ALABAMA CRIMSON TIDE At FLORIDA GATORS

#RollTide 🐘 Vs. #GoGators 🐊

📅 18/09/21

21:30 / 📺 CBS

🏟 BEN HILL GRIFFIN STADIUM (“THE SWAMP”), GAINESVILLE (FLORIDA) 

Decía el inmortal Conde Drácula -egresado de la genial mente de ese maravilloso autor irlandés llamado Abraham “Bram” Stoker-: “¡Mi venganza acaba de empezar! La esparciré a través de los siglos… y el tiempo está de mi lado”. Ese deseo, ese afán, esa necesidad de venganza estará en la mente de las 88548 almas que abarroten The Swamp, así como en jugadores y staff técnico de Floroda Gators. Dan Mullen anhela hacer pagar a la tiránica Marea Carmesí y a su victorioso gerifalte Nick Saban por las afrentas del pasado y, sobre todo, por el pretérito SEC Championship, en el que -lejos de lo que podía esperarse- la distancia entre Alabama y Florida no fue tanta (52-46 triunfaron los pupilos de esa versión colegial del Saturno devorando a sus rivales, conocida como Saban). 

Ángeles Goyanes, escritora española, afirma que “el deseo de venganza es un sentimiento humano”, algo lógico, algo necesario… Ahora bien, ¿están las huestes de Dan Mullen en condiciones de derrotar a los Crimson Tide? Mucho me temo que la respuesta sea netamente negativa. Mas soñar es gratis y la ilusión aletea sobre la norteña ciudad de Gainesville. 

Dan Mullen tiene sed de venganza… – floridagators.com

ALABAMA

@AlabamaFTBL

Alabama posee una clara ventaja en la serie histórica contra Florida. Nada más y nada menos que 27 triunfos frente a 14 derrotas (últimos 10 enfrentamientos -8 victorias de Alabama frente a 2 triunfos de Florida), no pudiendo los Gators hacer hincar la rodilla a los Crimson Tide desde 2008. Ahora bien, el conjunto carmesí no rinde visita a The Swamp desde 2011… y ya sabemos que, en La Charca, todo puede ocurrir… hasta que un centenario y colosal elefante perezca ante una horda de hambrientos caimanes. 

El quarterback Bryce Young afronta el mayor reto de su incipiente carrera, en medio de un ambiente frenético y claramente hostil. Hasta ahora el freshman ha dado señales de su talento, calidad y liderazgo, moviendo espectacularmente las cadenas ante Miami (344 yardas y 4 TDs) y Mercer (227 yardas y 3 TDs). The Swamp no es el mejor destino para tener tu primer partido como visitante. Así que habrá que ver cómo se desempeña el joven paquidermo en medio de una caterva de feroces depredadores. No obstante, Young tendrá a su disposición una serie de estiletes aéreos que le harán su debut mucho más sencillo. Disponer de receptores de la categoría de Jameson Williams (un auténtico generador de big plays, con un promedio de 22’4 yardas por catch), John Metchie III o los jóvenes Agiye Hall y JoJo Earle es un auténtico lujo. 

Por tierra, el líder más sólido es Brian Robinson Jr., que está bien secundado por Jade McClellan y Trey Sanders. La porosidad -tradicional- de la zaga de Florida a la hora de defender la carrera puede erigirse en la auténtica baza para las mesnadas de Saban en este duelo. Además, la ausencia del linebacker Ventrell Miller (lesionado ante South Florida) puede pesar demasiado en la defensiva gator. 

Dan Mullen es una de las más geniales mentes ofensivas en el panorama colegial y Nick Saban es consciente del peligro que supone enfrentarse a Florida. El juego de carrera gator -otrora su mayor debilidad- parece haber sufrido una notable y prodigiosa evolución, así que se debe esperar el mayor caudal defensivo del lado crimson tide. En los últimos dos años, Alabama no ha permitido más de 150 yardas por partido. Tanto el juego de carrera de Miami como de Mercer -combinados- han totalizado 155 yardas. Dicen que un eslabón débil puede romper la cadena más poderosa… En este sentido, un halo de esperanza refulge sobre el ceniciento deseo de victoria gator, pues el rusher All-America Will Anderson está entre algodones y su baja puede abrir un horizonte de posibilidades para el ataque de Florida.  

