Lo Más Cool – HUGO

MIAMI HURRICANES AT LOUISVILLE CARDINALS (47-34)

El huracán King arrasó con todo a su paso por el Cardinal Stadium la madrugada del pasado domingo. Los Hurricanes salieron victoriosos y fortalecidos del feudo rival en el duelo estelar de la jornada en la competición universitaria. La ofensiva del conjunto de Manny Díaz superó con claridad las debilidades defensivas de los hombres de Satterfield en un encuentro que coloca al conjunto de Florida en el epicentro de la atención mediática de la ACC. 

¿Son los Hurricanes aspirantes reales a disputar el trono de Clemson en la ACC? ¿Puede D’Eriq King devolver la grandeza perdida al conjunto de la universidad de Miami? Preguntas sin respuesta en el momento actual que habrá que resolver con el paso de las semanas y que pueden marcar el devenir de la temporada para el conjunto de Miami.

Desde el comienzo del partido los Hurricanes demostraron que esta temporada el ataque que dirige Rhett Lashlee desde la banda va a brindar grandes emociones al aficionado de Miami. 

Los Cardinals se adelantaron en el marcador gracias a un field goal tras un primer drive en el que comenzó a aparecer la figura del peligroso corredor Javian Hawkins (164 yardas de carrera, 1 anotación). Miami contestó inmediatamente. King (325 yardas, 3 pases de touchdown) comenzó a conectar con sus objetivos aéreos desde el inicio del encuentro, demostrando a los múltiples escépticos que puede superar a las defensas contrarias no solo con sus piernas, y tras un magnífico pase de 17 yardas al tight end Will Mallory adelantaba al conjunto visitante.

La defensa de los Canes empezó a amargar la noche a la ofensiva de los Cardinals. La línea defensiva de Miami, en la que sobresalieron Jaelan Phillips y Quincy Roche, sometió a mucha presión a Cunningham (307 yardas, 3 pases de touchdown, 1 interceptación) que en la primera mitad no conseguía conectar con su excelente cuerpo de receptores (Atwell, Fiztpatrick y Smith) y los locales únicamente conseguían acercarse en el marcador merced a patadas de tres puntos.

Los visitantes seguían demostrando mucha eficacia ofensiva. El juego de carrera que lidera Cam’Ron Harris (134 yardas, 1 touchdown) empezó a doblegar la defensa rival y el pequeño quarterback visitante seguía exhibiendo su eficacia como pasador desplegando su mejor repertorio sobre el césped del Cardinal Stadium. Jaylan Knighton, prometedor corredor freshman, adelantaba a los Hurricanes gracias a una carrera de 3 yardas para colocar un 14-3 en el luminoso del estadio.

Para colmo de males del conjunto de Louisville, las veces que el ataque de Miami no conseguía finalizar los drives ofensivos en la red zone, aparecía la figura del excelente kicker de los Hurricanes, José Borregales para conectar dos patadas de 48 y 57 yardas y aumentar la distancia visitante dejando un cómodo 20-6 en el marcador. El field goal de 57 yardas es el más largo conseguido por un kicker de los Hurricanes en toda su historia.

Hassan Hall sortea al dominante Jaelan Phillips - louisvillecardinal.com

Hassan Hall sortea al dominante Jaelan Phillips – louisvillecardinal.com

Los Cardinals no se encontraron cómodos en la primera mitad y el intento de acercarse en el marcador terminó con una interceptación a Malik Cunningham conseguida por Al Blades y un fumble del corredor Hall que nos presentaban al nuevo turnover chain de Miami y que hacían que los Cardinals se fueran al descanso sumergidos en un mar de dudas y con catorce puntos de desventaja en el marcador (20-6). Hay que destacar también la gran actuación del safety de Miami Bubba Bolden (11 tackles), uno de los grandes responsables del colapso ofensivo que sufrieron los Cardinals en la primera mitad.

