Lo Más Cool – EDU

EAST CAROLINA PIRATES AT TULSA GOLDEN HURRICANE (30-34)

Decía el filósofo chino Confucio que “el hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor”. Y. efectivamente, la noche del pasado viernes se cometió una grave equivocación. Un desacierto total, por parte del equipo arbitral, que significó un cambio sustancial en el devenir de un partido. El linebacker de East Carolina, Jireh Wilson arrebataba el ovoide al corredor de Tulsa, T.K. Wilkerson, provocando un fumble, que era recuperado por su compañero de equipo, el cornerback Ja’Qan McMillan. La jugada resultaba decisiva, pues los Pirates dominaban 30-27 cuando restaban menos de dos minutos para el final. Los cebras cobraron en el campo pérdida de balón recuperado por East Carolina, pero tras la revisión oficial cambiaron su decisión. 

Esta fue una de las tres controvertidas decisiones de los árbitros en el drive final de Tulsa: la primera, una dudosa interferencia cometida por el defensor pirata Warren Saba en 4ª&10, cerca del mediocampo; la final, un pase en 4ª&5 del quarterback local Zach Smith, que era atrapado, de manera dudosa, por Josh Johnson. ¿El resultado de todo ello? Tulsa continuaba su ataque y, finalmente, T.K. Wilkerson subsanaba su “fallo” con dos galopadas que suponían la remontada final y el triunfo para el Golden Hurricane. Wilkerson, que había estrenado paternidad horas antes, dedicaba la victoria a su bebé recién nacido. El conjunto entrenado por Philip Montgomery mantenía intactas sus opciones de triunfar en la conferencia. 

Mas, tomando como referencia este ancestral proverbio confucianista, la propia American Athletic intentaba corregir el error arbitral y publicaba, el mismo domingo, un comunicado en el que ponía de manifiesto que la decisión tomada por los cebras había sido incorrecta y completamente perjudicial para los intereses de East Carolina. Reparación moral, pero no deportiva, pues esta declaración de la AAC no tendrá repercusiones en el resultado del partido. Como también recomienda un proverbio oriental: “El viaje más largo comienza con un pequeño paso”. 

El partido en el Chapman Stadium enfrentaba a dos conjuntos completamente antitéticos: la solidez defensiva del Golden Hurricane frente al desparpajo y la alegría ofensiva de los Pirates. El encuentro arrancaba -como era de esperar- con un ataque infructuoso de East Carolina que era rápidamente abortado por la zaga de Tulsa. Zach Smith, el QB local, (253 yardas de pase, 2 TDs, 2 interceptaciones) iniciaba el ataque golden hurricane de la peor manera posible: siendo interceptado por Warren Saba en su propia yarda 42. Holton Ahlers, mariscal de campo pirate, (330 yardas aéreas, 3 TDs, 1 interceptación), se aprovechaba de una inmejorable posición de campo y de los acarreos de su sólido corredor true freshman, Rahjai Harris (118 yardas) para llegar a la red zone y dar un gran pase de 16 yardas a Tyler Snead (108 yardas, 1 TD). East Carolina se ponía por delante en el marcador. 

El ataque de Tulsa seguía sin funcionar y Lachlan Wilson se veía forzado a despejar el ovoide. Nueva oportunidad para que los Piratas implementaran su ventaja, pero Harris cometía su único error del partido y se dejaba caer el ovoide, que era recuperado por el Golden Hurricane. Tulsa volvía iniciar un ataque, pero esta vez desde el propio campo de East Carolina. Sin embargo, la ofensiva golden cane cortocircuitaba nuevamente, a pesar del tiempo muerto pedido por Montgomery, y cometía un turnover on downs. Mas ambos equipos aunaban errores, compadeciéndose -al parecer- de las desgracias ajenas. Holton Ahlers lanzaba un pase de 16 yardas, que era atrapado por Audie Otomosho, pero la férrea defensa de Tulsa provocaba y recuperaba un fumble. 