Joven, pero inmensamente preparado – theathletic.com

FLORIDA

@GatorsFB

La desbordante ilusión ha hecho acto de aparición en la parroquia gator, que esperaba un año de transición tras la pérdida de Kyle2Kyle (Trask y Pitts), así como del díscolo -aunque talentoso- Kadarius Toney. La irrupción del impresionante quarterback rs-freshman Anthony Richardson hace creer en que el camino hacia el éxito -definitivo- en la SEC está un poquito más cerca. Richardson se ha destapado con un promedio de 21’2 yardas por intento, conectando 192 yardas para 2 TDs y añadiendo 275 yardas terrestres y 2 anotaciones. Esas estadísticas son brutales, teniendo eón cuenta que Richardson ha jugado con un rol muy limitado, siendo el backup del teórico titular Emory Jones. El sábado Richardson tendrá, sin duda, más snaps y Florida necesitará de su mejor versión. Sin duda, el futuro en Gainesville pasa por esa técnica depurada en los lanzamientos y ese espectacular físico de un joven que rezuma fidelidad a los colores naranja y azul, pues nació en la propia Gainesville. 

Emory Jones ha sido muy irregular en su juego, cometiendo muchos errores en la parcela aérea y siendo mucho más efectivo en las acometidas terrestres. Ha completa el 63’3% de sus pases intentados, promediando solo 5’4 yardas por intento y sufriendo 4 interceptaciones -ante programas muy menores, FAU y USF-. El águila bicéfala de quarterbacks seguirá estando en la mente de Mullen para tratar de hacer daño a Florida. No obstante, es cuestión de tiempo el hecho de que Richardson asuma, de forma exclusiva, el mando de las operaciones del ataque gator. 

El juego de carrera ha sufrido una grata implementación, al menos, en lo que llevamos de campaña. Malik Davis, Dameon Pierce, Nay’Quan Wright y Demarkcus Bowman se reparten acarreos y se complementan a la perfección. Sin embargo, se enfrentan a su reto más complejo: tratar de superar la mejor defensa contra la carrera de la nación. 

Jason Copeland (6 recepciones, 190 yardas, 2 TDs) ha demostrado una conexión sensacional con Anthony Richardson. Y ese puede ser la gran baza de Florida en este encuentro. El veterano está bien secundado por otros receptores como Xzavier Henderson, Rick Wells, Justin Shorter, Trent Whittemore o Ja’Markis Weston. Un dato curioso es que, en estos dos primeros encuentros, ningún tight end ha recibido un pase, aspecto que puede cambiar este sábado.

En defensa, la baja de Ventrell Miller puede pesar mucho. Florida se ha mostrado horrenda contra la carrera en la pasada temporada, permitiendo casi 171 yardas por partido. En estos dos partidos, esta faceta ha mejorado (solo concediendo 2’6 yardas por acarreos), pero la debilidad terrestre de Owls y Bulls contribuyó a inflar estas estadísticas. El reto es mayúsculo para Todd Graham, pues -si Florida se desangra por tierra- la victoria crimson tide está asegurada. El otro gran caballo de batalla en la zaga de Florida es su desempeño por aire. Los Gators concedieron la pasada campaña el 64% de los pases de sus rivales, permitiendo, además, 21 jugadas de 30 o más yardas. Cifras escalofriantes. Para colmo, en el pasado SEC Championship, Alabama quemó a Florida con 418 yardas por aire… Uno de los mejores cornerbacks de la nación y futura primera ronda, Kaiir Elam, tendrá mucho que decir para tratar de cambiar este desastroso sino.  

@EduVall82

Un nuevo líder, Anthony Richardson – alligatorarmy.com

VIRGINIA TECH HOKIES at WEST VIRGINIA MOUINTANEERS

#Hokies 🦃 Vs. #TrustTheClimb 🏔

📅 18/09/21

18:00 / 📺 ESPN

🏟 MILAN PUSKAR STADIUM, MORGANTOWN (VIRGINIA OCCIDENTAL) 

El sábado asistiremos a un nuevo partido  de rivalidad histórica  entre Virginia Tech y West Virginia, se juega desde 1912, 52 veces, siendo el periodo entre 1973-2005 en el que más partidos jugaron, coincidiendo en la conferencia Big East (Ya extinta). Ahora que ya no están en la misma conferencia, su último enfrentamiento data de 2017, con victoria de los Hokies 31-24 sobre los Mountaineers. Un partido en el que está en juego el ‘Black Diamond Trophy’, haciendo referencia al carbón que se extrae en la zona.