En la reanudación el partido se aceleró y vivimos un intercambio de golpes entre ambos conjuntos que hicieron las delicias del respetable. Los locales alzaron el vuelo y en la primera secuencia ofensiva recortaron distancias gracias a una espectacular carrera de Hawkins de 19 yardas. Miami rebajó la euforia local en la siguiente jugada y con una carrera de 75 yardas Harris dejaba al descubierto las lagunas defensivas de los locales.

Contestaba Louisville con una gran drive en el que empezó a brillar el peligroso receptor Tutu Atwell (114 yardas, 2 TDs) y volvían a colocarse nuevamente a solo una anotación del conjunto de Manny Díaz.

Pero nuevamente se iba a disipar la ilusión en una única jugada, los Canes iban a superar la débil zaga del conjunto de Satterfield y Knighton recorría 75 yardas hasta la end zone rival para volver a poner tierra de por medio ( 34-20).

La jugada supuso un mazazo emocional para los Cardinals, nuevamente se quebraban en un abrir y cerrar de ojos las esperanzas de remontada y victoria para los locales. No obstante, Louisville continuó intentando aferrarse al partido, pero la ofensiva de Miami era un rival demasiado poderoso para los Cardinals. Brevin Jordan (120 yardas, 1 touchdown) culminó su gran partido superando, una vez más,  la endeble cover 0 de la zaga visitante para anotar un touchdown que se antojaba definitivo (47-27). Los locales consiguieron maquillar el resultado para finalizar el encuentro cayendo derrotados por 47-34.

Los Hurricanes empiezan a ilusionar, la ofensiva se ha revitalizado con la mejora de la línea ofensiva, el poderoso efecto de D’Eriq King y la estelar aparición del juego de carrera. La defensa nunca ha sido el problema del conjunto del sur de Florida. No obstante la relajación y el exceso de elogio no son  buenas compañeras y Miami no puede menospreciar su próximo rival -los Seminoles- si quiere mantenerse en la pelea por el trono de la ACC. Los Cardinals, por su parte, esperan reencontrarse con el triunfo en la próxima jornada que los enfrenta a los sorprendentes Yellow Jackets de Georgia Tech.

Lo Más Cool – EDU

NAVY MIDSHIPMEN AT TULANE GREEN WAVE (27-24)

El sábado asistimos, en el Yulman Stadium de New Orleans, a un hecho histórico: la mayor remontada de Navy en una segunda mitad. Las huestes de Niumatololo pagaron su bisoñez y fueron maltratadas ante una BYU muy superior. Durante la semana, Coack Ken comentó que, durante los entrenamientos previos al inicio de la temporada, sus jugadores no tuvieron contacto. Tras el parón y después de la derrota ante los Cougars, Niumatololo cambió la idiosincrasia de las prácticas y motivó al máximo a sus jugadores, que se conjuraron de cara al encuentro en Louisiana. La necesidad de una victoria era acuciante. 

Sin embargo, esta metamorfosis no se apreció en el emparrillado del Yulman Stadium hasta bien entrado el tercer cuarto. ¿El responsable? El quarterback Dalen Morris. ¿La acción? Podría pensarse que, en un equipo tan tradicional y con la triple action por bandera, este punto de inflexión vendría de una carrera de muchas yardas. Mas el orden mundial está cambiando y quizá los astros se confabulan para vislumbrar una Navy diferente… Dalen Morris (139 yardas, 1 TD, 23 yardas de carrera), que había sustituido al QB freshman Xavier Arline -con un apellido más propio del programa militar de Colorado Springs- lanzó un excepcional pase de 24 yardas para Mychal Cooper, que desató -permítanme el símil marino- la tormenta perfecta y desató la furia de las mesnadas de Niumatololo. La tempestad no cesaría hasta que Bijan Nichols anotara, con el tiempo cumplido, el field goal que daba la victoria al programa naval y cerraba uno de los capítulos más épicos de la historia de Navy. 

