas en Carson han sido simplemente alucinantes. Ha totalizado 84 tackles totales, 18’5 tackles for loss, 9’5 sacks y ha defendido dos pases. Todo un auténtico baluarte defensivo. Se ha consolidado como el eje que vertebra ese esquema defensivo 3-3-5 de los Aztecas. La pasada campaña pasó del tackle al end en la mitad de la misma y se vio su mejor versión. Ha brillado y ha hecho brillar a sus compañeros. Habrá que tener muy en cuenta su labor este año de cara al NFL Draft.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

San Diego State vive días de vino y rosa respecto a su idilio con el mundo profesional, pues solo hay que comprobar lo fructífera que ha sido el NFL Draft 2020 con los Aztecs gracias a las selecciones de Tariq Thompson, Dwayne Johnson Jr. y Darren Hall. Por tanto, Carson se confirma como un territorio ideal de salida para el circo profesional. El recruit de San Diego State ha sido posicionado en el puesto 62º de la nación, siendo los reclutas más intrigantes: Josh Simmons (OG), Noah Avinger (CB), Ross Ulugalu-Maseuli (OG), Zyrus Fiaseu (LB), C.J. Baskerville (S), Phillippe Wesley II (WR), Will Haskell (QB), D.J. Herman (LB), Ilaisa Gonebure (DT) y New Zealand Williams (S).

ENTRENADOR: BRADY HOKE.

Brady Hoke no ha obtenido los resultados esperados en sus tres años al frente de los Aztecs, ya que posee un récord casi al 50% (17 victorias y 16 derrotas), algo que no es válido para un programa tan puntero, no solo en la Mountain West Conference, sino en todo el Group of Five. Hoke deberá, ante todo, elegir bien al quarterback que moverá las cadenas de los all-blacks del Estado de San Diego. Por lo demás, sus esquemas están constituidos por un poderoso y constante juego terrestre, y una defensa férrea y agresiva. Esa es la base que ha otorgado éxito a San Diego State. Hoke tiene el dudoso mérito de ser el primer entrenador en romper 10 años consecutivos de viajes consecutivos de SDSU a los bowl games. Será necesaria una temporada positiva o su cabeza puede correr peligro…

TEMPORADA 2021.

La necesidad de elegir un nuevo quarterback vuelve a ser patente por tercer año consecutivo. Lucas Johnson, hasta su lesión ante Nevada, mostró un buen juego y esa capacidad para moverse fuera del pocket. Tras su baja, tomó el testigo Jordan Brookshire, que dejó muchas dudas en sus dos titularidades ante Colorado State y BYU. Ante tal perspectiva, incluso el transfer llegado desde Mississippi State, Jalen Mayden, puede tener oportunidades de alzarse con el puesto de titular. Un Greg Bell totalmente recuperado será la solución para el juego terrestre aztec. Junto a él, forman un backfield terrible Chance Bell, Kaegun Williams y Jordan Byrd. El nuevo entrenador de la offensive line, Mike Goff, tendrá la dolorosa baja de Kyle Spalding, así que tendrá que recomponer la línea, aunque tener al All-Mountain West tackle Zachary Thomas siempre es un respiro. El juego aéreo tendrá como agentes más efectivos al tight end Daniel Bellinger y el wide receiver Jesse Matthews. Al grupo se unirá el receptor Tyrell Shavers, transfer procedente de Mississippi State.
La zaga de San Diego State tuvo un año colosal: tercera de la nación en yardas totales permitidas (283’5 yardas por partido), segunda en yardas permitidas por jugada (4’36) y décimo primera en puntos permitidos por encuentro (17’8). Ahora bien, reemplazar el talento en la secundaria de tres jugadores tan impresionantes como Tariq Thompson, Dwayne Johnson Jr. y Darren Hall se antoja harto complejo. Para tamaña papeleta se espera la recuperación total del safety Rashad Scott, así como la evolución positiva de dos jugadores seniors, el safety Trenton Thompson y el cornerback Tayler Hawkins. Cameron Thomas -ya como defensive end- será el líder de ese esquema defensivo 3-3-5, bien acompañado del defensive end Keshawn Banks, el defensive tackle Jonah Tavai y los linebackers Caden McDonald, Seyddrick Lakalaka y Andrew Aleki.
En cuanto a special teams, Matt Araiza es uno de los mejores kickers de la conferencia, mientras que Byrd y Matthews pueden ayudar mucho en los retornos.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) San Diego State at Arizona (11 de septiembre); 2) San Diego State Vs. Utah (18 de septiembre); 3) San Diego State at Fresno State (30 de octubre); 4) San Diego State Vs. Nevada (13 de noviembre); 5) San Diego State Vs. Boise State (27 de noviembre).