Virginia Tech se presenta al partido con un record de 2-0, ganando a North Carolina en su primer partido, y a Middle Tennessee;  mientras que West Virginia va 1-1 , habiendo perdido en la semana 1 contra Maryland y apalizando a Long Island 66-0.

Una rivalidad renovada – cbssports.com

VIRGINIA TECH

@HokiesFB

Los Hokies deberán seguir por la senda de la victoria si quieren conseguir mejores resultados con respecto a la temporada pasada, en la que obtuvieron un record de 5-6, muy por debajo de sus expectativas y sin opciones a jugar una Bowl. Para ello, el HC Justin Fuente, trabaja los aspectos más débiles de su equipo, y de momento está dando buenos resultados.

En ataque, el peligro más importante viene de la mano de su QB Braxton Burmeister, ya que debido a su dualidad, es peligroso tanto en pase como en carrera, siendo el jugador que más yardas lleva de carrera en el equipo. El juego de carrera se lo reparten entre varios RBs, formándose un comité en el que también entra su QB. El cuerpo de receptores, y más en concreto el juego aéreo, deberá mejorar con respecto a los dos partidos disputados, en donde han conseguido tan solo 164 yardas de pase de media por partido, los WRs más importantes son Tre Turner y Tayvion Robinson. La lesión para toda la temporada de su TE James Mitchell, hará trastocar los planes al bueno de Justin Fuente, que deberá de confiar en Drake Deluliis para sustituirle.

La defensiva de Virginia Tech es la parte que mejor juega del equipo, permitiendo tan solo 12 puntos de media a sus adversarios, aunque sí que permiten yardas, sobre todo defendiendo el pase, debilidad de la que se deberían de aprovechar los Mountaineers. Destacamos la pareja de pass rushers Amaré Barno y TyJuan Garbutt, el S Nasir Peoples y los CBs Chamarri Conner y Jermaine Waller.

Un nuevo Mesías para la parroquia hokie – hokiesports.com

WEST VIRGINIA

@WVUfootball

Después de perder su primer partido frente a Maryland, por culpa en gran medida a sus  4 turnovers, y machacar a Long Island , equipo de FCS, todavía no se han disipado las dudas sobre su disposición frente a los Hokies, habrá que ver si no cometen tantos turnovers como les pasó en Maryland, y demostrar que son capaces de vencer a un equipo del mismo nivel que ellos.

El ataque de los Mountaineers ha mejorado bastante con respecto al año pasado. Destaca sobre todo en el juego aéreo, ya que llevan 310,5 yardas de pase, frente a las 123 yardas de carrera, por lo que la secundaria de Virginia Tech deberá esforzarse para neutralizar ese peligro aéreo. El QB Jarret Doege es el encargado de mover las cadenas, lleva ya 536 yardas y 4 TD de pase.  Los receptores son los mayores beneficiarios de jugar tanto a pase, destacando a 4 de ellos, Sam James, Winston Wright Jr., Sean Ryan y  Bryce Ford-Wheaton. El  apartado ofensivo que más tendrá que mejorar  es el terrestre, para ello tienen al RB Leddie Brown, que hasta el momento lleva 104 yardas y 4 TDs de carrera, además de 57 yardas y 1 TD de recepción.

La defensa de West Virginia también se ha mostrado muy buena , permitiendo tan solo 295,5 yardas de media a los rivales, de los cuales, solo han permitido 99,5 yardas por tierra. Los jugadores más destacados de los mountaineers son los DTs Akheem Mesidor, con 11 placajes, 2 para perdida de yardas y 1 sack, y Dante Stills, con 5 placajes, 2 para pérdida de yardas y 1 sack; y el LB Josh Chandler-Semedo con 15 placajes.

Un líder para la zaga montañera – wvsportsnow.com

En definitiva, se ve un enfrentamiento muy  igualado, en donde los turnovers pueden decantar la balanza hacia un lado u otro, en donde las defensas jugarán un papel clave para parar al rival, si la defensa de West Virginia consigue neutralizar el juego terrestre de los Hokies, tendrán prácticamente el partido ganado, por el contrario, si la defensa visitante logra neutralizar ese juego aéreo tan potente de los locales, también tendrían muy encarrilado el partido a su favor. De momento, lo que está asegurado es el ambientazo que va a haber en el estadio, con la presencia de 60.000 gargantas mountaineers dando aliento a su equipo y tratando de desconcentrar al rival.

@LuisMa_80

 

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest