#7 CINCINNATI BEARCATS at #9 NOTRE DAME FIGHTING IRISH

#CinCityPride 🐾 Vs. GoIrish ☘️

📅 02/10/21

20:30 / 📺 NBC

🏟 NOTRE DAME STADIUM, SOUTH BEND (INDIANAPOLIS) 

Auténtico duelo en la cumbre entre dos equipos del Top10, que se disputará la tarde-noche del sábado en el Notre Dame Stadium de South Bend. Acuden al encuentro dos programas en racha: los Bearcats se plantan en el feudo irish, tras una jornada de descanso y después de hacer hincar la rodilla en un equilibrado duelo a Indiana Hoosiers por 38-24. Por su parte, las mesnadas aleccionadas por Brian Kelly arriban a casa, después de haber ganado, en un encuentro más igualado de lo que dice el marcador, a Wisconsin Badgers (41-13) en el clásico disputado en el Soldier Field de la Ciudad del Viento. El partido supondrá el choque de dos de las mejoras defensivas de toda la competición. El derroche y la juventud de Luke Fickell frente a la veteranía y la ortodoxia de Brian Kelly. ¿Alguien da más?

CINCINNATI 

@GoBearcatsFB

Luke Fickell ha sabido extraer todo lo mejor de los Bearcats en las dos últimas campañas. Tras desoír los cantos de sirena que llegaban desde East Lansing, Fickell decidió por implementar su proyecto en Cincinnati y -a buena fe- que lo ha logrado. El pasado ejercicio triunfó en la American Athletic Conference, terminó en el Top 10 y puso en jaque, en la bowl, a la intocable Georgia. Esta campaña, los Bearcats caminan con pase firmen, son acreedores de un impoluto récord de 3-0 y ya están considerados dentro de la élite del College Football. 

El duelo ante los Hoosiers fue más complejo de lo que determinó el marcador final, pues Cincinnati estaba abajo 24-23 al inicio del último cuarto. Pero un arreón final dio la victoria a los de Luke Fickell. El partido, lejos de ser un punto de inflexión, dejó entrever ciertas lagunas, sobre todo, del lado ofensivo. Si los Bearcats quieren salir victoriosos del fortín de South Bend, se necesitará mucho más del ataque. El quarterback Desmond Ridder ha empezado la temporada bien, asegurando el 65’1% de sus pases intentados, alcanzando 748 yardas para 7 touchdowns y 2 interceptaciones. No obstante, su gran arma, que es el ataque por tierra, no ha estado a la altura de temporadas anteriores, pues apenas alcanza las 100 yardas totales y solo ha logrado 2 anotaciones. La versatilidad y ese plus como agente terrestre será necesaria en el duelo ante los Fighting Irish. 

Los Bearcats están lejos de lograr un ataque dominante, pues son los 49º en ataque aéreo y los 64º en acometidas por tierra. Algo fundamental será implementar las acciones terrestres, ya que ni Jerome Ford (300 yardas, 6 TDs) ni el propio Ridder están siendo las armas por tierra que tanto requieren los esquemas ofensivos de Fickell. Por aire, los máximos estiletes son los receptores Scott, Pierce, Thompson y Young Jr. 

El gran factor de Cincinnati sigue siendo una excelsa defensa, que está 26ª en yardas totales permitidas y 12ª en puntos encajados. No obstante, la zaga bearcat encajó, nada más y nada menos, 376 yardas (224 por aire) ante Indiana. Si Cincinnati quiere derrotar a Notre Dame, la defensa ha de volver por sus fueros. Los principales baluartes de la zaga de Cincinnati son los linebackers DeShawn Pace, Darrian Beavers y Joel Dublanko, así como el safety Bryan Cook. 

