Nuestros compañeros Óscar Lavigne (@osskartelito) y Alberto Prieto (AlbertoTl16) logran entrevistar a Tyler Scott (@Tylerscott21_), wide receiver de Cincinnati Bearcats, momentos antes de iniciar su aventura en el proceso #NFLDraft. Tyler comparte sus ilusiones, deseos, así como su etapa en Cincinnati. Una entrevista, sin duda, imprescindible. 

Tyler nos cuenta, con todo lujo de detalles, cómo fue su carrera con los Bearcats, incluyendo ese maravilloso viaje al College Football Playoff que tuvo, con los Bearcats, en 2021. También nos habla acerca de su decisión de presentarse al NFL Draft, así como de sus experiencias con entrenadores y fans en Cincinnati.

1. ¿Por qué empezaste a jugar al football?

Se inició, probablemente, por mi padre. Él jugó a football cuando era pequeño, le encantaba, pero no tuvo la oportunidad de alcanzar todos sus sueños. Por tanto, esos deseos, esas ilusiones, las trasladó a mí. Crecí viendo muchos videos antiguos de football, así que simplemente amo el football, probablemente, por mi padre y por disfrutarlo ,desde pequeño.

2. En el instituto, principalmente, jugaste de RB y de DB, pero, en Cincinnati, cambiaste a WR. ¿Cuál fue la razón por la que cambiaste o te cambiaron de posición?

Cuando me reclutaron querían que jugase de RB. La persona que me seleccionó, en ese momento, era el entrenador de RBs -actualmente es el HC de Youngstown State-. Me decía “ven a jugar de RB, nos encantas como RB, nos encanta tu film” y luego el entrenador de receptores, vino y me dijo “ven a jugar de receptor” y el entrenador de DBs me decía “ven a jugar de DB, jugarías muy bien en la defensa”. Pero luego el entrenador de RBs, acabó yéndose, y fue cuando consiguió su trabajo de HC en Youngstown State. Y se contrató un nuevo coach de receptores. Tras sus primeras tres semanas en el staff, hablé con él, me encantó… y, finalmente, decidí optar por jugar de receptor.

3. ¿Por qué decidiste escoger a Cincinnati?

Realmente, decidí ir allí debido a mi primera visita. Fue un entrenamiento de primavera, estaba observando todo y… simplemente era distinto. Completamente diferente a cualquier otro sitio que hubiese visitado, por la intensidad, por lo duro que trabajaban, tenían ansias de darlo todo. Creo que cuando fui allí, en mi año sénior, estaban el puesto 17º de la nación, así que acababan de empezar a tener reconocimiento nacional, entrando en el Top 25. Por todo ello, vi que el equipo tenía muchas ganas, lo sentía, estaban creciendo, y visitando otras universidades, ninguna podía igualar su intensidad, su ética de trabajo… Además, uke Fickell, el entrenador de aquella época, estaba a otro otro nivel, y pensé, este es el lugar para estar, si quiero ser un buen jugador de football.

4. Hablando del ascenso de Cincinnati, la temporada 2021 fue una de las mejores en la historia de la universidad. Desde tu punto de vista y el del equipo, ¿cómo vivisteis esta temporada desde dentro?

Todo empezó cuando el año anterior perdimos contra Georgia en un “walk-off field goal” en la Peach Bowl. Jugamos un gran partido, lo llevamos hasta el último instante, y perdimos en un “walk-off field goal” de 51 yardas, récord de la Peach Bowl, y eso dolió. Así que, entrando en la temporada 2021, teníamos hambre, mucha hambre. En mi año freshman, entramos en el Top 10, así que era como, tenemos una oportunidad, muchos compañeros se quedan, mucho talento se queda, tenemos una oportunidad de ser muy buenos el año que viene. Ese fue el año COVID, y debido a eso, los séniors tenían un año más de elegibilidad y, por eso, muchos de los chicos que “podían ir a la NFL” se quedaron otro año. Y eso fue muy importante, el hecho de recuperar a todos eso veteranos, así que, entrando en mi año sophomore, teníamos hambre, era nuestro momento. 