@EduVall82

SAN JOSÉ STATE SPARTANS.

(COLORES: AMARILLO, BLANCO & AZUL)
PRIMERA TEMPORADA: 1893.
CIUDAD (ESTADO): San José (California).
ESTADIO (CAPACIDAD): CEFCU Stadium (30.456).
TÍTULOS CONFERENCIA: 17 (2 Northern California Athletic Conference) (6 California Collegiate Athletic Association) (3 Pacific Coast Athletic Association) (5 Big West Conference) (1 Mountain West Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Debido a que la universidad fue concebida, en su génesis, como un lugar en el que formar a futuros docentes, el nickname de San José State fue cambiado en numerosas ocasiones, hasta que, en 1922, se anotó oficialmente el apelativo de Spartans para designar a los equipos deportivos de la universidad. Los apodos de los equipos atléticos de San José State, antes de 1922, fueron tan curiosos como The Daniels, The Teachers, The Pedagogues, The Normals o The Normalites.
Sammy Spartan es el nombre de la mascota oficial de los Spartans. Fue adoptada en 1925 y representa con orgullo los colores amarillo, blanco y azul de la universidad de San José State.

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de San José State se establecen contra Stanford y frente a Fresno State. “The Bill Walsh Legacy Game” es el nombre que se otorga a ese enfrentamiento entre el Cardinal y Spartans. El primer enfrentamiento data de 1900, resolviéndose con una clara ventaja de Stanford por 35-0. Desde entonces, Cardinal y Spartans se han enfrentado en 67 ocasiones, ostentando Stanford una clara ventaja en la serie histórica por 52 victorias, 14 derrotas y un empate. Lamentablemente, desde 2013 y debido a que ambos programas batallan en diferentes conferencias, no tenemos una reedición de este clásico.
El otro gran rival de San José State es Fresno State. Ambos conjuntos se encuadran en la Mountain West Conference y se enfrentaron anualmente, lo que ha azuzado esta aversión entre ambos programas. El primer duelo se dio el 19 de noviembre de 1921, y los Spartans dominaron a los Bulldogs por 14-2. En total, se han producido 83 clásicos, con un dominio de Fresno State (42 triunfos, 38 derrotas y 3 empates).

TEMPORADA 2020.

El sueño de la Cenicienta se completó y los Spartans ganaban su primer campeonato de la Mountain West. Brent Brennan supo sacar el máximo partido a su equipo y San José State realizaba una temporada épica y para recordar. El año arrancaba con una sufrida victoria ante Air Force por 17-6. Se ganaba con mucha más holgura a New Mexico (38-21), San Diego State (28-17), UNLV (34-17) y Hawai’i (35-24). El partido contra Nevada era una auténtica final y, tras sufrir y remontar, los Spartans se llevaban el triunfo por 30-20. El Mountain West Championship era dominado por unos avasalladores Spartans (34-20), que hacían hincar la rodilla al claro dominador de los últimos años, Boise State. El año de ensueño de las huestes de Brennan no se pudo cerrar con una victoria en la Arizona Bowl, y Ball State triunfaba 34-13 sobre San José State.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Bill Walsh (HC); Willie Helston (HB); Travis Johnson (LB); Jarron Gilbert (DE); Josh Love (QB); Roy Zimmerman (QB); Louis Wright (DB); Bob Titchenal (LB); Art Powell (WR); Neil Parry (S); Dwight Lowery (DB); James Jones (WR); Cody Jones (OT); Johnny Johnson (RB); Jeff García (QB); Carl Ekern (LB); Terry Donahue (HC); Neal Dahlen (QB); Gill Byrd (DB); Tyler Ervin (RB); David Fales (QB); Isaiah Irving (LB); Akeem King (LB); Josh Oliver (TE); David Quessenberry (OG); Wes Schweitzer (OG) y Keith Smith (FB).

ESTRELLA OFENSIVA: NICK STARKEL.

El quarterback Nick Starkel pensará que el triunfo se da en las terceras oportunidades. Algo curioso es lo de este chico que, tras pasar sin pena ni gloria por Texas A&M y Arkansas, ha logrado el éxito y el máximo reconocimiento al norte de California. En su primer año con los Spartans, lució a un nivel descomunal, completando el 64’2% de sus pases, lanzando para 2174 yardas y 17 touchdowns, y sufriendo 7 interceptaciones. El coordinador ofensivo Kevin McGiven sacó la mejor versión de Starkel y, en 2021, tratará de que Nick siga en esa línea, a pesar de que los Spartans hayan perdido a sus mejores jugadores por aire.


ESTRELLA DEFENSIVA: CADE HALL.

Cade Hall fue nombrado la pasada temporada Mountain West Defensive Player of the Year. El liniero defensivo junior ha decido regresar para su año senior, tras lograr 26 tackles totales, 12 tackles for loss, 10 sacks y un fumble recuperado en tan solo siete partidos. Finalizó en segundo lugar de la nación en sacks por partido. Será uno de los puntales más importantes de ese esquema defensivo 3-4, junto a su compañero Viliami Fehoko, que también realizó un 2020 de ensueño.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

El buen hacer de Brent Brennan con los Spartans se está dejando sentir a la hora de reclutar jugadores, que ven San José State como un gran lugar para formarse y, ¿por qué no?, dar el salto a la NFL. El recruit de San José State ha sido posicionado en el puesto 122º de la nación, siendo los jugadores a seguir, en los próximos años: Walker Eget (QB), Bryun Parham (LB), Nathan Lewis (ATH), Kavon Baptiste (WR), Leonard Glass (RB), Fernando Carmona (TE), Brandon Álvarez (WR), Assani Berkeley (ATH), Kai Peterson-Davison (OC) y Marcel Sanders (DE).

ENTRENADOR: BRENT BRENNAN.

En su cuarta campaña al frente de los Spartans, Brent Brennan alcanzó el éxtasis con un campeonato de la Mountain West y una temporada para enmarcar. No obstante, los inicios fueron muy duros, ya que su récord en estos cuatro años es de 15 victorias y 30 derrotas. Brennan seguirá confiando en ese ataque explosivo por aire, con un Starkel en un nivel descomunal. No obstante, la gran duda será un cuerpo de receptores prácticamente nuevo. Desde el punto defensivo, el regreso de sus armas más amenazadoras hace a los Spartans un rival muy difícil de batir. El calendario juega muy a favor de las hordas aleccionadas por Brennan.

TEMPORADA 2021.

Brent Brennan y el coordinador ofensivo Kevin McGiven tendrá que ingeniárselas para rehacer una unidad aérea que pierde a muchos de sus efectivos. La gran baza de los Spartans es el regreso de Derrick Deese Jr., uno de los mejores tight ends de la conferencia y que el año pasado aportó cinco anotaciones. Además, Isaiah Hamilton vuelve en la posición de slot. ¿El resto? Habrá que ver la evolución y aportación de Andre Crump Jr., Jermaine Braddock, Malikhi Miller y el JUCO transfer Donald McKinney. Al frente de las operaciones estará Nick Starkel, que espera firmar otro año a un nivel descomunal. El running back Tyler Nevens seguirá siendo el arma más usada por tierra, pero deberá mejorar su eficacia en red zone, pues los Spartans fueron los 23º en yardas totales, pero los 62º en anotación (siendo los 11º en sus viajes a red zone, donde solo anotaron el 50%).Toda la línea ofensiva regresa, siendo su mejor hombre el left tackle Jack Snyder, seleccionado en el primer equipo All-Mountain West y que tiene futuro NFL.
Los once titulares de la defensa volverán a estar bajo las órdenes del coordinador defensivo Derrick Odum. La línea defensiva tendrá a dos protagonistas impresionantes: Viliami Fehoko y Cade Hall. En la unidad de linebackers el mayor talento es el de Kyle Harmon, que tendrá como compañeros a Tysyn Parker y Rahyme Johnson, por el interior, y a Alii Matau y Hadari Darden, por fuera. En la secundaria, destacan los dos safeties Tre Webb y Tre Jenkins, junto con los dos cornerbacks Nehemiah Shelton y Kenyon Reed. Además, Jay Lenard y Tre White entrarán en la rotación.
En equipos especiales, sobresale el kicker Matt Mercurio, que lleva dos temporadas a un gran nivel.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) San José State at USC (4 de septiembre); 2) San José State at Western Michigan (25 de septiembre); 3) San José State Vs. Wyoming (30 de octubre); 4) San José State at Nevada (6 de noviembre); 5) San José State Vs. Fresno State (27 de noviembre).

@EduVall82

UNLV REBELS.