Ridder ha de volver por sus fueros – theathletic.com

NOTRE DAME 

@NDFootball

El luminoso del Soldier Field dictaminó un rotundo 41-13 final, pero este marcador resulta muy engañoso y nada tiene que ver con lo vivido sobre el emparrillado de la casa de los Chicago Bears. El partido estuvo muy igualado y solo una estampida, a modo de retorno, de Chrys Tyree y dos pick six finales explican un resultado tan abultado. De hecho, se vivieron momentos de angustias en la ofensiva irish, que era incapaz de generar yardas ante la inexpugnable zaga badger. La bisoñez del equipo se nota y Brian Kelly ha de sacar el máximo de un grupo tan joven ante la veteranía y picaresca de una defensa tan rocosa como la de Cincinnati. El calendario de Notre Dame se prevé apasionante en las próximas jornadas, pues deberán verse las caras ante Cincinnati, Virginia Tech, USC y North Carolina. 

Las dudas del ataque de Notre Dame pasan por el estado de salud de su mariscal de campo Jack Coan. El ex jugador de Wisconsin lanzó para 158 yardas y 1 TD, antes de dejar el partido por una lesión. Su puesto fue ocupado por Drew Pyne, que consiguió 81 yardas y 1 TD, aunque su ejercicio no fue determinante, ya que la defensa y los equipos especiales irish se evidenciaron como los auténticos responsables del triunfo. Coan ha arrancado la campaña de manera sólida, consiguiendo 986 yardas, 9 TDs y 2 interceptaciones, aunque sus lecturas y sus decisiones en momentos álgidos del partido siguen siendo las mismas que provocaron su salida de Madison. 

El juego de carrera de Notre Dame está muy lejos del nivel del año pasado. Frente a Wisconsin, las acometidas terrestres solo consiguieron tres míseras yardas, teniendo en cuenta los sacks y tackles for loss que consiguió el pass rush de Wisconsin. Kyren Williams, su corredor estrella, apenas alcanzó unas exiguas 33 yardas en este envite. Su aportación a la ofensiva de Notre Dame es paupérrima, con solo 244 yardas terrestre y 2 anotaciones. La solidez contra la carrera de los Bearcats invita a que las estadísticas del ataque terrestre irish no mejorarán. 

Por aire, el arma irish más amenazadora es el espectacular ala cerrada Michael Mayer, que una 267 yardas y 3 TDs. Junto a el rubicundo tight end, Coan -o Pyne- dispondrán de sólidos receptores en las figuras de Austin Jr., Davis, Lenzy o el propio Kyren Williams. En special teams, habrá que prestar especial atención a los retornos de Chrys Tyree. 

La defensa aún tiene mucho que mejorar. Se esperaba muchísimo del antiguo coordinador defensivo de Cincinnati -Marcus Freeman- y esta zaga aún tiene mucho que demostrar. No obstante, contra Wisconsin apenas permitió 74 yardas de carrera, aunque la amenaza de Ridder y Ford determinará el verdadero nivel de esta defensiva. La secundaria está a un grandísimo nivel, con un Kyle Hamilton en estado de gracia. Los grandes agentes defensivos irish, junto a Hamilton, serán el linebacker JD Bertrand y el lindero defensivo Jayson Ademilola. 

@EduVall82

Correcaminos Tyree – irish.nbcsports.com

 #8 ARKANSAS RAZORBACKS at #2 GEORGIA BULLDOGS

#WooPigSooie 🐗 Vs. #CommitToTheG 🐶

📅 02/10/21

18:00 / 📺 ESPN

🏟 SANFORD STADIUM, ATHENS (GEORGIA) 

Un mesías ha llegado a la Southeastern Conference, metamorfoseado en la oronda figura de Sam Pittman. El coach natural de El Reno (Oklahoma) ha conseguido algo que parecía totalmente imposible: hacer competitivos a los Razorbacks, tras décadas de ausencia. El encuentro de este sábado será uno de esos épicos duelos entre dos de las defensas más agresivas e inexpugnables del país. Una pugna entre dos de las mentes defensivas más increíbles de la competición: Smart y Pittman. Arkansas se plantará en Athens como el #8 de la nación y medirá sus fuerzas con el -aparentemente- alter ego de Alabama a la hora de hacerse con el título de la SEC e, incluso, coronarse como nuevo campeón nacional, una intratable -hasta el momento, número #2 Georgia. 

