LO MÁS COOL – EDU

COASTAL CAROLINA CHANTICLEERS AT LOUISIANA RAGIN’ CAJUNS (30-27)

Decía el ínclito y controvertido poeta irlandés Óscar Wilde que “el único deber que tenemos con la historia es reescribirla”. Y, efectivamente, la madrugada del pasado jueves 15 de octubre el programa futbolístico anclado en la localidad de Conway reescribía su propia historia. Por primera vez desde su fundación en 2003, los Chanticleers ganaban a un equipo rankeado. Esta buena nueva se completaba  el domingo con la inclusión de Coastal Carolina como el número 25 en el top de la nación. 

Todo este éxtasis se iniciaba con la conversión de un field goal de 40 yardas, por parte de Massimo Biscardi, cuando restaban cuatro segundos para el final del encuentro. El equipo de Jamey Chadwell salía victorioso del Cajun Field, batiendo 30-27 al número 21 de la nación y gran favorito para alzarse con el título de la Conferencia Sun Belt. 

Coastal Carolina es el cuarto equipo del país en puntos anotados, con una espectacular media de 44’7 puntos por partido. En este partido no cumplió con su promedio, pero fueron muy eficientes en ataque con 9 de 15 pases completados en terceros downs y con más de 38 minutos de posesión. Y, sobre todo, dejando la sensación de ser un conjunto muy sólido, con mucho oficio y que puede aspirar a grandes metas dentro de la Sun Belt. 

No obstante, el inicio del partido en Lafayette no hacía presagiar este desenlace, ya que las mesnadas de Billy Napier salían enfervorizadas ante su público y el quarterback local Levi Lewis (177 yardas de pase, 1 touchdown, 1 interceptación, 84 yardas terrestres, 1 anotación) lideraba un drive de 75 yardas, con Elijah Mitchell y Trey Ragas como protagonistas, que finalizaba con un gran pase de 12 yardas para TD, que era recibido por Jalen Williams (88 yardas, 1 TD).

La reacción no se hizo esperar de la mano del espectacular QB freshman Grayson McCall (202 yardas aéreas, 2 TDs, 45 yardas por tierra, 1 anotación), que está cuajando una temporada simplemente sensacional. Supo liderar un drive sostenido, aunando pases con carreras y valiéndose de sus objetivos principales (el corredor C.J. Marable y el receptor Jaivon Heiligh), recorriendo 74 yardas y dejando el camino expedito al dinámico Marable (73 yardas terrestres, 1 anotación, 40 yardas de recepción, 1 TD), para que este anotara el primer TD de la noche, merced a un acarreo de una yarda. 

Los siguientes cinco ataques fueron parados por las defensas. Hay que destacar que en ambos conjuntos están algunos de los mejores agentes defensivos de la Sun Belt. En este partido sobresalieron, del lado de los Chanticleers, los excelentes linebackers Teddy Gallagher (8 placajes) y Silas Kelly (8 tackles), así como el defensive tackle CJ Brewer (7 placajes). Por parte Ragin’ Cajun, tuvieron una actuación muy interesante los safeties Percy Butler (8 placajes) y Ja’Len Johnson (8 tackles, 1 TFL), así como el LB Lorenzo McCaskill (8 tackles, 1 TFL, 1 sack). El gran líder de esa secundaria, el cornerback Mekhi Garner estuvo un poco desdibujado. 

CJ Marable y Grayson McCall, una conexión mortífera – kalb.com

Tras este periodo claramente ganado por las zagas, CJ Marable iniciaba un drive con un acarreo de 2 yardas, Grayson McCall volvía a entrar en calor con sendos pases a Greg Latushko para 11 yardas y al propio Marable para 26 yardas. Shermari Jones continuaba el trabajo con una carrera de 3 yardas. Obra finalizada por McCall y un maravilloso pase de 13 yardas, que era atrapado por el diminuto Marable en la end zone. Biscardi, ajeno a lo que el destino le aguardaba, fallaba el extra point. Las huestes de Chadwell dominaban 13-7 en el Cajun Stadium. 

No obstante, antes del descanso, Levi Lewis arrancaba un drive de 77 yardas con pases a Karen Lacy y Errol Rogers, que colocaban al equipo de Napier en la yarda 32 de Coastal Carolina. Trey Ragas galopaba para 6 yardas y Lewis situaba a su equipo en posición de anotar con un gran pase de 23 yardas para Jalen Williams. El ágil QB cerraba el ataque de su equipo con una cabalgada de 8 yardas, que ponía las tablas en el marcador. 

La segunda mitad empezaba como la primera: con sendas anotaciones de ambos equipos en sus primeras posesiones. McCall terminaba un drive de 75 yardas y 16 jugadas, de casi 8 minutos, con un gran pase de 6 yardas para su objetivo número uno, el receptor Jaivon Heiligh (108 yardas, 1 TD). Por su parte, Levi Lewis era mucho más rápido que su homólogo rival, liderando un rápido ataque de 66 yardas y 7 jugadas, que finalizaba con un acarreo de 9 yardas de Elijah Mitchell (39 yardas de carrera, 2 anotaciones). 

Tras abortar el ataque de Coastal Carolina, los Ragin’ Cajuns iniciaban un nuevo ataque, pero Levi Lewis era interceptado en la primera jugada del drive, por Jordan Morris, en la yarda 26 del propio terreno de Louisiana. McCall no desaprovechaba tan ventajosa posición y con tres carreras (22, 1 y 3 yardas) ponía nuevamente por delante a su equipo 27-20. 

Pero la respuesta no tardaba en aparecer y, en el siguiente drive, Lewis se sacaba la espina del turnover anterior y se desbocaba con una carrera de 51 yardas, que dejaba el ovoide en la yarda 1 de los Chanticleers. Elijah Mitchell, con un acarreo de una yarda, anotaba su segundo touchdown del partido y volvía a poner las tablas en el luminoso del Cajun Stadium. 

Los siguientes ataques se saldaron con victoria de las zagas y terminaron en punts. Con 5:26 de tiempo restante, McCall conducía un preciso drive, movía magistralmente las cadenas, consumía más de cinco minutos de reloj y llevaba el ovoide hasta la yarda 23 rival. Con cuatro segundos en el marcador, llegaba el momento de Massimo Biscardi… y el kicker reescribía la historia de Coastal Carolina. 

Los Ragin’ Cajuns intentarán recuperar el honor perdido enfrentándose la noche del viernes a los poderosos UAB Blazers en un muy atractivo duelo interconferencial. Por su parte, los Chanticleers regresan el sábado al Brooks Stadium para medirse a unos siempre combativos Georgia Southern Eagles. 

LO MÁS COOL – LUISMA

DUKE BLUE DEVILS AT NORTH CAROLINA STATE WOLFPACK (20-31)

El sábado pasado asistimos a una de las remontadas de la jornada en el Carter-Finley Stadium de Raleigh (North Carolina), Duke visitaba la casa de NC State con un récord de 1-4, venía de ganar su primer partido de la temporada frente a Syracuse. Por su parte, NC State se presentaba con un récord de 3-1, viniendo de ganar fácil a Virginia. Por tanto, se presentaban dos equipos al alza en su estado anímico.

En los inicios del partido ambos ataques comienzan tanteando el panorama sin crear mucho peligro al rival, hasta que en el punt de despeje del Wolfpack, la defensiva de Duke consigue desviar el balón y recuperarlo para anotar TD el LB Dorian Mausi. 7-0 para los Blue Devils. En el siguiente drive de NC State, el RB Zonovan Knight comete el primer fumble perdido de la temporada para el Wolfpack, y que hace presagiar un mal día para él (tan solo hizo 44 yardas terrestres sin anotación). El balón es recuperado por el CB de Duke Leonard Johnson. Gran trabajo defensivo de ambos equipos hasta el momento. Los Blue Devils están viéndose beneficiados. Aunque la defensa local también lo está haciendo muy bien, ya que en el siguiente drive de Duke y tras un drop clamoroso en la end zone de su TE Gray, el QB Chase Brice es interceptado en la red zone por el omnipresente ILB Payton Wilson.

Las defensas siguen estando en el partido como las grandes dominadoras frente a unos ataques rácanos y sin ideas, sobre todo en ese juego aéreo que pueda descongestionar un poco, los QBs de ambos equipos no están jugando bien. Tras varios drives, el QB del Wolfpack es interceptado en esta ocasión, trata de hacer un pase largo en el que su WR CJ Riley tropieza en la pugna por el balón y que lo aprovecha el CB de Duke Jeremiah Lewis. Tras la interceptación, el ataque de los Blue Devils avanza poco a poco a trompicones, siendo su mayor avance un targeting de la defensiva rival, en concreto del S Jakeen Harris. Además, su center Will Taylor se lesiona y tiene que ser sustituido, al final solo consiguen anotar un FG. 10-0.

En el siguiente drive, el QB de NC State Devin Leary consigue mover muy bien las cadenas, consiguiendo contactar con su WR Devin Carter, que los deja a tan solo 1 yarda para anotar TD, cosa que materializa su RB Jordan Houston.