En este momento, un eco de incertidumbre recorría las semivacías gradas del Chapman Stadium, pues la estrella local, el ciclópeo linebacker Zaven Collins (6 placajes, 3 solo) se retiraba del campo con molestias físicas. Zach Smith iniciaba un drive eminentemente terrestre, que era interrumpido por un sack de Jireh Wilson. El Golden Hurricane se veía forzado a patear un field goal. El lanzamiento era bueno y Zack Long hacía subir los primeros tres puntos al marcador de Tulsa. A pesar de la momentánea baja de Collins, la zaga golden cane forzaba un 3 y fuera. Los locales recuperaban el ovoide. Pero este ataque era truncado rápidamente por la zaga pirate. En este momento del partido, las defensas triunfaban netamente sobre las unidades ofensivas. 

Zach Smith, el QB que desperdicia los primeros cuartos – apnews.com

Mike Houston, en su segundo año al frente del equipo de Greenville, ha sabido equilibrar su ataque, dando más preponderancia al juego de carrera, principalmente gracias a la irrupción de Rahjai Harris. La siguiente secuencia ofensiva era fiel reflejo de este balance, complementándose con acarreos del propio Harris y certeros pases de Ahlers. El drive finaliza con una recepción de 25 yardas para touchdown por parte de C.J. Johnson. 14-3 a favor de los Piratas de Carolina del Este. 

Tulsa parecía completamente desconcertada, más preocupada por la pérdida de su lesionado héroe Zaven Collins. El ataque no carburaba y la defensa pirate frenaba una vez más las débiles acometidas de Zach Smith y sus huestes huracanadas. Ahlers y Harris continuaban a lo suyo, sumando yardas y poniendo cada vez más distancia en el marcador. En esta ocasión, Jake Verity anotaba tres puntos más para el programa anclado en Greenville. 

A menos de dos minutos para el final de la primera parte, Zach Smith movía las cadenas relativamente bien y conseguía establecer una secuencia de 8 jugadas y 40 yardas, llevando el ovoide a la yarda 12 de East Carolina. Todo parecía indicar que Tulsa se iría al descanso con una nueva anotación, pero el pase de Zach Smith, que debía convertirse en TD, era interceptado por Shawn Dourseau. Fin del segundo cuarto y dominio 17-3 para las huestes aleccionadas por Mike Houston. 

El tercer cuarto suponía la vuelta de Zaven Collins y la ilusión volvía al emparrillado del Chapman Stadium. El ataque parecía contagiarse de este halo de esperanza y Zach Smith dirigía un rápido y magnífico drive de 78 yardas, que se completaba con un magnífico pase de 25 yardas para TD, que era atrapado por Keylon Stokes (90 yardas, 1 TD). El Golden Hurricane se metía de lleno en la batalla. 

Ahlers, lejos de amilanarse por este resurgir dorado, volvió a confiar en Harris y en sus sólidos receptores (Snead y Proehl), dejando el camino expedito para que Verity volviera a anotar otro field goal, esta vez de tan solo 22 yardas. El torbellino del ataque local ya se había desbordado, y, en la siguiente secuencia ofensiva, Smith y el corredor Deneric Prince se convirtieron en los agentes principales. El equipo llegaba a red zone y Montgomery era valiente, jugándose un 4ª&1. T.K. Wilkerson, el postrero héroe del partido corría 13 yardas para reducir aún más la distancia en el marcador. 20-17 para East Carolina.

La defensa de Tulsa volvía por sus fueros y lograba interceptar rápidamente a Ahlers en su propia yarda cuatro, dejando una apacible posición para que el ataque rematara la faena y consolidara la remontada. No obstante, la zaga de East Carolina supo contener a la unidad ofensiva golden cane, que solo pudo anotar un field goal. Partido nuevo, empate a 20 puntos. 

Ahlers volvía a dar serenidad a su ofensiva y lideraba con decisión un gran drive, que llegaba con relativa facilidad a la red zone rival. Sin embargo, la defensa conseguía parar los intentos ofensivos de los Pirates y solo permitía una nueva patada. Intento de field goal que era bloqueado por Jaxon Player. Todo parecía ponérsele de cara a Tulsa, pero la alegría duró poco para los de Montgomery, pues -en la segunda jugada de su nueva secuencia ofensiva-, Juan Carlos Santana, tras recepcionar un pase de 17 yardas, cometía un fumble, que era recuperado por East Carolina. 

Ahlers volvía a mover las cadenas, pero la recompensa era escasa, a pesar de la ventajosa posición de campo de la que partían. En esta ocasión, Jake Verity sí anotaba los tres puntos, que ponían a los Pirates por delante nuevamente en el luminoso. 