ARKANSAS

@RazorbackFootball

En Fayetteville, se viven “días de vino y rosa”, tras cosechar la segundas victoria ante un equipo del Top25. En esta ocasión, la víctima fue Texas A&M, a la que derrotó por 20-10. El triunfo volvió a recaer sobre una defensiva, que está rozando la perfección en este inicio de campaña. Contar con tres monstruos de la talla de los linebackers Grant Morgan, Hayden Henry y Bumper Pool es jugar con demasiada ventaja. Más si añadimos a la ecuación tener una secundaria temible y que es una máquina de forzar errores en el rival: Jalen Catalon, Joe Foucha y Greg Brooks Jr. están a un nivel estratosférico. Arkansas solo permite una media de 14’5 puntos y 267’3 (solo 123 yardas aéreas) yardas por partido, estadísticas que colocan a la defensa razorback en el puesto undécimo y duodécimo de la nación, respectivamente. J.T. Daniels puede vivir uno de los días más largos de su carrera…

En ataque, se ha evidenciado una evolución del quarterback K.J. Jefferson. Ahora parece un poco más seguro en el pocket, no dependiendo ya tanto de sus acometidas terrestres. Ha completado el 59% de sus intentos, alcanzando 844 yardas para 6 TDs y 2 interceptaciones. Además, ha añadido 230 yardas terrestres y 2 anotaciones. La defensa de Georgia será el examen más duro en la incipiente carrera de Jefferson. En el duelo ante los Aggies, con una de las defensas más sólidas de la nación, Jefferson consiguió 7 de 15 pases, para 212 yardas y 2 touchdowns (uno de los cuales fue un increíble pase de 80 yardas al magnífico Treylon Burks). Jefferson continúa con ligeras molestias en su rodilla, tras un percance en el partido ante Texas A&M, aunque -tras unos minutos de desconcierto- consiguió volver al emparrillado. Su concurso y su total plenitud física ante los Bulldogs se antojan vitales. 

La carrera de Arkansas está siendo muy eficiente, conjugando las acometidas del líder del backfield, Trelon Smith, -responsable de 298 yardas y 3 TDs-, junto con las del propio K.J. Jefferson y los running backs Raheim Sanders y Dominique Johnson. Por aire, Treylon Burks ya está en total plenitud física y esa es la mejor noticia para Pittman y su staff técnico. Burks ya ha conseguido 19 recepciones, 373 yardas y 2 TDs. Jefferson también dispone de otras buenas alternativas en las figuras de los wide receivers Morris, Thompson y Warren. Por último, en equipos especiales, el kicker Cam Little puede erigirse en ese Factor X que decida un -hipotético- igualado encuentro, pues ha convertido los 8 intentos de field goals que ha intentado. 

Pittmam, el artífice del milagro de Fayetteville – wholehogsports.com

GEORGIA

@GeorgiaFootball

Tras su merecida victoria en el partido inaugural ante Clemson, Georgia ha barrido a todos sus rivales: UAB (56-7), South Carolina (40-13) y Vanderbilt (62-0). Kirby Smart tiene a su disposición -una vez más- uno de los grupos más talentosos -ofensiva y defensivamente- de la nación y no tiene excusas para presentarse como una alternativa real a Alabama. 

J.T. Daniels está rindiendo a un nivel sobresaliente en este inicio de campaña, completando el 76’1% de sus pases intentados, para 567 yardas, 5 TDs y 2 interceptaciones. Pero, sobre todo, consolidándose como ese líder tan necesario para el ataque de Georgia. A pesar de que su concurso ante la débil Vanderbilt fue muy corto, Daniels arrastra una lesión muscular y su participación ante Arkansas está en el aire. El póker de impresionantes receptores que Dabiekls tiene a sus disposición es verdaderamente envidiable: el tight end Brock Bowers (272 yardas, 4 TDs) y los wide receivers Jermaine Burton (219 yardas, 2 TDs), Adonai Mitchell (157 yardas, 1 TD) y Ladd McConkey (118 yardas, 1 TD). 