Justo en el siguiente drive, el ataque de Duke reacciona también, no sin costarle sudores y lágrimas, avanzan muy lentamente sin arriesgar lo más mínimo por parte del QB Chase Brice. Los mayores avances son dos penalizaciones cometidas por la defensa de NC State, una de ellas por tocar al punter en el despeje, lo que les hace tener de nuevo un primero y diez a los Blue Devils y mantener el drive vivo de nuevo. Una carrera del propio QB Brice de 16 yardas les dejaba a 8 yardas de anotar TD, finalizando el drive gracias a un pase a su WR Jake Bobo, que se convertía en el mejor jugador atacante gracias a una magnífica recepción minutos antes (cayendo hacia atrás) que les devolvía otro primero y diez. De momento 17-7 en el marcador.

En el siguiente drive de Duke, justo en el 4º down y con el despeje del punter, NC State consigue bloquear el punt, que es recuperado por el S Max Fisher y anota el TD. Es el segundo TD del partido por un punt desviado, uno para cada defensiva. Increíble. 17-14.

Justo antes de acabar la primera parte e irse al descanso, los Blue Devils consiguen anotar un FG con el reloj a cero. Por tanto, el partido se va al descanso con un 20-14. A los ataques les cuesta mucho avanzar por culpa de las grandes defensivas que tienen delante, y que son las grandes dominantes del juego y las que están consiguiendo ser decisivas en el marcador.

En la reanudación del partido, NC State parece decidida a remontar, jugándose un 4ª y 1 que al final fructifica, pero en la siguiente jugada viene un fumble del QB Devin Leary. El DT Derrick Tangelo le hace un sack y le provoca la caída del balón que es recuperado por el DE Drew Jordan, gran jugada defensiva de nuevo. Duke comienza el drive prácticamente en medio del campo, gracias a dos carreras del QB Chase Brice y pillando por sorpresa a la defensa del Wolfpack, avanzan hasta la yarda 1 del rival, una maldita yarda que se les atraganta y es magníficamente defendida por los locales, haciendo consumir todos sus downs.

El ataque de NC State sigue sin carburar, muy espeso, sin ideas y con una mala actuación de su QB Leary, además, de la desaparición del RB Zonovan Knight, que parece haber sido castigado por su HC debido al fumble cometido anteriormente. Solo les salva que el ataque rival está igual o peor que ellos. En el siguiente drive de Duke, sin apenas pestañear, de nuevo el QB Chase Brice es interceptado, en un intento por hacer sack, el LB Drake Thomas desvía el pase que le va a parar a las manos de su compañero, el omnipresente LB Payton Wilson, que esta en todas las jugadas defensivas. Esto hace despertar al ataque del Wolfpack, que gracias a la aparición del RB Zonovan Knight con una recepción de 20 yardas y otra recepción del WR Emeka Emezie de 36 yardas, le ponen en bandeja el TD a su compañero el TE Cary Angeline a pase de Leary de 4 yardas. Se ponen por primera vez por delante en el marcador. Apasionante partido con defensas extraordinarias y con un partido muy igualado. 21-20.

Duke sigue sin reaccionar en ataque, mientras NC St lo intenta, el DE de Duke Chris Rumph II, hace un magnífico sack, y el Wolfpack pierde 8 yardas, aunque es en vano, ya que gracias a senda carreras del RB Ricky Person consigue avanzar hasta el primero y diez. De nuevo dos penalizaciones defensivas de los Blue Devils (un targeting y un pass interference) hacen que a NC State se le brinde la gran oportunidad de sentenciar el partido. En esa penalización de targeting, el QB de NC State Leary queda conmocionado, y, por tanto, es sustituido por su compañero Bailey Hockman. Parece que ese ataque mejora con el cambio, tanto que logran anotar con dos buenos pases, uno de 19 yardas del TE Angeline y el pase de TD al WR Thayer Thomas, en una grandísima atrapada entre una mano y el casco. Gran concentración del receptor para conseguir controlar ese balón que venía con un sutil desvío del defensor que le marcaba.

Leary no tuvo su mejor encuentro – news.yahoo.com

El partido parece sentenciado ya en los primeros segundos del 4º cuarto, ya que esa gran remontada sube los ánimos a los locales. Esa gran defensa y ese ataque de Duke sin ideas, no parece que haga cambiar el resultado de 20-28.  Y así es, Duke se ve abocada al fracaso en este partido, se ve sin ideas para vencer esa defensa de NC State, Chase Brice es interceptado por tercera vez en el partido, en esta ocasión es el LB Jaylon Scott quien lo hace. El ataque de NC State tampoco estaápara muchos trotes, consiguiendo tan solo un FG en lo que quedaba de partido.