Empezamos bien la temporada, ganando y ganando bien, pero en la mitad de la campaña entramos en un bajón en el que ganábamos, pero no machacábamos al rival y, para nosotros, siendo de la AAC, sabíamos que nos iban a juzgar de forma distinta que a Ohio State, Georgia o Clemson, por lo que, a veces, nos desanimábamos, ganábamos, pero, al día siguiente, cuando nuestro HC se sentaba y nos preguntaba que por qué estábamos decepcionados, que por qué íbamos por ahí como si hubiésemos perdido. Sinceramente, estábamos decepcionados porque no ganábamos de la forma en la que pensábamos que teníamos que ganar para que los votantes nos viesen como un equipo Top 4. Pero luchamos contra la adversidad durante la mitad de la temporada, tuvimos una racha de partidos fuera, y recuerdo, que volvimos a casa contra SMU, y después del encuentro volvimos a despegar… Fue una montaña rusa, despegamos y acabamos ganando dos campeonatos AAC consecutivos. Desde ahí, llegamos al College Football Playoff.

5. ¿Cómo fue la experiencia jugando en el CFP?

Fue una gran experiencia. Fue como un “wow”… Creces viéndolo año tras año, esperando que un día puedas tener la oportunidad de estar en ese escenario. Y el tener la oportunidad de estar ahí, es como un “wow” enorme. Intentas poder disfrutarlo lo máximo posible. Es un momento que fue un “wow”, ¿realmente estoy aquí? Eso pensé cuando estaba de pie en la banda, habíamos salido del túnel y ver a Nick Saban salir del vestuario y Alabama corriendo detrás de él. Nick Saban y Alabama dominaron los 2010s y, finalmente, poder verle en persona es como “wow” esta persona que he visto cuando tenía 8 años, verle ser tan grande y ganar tantos títulos y tener tantos grandes equipos, esa misma persona está entrenando contra mí. Esta persona, probablemente, me estudió en el film, sabe quién soy. Así que eso fue una gran experiencia, verle, disfrutar, probablemente, del mejor entrenador de la historia del College Football. Fuimos capaces de competir contra los mejores equipos del país, contra un programa tan grande como Alabama. Me encantó la experiencia, yo solo quería jugar duro, dar mi mejor football en el escenario más grande y creo que lo hice.

Las recepciones imposibles de Tyler – giantswire.usatoday.com

6. En 2022, tuviste la temporada más productiva de tu carrera, ¿cuál fue la clave para dar ese salto en producción?

Empezó en los años anteriores. Entrando en mi primera temporada, nunca había jugado de receptor hasta que llegué a la universidad, así que la primera campaña tuve que ser humilde, y acabé jugando los 10 partidos, en mi año freshman, pero solo entraba para jugadas de carrera, para bloquear y cosas así, por lo que no jugaba mucho, pero eso era solo para acostumbrarme a la posición. Posteriormente, en mi año sophomore, tuve la oportunidad de ganarme la titularidad. Gané el puesto, pero era consciente del talento que había a mi alrededor. Me refiero, teníamos un gran QB en Desmond Ridder, teníamos a Alec Pierce, que fue un pick de segunda ronda, teníamos a Josh Whyle y Leonard Taylor, que van a ser drafteados este año, teníamos a Jerome Ford, un gran RB. Teníamos tantos grandes jugadores en el ataque, y tuve que darme cuenta de que era su momento, y que yo no iba a ser “WR1”, así que tuve que buscar mi rol y crecer desde special teams, y eso es lo que hice, ganarme un puesto de titular como WR, y también ganarme un puesto de titular en el equipo de punt, en el equipo de punt block y el equipo de kickoffs, ahí sabía que iba a dejar una marca y, a la vez, me desarrollaría como un buen receptor. Así que, en mi tercer año, muchos compañeros se fueron y yo sentí que había disfrutado de momentos alucinante, en la Peach Bowl en mi año freshman, siendo titular mi año sophomore, llegando al CFP y jugando contra Alabama. Habían pasado por muchas cosas y estaba listo para ser “that guy” y dar un paso adelante. Teníamos una nueva situación en la posición de QB, así que trabajé duro y seguí desarrollando mis habilidades y fui capaz de ser WR1.