En las acometidas terrestres poco se puede decir de uno de los ataques más sólidos de toda la nación. La labor de Zamir White (207 yardas, 2 TDs), James Cook (123 yardas, 2 TDs) y Kendall Milton (119 yardas) está siendo excelente… y apenas están forzando la máquina. Esta Georgia tiene las armas ofensivas necesarias para batir a cualquiera. 

La defensa de Georgia es simplemente la mejor de la nación. Poco más se puede decir. Apenas están permitiendo 5’8 puntos por partido, concediendo unas pírricas 181’8 yardas totales por encuentro. La zaga bulldog es la sexta contra la carrera y la segunda frente al pase. Además, es una máquina de forzar turnovers, pues ya ha conseguido 9, aspecto que la coloca como la 12ª de la nación.  Nombres del calibre de los linebackers Tindall, Smith, Dean o Anderson, de los defensive backs Cine o Brini, y de los defensive line Walker, Davis o Carter hacen temblar a cualquiera…

@EduVall82

¿Desaprovechará Kirby una vez más el talento? – al.com

NEVADA WOLFPACK at BOISE STATE BRONCOS

#BattleBorn 🐺 Vs. #BleedBlue 🐴🔵

📅 02/10/21

21:30 / 📺 FS1

🏟 ALBERTSONS STADIUM, BOISE (IDAHO)

La manada de lobos que comanda Jay Norvell se desplaza desde Reno, Nevada, hasta Idaho en busca de una “codiciada presa” a la que no consigue derrotar a domicilio desde 1997. 8730 largos  días con sus respectivas noches han pasado desde la ultima victoria de Nevada sobre el tapete azulado del Albertsons Stadium. El propio Norvell se ha percatado de la presión que se respira en el ambiente dado el pobre rendimiento de su equipo en Boise las últimas dos décadas y al ser preguntado por este tema en rueda de prensa ha declarado: “estoy un poco cansado de la gente preguntando sobre este tema, así que intentaremos ir allí, jugar bien y hacer algo al respecto”. Los Broncos, por su parte, esperan prolongar esta imponente racha victoriosa al menos durante una temporada más y doblegar a un peligroso y experimentado conjunto Wolf Pack  para dar un golpe de autoridad en la conferencia Mountain West.

NEVADA

@NevadaFootball

Los de Reno llegan al choque tras disfrutar de una jornada de descanso y después de cosechar su primera derrota de la temporada frente a Kansas State, siendo superados y barridos por el excelente ataque terrestre de los Wildcats. El conjunto de Norvell encajó 269 yardas terrestres (el eléctrico corredor de segundo año Deuce “hormiga atómica” Vaughn les endosó 127 yardas con sus piernas) y deberá mostrar mejoría en este aspecto si quiere tener opciones de victoria (a pesar de que el ataque terrestre de los Broncos no está mostrándose poderoso).

Carson Strong, quarterback  de Nevada, es el líder de la ofensiva visitante. El jugador, que está llamando la atención de numerosos scouts debido a la calidad de su brazo, acumula 955 yardas, 7 pases de touchdown y 2 interceptaciones comandando el ataque de unos lobos que se sienten mejor dañando a sus oponentes por aire. 

Sería inteligente por parte de las huestes de Norvell intentar establecer un juego de carrera consistente puesto que la defensa de Boise State está permitiendo la friolera de 210 yardas terrestres a sus oponentes. Toa Taua (155 yardas) y Devonte Lee (93 yardas, 2 anotaciones) deberían aprovechar la endeblez defensiva del front seven de los Broncos frente a la carrera y otorgar ventaja al ataque de Nevada.