Al final 31-20 para NC State, en un partido magistral de ambas defensas y horroroso por momentos en ambos ataques, en los que sus entrenadores, tanto Dave Doeren del Wolfpack, como David Cutcliffe de los Blue Devils necesitan hacer cambios, empezando por sus QBs titulares que estuvieron fatal. Las estadísticas de Devin Leary con 205 yardas 1TD y 1 Int, y Chase Brice con 190 yardas 1 TD y 3 int, lo dicen todo. Además del pobre juego terrestre de Duke, en el que el mejor corredor fue el propio QB Brice con 86 yardas terrestres, es una de las cosas a tener en cuenta para que David Cutcliffe haga cambios drásticos si no quiere ser despedido.

Un gran partido defensivo en el que podemos destacar por parte de Duke a su LB Shaka Heyward, a su pareja de DEs Chris Rumph II y Dimukeje, y a su DT Derrick Tangelo, todos ellos consiguieron neutralizar el potente juego terrestre de NC State. Por parte del Wolfpack destacamos al omnipresente ILB Payton Wilson con 19 placajes y 2 interceptaciones, junto con sus compañeros en la posición de LB, Isaiah Moore y Drake Thomas. Menudo cuerpo de LBs ha formado el bueno de Dave Doeren, jugadores que estaban en todos lados ocupando un importante trozo del campo.

El próximo partido para Duke es el 1 de noviembre, le toca recibir en su casa a los 49ers de Charlotte, mientras que el Wolfpack va de nuevo a la guerra este fin de semana, se enfrenta a sus eternos rivales de conferencia y de estado, NC Tar Heels, en un partido en donde están ambos equipos igualados con una derrota y dispuestos a luchar por grandes objetivos esta temporada.

LO MÁS COOL – HUGO

#17 SMU MUSTANGS AT TULANE GREEN WAVE (37-34 OT)

Una ola verde de ilusión y buen juego estuvo a punto de arrasar como un tsunami a unos Mustangs que llegaban invictos a Nueva Orleans. Tuvieron que luchar hasta el final para superar con intriga en la prórroga al correoso equipo de Willie Fritz. Los familiares de jugadores y miembros del staff del Tulane, únicos espectadores que pudieron acceder al Yulman Stadium, espolearon a los suyos que estuvieron a punto de completar una victoria de mérito, pero continuando con el símil marino remaron para morir en la orilla.

Michael Pratt (192 yardas, 1 touchdown, 1 interceptación, 2 anotaciones terrestres), quarterback de Tulane, empezó a cerciorarse de que la defensa de los Mustangs no le iba a dar mucho tiempo para pensar y en el primer drive sufrió dos sacks a cargo de Richard McBride (uno de los defensas más destacados de los Mustangs) y de Nelson Paul. 

La ola verde se veía obligada a despejar el balón en su primera aparición sobre el césped. El punt de 42 yardas lo iba a recibir T.Q. Jackson, pero dejó escapar el balón que iba a devolver la posesión del ovoide para los locales. Pratt no iba a desaprovechar el regalo y con un pase de 31 yardas para Mykel Jones iba a adelantar al conjunto local.  

Iba a contestar inmediatamente el conjunto que dirige Sonny Dykes, en apenas un minuto y treinta segundos iban a avanzar 91 yardas en cinco jugadas para poner la igualada en el marcador. Buchele (384 yardas, 2 touchdowns) iba a completar un pase para Kylen Granson que se iba a convertir en 42 yardas de avance para la ofensiva mustang. El peligroso y versátil receptor Danny Gray (133 yardas,1 touchdown, 32 yardas terrestres, 1 anotación terrestre) iba a comenzar su exhibición ofensiva en la siguiente jugada anotando mediante una carrera jet sweep de 32 yardas que colocaba el empate a 7 en el marcador.

Se adelantarían los visitantes con uno de los grandes protagonistas del encuentro, el kicker Chris Naggar, que culminaría un drive, que nos dejó una recepción maravillosa de Danny Gray, conectando entre los tres palos una patada de 48 yardas para poner tres puntos de distancia entre ambos conjuntos. El partido entraría después en una fase de tanteo entre ambos equipos con varios drives que terminarían en tres y fuera para cada ofensiva. Los Mustangs incluso desaprovecharían la ocasión de poner tierra de por medio al fallar el susodicho Naggar un field goal de 45 yardas después de un buen drive ofensivo de su equipo. El conjunto de la ola no iba a desaprovechar los regalos rivales e iba a contestar con un drive de 5 minutos de duración, 11 jugadas y 75 yardas de avance para adelantar nuevamente al conjunto local. Pratt iba a conectar con los hermanos Watts en diversas ocasiones y empezó a emerger de las profundidades del océano verde la figura de Stephon Huderson (132 yardas, 1 anotación), corredor de Tulane y uno de sus jugadores ofensivos más destacados, que con dos grandes carreras iba a dejar el balón cerca de la end zone para que el propio Pratt anotara mediante una quarterback sneak. Tocaba nuevamente reacción de los Mustangs que al mirar el 10-14 en el marcador se percataban de las dificultades que les iba a suponer salir victoriosos de Lousiana. 