Tulsa necesitaba anotar y los agentes más activos, en este drive, fueron los corredores Keylon Stokes y T.K. Wilkerson, que avanzaron con pase firme, permitiendo a Zach Smith rematar la secuencia ofensiva con un grandioso pase de 39 yardas a Juan Carlos Santana. Restaban 9 minutos y, por primera vez, el Golden Hurricane se ponía por delante. 

Ahlers y sus compañeros no estaban dispuestos a irse de vacío del gran estado de Oklahoma, así que el QB dirigió un drive simplemente pluscuamperfecto, en el que desgarró -con milimétricos pases- el corazón de la defensa de Tulsa. La guinda a tan espectacular ataque la ponía el propio Ahlers con un pase de 4 yardas para el magnífico corredor Rahjai Harris. East Carolina se había comido gran parte del reloj y lideraba la partida por tres unidades, 30-27. 

Con algo más de cuatro minutos en el marcador del Chapman Stadium, se iniciaba el polémico drive que supuso la ulterior victoria de Tulsa. Tres decisiones discutibles, una de ellas completamente errónea, situaban al Golden Hurricane en la red zone pirata. T.K. Wilkerson reparaba su “no error” –según los colegiados- anotando un TD que supone muchísimo para Tulsa: una victoria, una remontada en un partido épico, un subidón de confianza en un encuentro que parecía perdido y que puede significar un punto de inflexión en la temporada y, sobre todo, una anotación que mantiene intactas sus esperanzas de ganar la conferencia.

La próxima semana East Carolina descansará, se lamerá las heridas tras su cuestionable derrota en Tulsa y tratará de preparar bien el partido que le enfrenta el sábado 11 frente a Tulane. Por su parte, el Golden Hurricane quiere dar otro golpe sobre la mesa, seguir líder de la conferencia y hacer morder el polvo a unos combativos Midshipmen, que seguro venden cara su derrota en Annapolis. 

Lo Más Cool – LUISMA

UAB BLAZERS AT LOUISIANA TECH BULLDOGS (34-37)

Partido de la Conferencia USA muy vibrante y emocionante que se vivió en el Joe Aillet Stadium de Ruston (Louisiana). Los Bulldogs de Louisiana Tech (3-3 en su cómputo general) recibían a los Dragones de Alabama-Birmingham (4-2). Los visitantes llegaban con la vitola de favoritos en todas las apuestas, aunque la semana anterior cayeran derrotados frente a Louisiana Ragin’ Cajuns, 24-20. Por el otro lado, los locales se presentaban al partido tras perder sus dos últimos enfrentamientos frente a Marshall y UTSA, este último perdido dramáticamente por tan solo 1 punto. Todo hacía presagiar un encuentro normalito, pero lejos de la realidad, nos sorprendió y de qué manera.

El partido comenzó de manera fulgurante, se movió pronto en el marcador, ya en el primer drive los locales anotaban un FG. Un drive en el que destacamos el gran pase del QB Luke Anthony a su WR Griffin Herbert, de 42 yardas. Justo en el siguiente drive, y con unos Blazers moviendo bien las cadenas, el QB Bryson Lucero es interceptado por el S Bee Jay Williamson, que casi consigue un pick six en su retorno, quedándose a muy pocas yardas de anotar. Pero, cuando todo parecía que el ataque de los bulldogs conseguiría anotarlo, pasa lo más inesperado, después de un “No TD” de su WR Adrian Hardy y tras la revisión arbitral de las cámaras, se decide no darlo como bueno, ya que el balón no lo llega a controlar al final y se lo dan como pase incompleto. Tenían otras tres oportunidades para avanzar esas 3 míseras yardas para anotar el TD, pero al final no llegan a conseguirlo y agotan todos sus downs. Gran defensa blazer, en esta ocasión, que se enroca y lucha hasta el final.