Romeo Doubs (259 yardas, 1 touchdown) es uno de los principales aliados de Strong y uno de los receptores más peligrosos del conjunto local. La baja del receptor  Elijah Cooks (157 yardas, 4 anotaciones) que se perderá lo que resta de temporada por lesión,  es un duro varapalo para la ofensiva aérea local que deberá incrementar la utilización que realiza del receptor  Tory Horton (172 yardas). El tight end Cole Turner (135 yardas, 1 anotación) es un jugador al que busca Strong en situaciones complicadas y en la zona media del campo. Su producción ofensiva también puede multiplicarse tras la baja de Cooks. 

Defensivamente los Wolf Pack tienen que mejorar frente a la carrera. El centro de la línea que forman Dom Peterson y Christopher Love debería intentar crear un muro infranqueable para los Broncos. Sam Hammond y Daniel Grzesiak, defensive ends de Nevada, intentarán aprovechar las dudas en la línea ofensiva de Boise para  presionar a Bachmeier e intentar que cometa errores. 

En segunda línea de batalla los linebackers Lawson Hall (21 tackles, 1 sack) y Daiyan Henley (28 tackles) tienen que aportar seguridad para mejorar los registros obtenidos hasta ahora y ayudar a su equipo a romper la negativa racha de más de dos décadas sin ganar en Idaho.

La secundaria tendrá por su parte la difícil misión de parar al explosivo receptor de Boise State, Khalil Shakir. Hacerlo sin contar con el strong safety titular Tyson Williams (debido a una lesión de rodilla) es una tarea, si cabe, más complicada. Berdale Robins, Jaden Dedman y JoJuan Claiborne deberán estar muy atentos si no quieren que el escurridizo jugador de Bronco despliegue todos sus encantos sobre el tapete azulado de Boise.

Carson Strong, ¿el próximo gran QB? – eu.rgj.com

BOISE STATE

@BroncoSportsFB

Los pupilos de Andy Avalos  se presentan ante su público  tras derrotar  a Utah State en un encuentro en el que la defensa de los Broncos frustró los numerosos intentos de los Aggies y fue decisiva en el devenir del duelo. Con un parcial de dos victorias y dos derrotas , añadir un nuevo triunfo frente al peligroso conjunto de Reno supondría una inyección de moral para el equipo local y un aviso para rosos sus contrincantes de la Mountain West.

Hank Bachmeier (1132 yardas, 7 touchdowns, 3 interceptaciones) comanda un ataque que funciona a ráfagas y con fogonazos de sus jugadores más explosivos. No le ayuda la inconsistencia de su línea ofensiva, como pudimos comprobar en el partido frente a Utah State. 

El juego de carrera de los Broncos no termina de arrancar a pesar de contar con jugadores como Habibi-Likio, Holani  o Van Buren. La porosa defensa de Nevada frente a la carrera es una tentadora  invitación para el resurgir del juego terrestre de Boise State. Establecer un juego terrestre efectivo sería de gran ayuda para el resto de la ofensiva de Avalos.

El conjunto de Idaho depende en gran medida de la actuación de su jugador más diferencial y espera que el receptor  Khalil Shakir (448 yardas, 3 touchdowns) vuelva a deleitar a su público con una gran actuación que ayude a extender la fabulosa racha frente al conjunto sito en Reno.

La defensa de los Broncos está cediendo yardas a sus rivales pero aparece en los momentos claves para forzar turnovers y ayudar en la consecución de los triunfos locales. Se enfrentan a un quarterback que no es un prodigio atlético y tiene dificultades para escapar de la presión, por lo que el front seven del equipo local debería intentar que Strong no se encontrara cómodo en el pocket el próximo sábado sobre el Albertsons Stadium. Cravens, Matlock, Irwin y Washington serán los encargados de cumplir esta misión que puede ser decisiva para el devenir del encuentro.

Ezequiel Noah y Riley Whimpey, desde sus posiciones de linebackers, se encargarán de frustrar el tímido juego terrestre de Nevada  y de ayudar a la línea a maniatar al talentoso quarterback rival 

La secundaria de Boise State no puede relajarse. Se enfrenta a un ataque aéreo que puede dañarte en corto y en profundo en cualquier momento. Tyric LeBeauf (líder del equipo con 3 interceptaciones conseguidas) y Markel Reed tendrán que estar pendientes durante todo el partido de Doubs y compañía. Están muy bien secundados por una experimentada  unidad de safeties  que forman JL Skinner (45 tackles) y Tyreque Jones (20 tackles, 2 interceptaciones). Si consiguen salir victoriosos de sus emparejamientos con los receptores de Nevada su equipo tendrá muchas opciones de conseguir un nuevo triunfo y hacer que la manada de lobos regrese a Reno con las orejas agachadas prolongando la agonía de los Wolf Pack en Idaho durante una temporada más .

@HugoManero1

Khalil Shakir o sinónimo de espectáculo – broncosports.com

LOUISVILLE CARDINALS at #24 WAKE FOREST DEMON DEACONS

#GoCards 🔴 Vs. #GoDeacs 🎩

📅 02/10/21

18:30 / 📺 ESPN3

🏟 TRUIST FIELD, WINSTON-SALEM (NORTH CAROLINA)

Los caminos de Scott Satterfield y Dave Clawson se entrelazan por enésima vez para protagonizar un duelo que no pasará desapercibido esta jornada de College y el Truist Field será testigo de esta dura pugna de la ACC. Por una parte el equipo local, los Demon Deacons de Wake Forest, que aspiran a seguir invictos. Por otra parte el visitante, los Cardinals de la universidad de Louisville, que tras haber conocido la derrota en la primera jornada, llevan tres victorias seguidas y aspiran a una cuarta. 

¿Se acabará el invicto de Wake Forest? ¿Seguirá el crecimiento de Malik Cunningham o bien la defensa de Wake Forest le amargará el día? ¿Se seguirán elogiando Scott Satterfield y Dave Clawson al acabar el partido? Esta rivalidad, que aún está en pañales pero que sigue creciendo año a año, nos ofrecerá un precioso espectáculo sin duda alguna.

LOUISVILLE

@UofLFootball

Tres victorias seguidas y la demostración del crecimiento de algunos de sus jugadores, es razón más que suficiente para que los Cardinals piensen en poder dar la campanada. A fin de cuentas, no parten como favoritos esta vez. No hay que dejarse engañar por el bien entrenado equipo de Scott Satterfield.

En ataque si bien les costó implementar su ofensiva en la primera jornada, se cree que esa ofensiva que acabó el partido, hubiera plantado cara a Ole Miss. Desde entonces, el QB Malik Cunningham ha cogido como vulgarmente se dice, el toro por los cuernos y ha sido el jugador decisivo tanto por sus pases, como por sus carreras. 998 yardas de pase y 5 touchdowns de pase por un lado y 263 yardas de carrera junto con 8 touchdowns por otro, han hecho que Malik sea el líder indiscutible como QB Dual-Threat y que evoque a un muchacho que juega en su misma posición en Baltimore. Junto a él, en el backfield, estará Jalen Mitchell, un jugador que ha sorprendido para bien y que se postula como sucesor de Javian Hawkins. Por aire, la amenaza se reparte entre el receptor de seguridad de Cunningham, el TE Marshon Ford (19 recepciones para 208 yardas y un touchdown) y varios receptores entre los que destacan Jordan Watkins y Justin Marshall. 

A nivel defensivo, Yasir Abdullah, el LB que fuera objeto de deseo de los Demon Deacons allá por 2017, está incrementando su nivel de juego partido a partido y contra Florida State dominó la parcela defensiva en favor de su equipo. Es el líder en sacks de su equipo y ya tiene como objetivo entre ceja y ceja a Sam Hartman. Junto a él, Jack Fagot y C.J. Avery son el núcleo duro de esta defensiva. Sus números lo demuestran y los RB contrarios están advertidos siempre cuando juegan contra ellos. Kei’Trel Clark y Kenderick Duncan son los líderes de la unidad de los defensive backs y esta, es una unidad que conjuga experiencia y bisoñez.