(COLORES: ROJO & GRIS)
PRIMERA TEMPORADA: 1968.
CIUDAD (ESTADO): Paradise (Nevada).
ESTADIO (CAPACIDAD): Allegiant Stadium (65.000).
TÍTULOS CONFERENCIA: 2 (Big West Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

UNLV no posee una mascota oficial a día de hoy, pero aún se recuerda la primera mascota oficial de Rebels: el añorado Beauregard. Este lobo -un logo en blanco y negro al más puro estilo cartoon- estaba ataviado con una chaqueta gris y un gorro del ejército confederado. Su elección se debía a que muchos estudiantes querían hacer una parodia del apodo -Wolfpack- del gran rival, Nevada. Esta mascota se retiró en la década de los 70 del siglo XX, pues un grupo de estudiantes lo rechazaban al tener una clara conexión con la Guerra Civil. El consejo de estudiantes votó la elección de un nuevo logo/mascota y se seleccionó un soldado colonial con gorro ancho y grandes bigotes, que fue bautizado con el nombre de Hey Reb. Sin embargo, Hey Reb también fue retirado en 2020 y, actualmente, la universidad no tiene ningún plan para instaurar una nueva mascota. No obstante, se ha visto a Beauregard en algunos partidos de baloncesto y en el viejo gimnasio de la universidad, así que quizás el simpático lobo reaparezca, con algún cambio en su diseño.
Con respecto al nickname, la elección del nombre Rebels obedece a que los equipos deportivos de la Universidad de Nevada-Las Vegas siempre han estado eclipsados por el gran vecino del norte, The University of Nevada. Por tanto, estudiantes, profesorado y dirigentes querían mostrar su rebeldía contra este hermano mayor y reclamar su lugar.

RIVALIDADES.

El Fremont Cannon es el trofeo otorgado al ganador de la clásica Battle for Nevada, rivalidad que disputan UNLV Rebels y Nevada Wolfpack. Este cañón fue construido en 1970 y es una réplica del utilizado por el explorador y político John C. Fremont en su campaña por Nevada durante mediados del siglo XIX. El odio profundo acompaña a ambos programas en sus enfrentamientos anuales, desde aquel primer duelo, el 22 de noviembre de 1969 (victoria de Nevada 30-28). La última edición de esta impresionante rivalidad tuvo lugar la víspera de Halloween de 2020, siendo un nuevo triunfo (19-37) para Carson Strong y el Wolfpack. 46 son los partidos que integran esta serie, hasta el momento, llevando los de Reno una clara ventaja (28 victorias, 18 derrotas).

TEMPORADA 2020.

Un auténtico annus horribilis constituyó la pasada temporada 2020. Las huestes aleccionadas por Marcus Arroyo -que estaba en su primer año- sufrieron seis derrotas consecutivas y no pudieron competir por la victoria en ninguno de los partidos disputados. El primer encuentro enfrentó a los Rebels con San Diego State, y los Aztecs se llevaron una clara victoria (6-34). En el segundo partido de la temporada, tenía lugar la gran Batalla de Nevada, pero Carson Strong fue demasiado para UNLV. El año finalizaría con otras cuatro derrotas: Fresno State (27-40), San José State (17-34), Wyoming (14-45) y Hawai’i (21-38).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Randall Cunningham (QB); Joe Hawley (OC); Beau Bell (LB); Eric Wright (DB); Anton Palepoi (DE); Sam Brandon (DB); Ickey Woods (RB); Todd Liebenstein (DE); Sam Greene (WR); Ron Crews (NT); Aaron Mitchell (DB) y Glenn Carano (QB).

ESTRELLA OFENSIVA: CHARLES WILLIAMS.

La temporada 2019 del running back Charles Williams fue estratosférica, siendo seleccionado -con total merecimiento- en el primer equipo All-Mountain West Conference. Esa temporada alcanzó las 1257 yardas y las once anotaciones. En 2020, volvió a echarse el peso de una ofensiva paupérrima y, en seis partidos, logró 495 yardas y cuatro touchdowns, promediando la nada despreciable cifra de 82’5 yardas por partido. Actualmente, se encuentra a apenas 793 yardas del récord histórico del programa en yardas terrestre, que ostenta Tim Cornett (con 3733 yardas en su etapa universitaria de 2010 a 2013). Williams luchará por romper esta cifra y ayudar, de esta manera, a su equipo sobre el emparrillado.

ESTRELLA DEFENSIVA: JACOBY WINDMON.