Buscando ese ansiado cambio, Coach Ken optó por dar la titularidad al mariscal de campo freshman Xavier Arline, jugador novato que más pronto debutó en los Midshipmen. Pero el experimento no funcionó y la inoperancia del equipo de Annapolis recordaba inexorablemente al infausto partido del debut ante BYU. Por su parte, los pupilos de Willie Fritz hacían virtud a su nombre y arrasaban como una gran ola a los “marineros”. Keon Howard (108 yardas, 1 interceptación, 26 yardas de acarreo) dirigía bien el ataque de los Green Wave, siendo fenomenalmente escoltado por los dos puñales terrestres de Tulane: Tyjae Spears (119 yardas) y Cameron Carroll (62 yardas, 2 touchdowns). 

Éxtasis mindshipmen tras consumar la épica remontada - navysports.com

Éxtasis mindshipmen tras consumar la épica remontada – navysports.com

La primera anotación del encuentro llegaba tras un drive, fundamentalmente terrestre, que se cerraba con una carrera de tres yardas para TD de Cameron Carroll. Ni Carothers ni Arline eran capaces de mantener un drive sostenido y los punts de Daniel Davies se repetían una y otra vez. 

Merek Glove, con un field goal de 22 yardas, ponía más distancia en el luminoso del Yulman. El segundo cuarto veía la luz con un nuevo drive sostenido de 63 yardas, que servía a “los de la Ola” para poner un aparentemente insalvable 17-0. Phatt Watts corría para 3 yardas y anotaba el segundo touchdown de la tarde. Los punts de uno y otro equipo se sucedían, pero -a escasos minutos del final de la primera parte- Niumatololo otorgaba los galones de mando a Dalen Morris, algo que cambiaría el sino del partido. No obstante, Tulane aún anotaba un nuevo TD, gracias a un drive de 93 yardas. Cameron Carroll, con un acarreo de 24 yardas, parecía sentenciar el encuentro: 24-0. La primera parte se cerraría con una interceptación a Keon Howard por parte de Cameron Kinley. 

Todo se tornaba de color oscuro casi negro, cuando Bijan Nichols erraba un field goal de 57 yardas en la reanudación. Pero el destino guardaba en su seno una de las páginas más heroicas para la historia del programa de Annapolis. Un pase, sí un pase, cambió el destino del encuentro y desató la euforia en los Midshipmen, que destrozaron a los Green Wave. La primera anotación de Navy llegó tras dos magníficos pases de Morris: el ya citado de 24 yardas y otro de 44 yardas, que era atrapado por Mark Walker; Nelson Smith hacía subir los primeros seis puntos al casillero naval, tras una carrera de una yarda. 

El segundo touchdown llegó al más puro estilo misdhipmen: 61 yardas, siete acarreos y nueva anotación de Nelson Smith. Tulane y Fritz entraron en modo pánico y no entendían lo que estaba sucediendo en el emparrillado. Las figuras de Tara Tuilele, Kevin Brennan y, sobre todo, de Diego Fagot se erigían en auténticos titanes, que sembraban el pánico en las filas rivales. De esta manera, llegó un safety, dos puntos más y la posesión para Navy. Mark Walker iniciaba el drive de manera espectacular: un retorno de 34 yardas; Jamale Carothers corría para 12 yardas, y remataba con un acarreo de una yarda, que ponía las tablas en el marcador. Tulane, tratando aún de asimilar lo que había acontecido, volvió a desaprovechar otras dos oportunidades. Dalen Morris y Jamale Carothers (127 yardas terrestres) asumían la responsabilidad de conducir el último drive, dejando que Bijan Nichols consumara la remontada con un field goal de 33 yardas. 

Navy descansará la próxima semana y viajará el 3 de octubre a Colorado Springs, donde se verá las caras con uno de sus grandes rivales, Air Force. Por su parte, Tulane tratará de volver a la senda de la victoria en su visita a Hattiesburg (Mississippi), donde se enfrentará a Southern Miss. 

Lo Más Cool – LUISMA

WAKE FOREST DEMON DEACONS AT NORTH CAROLINA STATE WOLFPACK (42-45)

Partido muy entretenido e igualado el vivido en el Carter-Finley Stadium de Carolina del Norte. Los Wofpack recibían a los Diáconos Demoníacos de Wake Forest, entre Daves andaba la cosa, ya que ambos HCs se llaman igual. 