Scott Satterfield está realizando un muy buen trabajo con este equipo, pero aún le queda un largo trecho por recorrer para alzarse con títulos de conferencia como hicieron algunos de sus predecesores en el cargo, como Bobby Petrino o el gran Lee Corso

Malik, el hombre orquesta de Louisville – gocards.com

WAKE FOREST

@WakeFB

A la chita callando… Los diáconos demoníacos van invictos y liderando la conferencia Atlántica de la ACC. Pero llega una gran prueba. Y no nos referimos solo a los rivales de esta jornada sino a los meses de octubre y noviembre, donde el balance es claramente desfavorable para los chicos de Clawson por 9-16 cada mes. Al menos, el octubre de la pasada temporada hizo que mejoraran este balance. 

El ataque es muy divertido de ver. El juego de carrera se apoya no solo en un running back ni en dos, sino que destacan tres jugadores a partes iguales. Si bien tenemos que poner por liderazgo y veteranía primero a Christian Beal-Smith (276 yardas y 4 TDs), Justice Ellison (175 yds y 2 TDs) y Christian Turner (174 yds y 2 TDs también) han colmado las expectativas que habían creado. Mientras tanto, por aire, Jaquarii Robertson (245 yds y 2 TDs) y A.T. Perry (292 yds y 3 TDs),  son una amenaza constante. Hay que tener un ojo puesto también en los secundarios, como Taylor Morin y Ke’Shawn Williams, por nombrar dos solamente. La vigilancia a la que se suele estar sometido Jaquarii ha sido muy bien aprovechada por Sam Hartman para repartir entre los demás componentes de la ofensiva. Sobre todo ha recaído este peso en A.T. Perry, el cual ha explotado esta temporada. 

Mención aparte merece el liderazgo del quarterback oriundo de Charlotte, Sam Hartman. Un Sam Hartman que va quemando etapas en su formación y ganando más adeptos en su corajudo estilo de juego. Está siendo un líder por completo y ofrece pocas dudas en su rendimiento. Esta temporada, con un rating de 162.9, está siendo la mejor suya tanto numéricamente, como en nivel de juego. 66% de pases completados, 981 yardas de pase, 9 TDs, uno de carrera… Y podríamos seguir, pero tenemos ganas de ver si mantiene este nivel ante los Cardinals.

La defensa es un bloque. Destaca Luke Masterson por ser uno de los capitanes de esta defensiva y sobre todo por nombrar a alguien. Sería injusto dejar a Jackorey Johns, Miles Fox o Rondell Bothroyd, junto con Ryan Smenda Jr. en el front seven amén de otros tantos, así como es injusto dejar fuera a Ja’Sir Taylor, Coby Davis, Evan Slocum o Nasir Greer. 

Quizás está defensa sea lo más peligroso del bloque que entrena Dave Clawson. Y es lo más peligroso de Wake Forest porque nadie esperaba este nivel de rendimiento. No han permitido que les anoten más de 17 puntos y lideran la conferencia con 11 recuperaciones de posesión. Y con una defensa jugando así, para el ataque es más fácil.

No nos queremos olvidar de los equipos especiales, encarnados esta vez en la figura de uno de los mejores kickers de la nación. Nick Sciba está teniendo una temporada redonda, con un 7 de 7 desde distintas distancias y habiendo anotado todos los extra point. Además es primero en el porcentaje de aciertos de field goal en la historia de la NCAA con un 90.1% superando a Brett Baer o Roberto Aguayo entre otros. 

Aunque los muchachos de Winston-Salem parten como favoritos, no hay que dar por presa fácil a los Cardinals. La reciente entrada en el Asociated Press Top 25 Poll de Wake Forest puede servirles de distracción y que Louisville sea capaz de meterles mano en su feudo. ¿Sentirán la presión los muchachos de Wake Forest? ¿O les servirá de acicate para salir con más ganas aún ante Louisville? El sábado, a partir de las 18:30, en el Truist Field, la respuesta. 

@ElChicodelDAI

La locomotora Beal-Smith – godeacs.com

@CoollegeNation 

#CoollegeNation – #BeTheCoolest