7. ¿Cómo describirías con tus propias palabras tu estilo de juego?

La primera cosa de la que todo el mundo habla es mi velocidad. Es lo primero que se ve y, sin duda, estoy de acuerdo con ello, pero también quiero destacar, no solo es mi velocidad, sino también la manera en la que consigo desmarcarme, porque pienso que eso también una parte que la gente puede que no lo entienda, especialmente fans que no saben realmente los fundamentos del football. Muchas personas solo ven que eres rápido, que consigues desmarcarte, pero es más el cómo consigues desmarcarte, porque que seas rápido no significa necesariamente que puedas conseguir desmarcarte y que seas un “deep threat”, así que son muchos “in’s and out’s” de cómo se hace y quiero que eso también se destaque, esa parte de mi juego, no solo mi velocidad, también mi IQ, entender defensas y cómo desmarcarme. Esos aspectos son mis grandes ventajas, pero también mis yardas tras recepción, el haber sido RB, el haber visto a 8 jugadores en la caja, y ahora como receptor ves 3 jugadores y mucho campo abierto, parece mucho más espacio, lo que hace que sea más fácil correr tras la recepción. Así que estas cosas pienso que son las que sobresalen en mi juego. Además, mi valor en special teams, hacer grandes jugadas… Cuando jugaba de “gunner”, en Cincinnati, fuimos top 5 dos años seguidos en yardas, así que eso también es importante. Y esas cosas son las que hablan de mí como jugador.

8. ¿Por qué decidiste declarar para este Draft, y no jugar tu año sénior en Cincinnati?

Realmente, todo se inició al principio de mi año junior, después de un par de partidos, mi entrenador de College vino y me dijo “quiero hablar un poco contigo, ¿has pensado en estar solo tres años?”, y le respondí que no, que no había pensado en eso, que solo quería seguir jugando al football y mejorar mis habilidades, y me dijo “ok, solo pregunto porque hay unos cuantos scouts preguntando por ti, si vas a salir o no”, y dije que no había pensado en ello, y me contestó que era solo para que lo supiera y que lo hablaríamos al final de la temporada. 

Al día siguiente, fui al despacho de mi consejero académico, y me preguntó lo mismo, y le dije lo mismo que al entrenador, y me dijo “vale, solo preguntaba porque he hablado con 10 u 11 NFL scouts, y están preguntando por ti y tu eres el único underclass sobre el que están preguntando”, y le respondí lo mismo, que quería hablarlo cuando acabase el año. La temporada avanzó, nuestro HC acabó yéndose a Wisconsin, lo que nos sorprendió a todos, así que, al cerrarse la etapa de Fickell,  pensé que cierta inestabilidad se establecería en Cincinnati. No estaba seguro de quién iba a ser el QB -nuestro titular se lesionó unos partidos atrás-, no se quién va a ser el HC. Todo esto me afectó, hablé sobre estas circunstancias con mi círculo más cercano, mi entrenador, mi familia, y fue como, esto es una gran oportunidad. Tuve un gran año, bastante inestabilidad aquí ahora mismo, contrataron a Scott Satterfield, al que le gustan los QB dual-threat, como hizo en Louisville, y acabaron trayendo a un QB dual-threat. Me imaginaba que harían eso, y lo hicieron, con lo que confirmaron lo que pensaba. No quería del todo jugar con un nuevo QB, así que decidí tomar el tren… Tuve un gran año, una gran etapa en Cincinnati y, al fin y al cabo, es una oportunidad para competir al más alto nivel, que es jugar en la NFL.