El año sophomore de Jacoby Windmon fue sencillamente espectacular, consiguiendo una mención All-Mountain West y erigiéndose en el único defensor rebel, desde 2014, en conseguir cinco sacks en una temporada -más mérito aún, pues fue una campaña de apenas seis partidos-. Además, sumó 39 tackles totales, 6’5 tackles for loss, dos pases defendidos y un fumble forzado. El defensive coordinator Peter Hansen ya ha informado que Windmon se moverá de la posición de defensive end a un puesto de linebacker Jack mucho más híbrido, donde Jacoby podrá sacar lo mejor de sí.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

A pesar de que soplan aires nada positivos cerca de la Ciudad del pecado, Las Vegas sigue siendo Las Vegas, y Sin City está siendo un reclamo para jóvenes jugadores, pues UNLV ha conseguido la segunda mejor clase de reclutas de toda la conferencia. El recruit de UNLV ha sido posicionado en el puesto 68º de la nación, siendo, quizá, los jugadores más intrigantes: Nick Dimitris (DE), Anthony Rosas (OG), Kamren Blanton (CB), Brye Lighon (ATH), Deamikkio Nathan (WR), Kevon Ivy (DE), Sammy Green (RB), Anton Ambuehl (OT), Cameron Friel (QB) y Jaylen Lane (S).

ENTRENADOR: MARCUS ARROYO.

Marcus Arroyo luchará -por lo civil y por lo criminal- por tratar de hacer olvidar su temporada debut, en la que tuvo un vesánico récord de cero victorias y seis derrotas. La explicación a tal desastre puede explicarse porque Arroyo no tuvo una spring practice regular para tratar de que sus jugadores asimilaran sus novedades ofensivas y defensivas. 2021 debe ser el año y ya no hay excusas, pues los Rebels han logrado reclutar a grandes jugadores (su recruit se sitúa en el segundo puesto de la Mountain West). Arroyo debe seleccionar bien al quarterback (aunque sus opciones son escasas) y apostarlo todo a las acometidas terrestres de Charles Williams, así como a la mejora de la defensa.

TEMPORADA 2021.

Que un programa haya tenido trece quarterbacks titulares en dieciocho temporadas no suena nada bien. Esa, sin duda, ha sido la razón de ese deambular en el desierto que parece definir la trayectoria deportiva de los Rebels. Este año volverá a haber cambio en la posición, puesto que Max Gilliam (titular en los seis partidos con Arroyo) ha decidido no volver, y Kenyon Oblad (titular en 2019) ha pedido el transfer. Por tanto, Arroyo tendrá que elegir entre el junior Justin Rogers, un transfer que llega desde TCU, o el sophomore Doug Brumfield. Una apuesta arriesgada, pero nada descartable, sería darle las riendas al novato Cameron Friel, que es un prospecto con un grandísimo futuro por delante. El juego terrestre será cosa de Charles Williams, que estará bien acompañado por Jayvaun Wilson, un transfer sophomore que procede de Oregon. El cuerpo de receptores estará liderado por Kyle Williams, elegido Mountain West Freshman of the Year, y que consiguió 35 recepciones para 426 yardas y dos touchdowns. Otros wide receivers a considerar son el transfer de Indiana, Jordan Jakes, junto a Zyell Griffin y Steve Jenkins. La línea ofensiva contará con la vuelta de tres titulares: el right guard Julio García II, el left tackle Clayton Bradley y el center Leif Fautanu.
La defensa lució desastrosa en 2020, permitiendo 38 puntos de media por encuentro y más de 7 yardas por jugada. El coordinador Peter Hansen tratará de reflotar la unidad. Para ello, cuenta con el retorno de diez titulares más la adición del ex de USC, el defensive end Connor Murphy. Sin duda, el adalid de la defensa es Jacoby Windmon. Junto a él, los linebackers más dominantes serán Malakai Salu, Adam Plant Jr., Farrell Hester II y Vic Viramontes. La secundaria estará liderada por una pareja de safeties con mucha solvencia: el strong safety Bryce Jackson y el free safety Tre Caine. Completan la unidad los cornerbacks Aaron Lewis y Nohl Williams.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) UNLV at Arizona State (11 de septiembre); 2) UNLV Vs. Iowa State (18 de septiembre); 3) UNLV at UTSA (2 de octubre); 4) UNLV at Nevada (30 de octubre); 5) UNLV at New Mexico (6 de noviembre).

@EduVall82