El partido, a partir de aquí, sufre un frenazo ofensivo. En los siguientes drives no se consigue anotar. La defensa de Louisiana Tech está sabiendo frenar ese poderío terrestre de los visitantes, a su gran arma ofensiva, el RB estrella Spencer Brown. Mientras por el otro lado, los Bulldogs hacen un cambio importante en ese ataque, ya que sustituyen a su QB Luke Anthony por el reserva Aaron Allen, que lejos de ser revulsivo, sigue sin ser demasiado efectivo, fallando incluso un FG. Este frenazo ofensivo y después de varios drives, acaba con otra interceptación al QB de UAB Bryan Lucero, que valga la redundancia, no está teniendo muchas luces para afrontar el partido con éxito, la interceptación la consigue de nuevo el S Bee Jay Williamson, que mientras es placado consigue pasársela hacia atrás a su compañero, el otro S Khalil Ladler, que consigue retornarla hasta anotar el primer TD del partido, aumentando la ventaja en el marcador. 10-0 para Louisiana Tech hasta el momento. Gran trabajo defensivo de nuevo por parte de los locales, y penoso rendimiento de los QBs de ambos equipos.

En el siguiente drive, y de forma inesperada, UAB estrena su marcador gracias a un gran big play de su RB freshman DeWayne McBride, que consigue penetrar en la defensiva rival, marcharse pegado a la banda y llegar hasta la end zone con una carrera de 75 yardas, esta vez sí que cogen desprevenida a la defensa de los Bulldogs. 7-10 en el marcador.

El partido se anima de nuevo, y de qué manera. A estas alturas de partido, el QB1 de Louisiana Tech, Luke Anthony, regresa de nuevo a la titularidad, pero sin conseguir hacer daño al rival. En cambio, el TD de los Blazers parece haberles despertado ofensivamente hablando, ya que en su siguiente drive consiguen de nuevo anotar otro TD. En dicha jugada se produce un cambio de QB, en esta ocasión es por parte de los Blazers, ya que su QB Lucero ha jugado fatal y le han interceptado hasta en dos ocasiones, siendo sustituido por su compañero Tyler Johnston III, aunque en realidad no participa mucho en el TD de su equipo, ya que el gran mérito de este drive se lo lleva el RB Lucious Stanley con una gran carrera de 46 yardas, y Spencer Brown, que esta vez sí, hace muy buenas carreras hasta conseguir anotar. 

Gran trabajo en ese ataque terrestre, tanto de los RBs como de la OL en sus bloqueos. 14-10 en el marcador. UAB remonta y se pone por delante en el marcador, por primera vez. Aunque la alegría les va a durar poco, porque justo después y antes de acabar la primera parte, los locales se vuelven a adelantar con la anotación de otro TD. Una anotación que viene precedida por un penoso kick off, que deja a los locales a mitad de campo, lo que es aprovechado, esta vez sí, por su QB Luke Anthony, que hace varios pases hasta conseguir anotar en un pase de 18 yardas a su receptor preferido, Adrian Hardy. 

Con el 14-17 nos vamos al descanso, en un partido muy entretenido de ver y en el que se están viendo dos ataques completamente diferentes, uno dando protagonismo máximo a la carrera y el otro, al pase.

La segunda parte comienza como la primera, de manera fulgurante. En el primer drive, los Blazers anotan otro TD, de nuevo gracias a la carrera, y nuevamente también por mediación del RB freshman Dewayne McBride, que está siendo determinante y que parece afianzarse en el roster. ¡Menudo cuerpo de RBs tiene UAB! Gran trabajo del bueno de Bill Clark, que ha conformado una OL y un cuerpo de RBs especializado en un ataque terrestre machacón, sacrificando en gran medida su ataque aéreo. De nuevo, da la vuelta al marcador y se ponen por delante 21-17.

La emoción no descansa, y en el siguiente drive, a los locales les tocaba devolver la moneda, pero Luke Anthony, que no estaba haciendo un gran partido, es interceptado por el DT Antonio Moultrie, que llega a presionar al QB y le desvía el balón con tan buena suerte que le cae a sus manos el rechazo. De nuevo, posesión para los Blazers, que -a pocas yardas de la end zone– lo tienen fácil para volver a anotar de nuevo. No fallan, esas 14 yardas las recorren con sendas carreras de su RB estrella Spencer Brown, que les vale para distanciarse en el marcador y tomar distancias con su rival. 28-17.

El partido se vuelve a relajar después del vendaval, y asistimos a unos cuantos drives que son 3 y fuera, salvo uno de los Blazers que anotan un FG para irse en el marcador 31-17, y que prácticamente parece un margen insalvable para los Bulldogs. Cuando todo parecía finiquitado, los locales reducen distancias gracias a un TD, esta vez con Aaron Allen sustituyendo de nuevo a Luke Anthony como QB titular. Pasa a su compañero el WR Jawaun Johnson, que anota el TD, buen pase de 30 yardas que parece meter de nuevo en el partido a su equipo recién comenzado el 4º cuarto. 31-24.