9. Cuando los scouts y los analistas te analizan, una de las cosas negativas que dicen sobre ti es tu talla. Es un tema recurrente en este draft, ¿por qué crees que le dan tanta importancia al tamaño y no valoran el talento que hay detrás?

Pienso, que hablando de tamaño, todo el mundo quiere construir en su mente el receptor perfecto, pero creo que eso es muy relativo. Durante este proceso, los equipos, al fin y al cabo, quieren ver, básicamente, lo bajo que pueden escogerte, así que cualquier cosa o crítica que puedan encontrar, vale. Es como un juego, ya que intentan hacer caer a jugadores, pero, sin lugar a dudas, football es football. Un jugador puede tener una complexión pequeña, ser delgado o más bajoo, o lo que quieras decir, pero ese jugador cogió esos pases, ese jugador anotó esos touchdowns, ese jugador consiguió la separación con sus defensores… Lo mismo ocurre cuando hablan de DL o LB, que no son lo suficientemente grandes y esas cosas. Al final, alguien hizo esos tackles, alguien pasó entre todos esos bloqueos, con su pequeña complexión o sus brazos cortos o sus piernas cortas o cualquier cosa. Alguien hizo esas jugadas, no se puede negar esas cosas. Al fin y al cabo, football es football, y se olvidan de jugar al football, y eso es todo lo que tendría que importar.

10. Luke Fickell fue tu entrenador durante tus tres años en Cincinnati, ¿cómo dirías que te influenció personal y profesionalmente?

Él estableció una mentalidad, fue lo más importante. Él me ayudó a mejorar mi confianza y a crecer, tanto como jugador como persona. Él siempre nos enseña a luchar a través de las adversidades. Sin duda, Luke fue otra de las razones por las que escogí Cincinnati. Cuando empezó como HC en Cincinnati, no eran muy buenos, y construyó un programa alucinante. Hubo mucha gente dudando de si Cincinnati iba a ser un buen equipo de nuevo, o suficientemente bueno para conseguir algo grande. Sin duda, puedo identificarme con esa mentalidad de “underdog”, la mentalidad de ir al barro. Luke es una persona tenaz y yo encajé con lo que él estaba buscando. Desde el primer tiempo, yo sabía que, si daba el máximo en cada entrenamiento, iba a triunfar como jugador. Me ayudó mucho en todas mis etapas. En Wisconsin, sé que va a ser lo mismo, va a seguir predicando el mismo mensaje que en Cincinnati, ahora mismo puedo escuchar sus reuniones de equipo, sé cómo son los entrenamientos. Tiene una gran parte del staff que tuvo aquí, así que sé cómo va a ir. Si todo sale como espero, los Badgers van a ser muy buenos en la Big Ten, y no me sorprendería que pronto acabasen jugando  en el Big Ten Championship.

11. ¿Qué le dirías a los fans de Cincinnati ahora que has acabado tu carrera allí?

Me encanta Cincinnati. La ciudad y el programa me dieron lo que quería ser. Los aficionados fueron responsables, en gran parte, de nuestro éxito. Sentíamos su apoyo cuando íbamos por el túnel cada partido en casa. Sentíamos su apoyo y fuerza en el estadio. Esas son las cosas que nunca olvidaré, que le contaré a mis hijos, estar en el Nipper Stadium, y tener tanto apoyo y amor de todos los fans, en el estadio, fuera del estadio y en otros países. Su confianza, su ánimo, estuvieron presentes también durante nuestro camino hacia el CFP. Gente de todo el mundo simpatizó con nosotros, tuvimos mucho apoyo siendo “underdogs”, salimos del barro, escalando y luchando, y lo agradezco muchísimo por estar ahí durante todo mi camino.

Agradecemos a Tyler el hecho de habernos dado la oportunidad de hablar con él y le deseamos lo mejor en el Draft y en su carrera en la NFL.

Tyler sintiendo el apoyo de la fanaticada bearcat – brownswire.usatoday.com

Óscar Lavigne – @osskartelito

Alberto Prieto –   @AlbertoTl16

@CoollegeNation