El partido comenzaba muy cómodo para los de casa, ya que se ponen rápidamente 14-0 con un TD del fabuloso RB Zonovan Knight y otro de su QB Bailey Hockman de carrera. A partir de entonces, empieza a despertar Wake Forest, moviendo muy bien las cadenas gracias a su QB Sam Hartman y a su RB Kenneth Walker lll, poniendo su marcador en un 7-14, merced a un pase esquinado en la end zone atrapado por su mejor WR, Jaquarii Roberson.

La reacción a ese TD viene en el siguiente drive, moviendo bien las cadenas esta vez el otro QB, Hockman, anotando a pocas yardas su RB Ricky Person Jr. Después de unos drives sin anotaciones, apareció de nuevo en escena el WR demoníaco Roberson con recepciones importantes en terceros downs, que junto con las carreras de Walker lll dan de nuevo los 7 puntos a su equipo, empatando el encuentro a 21.

Ya en el tercer cuarto, los Wolfpack rompen la igualada con una jugada de engaño en la que su QB se desvincula de la acción, dejando el saque del snap a su RB Person Jr, que a su vez, lejos de correr pasa a su compañero el WR Devin Carter para que anote.

Ricky Person Jr. en estado puro - abcnews.go.com

Ricky Person Jr. en estado puro – abcnews.go.com

El partido parece desequilibrarse con otra anotación de North Carolina State, que pone el 21-35 a su favor, con un Hockman moviendo bien las cadenas. Pero lejos de la realidad, Hockman en el siguiente drive es interceptado por el CB Ja’Sir Taylor, que lo convierte en pick six para Wake Forest, haciéndolos despertar de nuevo. Además, hay que reseñar la gran actuación de la defensa demoníaca en la segunda parte, sobre todo, a la estrella, el DE Carlos Basham Jr, al S Nasir Greer y los dos ILBs Williams y Smenda. Ese despertar hace que Wake Forest haga un drive muy bueno, con un par de recepciones de nuevo de su mejor WR, Roberson, y otro TD de su RB Walker lll, con una carrera fabulosa, leyendo muy bien y marchándose por el lado contrario.

De nuevo tablas en el marcador, 35 iguales. Tras un FG de los Wolfpack precedido por un fumble del rival, los demoníacos vuelven a anotar otro TD, nuevamente por parte del héroe ofensivo Walker III. Su visión, sus cortes, sus cambios de velocidad y su elusividad, hacen de un jugador muy peligroso para su rival. Todo hacía presagiar la victoria visitante, viendo las sensaciones que había tomado el encuentro, pero en otro drive bueno de los Wolfpack, anotan otro TD de su RB Person Jr.

El partido ya no se moverá en el marcador, y eso que todavía quedaban minutos de juego, todo es debido a que la defensa local mete mucha presión al QB rival Hartman, destacando el papel de su DE Daniel Joseph (transfer de Penn St). Al final 45-42, ganan los de casa, North Carolina State.

Un partido muy recomendado, en el que el HC de NC State, Dave Doeren, usa muy bien a su cuerpo de RBs, usando hasta 3 diferentes y complementándolos muy bien en los esquemas, ya que Person suele ir mejor en carreras de potencia, Knight en carreras de velocidad y agilidad, y Jordan Houston en jugadas de pase corto.

También, es muy curioso el estilo de juego ofensivo del HC de Wake Forest, Dave Clauson, que aplica una peculiaridad tras el snap de su equipo, ya que ralentiza la jugada hasta que los defensas rivales se mueven y muestran sus cartas, y es entonces cuando decide qué hacer, optando por la mejor solución cambiando de velocidad la jugada. Su RB Walker lll, lo aplica de maravilla.

El siguiente partido de Wake Forest será el 3 de octubre frente a Campbell, mientras que North Carolina State juega el 27 de septiembre frente a Virginia Tech Hokies de Justin Fuente.