De nuevo la apatía parece implantarse: asistimos a otro periodo de drives insulsos, en el que ningún equipo avanza, todo es inamovible, prácticamente 3 y fueras. El partido parece acabado sin que los ataques sean lo suficientemente efectivos. Pero, al final y viendo que el partido se acababa, los locales parecen decididos a arriesgar y tratar de igualar la contienda, ya que tan solo estaban a una anotación de igualar el partido, y por tanto tenían que darlo todo para forzar la prórroga.

Dura derrota de las huestes aleccionadas por Bill Clark – wbrc.com

Louisiana Tech activa la maquinaria para lograrlo, el QB Aaron Allen hace un buen drive en el que no vemos ni una carrera, es la tónica de su equipo que desprecia el juego terrestre hasta el punto que solo hacen 49 yardas terrestres en todo el partido. Aaron Allen avanza poco a poco a base de pases, y arriesgando para convertir cada tercer down que se le ponía de por medio, hasta que por fin y sin apenas tiempo en el reloj ocurre el milagro, el QB conecta con el mejor receptor del partido, Adrian Hardy anota el TD que igualaba el partido.  Nos vamos a la prórroga.

Comienza la prórroga el equipo local, que tan solo puede anotar un FG, y que les dejaba en bandeja la victoria a los rivales Blazers, pero antes tenían que meter el TD. En esta ocasión son los visitantes los que no pueden hacerlo, no llegan a anotar TD, debido en gran parte a un holding que les pitan los árbitros que les hace retroceder 10 yardas y que se tienen que conformar con un FG para igualar de nuevo el encuentro. 

Les tocaba de nuevo a ellos, ya que en las prórrogas hacen ese orden de drives. Todo parecía abocado a una victoria de UAB después de una recepción de 22 yardas del WR Trea Shropshire, que les dejaba a tan solo 3 yardas para la victoria. Era el momento de su RB estrella Spencer Brown, pero inesperadamente y sorpresivamente el RB comete un fumble justo en la línea de anotación que lo recupera los bulldogs. Un fumble muy discutido, que -por falta de cámaras en el campo que dieran mejores ángulos- no se aprecia claramente si llega a traspasar la línea, y ya sabemos que en caso de duda se mantiene lo pitado, aunque en realidad sí que parece haber traspasado la línea de anotación. Al final, y después de mucho tiempo deliberando la decisión, los árbitros dan bueno el fumble, lo que hace venirse arriba al equipo local, aunque no lo tienen fácil. 

Sufriendo llegan al fatídico momento en el que un kicker tiene que decidir el encuentro. UAB trata de poner nervioso al pateador pidiendo tiempo extra, cosa que le sale bien, ya que falla el FG, pero con tan mala suerte para los Blazers cometen una penalización sobre el kicker en el momento de chutar, lo que les da de nuevo un 1º y 10 para los Bulldogs y de nuevo otra oportunidad de llevarse el partido. Consiguen llegar al 4º down sin poder anotar TD, y esta vez sí, el kicker Jacob Barnes mete el FG entre los palos para conseguir ganar el partido 37-34, convirtiéndose en el héroe final.

Partido muy vibrante por momentos, en el que hemos asistido a un final apasionante. UAB se va con la sensación de que les han robado tras las decisiones arbitrales originadas por el polémico fumble y la penalización sobre el kicker rival. El próximo partido para ellos es el 14 de noviembre (dentro de dos semanas), que reciben a North Texas, mientras que Louisiana Tech los visita este sábado, a los mismos Mean Green.

Lo Más Cool – HUGO

MINNESOTA GOLDEN GOPHERS AT MARYLAND TERRAPINS (44-45 OT)

Taulia, quarterback de Maryland, ha experimentado, haciendo un paralelismo con la famosa obra de teatro escrita por Oscar Wilde, “la importancia de llamarse Tagovailoa” en las dos primeras jornadas de competición para los Terrapins. Pesa mucho el apellido familiar y, en esta ocasión, la sombra de su hermano no es imaginaria como en el texto del inglés. Taulia tuvo una actuación muy desafortunada en el primer partido al mando de los Terrapins que hizo sembrar las dudas sobre su elección como quarterback titular de Maryland. Sin embargo, en este partido, se erigió como uno de los indiscutibles líderes del conjunto de Mike Locksley y recordó por momentos a la figura de su hermano mayor. Los Terrapins vivieron una montaña rusa de emociones frente al conjunto de PJ Fleck, puesto que después de dejar escapar una renta inicial de catorce puntos tuvieron que remontar diecisiete  puntos en el último cuarto para acabar cosechando una victoria agónica en la prórroga, merced a un fallo del rival.

El partido tuvo varias fases claramente diferenciadas. En el primer cuarto, los Terrapins salieron dispuestos a marcar el territorio desde el inicio y, después de un drive de casi cinco minutos y 82 yardas, se iban a adelantar gracias a un pase de 8 yardas de Taulia (394 yardas, 3 touchdowns, 59 yardas terrestres y una anotación) para el protagonista ofensivo de la noche para Maryland, el corredor Jake Funk (221 yardas, 1 touchdown, 22 yardas aéreas, 1 anotación), que martirizó constantemente a la maltrecha zaga de los Golden Gophers. El ataque de los Golden Gophers no funcionó en la primera secuencia ofensiva, Chance Campbell (13 tackles, 1 sack) linebacker de Maryland iba a hacerse notar desde el inicio del partido, estableciéndose como uno de los líderes de la zaga local. El segundo drive de los hombres de Mike Locksley iba a demostrar también las dudas defensivas que presentan los Golden Gophers en este inicio de campaña, después de todo el talento que han perdido y que ya luce en la NFL. La zaga visitante fue incapaz  de contener a Tagovailoa y con una carrera de 39 yardas colocaba un 0-14 en el marcador del Maryland Stadium.

Minnesota iba a empezar a descubrir que, gracias al excelente corredor Mohamed Ibrahim (207 yardas, 4 touchdowns), podía hacer mucho daño a la defensa de los Terrapins y, después de un drive de 81 yardas y cuatro minutos de duración, recortaba distancias (7-14), gracias a una anotación mediante una carrera de una yarda. Hay que destacar la gran labor que realiza la gigantesca (por tamaño) línea ofensiva de los Golden Gophers y los buenos bloqueos que ejecutan en las jugadas de carrera zonales que utilizan los hombres de PJ Fleck.

Poco iba a durar la alegría visitante. En la primera jugada del siguiente drive, Taulia mandaba un pase perfecto de colocación y precisión para una ruta slant (que es la especialidad de su hermano mayor) para Jeshaun Jones (103 yardas, 1 touchdown) que se iba a convertir en un touchdown de 76 yardas y que establecía nuevamente una ventaja de catorce puntos (7-21) para los locales a poco tiempo de la conclusión del primer cuarto. La jugada ponía de manifiesto los problemas que tienen los Golden Gophers en la secundaria para llenar el hueco que ha dejado Antoine Winfield Jr.

A partir de este momento, se apagaron las luces del ataque local, los visitantes iban a darle la vuelta al encuentro para anotar 31 puntos sin respuesta. Los Golden Gophers movían las cadenas, gracias al poderoso juego terrestre. Ibrahim encontraba muchos agujeros en la zaga de los Terrapins y Potts, jugador encargado de darle descanso, se encargó de generar mucho peligro en sus escasas apariciones. 

En el segundo periodo, Ibrahim iba a culminar con otra anotación terrestre un buen drive de los Golden Gophers, que empezaban a recortar distancias (14-21). Tagovailoa iba a cometer  inmediatamente después, uno de los pocos errores de su partido cuando en un intento de pase el balón es desviado por el línea defensivo Boye Mafe (uno de los mejores jugadores defensivos de Minnesota) e iba a acabar interceptado por DeAngelo Carter. El ataque de Minnesota seguía confiando en el poderío terrestre. Rashod Bateman (62 yardas) pasaba desapercibido y Chris Autman Bell (112 yardas, 1 touchdown) era el objetivo favorito de Morgan (189 yardas, 1 touchdown). Antes de marcharse a vestuarios, Ibrahim iba a notar dos nuevos touchdowns (sumando cuatro en la primera mitad) para poner por delante (28-21) al conjunto de PJ Fleck. Los locales desaprovecharon incluso un intento de field goal para recortar distancias.

El tercer cuarto comenzaba sin cambios. Minnesota salía enchufada del vestuario y por medio de un gran pase de 39 yardas y gracias a una fabulosa recepción de Autman Bell, los visitantes parecían dejar el encuentro listo para sentencia, al adelantarse 35-21 en el marcador. Jake Funt seguía añadiendo carreras de mucho mérito para los intereses de los Terrapins, sin embargo, la diosa fortuna no parecía estar del lado de los locales, puesto que después de llegar hasta la yarda uno de Minnesota gracias a una buena recepción de Dontay Demus (101 yardas, 1 touchdown), en un intento de anotación terrestre, Penny Boone cometía un fumble y el ovoide volvía a pertenecer a los Golden Gophers. Minnesota aprovecharía ese error de los locales para aumentar la distancia en el marcador (38-21), gracias a una patada de tres puntos. Diecisiete punto de diferencia que se entonaba definitiva a poco más de un cuarto para terminar el encuentro.

Taulia hizo honor a su apellido – pennlive.com

Sin embrago, hasta aquí pareció llegar la gasolina de los visitantes. Ibrahim ya no podía irrumpir con tanta fiereza en la zaga local e íbamos a asistir al despertar de los Terrapins. Al inicio del último periodo, Funk seguía martirizando a la defensa de los Golden Gophers y Tagovailoa volvía a aparecer para conectar un pase de 15 yardas para Dontay Demus dirigido al centro de la end zone rival. 38-28 y todavía quedaban 13 minutos para seguir soñando con la remontada. El esfuerzo defensivo de Maryland en el último cuarto fue excelente, la figura de Chase Campbell sobresalió en este último periodo. El ataque de Minnesota se atascó y en el siguiente drive tuvo que chutar un punt después de tres intentos de conseguir un primer down. El ovoide volvía a pertenecer a los Terrapins. Tagovailoa parecía revivido y, a pesar de un buen drive con buenos pases a Rakim Jarret y Darryl Jones, el conjunto local solo pudo sumar tres puntos (38-31), después de una patada de 51 yardas convertida por Joseph Petrino. Minnesota no tenía respuesta, volvería a regalar el ovoide a los Terrapins después de tres intentos en los que los visitantes perdieron 5 yardas y Tanner Morgan sufrió un sack del inconmensurable Chase Campbell.

La remontada parecía inevitable a estas alturas de partido. Jake Funt culminaba su extraordinaria actuación con una carrera de 19 yardas y devolvía la esperanza a la hinchada local al colocar el empate a 38 en el marcador. Se había conseguido lo inimaginable y todavía quedaban 3 minutos de partido por disputarse. Ni Minnesota ni los Terrapins supieron aprovechar ese tiempo final y ambos conjuntos parecieron conformarse con el empate dispuestos a jugarse la victoria en el tiempo extra.

Los locales tuvieron la primera posesión del ovoide en el tiempo extra. Taulia Tagovailoa conectaba con Jeshaun Jones para avanzar 12 yardas y acercarse a la end zone rival. Una interferencia de pase de Minnesota dejaba a los Terrapins en la yarda dos y Taulia Iba a culminar la remontada con una carrera hacia el lado derecho de la end zone en la que se iba a lanzar para tocar el pilón naranja con el ovoide. 38-45 se adelantaban los locales y la presión ahora era para el conjunto visitante. 

En el drive de Minnesota se repetía el guión. Aparecía Bateman para ganar 13 yardas en la primera jugada de su equipo. Una interferencia de pase iba a dejar el balón en la yarda dos y Seth Green en una wildcat formation, iba a anotar una carrera de dos yardas que dejaba el marcador en 44-45. Faltaba el extra point, Brock Walker golpea el balón y se escoraba a la derecha de los palos para estupor de su equipo y produciendo una explosión de júbilo entre los locales.

Victoria con remontada de los Terrapins, que descubre el verdadero potencial de Taulia y que hace soñar de cara al próximo partido frente a los Nittany Lions. Por su parte, los Golden Gophers comienzan con dos duras derrotas que dejan al descubierto su debilidad defensiva y los envuelve en un mar de dudas antes de viajar a Illinois para enfrentarse a los Fighting Illini.