El ataque visitante volvió a contestar de inmediato. Demostró mucha solidez sobre todo en la parcela aérea del equipo. Ulysses Bentley IV (94 yardas, 1 touchdown), corredor mustang, estaba consiguiendo buenas ganancias terrestres en sus intentos de carrera, pero el protagonista del siguiente drive iba a ser el prometedor receptor Rashee Rice (139 yardas, 1 anotación ). Rice empezó a perforar la secundaria de Tulane e iba a rematar el drive atrapando un envío de Buchele  10 yardas a la esquina de la end zone.

Tulane continuó desarrollando un buen juego terrestre, Huderson penetraba en los huecos que dejaba la defensa de los Mustangs y antes del descanso los locales iban a igualar la contienda a 17 gracias a una patada de 34 yardas de su kicker, Merek Glover.

Michael Pratt, un QB freshman de auténtico lujo – tulanegreenwave.com

La ola verde salió de los vestuarios enchufada y mediante una gran carrera de 22 yardas del protagonista de la noche, Stephon Huderson, volvía a adelantar a los locales 17-24.  Los Mustangs demostraron, una vez más, una excelente y rápida capacidad de reacción. En un minuto y doce segundos volvía a igualar la contienda. Buechele encontraba a Rice con un pase de 55 yardas y Bentley remataba la faena por la vía rápida con una carrera de dos yardas.

Parecíamos entonces vivir un deja vu de lo acontecido en la primera mitad, pues acto seguido las ofensivas entraron en una fase errores e inoperancia con diversos drives que acabaron en nada. En el último cuarto el partido se intensifica y se vive una marea de emociones. Pratt adelantaba a los suyos (27-31) cuando restaban doce minutos para la finalización por medio de una carrera de 7 yardas. Los Mustangs habían demostrado que tenían capacidad de reacción y esta vez no iba a ser una excepción. Carreras de Bentely y Lavine, pases de Buechele para Rice y un nuevo touchdown de Danny Gray volvía a adelantar a los visitantes (34-31).

El último minuto de partido nos brindó un carrusel de emociones. Ambos conjuntos llegaban empatados a 34 después de un field goal obtenido por el conjunto de Willie Fritz. A falta de 50 segundos para el final, Buechele conecta con Tyler Page con un pase de 40 yardas que coloca a su equipo en la yarda 38 de Tulane. Los Mustangs no consiguen avanzar en los siguientes intentos y cuando restan 20 segundos para el pitido del árbitro, Naggar falla una patada de 57 yardas que choca con el palo derecho y que hubiera otorgado la victoria a su equipo. Tulane lo iba a intentar en 20 segundos. Pratt consiguió una carrera de 21 yardas que acercaba a su equipo a territorio rival y hacía soñar a la afición con la victoria. A siete segundos de terminar el encuentro, Tulane se disponía a intentar un esperanzador field goal de 57 yardas que hubiera supuesto la victoria, pero una dolorosa penalización por false star retrasaba 5 yardas a la ofensiva local que intentaría un Hail Mary a la desesperada sin éxito.

Se llegaba a la prórroga, pero las fuerzas de la ola verde no daban para más. Pratt, en uno de sus pocos errores del partido, era interceptado en el inicio del tiempo extra por Brandon Crossley.  Naggar pudo resarcirse de su error durante el último cuarto para acabar convertido en héroe visitante, al obtener durante la secuencia ofensiva de los Mustangs en el tiempo añadido, un field goal de 34 yardas que otorgaba una sufrida victoria al conjunto visitante.

SMU se mantiene invicto en este inicio de temporada demostrando que su cuerpo de receptores puede dar muchas alegrías a Garrett Riley, coordinador ofensivo de los Mustangs, y que se encuentra preparado para recibir a Cincinnati en la próxima jornada. Tulane, por su parte, demostró ser un rival muy correoso, exhibió un poderoso juego de carrera que seguro va a necesitar si quiere complicar la vida a su próximo rival en su viaje a Orlando para enfrentarse los Knights del prometedor Dillon Gabriel.