BIG 12 CONFERENCE.

Volver a la guia

SEÑAS DE IDENTIDAD:

La Big XII Conference integra la Division I de la NCAA y es considerada una de las Power Five Conferences. Su sede se encuentra en la localidad de Irving, ciudad perteneciente al condado de Dallas (Texas). Su creación data del 25 de febrero de 1994, viendo la luz a sus competiciones deportivas el 31 de agosto de 1996. En un primer momento, estaba integrada por los ocho programas miembros de la Big Eight Conference, a los que se anexionaron posteriormente los cuatro integrantes de la extinta Southwest Conference.
Estos doce programas fueron los pioneros de la conferencia, pero -entre 2011 y 2012- cuatro programas abandonaron y dos la renovaron, fijando el número actual de diez integrantes. De ahí la explicación de Big XII para una conferencia disputada por diez programas.
Los rasgos diferenciales de esta conferencia son bien conocidos: rivalidades enconadas (hay que destacar el duelo ancestral entre Texas Vs Oklahoma -el aclamado Red River Showdown-, así como los enfrentamientos estatales entre los equipos de Oklahoma, Texas o Kansas), sistemas de juego caracterizados por una primacía del aspecto ofensivo, marcadores muy abultados y engranajes defensivos muy pobres.
Mención aparte debe recibir la Big XII como una de las conferencias donde el sistema ofensivo Air Raid vivió sus momentos más álgidos de la mano del espectacular y alabado Mike Leach, de Lincoln Riley (en sus inicios), de Seth Littrell, de Art Briles, de Mike Gundy, de Dana Holgorsen, de Kliff Kingsbury, de Ruffin McNeil o de Sonny Dykes, entre otros. Leach fue uno de los creadores de este sistema de ataque, caracterizado por una formación shotgun con cuatro receptores y un corredor. Todas sus variantes ofensivas serán prototípicas del ataque run & shoot, con dos receptores exteriores y dos slots receivers. Oklahoma Sooners, Texas Tech Red Raiders, Baylor Bears, West Virginia Mountaineers, Oklahoma State Cowboys o TCU Horned Frogs vivieron o viven la emoción de este vibrante, mágico y épico sistema ofensivo. A pesar de que no formaran parte de esta conferencia, hablar de Air Raid entraña recordar a los sobresalientes entrenadores Hal Mumme y Tony Franklin.
Actualmente, la conferencia sufre la tiranía de Oklahoma Sooners, de la mano del excelso Lincoln Riley y de sus espectaculares recruitings (recuérdese a jugadores de la categoría de Adrian Peterson, Sam Bradford, DeMarco Murray, Joe Mixon, Baker Mayfield, Mark Andrews, Kyler Murray, Kenneth Murray o CeeDee Lamb). El programa situado en la localidad de Norman (ubicada en el centro del estado) aúna trece títulos de conferencia (los cinco últimos consecutivos) y amenaza con seguir dominando la conferencia. El último campeón no sooner fue un título ex aequo de Baylor y TCU en 2014. Texas Longhorns es el segundo programa más laureado con tres campeonatos conferenciales y se postula como la alternativa más seria para acabar con la hegemonía de los Sooners. Aunque Iowa State y Matt Campbell quieren poner fin al dominio sooner.

En la Big XII compiten diez equipos, sin reparto divisional:

1) Oklahoma Sooners; 2) Baylor Bears; 3) Texas Longhorns; 4) Oklahoma State Cowboys; 5) Kansas State Wildcats; 6) Iowa State Cyclones; 7) West Virginia Mountaineers; 8) TCU Horned Frogs; 9) Texas Tech Red Raiders; 10) Kansas Jayhawks.

@EduVall82

BAYLOR BEARS.

(COLOR: VERDE & ORO)
PRIMERA TEMPORADA: 1899.
CIUDAD (ESTADO): Waco (Texas).
ESTADIO (CAPACIDAD): McLane Stadium (45.140).
TÍTULOS CONFERENCIA: 9 (7 Southwest Conference – 2 Big 12 Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

“The Bear Walk” se inicia cerca del área destinada a los tailgates, próximo a Touchdown Alley y Baylor Alumni Network, junto al McLane Stadium. El equipo cruza “The Bear Walk”, ante el fervor de toda la fanaticada bear, dos horas y media antes del inicio de cada encuentro. Sic’Em es el grito de guerra de todos los aficionados de Baylor. Este cántico se acompaña con un movimiento de manos, simulando un hipotético ataque de un oso. 45 minutos antes de cada partido en el McLane Stadium, la Baylor University Golden Wave Band comienza su espectáculo. Desde el Allison Indoor Practice Facility, la banda inicia su marcha interpretando piezas diversas y animando a la afición, hasta cruzar el Umphrey Bridge y entrar en el McLane Stadium. Durante más de 100 años, la Golden Wave Band ha sido una parte muy importante de la propia esencia de la Baylor University. En 1928, bajo la dirección de Everett McCracken, la Golden Wave Band introdujo sus bellos uniformes dorados en un partido entre Baylor y SMU. Desde ese instante, se comenzó a conocer a la marching band como Golden Wave. “The Baylor Line” forma parte de la idiosincrasia de la Baylor University. Esta línea está integrada en su totalidad por estudiantes freshmen, que visten un jersey dorado del equipo de football, con el número del año en el que esperan graduarse y un nickname propio a la espalda. Seis miembros de The Baylor Line entran corriendo al estadio y portan banderas con las letras B-A-Y-L-O-R, mientras el resto de la línea corre detrás de ellos.
Baylor tiene como mascotas dos osos negros vivos, que se llaman Judge Joy y Judge Lady. Cuando la universidad se fundó en 1845, abundaban los osos negros americanos a lo largo y ancho del estado de Texas. La primera mascota viva que se donó fue un oso llamado Ted, que hizo su aparición en un partido de la temporada de 1917 entre Baylor y Texas A&M. Por su parte, Bruiser y Marigold son las otras dos mascotas de la universidad. En este caso, son dos osos antropomórficos que sí acuden al McLane Stadium a animar a sus amados Bears. Hasta 1914, Baylor no seleccionó a los American black bears como mascotas oficiales. Bruiser debutó en un partido de baloncesto de la campaña 1981-1982, mientras que Marigold irrumpió en la vida de los aficionados bears en el año 2000.

 

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de Baylor se establecen contra TCU y Texas A&M. “The Revilvary” (El Avivamiento) da nombre al enfrentamiento entre dos programas de la Big 12, TCU Horned Frogs y Baylor Bears. Nada más y nada menos que 116 duelos se han librado entre estos dos conjuntos desde 1899, siendo una de las rivalidades más antiguas y más disputadas a nivel FBS. El primer duelo aconteció el 27 de octubre de 1899 y se saldó con un empate a 0 en el marcador. El último enfrentamiento se disputó el 31 de octubre de 2020, partido en el que TCU dominó 33-21 a Baylor. El próximo “The Revivalry” tendrá lugar el 6 de noviembre de 2021. Los Horned Frogs lideran la serie con 56 victorias, 53 derrotas y 7 empates.
“The Battle of Rio Brazos” es la denominación que recibe la impresionante rivalidad entre Baylor Bears y Texas A&M, programas pertenecientes a conferencias distintas, pero del mismo “Estado de la Estrella Solitaria”. Este partido lleva el nombre del río Brazos, que baña las ciudades de los dos programas (Waco y College Station). Ambos campus se sitúan a 90 millas de distancia. Estos enfrentamientos se remontan a 1899, pero dejaron de producirse en 2012, año en el que los Aggies abandonaron la Big 12 para enrolarse en la Southeastern Conference. Fueron, por tanto, 108 enfrentamientos, con ventaja para Texas A&M (68 victorias, 31 derrotas y 9 empates). No se descarta que vuelva a reactivarse la Batalla del Río Brazos.

TEMPORADA 2020.

El primer año de Dave Aranda al comando de Baylor resultó -tal y como se preveía- ser muy duro, saldándose con siete derrotas y tan solo dos victorias. No obstante, 2020 se iniciaba con un contundente triunfo 47-14 ante la débil Kansas. Sobrevenían cinco derrotas consecutivas, en las que, sin embargo, los Bears luchaban en cada partido: West Virginia (21-27), Texas (16-27), TCU (23-33), Iowa State (31-38) y Texas Tech (23-24). La segunda victoria de la temporada se conseguía ante Kansas State (32-31). El año se cerraba con derrotas frente a Oklahoma (14-27) y Oklahoma State (3-42).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Mike Singletary (LB); Del Shofner (WR/DB); Robert Griffin III (QB); Bill Glass (DE); Goose Gonsoulin (DB); Gary Green (DB); Santana Dotson (DT/DE); Hank Gremminger (DB); Ray Crockett (DB); Thomas Everett (DB); Jack Wilson (HB); Larry Isbell (HB); Cotton Davidson (QB); Paul Dickson (OT); Ronnie Bull (RB); Larry Elkins (WR); Greg Hawthorne (RB); Walter Abercrombie (RB); Mark Adickes (OT); James Francis (LB); Daryl Gardener (DT); Jason Smith (OT); Phil Taylor (DT); Danny Watkins (OG); Kendall Wright (WR); Denzel Mims (WR) y Corey Coleman (WR).

ESTRELLA OFENSIVA: R.J. SNEED.

El wide receiver R.J. Sneed regresará a Waco par su año senior, tras consolidarse la pasada temporada como el líder del equipo en el juego aéreo. 2020 no fue un año buena para la ofensiva de Baylor, pero Sneed realizó una campaña importante: 39 recepciones, 497 yardas y 3 touchdowns. Este año será la referencia de un más que interesante grupo de receptores (Tyquan Thornton, Josh Fleeks, Gavin Holmes o Drew Estrada). Ahora bien, tras la marcha de Charlie Brewer a Utah, ¿de quién recibirá los pases?

 

ESTRELLA DEFENSIVA: TERRELL BERNARD.

El linebacker Terrell Bernard es, sin duda, el jugador más importante de la defensiva liderada por Dave Aranda y su coordinador defensivo Ron Roberts. Ha sido seleccionado las dos últimas campañas en el segundo equipo All-Big 12. Antes de su lesión de hombro que puso fin a su temporada, Bernard lideraba toda la Big 12 con 55 tackles totales (promediando la increíble cifra de 11 placajes por partido), 6’5 tackles for loss, 1 sack y 1 pase defendido en tan solo cinco encuentros.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

La llegada de Dave Aranda, sumada a la espectacular labor previa de ese genio llamado Matt Rhule, han hecho que en Waco estén acostumbrados a grandísimos reclutas. El recruit de Baylor se sitúa en el puesto 46º de la nación (5º en la Big 12) y está conformado por los siguientes jugadores: Kyron Drones (QB), Tate Williams (OG), Tevin Williams (CB), Connor Heffernan (OG), Jordan Jenkins (RB), Jackie Marshall (LB), Cameron Bonner (WR), Cisco Castos (S), Elijah Bean (WR) y Javon Gipson (WR).

ENTRENADOR: DAVE ARANDA.

El año pasado fue harto completo para un Dave Aranda que se estrenaba como head coach. No obstante, trató de equilibrar defensa y ataque en una temporada incierta y que no tuvo spring trainings. ¿El resultado? Un descorazonador 2-7. Este año, Aranda ha podido trabajar con la defensa desde el primer momento. Y, en ataque, llega, desde BYU, el nuevo coordinador ofensivo Jeff Grimes, que espera repetir la evolución que experimentó, el pasado ejercicio, la ofensiva de los Cougars (aunque en Waco ni está Zach Wilson ni esa espectacular línea ofensiva). Aranda confía en su labor, en sus jugadores y quiere tomar como referencia a los programas de baloncesto masculino y femenino, que se han proclamado campeones nacionales en las dos últimas temporadas.

TEMPORADA 2021.

Charlie Brewer, ese quarterback que hizo historia en Waco, con sus 9700 yardas de pase, ya es pasado. Ahora se abre una enigmática incertidumbre para Jeff Grimes, flamante nuevo offensive coordinator: ¿quién será su sustituto? En principio, el junior Gerry Bohanon y el sophomore Jacob Zeno parten como favoritos, pero no habría que perder la pista a la batalla que pueden dar los freshmen Kyron Drones y Blake Shapen. R.J. Sneed será el adalid de una muy sólida unidad de receptores integrada por Tyquan Thornton, Josh Fleeks, Gavin Holmes y el transfer de Dartmouth, Drew Estrada. Mucho talento, pero no sabemos quién les pasará. El polivalente Trestan Ebner aportará en el juego terrestre, aéreo y en equipos especiales como retornador élite. Por último, la mejora de la línea ofensiva se antoja capital para Jeff Grimes. En este sentido, es una gran noticia el regreso del left tackle Connor Galvin y el transfer, desde Vanderbilt, del center Grant Miller. Además, se espera muchísimo del redshirt freshman Micah Mazzccua, junto a la veteranía de Mose Jeffery o Johncarlo Valentin.
Se espera una mejora radical de la defensa en el segundo año de Dave Aranda y del coordinador defensivo Ron Roberts. Para ello, regresan 22 jugadores que ya pisaron el emparrillado la temporada pasada. La vuelta en perfecto estado de salud del linebacker estrella Terrell Bernard es la mejor noticia en Waco. Bernard será el líder de una unidad en la que también sobresalen Ashton Logan, Dillon Doyle, Matt Jones, Victor Obi y Jalen Pitre. Mención especial debe tener el freshman Clorando Johnson, un jugador híbrido, versátil y muy especial que puede disputar snaps como cornerback, safety o linebacker STAR (posición típica de los esquemas defensivos de Aranda). La línea defensiva es, sin duda, la unidad que necesita una mayor implementación. Para ello, llega, desde LSU, Siaki Ida, al que Aranda conoce bien, y que hará mejores a T.J. Franklin, Gabe Hall y Chidi Ogbonnaya. En la secundaria, sobresalen los cornerbacks Raleigh Texada y Kalon Barnes, al lado de los safeties J.T. Woods y Christian Morgan.
En los special teams, hay que volver a hablar de ese talento llamado Trestan Ebner, que, junto a Drew Estrada, compone uno de los mejores cuerpos de retornadores de toda la nación. En el puesto de kicker, sobresale la labor de John Mayers.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Baylor Vs. Iowa State (18 de septiembre); 2) Baylor Vs. Texas (30 de octubre); 3) Baylor at TCU (6 de noviembre); 4) Baylor Vs. Oklahoma (13 de noviembre); 5) Baylor Vs. Texas Tech (27 de noviembre).

@EduVall82

 

IOWA STATE CYCLONES.

(ROJO CARDINAL & DORADO)

PRIMERA TEMPORADA: 1894.
CIUDAD: Ames (Iowa).
ESTADIO: MidAmerican Energy Field at Jack Trice Stadium (61.500 espectadores).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 0 – 2 de la Missouri Valley Intercollegiate Athletic Association en 1911 y 1912.

TRADICIONES Y MASCOTAS:

https://coollegenation.com/tradiciones-y-mascotas-iowa-state-cyclones/

Entre finales del verano y principios de otoño del año 1895, una gran cantidad de lo que entonces se denominó “ciclones” azotó el estado de Iowa. En esas circunstancias, el 28 de septiembre de 1895, el equipo de football del Colegio Agrícola de Iowa viajó a la Universidad Northwestern, derrotando al equipo local por un apabullante 36 a 0. El titular del día siguiente del Chicago Tribune decía “Golpeado por un ciclón: viene de Iowa y devasta la ciudad de Evanston”. El apodo evidentemente se hizo eterno.
El estadio de ISU honra la memoria del primer jugador afroamericano de esta universidad, Jack Trice. En 1923, los Cyclones se enfrentaron a los Golden Gophers de la Universidad de Minnesota. Iowa State estaba jugando un gran partido pero en el tercer cuarto Trice fue derribado y pisoteado por los jugadores rivales. Finalmente, tras ser trasladado a Ames en un vagón de paja, su condición empeoró y el lunes 08 de octubre de 1923, Jack Trice murió de hemorragia pulmonar y hemorragia interna en el abdomen. La noche anterior al partido Javk Trice escribió una carta en un hotel con habitaciones específicas para negros con el ya famoso eslogan de ISU “We will”.

La mascota es Cy, The Cardinal, elegida en un concurso en 1954. Se trata de un pájaro “cardenal” que representa los colores rojo-cardenal y dorado de la universidad.
La máxima rivalidad de los Cyclones es contra Iowa, en lo que se llama The Cy-Hawk Trophy.  El primer encuentro se disputó en 1894 siendo el ganador ISU 16-8. Desde entonces hasta el día de hoy se ha disputado en 67 ocasiones con 45 victorias para Iowa, 22 para ISU y un empate.

El Jack Trice Stadium

TEMPORADA 2020: 9-3

La mejor temporada de la historia de ISU fue la de 2020. Esta empezó mal con una dura derrota en casa contra los Ragin’ Cajuns de Louisiana Lafayette por 14-31. Siin embargo, el equipo de Matt Campbell se rehizo ganando 3 partidos consecutivos, incluida Oklahoma, para perder en Stillwater contra los Cowboys. Cinco victorias seguidas le llevaron a disputar -por primera vez en su historia- la final del Campeonato de la Big12 en el AT&T Stadium el 12 de diciembre, que se perdió por un ajustado 21-27 ante la gran Oklahoma, y a su primera New Year’s Six bowl, la Fiesta Bowl, que se ganó contra el nº 25 del país Oregon por un claro 17-34. Iowa State terminó la temporada en la posición nº 9 de la AP Top 25 College Football Poll.
Al terminar la temporada se preveía una desbandada de jugadores a la NFL, pero muchos prefirieron continuar en Ames para una temporada 2021 que se presenta como el gran reto de los Cyclones. No obstante lo dicho, cinco jugadores han acabado en la NFL. El RB Kene Nwangwu fue el único jugador drafteado en 4º ronda, pick 119, por los Minnesota Vikings. El TE Dylan Soehner está en los Saints. El DE JaQuan Bailey milita en los Philadelphia Eagles. El safety Lawrence White IV está enrolado con los actuales campeones, Tampa Bay Buccaneers y, por último, Landen Akers es WR en Los Ángeles Rams.

JUGADORES HISTÓRICOS:

George Amundson: Único Cyclone elegido hasta la fecha en la primera ronda del draft de la NFL. Lo hicieron los Houston Oilers en la posición nº 14 del draft de 1973.
Troy Davis: RB entre las temporadas 1994 y 1996 y máximo corredor histórico con 4382 yardas.
Seneca Wallace: QB en las temporadas 2001 y 2002. Mítica su jugada “The run” y QB en la NFL durante 10 temporadas.
David Montgomery: Actual RB de los Chicago Bears

ESTRELLA OFENSIVA: Breece Hall

Breece Hall nació para el mundo colegial el 12 de octubre de 2019 en un partido en Morgantown contra West Virginia, pero la historia de amor de Hall y los Cyclones nació el día que el gran Nathan Scheelhaase, actual entrenador de RB y WR, se fijó en él. Los Cyclones fueron el primer equipo de una Power 5 que le hizo una oferta y eso decantó la balanza.
En la temporada 2020, Breece Hall obtuvo entre otros premios y reconocimientos ser el sexto en la votación del Heisman Trophy y primer jugador de la historia de ISU en ser Unanimous First-Team All American. Sus estadísticas apabullan 1572 yardas 21 TDs de carrera a lo que se suman 180 yardas aéreas y 2 TDs. Es un jugador que está en continuo crecimiento y el cambio físico que ha tenido durante esta pretemporada es palpable, también está intentando mejorar en aquellas facetas en las que más se le critica como el pass protection y las jugadas de pase.
En el curso 2021, se prevé que las defensas se centren mucho más en él y que las 38 jugadas de carrera por partido bajen, pero una mejoría del juego aéreo del equipo puede servir también para que esté más fresco. Técnicamente, es un jugador que corre mejor por fuera que por dentro, ya que tiene paciencia a la hora de encontrar los bloqueos y realizar cortes estratosféricos. Con un buen balance, tanto que fue el primero en yardas tras contacto de toda la FBS y una segunda velocidad que en ocasiones es criticada, pero que le hace muy difícil de capturar -como muestra ser el tercero en carreras de más de 15 yardas con un total de 25 en la temporada pasada-.
Sin duda será el primer o segundo RB en ser elegido en el draft 2022.

ESTRELLA DEFENSIVA: Isheem Young

Lo lógico sería decir que la estrella defensiva del equipo es el LB Mike Rose, elegido la temporada 2020 como mejor defensor de la Big12 con 96 tackles, 10,5 TFL y 5 interceptaciones, o el safety Greg Eisworth II, elegido en el 1º equipo de la Big12 los últimos tres años. Pero, en esta guía, vamos a destacar al freshman del año en la Big12 y miembro del segundo equipo de Freshman All-American, según The Athletic, Isheen Young.

Su posición, Star, según el depth chart de los Cyclones, es la pieza clave en la defensa 3-3-5 que plantea el excepcional y revolucionario DC Jon Heacock. El safety central es el encargado de equilibrar la defensa, debe ser el primero en atacar el juego terrestre para que los 3 LBs no se encuentren en minoría contra la OL rival, debe ser un buen CB y, además, cubrir la parte central del campo en el juego de pase rival, zona má débil de la defensa que plantean los Cyclones. Un jugador 100% híbrido, LB, S y CB, todo en uno.
Su temporada 2020 fue simplemente excepcional contribuyendo -con 50 tackles, 1 interceptación, 3 fumbles forzados y 4 pases defendidos- a que el muro planteado por el cuerpo técnico de ISU fuera la vigésima defensa de la nación en puntos permitidos con 21,4. Sus dos expulsiones, una contra Texas Tech, que le impidió jugar la 1ª parte de la derrota contra Oklahoma State y, sobre todo, la controvertida decisión arbitral ocurrida en el segundo snap de la final del campeonato contra Oklahoma son muestra evidente de la importancia del jugador. He aquí una de las cosas que tiene que mejorar para la próxima temporada.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Según 247SPORTS, ISU es la universidad nº 60 de la FBS en el proceso de reclutamiento para la temporada 2021, octava de la BIG12 con una media de sus jugadores de 0,8494 según 247SPORTS COMPOSITE®
Destaca el RB Eli Sanders con una puntuación de 0,8746. y Howard Brown es un DL que ha jugado incluso de QB en High School y del que se espera también bastante de él.

Del transfer portal ha llegado el safety de Villanova Jaquan Amos y el Punter/Kicker Andrew Mevis de Fordham, que en 2019 fue elegido “First Team All-Patriot League”.

 

ENTRENADOR: Matt Campbell

Matt Campbell es actualmente uno de los HCs más respetados y que mayor interés despierta en el mundo del football americano. No solo ha habido fuertes rumores de un posible cambio a una gran Power 5 como puede ser Nebraska o Michigan, sino que también ha despertado el interés de hasta tres franquicias de la NFL, incluso se ha informado que rechazó una oferta de 8 años y 68,5 millones de dólares de los Detroit Lions. La respuesta a la pregunta de por qué continúa en Ames es ya mítica entre la CyclONEnation:
“You’re either someone who’s trying to be somebody or you’re trying to do something”, es decir, “O eres alguien que intenta ser alguien o intentas hacer algo”.

Antes de ser el actual HC de ISU, fue DE de la Universidad de Pittsburgh, pero una vez acabada su temporada freshman, decidió cambiar a Mount Union, una universidad de la División III, donde vio el mismo amor que él sentía por el football. Posteriormente fue HC de Toledo desde la temporada 2011 a 2015, con un récord de 35-15, lo que llamó la atención del Director Deportivo de los Cyclones, Jamie-Pollard. Desde el 2016, ha conseguido 35 victorias por 28 derrotas
Matt Campbell ha cambiado la cultura del equipo de football, ha cambiado la mentalidad, como dijo Breece Hall después de la victoria contra Texas “It’s a five-star culture vs. five-star players”. Esperemos que Campbell -como mínimo- siga afincado en Ames hasta el final de su actual contrato el 31 de diciembre de 2028.

TEMPORADA 2021.

La temporada 2021 se presenta apasionante. En los rankings de pretemporada, se les coloca incluso como contendientes a los POs. La vuelta de la mayoría de los titulares del 2020 es una de las razones por la que están tan arriba. Sin embargo, estas expectativas no provocan ningún cambio en el equipo. Como dice en todas las ruedas de prensa Matt Campbell, “nuestro trabajo es conseguir ser la mejor versión de nosotros mismos”.
Todo pasa por Brock Purdy. Si bien hemos dicho que la estrella ofensiva es Breee Hall, sería de necios negar la importancia de un QB, y los Cyclones tienen a uno que es un auténtico líder normalmente muy infravalorado, aunque esto suele ser regla habitual cuando se habla de los jugadores de Ames, ya que se opta por alabar en demasía a Campbell y menospreciar así a sus jugadores.

Breece Hall y Brock Purdy

Su temporada 2020 fue una montaña rusa, pero -finalmente- tuvo el mejor porcentaje de conseguidos de su etapa universitaria con un 66,57%, 2750 yardas, 19 TDs y 9 interceptaciones. En principio, puede parecer un bajón, pero un equipo que tiene a uno de los mejores RBs del país es lógico que disminuya su porcentaje de jugadas aéreas, en concreto en 2020, hubo 6 jugadas de pase menos por partido que en la 2019. Su responsabilidad debe aumentar y tal y como le dice Campbell: “No tienes que hacer todas las jugadas. Tienes que hacer la jugada correcta en cada jugada”.
Hunter Dekkers será su reserva y, en principio, titular en la temporada 2022. Si los partidos van bien para los Cyclones se espera que juegue los mal llamados “minutos de la basura”.
Se espera un paso al frente del cuerpo de WRs. La temporada de Hutchinson fue espectacular, nombrado Big 12 Offensive Newcomer of the Year, tuvo 64 recepciones para 771 yardas y 4 TDs, pero este año no debe estar tan solo. Tarique Milton que estuvo lesionado durante gran parte de la campaña pasada y Sean Shaw Jr. deben dar un paso adelante. A la espera, se encuentran Darren Wilson Jr. y el recluta de este año Jaylin Noel.
El cuerpo de RBs es estelar, a la cabeza se encuentran Breece Hall y su reserva Jirehl Brock, que tuvo un buen desempeño en la temporada pasada como jugador de terceros downs. Se unen a ellos dos nuevos reclutas, Eli Sanders y Deon Silas.
Las dianas preferidas de Purdy son los TEs, que el año pasado fueron elegidos como el mejor cuerpo de la nación. Charlie Kolar, uno de los tres mejores TEs de la FBS y Chase Allen son una dupla a temer con un total de 9 TDs. Se busca el sustituto de Dylan Soehner en esos paquetes de 3 TE que tanto se utilizó el curso 2020.
Todo este juego ofensivo no sería posible sin una de las OLs más destacadas de la temporada pasada, que se refuerza con el guard Trevor Downing, que se lesionó en el 1º partido del curso pasado. La posición específica de cada uno de los integrantes de la línea se desvelará avanzada la pretemporada, pues hay una gran polivalencia en sus miembros.
Si los jugadores con los que cuenta el OC Tom Manning son espectaculares, la defensa de Jon Heacock no se queda atrás.
La defensa plantea un front 6, 3 DLs y 3 LBs y -sorprendentemente- es la octava defensa que menos yardas de carrera permite por partido con una media de 104,2 y 3,3 yardas por intento. Sin embargo, es la 70º en yardas de pase permitidas. La idea es doblarse pero no romperse.
La baja de Jaquan Bayley en la línea es la más complicada de sustituir. Will McDonald, jugador con más sacks de toda la FBS en el 2020, asumirá el rol de titular y tendrá más responsabilidad. Le acompañará en esta tarea Enyi Uwazurike y está por ver quién será la tercera pata, quizás el NT Isaiah Lee o Zach Petersen.
El cuerpo de LBs sigue intacto, liderado por el jugador defensivo de la BIG12, Mike Rose, Jake Hummel y O’Rien Vance.
Los 5 DBs están comandados por el S Greg Eisworth II, que jugará este año más como free safety, el ya nombrado Isheem Young y posiblemente Jaquan Amos como strong safety El CB es la posición que más dudas genera en la CyclONEnation. Un puesto de titular es para Anthony Johnson Jr, el otro lo disputarán Datrone Young, Tayvonn Kyle y el favorito por muchos T.J. Tampa.
Los equipos especiales la pasada temporada fueron, sin duda, lo peor del equipo, permitiendo grandes jugadas de retorno y fallando FGs. Por otro lado, será difícil cubrir la marcha de Kene Nwangwu en los retornos que tan buen resultado dio el año pasado.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

11 de septiembre contra Iowa en Ames. ¿Será la primera victoria de Matt Campell en el Cy Hawk Trophy?
30 de octubre contra West Virginia. Será el primer partido complicado de verdad fuera de casa y una gran prueba de fuego.
6 de noviembre en casa contra la nueva Texas de Steve Sarkisian
20 de noviembre contra Oklahoma en territorio enemigo.

@CiclonesFB_Esp

KANSAS JAYHAWKS.

(COLOR: ROJO CARMESÍ & AZUL)
PRIMERA TEMPORADA: 1890.
CIUDAD (ESTADO): Lawrence (Kansas).
ESTADIO (CAPACIDAD): David Booth Kansas Memorial Stadium (47.233).
TÍTULOS CONFERENCIA: 6 (2 MVIAA – 4 Big Eight Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

El origen del término “Jayhawks” está íntimamente relacionado con los pioneros y colonos del estado de Kansas. Al terminar la Guerra Civil, se denominaba “jayhawks” a toda aquella persona que había ayudado a Kansas en convertirse en un estado libre. En 1886, el término apareció en el famoso “Rock Chalk Chant”, y, justo en el momento en el que los jugadores saltaron al terreno de juego, los aficionados comenzaron a llamarlos “jayhawkers”. Henry Maloy, un dibujante de la revista de la universidad, realizó una versión impresionante del Jayhawk, en 1912. Desde entonces, el Jayhawk ha recibido modificaciones en su apariencia hasta convertirse en el logo actual. The Rock Chalk Chant ha sido, durante más de 100 años, el grito de guerra de Kansas Jayhawks. Este canto fue creado por E.H.S. Bailey, un profesor de Química de la universidad. En el invierno de 1887, este curioso canto fue oficializado como grito de guerra de los equipos deportivos de la Universidad de Kansas. En la década de los 60 del siglo XIX, los colores oficiales de la, por entonces, University Board of Regents -precedente de The University of Kansas- eran el azul y el maíz. Sin embargo, cuando el programa futbolístico vio la luz en 1890, los estudiantes preferían utilizar el rojo carmesí, tan típico de la universidad de Harvard. Dicha preferencia estaba relacionada con la importancia que el Coronel John J. McCook, estudiante de Harvard, había tenido en la financiación y construcción del estadio de los Jayhawks. De esta manera, en mayo de 1896, The KU Athletic Board adoptó como oficiales los colores azul y rojo carmesí.
Kansas Jayhawks posee tres mascotas oficiales: Big Jay, Baby Jay y Centennial Jay. Big Jay es el más veterano de todas las mascotas. Su primera aparición data de la década de los 60’s del siglo pasado y, desde entonces, es un fiel aficionado de los Jayhawks. Baby Jay fue creado por la estudiante Amy Sue Hurst. El 9 de octubre de 1971, en el descanso de la victoria en el partido de football del Homecoming ante Kansas State, un huevo fue hallado en el centro del emparrillado. De él, eclosionó Baby Jay, un jayhawk que, desde entonces, acompaña a Big Jay en todos los encuentros de los equipos deportivos de Kansas. Por último, Centennial Jay o C-Jay fue el pionero, ya que sería diseñado por Henry Maloy en 1912. En la Border War, ante Mizzou, fue reintroducido para conmemorar los 100 años de historia del programa de football.

 

RIVALIDADES.

Los tres más enconados rivales de Kansas son Kansas State, Nebraska y Mizzou. Kansas Jayhawks y Kansas State Wildcats se enfrentan anualmente en el apasionante Sunflower Showdown. No importa la debilidad actual del programa futbolístico de Kansas, este duelo es uno de los partidos más esperados del año por una y otra fanaticada, y el factor sorpresa es uno de los elementos siempre a tener en cuenta. El ganador del partido se lleva la Governor’s Cup y -lógicamente- adquiere derechos para autoproclamarse el mejor equipo del estado de Kansas. La serie arrancó en 1902 (Kansas vapuleó 16-0 a Kansas State) y la abultada victoria 55-14 de los Wildcats el 24 de octubre de 2020 supuso la edición número 118 de este duelo a muerte. A pesar de la diferencia actual entre ambos programas, los Jayhawks lideran la serie (64 victorias, 49 derrotas y 5 empates).
Esta apasionante rivalidad entre Cornhuskers y Jayhawks lamentablemente finalizó en 2010, fecha en la que Nebraska abandonó la Big 12 Conference y se incorporó a la Conferencia Big Ten. De momento, no hay constancia de que se vaya a reeditar el clásico entre Jayhawks y Cornhuskers. No obstante, 117 indómitos duelos acreditan esta serie como una de las rivalidades más agresivas del panorama colegial. El primer enfrentamiento entre los programas de Lawrence y Lincoln data del 12 de noviembre de 1892, recayendo la victoria para Kansas por 12-0. El último duelo que nos brindaron Jayhawks y Cornhuskers fue el 13 de noviembre de 2010. Nebraska se llevó el encuentro por 20-3. El programa sito en Lincoln lidera la serie histórica con un total de 91 victorias frente a los 23 triunfos de Kansas y a los 3 empates.
Por último, 120 apasionantes duelos se han producido entre Kansas Jayhawks y Missouri Tigers en la llamada Border War. La rivalidad entre estos dos programas se inició el 31 de octubre de 1891, reavivándose entre 1907 y 2012, pues ambos equipos compartieron la misma conferencia. Con la salida de Mizzou de la Big 12, la Batalla de la Frontera quedó en suspenso. En football, llevamos desde 2011 sin un nuevo enfrentamiento, pero en baloncesto se han retomado estos impresionantes duelos. La serie es dominada por Mizzou (57 triunfos, 54 derrotas y 9 empates).

TEMPORADA 2020.

La experiencia “Les Miles” fue -como ya se presagiaba- un auténtico fracaso. Nueve derrotas iluminan -macabramente- la aciaga temporada 2020 de los Jayhawks. Pero Les Miles no solo no tuvo éxito en el terreno deportivo, sino que dividió el vestuario, llegando muchos jugadores a abandonar el programa. Las derrotas llegaron ante Coastal Carolina (23-38), Baylor (14-47), Oklahoma State (7-47), West Virginia (17-38), Kansas State (14-55), Iowa State (22-52), Oklahoma (9-62), TCU (23-59) y Texas Tech (13-16). Precisamente, en este último partido en Lubbock, Kansas compitió hasta el último segundo y fue el único encuentro en el que los de Lawrence pugnaron por llevarse el triunfo.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Ray Evans (RB/DB); Otto Schnellbacher (WR); George Mrkonic (OL); Ollie Spencer (OL); John Hadl (QB); Gale Sayers (RB); Bobby Douglass (QB); John Zook (DE); David Jaynes (QB); Antony Collins (OL); Aquib Talib (DB); Darrell Stuckey (S); Larry Brown (OL); Todd Reesing (QB); Chris Harris (CB) y Mike McCormack (OT).

ESTRELLA OFENSIVA: DEVIN NEAL.

A pesar de Les Miles, Lance Leipold podrá contar con el prospecto top de todo el estado de Kansas. Devin Neal, que procede de Lawrence, llega al equipo de toda su vida para erigirse en el baluarte del juego terrestre y tratar de hacer olvidar a Pooka Williams. Teniendo en cuenta la importancia de la ofensiva por tierra en los esquemas de ataque de Leipold, seguro que Neal se gana muchos snaps, a pesar de tener que competir con Velton Gardner y Daniel Hishaw, dos corredores que lo hicieron relativamente bien en 2020.

 

ESTRELLA DEFENSIVA: KENNY LOGAN JR.

La temporada 2020 estuvo marcada, del lado defensivo, por los problemas de lesiones y continuas ausencias por COVID-19. Sin embargo, una estrella refulgió en medio del caos. Efectivamente, el cornerback Karon Prunty, se erigió en el indiscutible líder de la secundaria y fue galardonado como True Freshman All America. Sin embargo, las malas noticias llegaron para Leipold y los Jayhawks a primeros de junio, pues Prunty ha decidido abandonar su estancia en Lawrence y buscar nuevos horizontes. Con su ausencia, el safety junior Kenny Logan Jr. deberá dar un paso adelante. 2020 fue un año, para él, brillante, pues consiguió 58 tackles totales, un tackle for loss, un sack, dos interceptaciones, tres pases defendidos y un fumble forzado.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Lawrence siempre ha tenido mucha atracción para los jóvenes reclutas del estado y de la nación, incluso estando Les Miles al comando de los Jayhawks. Esta temporada no iba a ser menos y Lance Leipold se encontrará con el “regalito” de una auténtica joya en el backfield. El recruit de Kansas ha sido posicionado en el puesto 63º de la nación, siendo los reclutas que todo aficionado a Kansas debe seguir los siguientes: Devin Neal (RB), Edwin White (S), O.J. Burroughs Jr. (S), D’Marion Alexander (DE), D.J. Withers (DE), De’Kedrick Sterns (OT), Majik Rector (WR), Kelan Robinson (WR), Jayson Gilliom (S) y Cam’Ron Dabney (CB/WR).

ENTRENADOR: LANCE LEIPOLD.

La era de Les Miles -por fin- ya es historia en Lawrence. Desde Buffalo y tras varias temporadas de ensueño, Lance Leipold llega a los Jayhawks con la idea de reflotar un programa abocado al fracaso año tras año. Para conseguir tamaña empresa, Leipold se traerá a gran parte de su staff desde los Bulls, aunque también confiará en gente de la casa. Leipold se ha caracterizado, en su etapa en Buffalo, por basarse en formaciones ofensivas que le dan una gran preponderancia al juego de carrera. Para ello, será vital que Leipold y su staff traten de sacarle el máximo partido a su línea ofensiva. Además, en defensa, los equipos de Coach Leipold son muy agresivos y destacan por tener grandes rushers. Será interesante ver cómo se desenvuelve Leipold en una conferencia que destaca por el vertiginoso ataque aéreo de sus integrantes.

TEMPORADA 2021.

Andy Kotelnicki, nuevo coordinador ofensivo, tendrá que optar para el puesto de quarterback entre Jason Bean, transfer procedente de North Texas y que tuvo una temporada importante en el Mean Green (1131 yardas de pase, 14 touchdowns, tres interceptaciones), y Jalon Daniels, que ya demostró el año pasado que puede alzarse con el puesto de titular. Implementar la línea ofensiva debe ser algo perentorio para Leipold, pues no se puede permitir una temporada más que la línea conceda una media de 5’2 sacks por encuentro. Coach Leipold dispondrá de jugadores muy interesantes como el left tackle Earl Bostick Jr. o el graduate transfer Colin Grunhard, un center que llega desde Notre Dame. El backfield estará dominado por dos jugadores que ya hicieron un gran año 2020, Daniel Hishaw y Velton Gardner, aunque el true freshman puede ganarse muy pronto un puesto importante en la ofensiva de Leipold. El cuerpo de receptores de los Jayhaws es muy joven, sobresaliendo, por encima de todos, el sophomore Lawrence Arnold y el junior Steve McBride.
Las lesiones y las ausencias por COVID-19 fueron protagonistas del lado defensivo el pasado ejercicio. La secundaria perderá al espectacular True Freshman All America Karon Prunty, que ha decidido entrar en el transfer portal.  Así que esta unidad estará liderada por el safety Kenny Logan Jr. y los cornerbacks Jacobee Bryant y Duece Mayberry. Leipold y su coordinador defensivo Brian Borland tratarán de reflotar una defensive line que resultó inoperante durante 2020. Para ello, confían mucho en la aportación de Caleb Sampson y la evolución de los juniors DaJon Terry y Marcus Harris. Más dudas si cabe genera el cuerpo de linebackers, donde Kyron Johnson regresará para su año extra-senior. Junto a Johnson, Gavin Potter aportará mucha experiencia. Por último, se espera que el junior Taiwan Berryhill explote esta temporada.
En cuanto a special teams, Jacob Borcila seguirá siendo el kicker, aunque la posición de punter es un enigma con la salida de Kyle Thompson.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Kansas at Coastal Carolina (11 de septiembre); 2) Kansas at Duke (25 de septiembre); 3) Kansas Vs. Texas Tech (16 de octubre); 4) Kansas Vs. Kansas State (6 de noviembre); 5) Kansas Vs. West Virginia (27 de noviembre).

@EduVall82

KANSAS STATE WILDCATS.

(COLOR: MORADO, BLANCO & PLATA)
PRIMERA TEMPORADA: 1896.
CIUDAD (ESTADO): Manhattan (Kansas).
ESTADIO (CAPACIDAD): Bill Snyder Family Stadium (52.000).
TÍTULOS CONFERENCIA: 6 (3 Kansas Intercollegiate Athletic Association – 1 Big 6 Conference – 2 Big 12 Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Durante 19 temporadas, los equipos atléticos de Kansas State eran llamados “Aggies”. Todo cambió con la llegada, durante la campaña 1915, del head coach John “Chief” Bender, que comenzó a llamar a su equipo con el apodo de “Wildcats”. Además, con Bender al mando, se empezó a utilizar el nombre acortado de K-State. Sin embargo, en 1917, un nuevo entrenador, Z.G. Clevenger, decidió cambiar el apodo y denominar a su equipo “Farmers”. Definitivamente, en 1920, Charles Backman, renombró a sus huestes como “Wildcats”. Este fue el apelativo definitivo para los equipos deportivos de la Kansas State University. Además, la abreviatura establecida por Bender (K-State) es la favorita para llamar a la universidad por alumnado, simpatizantes y periodistas a lo largo y ancho de Estados Unidos. El color morado fue oficializado por la universidad en 1896, por un comité integrado por las señoritas Minnie L. Copeland, Winnifred Houghton e Ina E. Holyrod. Realmente, el único color oficial es el royal purple, aunque se utilizan como colores secundarios el blanco y el plata. Uno de los logos más bonitos y más identificativos de toda la NCAA es el llamado K-State Powercat. Este logo fue introducido por el mito de los banquillos Bill Snyder, en 1989, ya que veía necesario un cambio en la idiosincrasia del programa y una mayor agresividad -deportiva- en los equipos deportivos de la universidad.
En 1922, Charles Bachman, Hall-of-Famer head coach, decidió donar a K-State un bobcat, que serviría de mascota viva a la universidad. De esta manera, llegaba desde Twin Falls (Idaho), Touchdown I. Durante la historia del programa futbolístico, se han sucedido once mascotas vivas, hasta la actual, Touchdown XI, que ya no asiste a los partidos de los Wildcats, sino que vive tranquilamente en el Manhattan´s Sunset Zoo. Por otro lado, Willie Wildcat es la otra mascota oficial de K-State Wildcats. Apareció por vez primera en 1947. Es un auténtico orgullo para los estudiantes, colocarse la cabeza de Willie y acompañar al cuerpo de cheerleaders a la hora de animar al equipo. Es un auténtico embajador del llamado “Purple Pride”. La identidad del estudiante que actúa, cada temporada, como Willie Wildcat es uno de los secretos mejor guardados en la universidad.

 

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de los Wildcats se establecen con Kansas e Iowa State. Kansas Jayhawks y Kansas State Wildcats se enfrentan anualmente en el apasionante Sunflower Showdown. No importa la debilidad actual del programa futbolístico de Kansas, este duelo es uno de los partidos más esperados del año por una y otra fanaticada, y el factor sorpresa es uno de los elementos siempre a tener en cuenta. El ganador del partido se lleva la Governor’s Cup y -lógicamente- adquiere derechos para autoproclamarse el mejor equipo del estado de Kansas. La serie arrancó en 1902 (Kansas vapuleó 16-0 a Kansas State) y la abultada victoria 55-14 de los Wildcats el 24 de octubre de 2020 supuso la edición número 118 de este duelo a muerte. A pesar de la diferencia actual entre ambos programas, los Jayhawks lideran la serie (64 victorias, 49 derrotas y 5 empates).
El Farmaggedon (partido que enfrenta a K-State e Iowa State) es la rivalidad colegial que, en la actualidad, ostenta el récord de más veces disputada de forma continuada, pues Wildcats y Cyclones se enfrentan cada año desde 1917. En 2020, se celebró el partido 104º consecutivo entre estos dos conjuntos de la Big 12 Conference. El 10 de noviembre de 1917 se abría la serie, con un triunfo cyclone por 10-7. Esta rivalidad es dominada por Iowa State (51 victorias, 49 derrotas y 4 empates).

TEMPORADA 2020.

El año arrancó con un severo contratiempo, pues las huestes aleccionadas por Chris Klieman perdieron -contra todo pronóstico- frente a Arkansas State (31-35). Sin embargo, la espina de la derrota fue muy rápida extraída por los Wildcats, pues doblegaron, en el primer gran upset de la temporada, a la todopoderosa Oklahoma (38-35) en su fortín de Norman. Vinieron tres triunfos consecutivos ante Texas Tech (31-21), TCU (21-14) y Kansas (55-14), que hacían presagiar una temporada histórica. Sin embargo, la derrota ante West Virginia (10-37) constituyó el prefacio de un resto de año aciago, pues los pupilos de Chris Klieman perdieron los cuatro últimos encuentros de 2020: Oklahoma State (18-20), Iowa State (0-45), Baylor (31-32) y Texas (31-69).

JUGADORES Y ENTRENADORES HISTÓRICOS.

Bill Snyder (HC), Tyler Lockett (WR), Jordy Nelson (WR), Darren Sproles (RB), Charlie Bachman (HC), Lynn “Pappy” Waldorf (HC), Mark Simoneau (LB), Gary Spani (LB), Ray D. Hahn (OG), Henry Cronkite (TE), George Maddox (OT), Veryl Switzer (RB), Clarence Scott (CB), Sean Snyder (P), Jaime Méndez (S), Thomas Randolph (CB), Chad May (QB), Chris Canty (CB), Tim Colston (DT), Martín Gramática (K), David Allen (RB), Michael Bishop (QB), Jeff Kelly (LB), Mario Fatafehi (DT), Quincy Morgan (WR), Jamie Rheem (K), Terence Newman (CB), Nick Leckey (OL), Josh Buhl (LB), Corey Adams (LS), William Powell (WR), Arthur Brown (LB) y Morgan Burns (CB).

ESTRELLA OFENSIVA: DEUCE VAUGHN.

La “hormiguita atómica” Deuce Vaughn cuajó una temporada freshman simplemente sensacional, en la que alcanzó 1221 yardas totales, nueve touchdowns y consiguió honores all-conference. El menudo running back se erigió en el líder indiscutible del ataque, tras la grave lesión de Skylar Thompson, y son muchos los que lo comparan con un antiguo jugador wildcat, Darren Sproles, por su similitud física, su parecido al correr y su brillante capacidad aérea. Junto a Thompson, formará la médula del ataque de K-State. Chris Klieman tiene a su servicio a un jugador de muchos quilates.

ESTRELLA DEFENSIVA: JAHRON McPHERSON.

El strong safety Jahron McPherson ha decidido regresar a Manhattan para cumplir su año extra-senior. Su vuelta supone una de las mejores noticias para el coordinador defensivo Joe Klanderman, ya que volverá a contar con el auténtico “quarterback” de su defensa y guía de toda la secundaria. El jugador senior consiguió, el pasado ejercicio, la friolera de 54 tackles totales, 3’5 tackles for loss, una captura, dos interceptaciones, tres pases defendidos y un fumble forzado. Volverá a ejercer como auténtico adalid de la zaga de K-State.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

En Manhattan, siguen apostando por desarrollar a jugadores de clase media, aunque siempre existen excepciones. Chris Klieman se ha destapado como un gran entrenador que sabe sacar el máximo partido de los jugadores con los que trabaja. El recruit de K-State se sitúa en el puesto 55º de la nación y está conformado por los siguientes jugadores: Jake Rubley (QB), DaVonte Pritchard (LB), Marvin Martin (S), Andrew Leingang (OC), Brayden Wood (DT), Krew Jackson (S), Darell Jones (CB), Omar Daniels (CB), R.J. García (CB) y Galen Haselhorst (LB).

ENTRENADOR: CHRIS KLIEMAN.

Desde su llegada desde North Dakota State, la trayectoria de Klieman puede ser dividida en dos partes antagónicas. Sus primeros dieciocho encuentros estuvieron dominados por 12 victorias, un viaje a un bowl game y una extensión de contrato. Sin embargo, sus últimos cinco encuentros han significado una derrota detrás de otra. Está claro que la pérdida de un jugador total como Skylar Jackson está íntimamente relacionado con el colapso sufrido por la ofensiva de K-State en los últimos partidos del año pasado. Pero también se evidenciaron otros problemas, tales como la -inusitada- debilidad defensiva. Klieman tiene que recuperar la identidad de sus Wildcats, volver a ser mordaces en defensa, sacar el máximo partido a dos playmakers como Thompson y Deuce Vaughn, y, en definitiva, volver a ser ese equipo que deslumbró en los primeros partidos de Klieman al frente de Kansas State.

TEMPORADA 2021.

El regreso del quarterback Skylar Thompson para su sexto año universitario fue celebrada por todo lo alto -tal y como merece dicha noticia- en Manhattan. Antes de su lesión ante Texas Tech, estábamos viendo una versión completamente diferente del Skylar que conocíamos. Thompson se caracterizaba -hasta la temporada pasada- por ser un quarterback muy móvil y que era impactante fuera del pocket. Sin embargo, el año pasado se nos presentó un Skylar mucho más paciente, con mejores lecturas y que sacaba el máximo partido a su poderoso brazo. En sus 30 partidos con K-State, Thompson ha lanzado más de 5000 yardas de pase y ganado más de 1000 yardas de carrera. El otro gran playmaker de la ofensiva wildcat es Deuce Vaughn. El diminuto corredor es un arma explosivo, que saca el máximo partido a su gran dominio de las manos. Uno de los grandes logros de Klieman y su staff técnico ha sido la consolidación de una espectacular línea ofensiva, en la que destaca el senior center Noah Johnson. Tras la lesión de Skylar, el juego aéreo fue completamente inoperante. Quizá, los dos grandes receptores de K-State sean Malik Knowles y Chabastin Taylor, junto a Phillip Brooks, Keenan Garber y el tight end Daniel Imatorbhebhe, que llega desde Illinois.
La baja de Wyatt Hubert será muy sensible en el front seven y tratar de hacerlo olvidar resultará muy complejo. No obstante, Joe Klanderman contará con auténticos veteranos, con gran experiencia, como Khalid Duke, Bronson Massie, Timmy Horne y Eli Huggins. El cuerpo de linebackers también cambia casi en su totalidad, así que habrá que apostar por nombres como Daniel Green o Cody Fletcher. Jahron McPherson será el eje que articule toda la secundaria. Unidad en la que sobresale, también, el transfer Julius Brents, llegado desde Iowa y que se desempeñará como cornerback. Además, habrá que tener muy en cuenta la labor de Ekow Boye-Doe, Justin Gardner o T.J. Smith.
En equipos especiales, el kicker Blake Lynch ya no está, así que habrá que apostar por el senior Ty Zentner, que ya ejerció como punter la pasada campaña.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) K-State Vs. Stanford (4 de septiembre); 2) K-State Vs. Nevada (18 de septiembre); 3) K-State Vs. Oklahoma (2 de octubre); 4) K-State at Kansas (6 de noviembre); 5) K-State at Texas (27 de noviembre).

@EduVall82

 

OKLAHOMA SOONERS.

(COLORES: ROJO CARMESÍ & CREMA)
PRIMERA TEMPORADA: 1895
CIUDAD (ESTADO): Norman (Oklahoma).
ESTADIO (CAPACIDAD): Gaylord Family Oklahoma Memorial Stadium (80.126).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 7 (FCS) – 50 (Diferentes Conferencias).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Nos trasladamos al viejo oeste para comprender el por qué del apodo Sooner, y el legendario canto “Boomer Sooner”. Los Boomers eran esas personas a la caza de terrenos en Oklahoma, los cuales iban en carretas a toda velocidad para hacerse con un pedazo de terreno donde asentarse. Los Sooners eran ladrones de esas mismas tierras. De ahí también procede la “mascota” de la universidad el Sooner Schooner, ese carromato que da la vuelta al campo y desata la euforia de los fans.
Los cánticos en College son importantes, es el grito de guerra de la afición y uno de sus estandartes, en el caso de los Sooners, tenemos el celebre “Boomer Sooner”. Mientras los equipos se calientan, un lado del estadio empieza a gritar Boomer y el otro contesta Sooner, esto se prolonga durante un tiempo y va subiendo de intensidad hasta que retumba por todo el estadio.

 

RIVALIDADES.

El Red River Showdown, una de las más grandes rivalidades en College, coincidiendo con la Feria Estatal de Texas y jugándose en el Cotton Bowl a medio camino entre Norman y Austin, enfrenta a nuestros Sooners con los Longhorns. La ofensa típica de los Sooners hacia los Longhorns es hacer la señal de los cuernos con la mano pero apuntando hacia abajo.
Nebraska Cornhuskers o la rivalidad perdida, hasta 2010, momento en que se fundó la BIG 10 ambos equipos tenían enfrentamientos espectaculares como el llamado Juego del Siglo (25/11/71). Esta rivalidad se enfrió un poco cuando dejó de existir la conferencia Big 8 y el 2010 quedó desaparecida.
Una tercera rivalidad es la de Oklahoma (entendiendo esto como Estado), ahí entran los Oklahoma State Cowboys.

TEMPORADA 2020.

Quizás una de las temporadas más raras de las que se recuerda debido al Covid-19. Con todo, acabamos con un record 9-2 y nos llevamos la Cotton Bowl para casa ante Florida
Hay que destacar el partido ante los Longhorns con nada más y nada menos que 4 extra time y emoción tensa hasta el final, donde los Sooners se volvieron a imponer ante uno de sus históricos rivales
En la Cotton, nuestros chicos pasaron por encima de Florida, acabando con un tremendo 55-20 para el disfrute de los seguidores sooners. Nos hicimos dueños del AT&T Stadium. Dato curioso fue que la estrella del partido no fue el QB Rattler, sino que el que sacó pecho y brilló con luz propia Rhamondre Stevenson del que disfrutan ahora mismo los Patriots. Son buenos tiempos para Oklahoma.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Actualmente, disfrutamos en la NFL de jugadores como Baker Mayfield, Kyler Murray, Mark Andrews… todos con ADN sooner. Tirando de historia tenemos nombres como (Lee Roy Selmon, Billy Sims, Steve Owens, Roy Williams…).

ESTRELLA OFENSIVA: SPENCER RATLER.

La novedad en Rattler es que no ha sido transferido a los Sooners como sus tres predecesores (Baker Mayfield, Kyler Murray y Jalen Hurts). Aún siendo freshman, fue starter en 2020. Poseía una pequeña fama, que arrastraba tras su aparición en Netflix en la serie QB1. Lanzó, en 2020, la friolera de 3,000 yardas, 27 touchdowns y solo sufrió 7 intercepciones. No tiene tanto talante de corredor como Hurts o Murray, aunque en 2020 anotó 6 TDs de carrera. Este debe ser su año, todos los ojos están puestos en él como el QB Top en el Big XII (y posiblemente todo el fútbol universitario) de cara a 2021.

ESTRELLA DEFENSIVA: NIK BONITTO.

El cazador está más que listo para la temporada 2021. Alex Grinch ha entrenado a Nik para que su sola presencia en el campo amedrente al QB rival. Este muchacho -que nos llegó de Florida- sabe aprovechar los tackles ofensivos con una peligrosa combinación de potencia / velocidad. Con ángulos de persecución efectivos, todo un peligro para el pocket del rival. Además, es uno de esos jugadores que crea equipo, puesto que en la banda no para de animar a sus compañeros, tiene espíritu, tiene talento y tiene ganas. 2021 va a ser un gran año para disfrutar de él.

 

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Caleb Superman Williams viene armado con uno de los mejores brazos de la clase 2021 y,muy buena agilidad para moverse fuera del pocket al estilo de sus predecesores (Kyler Murray, Jalen Hurts). Este año le toca aprender de Ridley y Rattler, sin duda dos buenos maestros para echarse el equipo a las espaldas de cara a la próxima temporada. Ya dejó buenas sensaciones en el Spring Game. El futuro de los Sooners en la posición de QB está más que asegurado.

ENTRENADOR: LINCOLN RILEY.

Lincoln Riley ha demostrado tener un talento especial para entablar relaciones con sus jugadores y sus familias. Cuando los jugadores llegan a Norman, comentan que se sienten como en casa, todos ellos agradecen siempre a Ridley y su equipo esa sensación. En el campo, es un experto en adaptar su ofensiva a las habilidades de su QB. El trabajo duro de Riley provoca que su equipo pueda realizar una transición fluida de un QB a otro. En las últimas cinco temporadas, ha provocado un resurgimiento de QB los Sooners (Baker Mayfield, Kyer Murray…). Los Sooners de Riley pueden presumir de dos ganadores consecutivos del Trofeo Heisman y un finalista. La última obra de Riley es Spencer Rattler a priori pronosticado para top 5 del Draft 2022 y en al recámara tiene al freshman Caleb Williams.

TEMPORADA 2021.

Puede ser este el gran año de los Sooners, aunque -a priori- parece una temporada factible a nivel de calendario, puede haber algunas sorpresas. En la week 3, nos visita Nebraska, será un encuentro de mucho corazón por la historia de la rivalidad (desde 2010 no nos veíamos las caras), puede que veamos otro “partido del siglo”. Otra piedra en el camino es el gran Red River Showdown anual con el archienemigo Texas Longhorns (esta vez sin Ehlinger) y, finalmente, con Oklahoma State, la lucha por el dominio del Estado de Oklahoma. De la mano de Ridley como visitantes, los Sooners han acumulado un récord de 15-2, este año visitamos sobre todo a Kansas State, que es un equipo al que nos cuesta ganar últimamente y Baylor del que Ridley no se fía demasiado. Como sabemos, los equipos de calibre de playoffs generalmente no se libran de algún susto en la temporada regular. Y no siempre son los partidos clave del calendario los que presentan los mayores desafíos.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1. Texas Longhorns
2. Iowa State Cyclones
3. Kansas State Wildcats
4. Oklahoma State Cowboys
5. Nebraska Cornhuskers

@SoonersEspana

 

OKLAHOMA STATE COWBOYS.

(COLOR: NARANJA & NEGRO)
PRIMERA TEMPORADA: 1901.
CIUDAD (ESTADO): Stillwater (Oklahoma).
ESTADIO (CAPACIDAD): Boone Pickens Stadium (60.218).
TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 1 (AFCA más 1 no reclamado de Colley Matrix) – 10 (8 Missouri Valley Conference – 1 Big Eight Conference – 1 Big 12 Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Los colores de Oklahoma State fueron elegidos a finales de la década de los 90 del siglo XIX. La selección del naranja y del negro, como colores primarios, fue una concesión de un famoso miembro del grupo estudiantil, cuyo padre había estudiado en Princeton. De esta manera, los estudiantes adoptaron el típico naranja y negro de Princeton para representar a OSU. Incluso, en la década de 1900, se denominaba a los equipos deportivos de Oklahoma State como “Tigers”. El football es algo más que una cuestión de vida o muerte en Stillwater, localidad en la que se vive con muchísima intensidad los partidos de casa. Todo game day se inicia con la asistencia a los innumerables tailgates, que se instalan a lo largo y ancho del campus. Cualquier visitante debe acudir al Hall of Fame Block Party, en la zona norte del Boone Pickens Stadium, o bien, visitar el Cowboy Corral, situado en el ConocoPhillips OSU Alumni Center. Además, es obligatorio apoyar al equipo en el famoso The Walk, un paseo que dirige a los jugadores desde el Student Union hasta el estadio, pasando por Hester Street. Asimismo, toca disfrutar del cuerpo de cheerleaders, de la marching band -la Cowboy Marching Band- y, ¡cómo no! con Pistol Pete.
Pistol Pete es la mascota oficial de la Oklahoma State University. Es una recreación del vaquero Frank Eaton, que fue toda una personalidad en el estado de Oklahoma. La primera aparición de Pistol Pete data de 1923. Este cowboy de grandes bigotes y predispuesto a hacer uso de sus revólveres ha estado rodeado de la polémica, pues es la mascota de Oklahoma State Cowboys, New Mexico State Aggies y Wyoming Cowboys. El programa de Stillwater (Oklahoma) reclama legal e históricamente los derechos del salvaje pistolero. De hecho, el departamento de Derecho de la Oklahoma State University trató de registrar la marca “Pistol Pete” en septiembre de 1989, pero once días antes la propia University of Wyoming también reclamó legalmente su derecho de uso. Sea como fuere, Pistol Pete es una de las mascotas más queridas, adoradas y reconocidas en el panorama del football colegial. Su presencia causa devoción en Stillwater, Las Cruces y Laramie.

 

 

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de Oklahoma State se establecen con los vecinos estatales: Oklahoma y Tulsa. Las Bedlam Series es el nombre dado al encuentro de rivalidad entre Oklahoma State y Oklahoma. El primer enfrentamiento entre Cowboys y Sooners data del 6 de noviembre de 1904. Oklahoma ridiculizó a los vecinos estatales por 75-0. Son 115 duelos los que hemos vivido entre estos dos programas. La serie se decanta claramente del lado sooner (90 triunfos, 18 derrotas y 7 empates), pero ello no impide que el encuentro sea el más esperado cada año por Oklahoma State y que cada victoria se saboree enormemente. El último enfrentamiento fue otra aplastante victoria de Oklahoma (41-13). Ambos programas volverán a medir sus fuerzas el 21 de noviembre de 2021. El ganador del partido recibe la Bedlam Bell, que le otorga poderes futbolísticos sobre todo el estado de Oklahoma.
El partido entre Cowboys y Golden Hurricane se conoce con el sobrenombre Bank of Oklahoma Turnpike Classic. El primer partido entre ambos programas los enfrentó allá por el 16 de octubre de 1914, siendo una victoria para la entonces Oklahoma A&M por 13-6. Se han enfrentado un total de 74 veces, con una clara ventaja cowboy de 42 triunfos, 27 derrotas y 5 empates.

TEMPORADA 2020.

2020 constituyó un año de luces y sombras para los de Stillwater. La temporada comenzó mal para los Cowboys con desavenencias entre Mike Gundy y la estrella del equipo Chuba Hubbard. En cuanto a resultados, la campaña se iniciaría con cuatro triunfos consecutivos, algunos de mucho mérito: Tulsa (16-7), West Virginia (27-13), Kansas (47-7) e Iowa State (24-21). El partido en Austin, contra Texas, fue un cara-cruz, que salió mal para Oklahoma State en el overtime (34-41). La visita a Manhattan para medirse a K-State fue más dura de lo que se presagiaba y los pupilos de Gundy ganaron por un ajustadísimo 20-18. Oklahoma fue demasiado rival para los Cowboys. Riley empezó a ajustar las piezas de su equipo a costa de un gran triunfo (13-41) ante el gran rival estatal. Se sufrió muchísimo para hacer hincar la rodilla a unos muy combativos Red Raiders (50-44). TCU hizo morder el polvo a los de Stillwater por tercer vez en la temporada (22-29). El año se cerraría con un contundente triunfo ante Baylor (42-3) y una reñida victoria  (37-34) frente a Miami en la Cheez-It Bowl.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Barry Sanders (RB); Dez Bryant (WR); Mason Rudolph (QB); Matt Fodge (P); Justin Blackmon (WR); James Washington (WR); Dan Bailey (K); Chris Carson (RB); Tre Flowers (CB); Michael Hunter (CB); Blake Jarwin (TE); Ashton Lampkin (CB); Emmanuel Ogbah (DE); Russell Okung (OT); Tyler Patmon (CB); Kevin Peterson (CB); Lenzy Pipkins (CB); Jordan Sterns (S); Lane Taylor (OG); Vincent Taylor (DT) y Chuba Hubbard (RB).

ESTRELLA OFENSIVA: SPENCER SANDERS.

Llega la hora de la verdad para el quarterback Spencer Sanders, que entra en su año junior y tiene que demostrar si realmente es el líder que necesitan los Cowboys y si tiene futuro en la NFL. Sanders ha desesperado a propios y extraños, mostrando que es capaz de lo mejor y de lo peor. Sus dos temporadas han sido prácticamente clavadas en cuanto a estadísticas, completando el 62’8% de los pases que intenta para 2007 yardas y 14 touchdowns, y sufriendo 8 interceptaciones, en 2020. Nadie puede dudar de su capacidad como quarterback dual threat, capaz de conseguir bordar su juego (305 yardas, 4 TDs) y conseguir ser nombrado MVP en la pasada Cheez-It Bowl frente a Miami. Es el momento de que Sanders demuestre qué jugador -realmente- es.

ESTRELLA DEFENSIVA: MALCOLM RODRÍGUEZ.

Tras jugar tres campañas como safety, Malcolm Rodríguez decidió dar el paso hacia la posición de linebacker. Y contemplamos una grandísima versión de Malcolm, tras la espectacular campaña 2019. Rodríguez consiguió 82 tackles totales, 4 tackles for loss, 3 sacks, 3 pases defendidos, 1 fumble recuperado y 7 fumbles forzados. Decidió no presentarse al NFL Draft y regresar a Stillwater para su año extra-senior. Volverá a ser el líder de una defensa que el año pasado lideró la nación en touchdowns defensivos y en defensa de terceros downs.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Stilwater y Mike Gundy son sinónimos, para los jóvenes reclutas, de trabajo, esfuerzo y desarrollo máximo de sus potencialidades. Así fue en el pasado y, así, lo sigue siendo en el presente. El recruit de Oklahoma State se sitúa en el puesto 30º de la nación (3º en la Big 12) y está conformado por los siguientes jugadores: Kendal Daniels (S), Aden Kelley (DT), Bryson Green (WR), Collin Oliver (WR), Ty Williams (S), Blaine Green (WR), Lyrik Rawls (S), Nickolas Martin (ATH), De’kelvion Beamon (S) y Donovan Stephens (LB).

ENTRENADOR: MIKE GUNDY.

Dieciséis temporadas lleva en el cargo Mike Gundy. Dieciséis años que se transmutan en 137 victorias y 67 derrotas. 2020 suponía, para Gundy, un año de grandes esperanzas, pues disponer de dos auténticos playmakers como Chuba Hubbard y Tylan Wallace suponía aspirar a lo máximo. No obstante, la temporada comenzó torcida, con problemas extradeportivos… Luego llegaron las lesiones, el  bajo rendimiento de algunos jugadores y derrotas que se decidieron por muy poco. Mike Gundy lo tiene claro, para 2021: “Permanecer sanos, sacar el máximo partido de las cualidades de Spencer Sanders y limitar los big plays rivales con una gran defensa… Así, aspiraremos a todo”. Sabias palabras las de Gundy, aunque -personalmente- considero que ver la mejor versión del irregular Sanders será clave para que 2021 sea un año para recordar en Stillwater.

 

TEMPORADA 2021.

El éxito o fracaso de Oklahoma State -vuelvo a reiterar- estará íntimamente relacionado con la versión que veamos de Spencer Sanders: Doctor Jeckyll o Mr. Hyde, he ahí la cuestión. En ataque, las bajas de los talentosos Chuba Hubbard y Tylan Wallace serán muy duras. Así que los Cowboys necesitan nuevos playmakers. Los receptores Tay Martin y Brennan Presley ya brillaron en la pasada bowl y han presentado su candidatura para hacer olvidar a Wallace. El juego de carrera debería seguir siendo dominante, gracias a la labor de Dezmon Jackson y L.D. Brown. Junto a ellos, Dominic Richardson y Jaylen Warren, que llega desde Utah State, consolidan una unidad brillantísima. La offensive line estuvo zarandeada por las lesiones el pasado año. Teven Jenkins ya luce en la NFL, así que se espera un paso adelante de Josh Sills, que regresa para su año super-senior. Asimismo, desde Miami (Ohio), llega un tres veces All-MAC center, Danny Godlevske.
El coordinador defensivo Jim Knowles tiene la buena nueva de que ocho titulares vuelven y espera que las lesiones no sean tan determinantes como en el ejercicio pretérito. En este sentido, regresan los dos baluartes defensivos cowboys, el linebacker Malcolm Rodríguez y el extraordinario safety (All-Big 12 en 2019 y 2020) Kolby Harvell-Peel. La secundaria de Oklahoma State volverá a ser espléndida, gracias a Harvell-Peel y a los safeties Tanner McCalister y Tre Sterling. Jarrick Bernard-Converse volverá a ser la estrella entre los cornerbacks, bien secundado por Thomas Harper y Korie Black. El junior defensive end Trace Ford deberá ser el agente más determinante para meter presión a los quarterbacks rivales. Estará acompañado por Israel Antwine, Brendon Evers y Tyler Lacy. En equipos especiales, se espera como “agua de mayo” el regreso del kicker Alex Hale, que el año pasado sufrió una ACL y se cree que será un seguro de vida para el ataque.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Oklahoma State Vs. Tulsa (11 de septiembre); 2) Oklahoma State at Texas (16 de octubre); 3) Oklahoma State at Iowa State (23 de octubre); 4) Oklahoma State at Texas Tech (20 de noviembre); 5) Oklahoma State Vs. Oklahoma (27 de noviembre).

@EduVall82

 

TCU HORNED FROGS

(COLORES: MORADO & BLANCO).
Fundación: 1896
Estadio y capacidad: Amon G. Carter Stadium (45.000)
Ciudad y Estado: Fort Worth, Texas
Títulos Nacionales y Conferencia: 3 (FBS) y 18

Tradiciones y Mascotas.

Asociamos TCU a un color dentro del College Football, el púrpura. Previo a un partido vemos a todo el mundo vestido y pintado de púrpura y blanco en los alrededores, concretamente los aficionados se acercan y socializan en el “Frog Alley” horas antes de que comiencen los partidos en casa.
Las animadoras, las coristas y la banda marchan por Frog Alley horas antes del inicio, animando a la multitud y esperando a los jugadores y entrenadores de TCU que aceden al estadio por allí para sentir el calor de su gente.
Dentro el estadio podemos escuchar dos cánticos muy reconocidos: el «Riff Ram» que se remonta a la década de 1920. Y la otra, la TCU Fight Song que se oye después de anotar.
La mascota es la “Horned Frog” (rana cornuda), Texas tiene diferentes tipos de lagartos, el más grande es el que vulgarmente se le llama “rana cornuda”, sí es un lagarto que se parece a una rana.

Rivalidades.

La primera enfrenta a SMU, los equipos han jugado anualmente desde 1915 (menos siete veces), la serie va 51-41-7 a favor de TCU, este 2021 será el enfrentamiento número 100.
La segunda rivalidad más destacada de TCU es contra Baylor, también conocida como “The Revivalry”. El primer partido de la serie de 116 juegos se jugó en 1899, lo que convirtió a la rivalidad en una de las más antiguas.
También podemos destacar los partidos contra Texas y Texas Tech, partidos contra rivales del mismo Estado.

Jugadores Históricos.

Sammy Baugh QB/DB (1933-1936), Bob Lilly   DT/DE(1958-1960), LaDainian Tomlinson RB(1998-2000), Aaron Schobel DE (1997-2000), Andy Dalton QB (2007-2010), Greg Townsend DE/DT/LB(1980-1982), Lyle Blackwood  DB(1970-1972),  Larry Brown DB(1988-1990), Kenneth Davis RB(1983-1985) y  Phillip Epps, WR(1979-1981).

Estrella Ofensiva: Max Duggan.

Max Duggan es el QB y líder ofensivo de los Horned Frogs. Sabemos que no es un jugador con un brazo prodigioso ni mucha precisión, pero tiene otras virtudes como su movilidad, su capacidad de correr y alargar las jugadas.
En 2020, mejoró su número de completos llegando al 61% (venía de un 53%) y, sobre todo, bajó su número de INT de 10 en 2019 a 4 en 2020. Consiguió adaptar sus características al juego del equipo y, sobre todo, minimizar sus defectos. Solo esperamos más madurez y protagonismo de Duggan en esta, su ofensiva.

Estrella Defensiva: Dee Winters.

Dee Winters es un LB que la temporada pasada cogió muy bien el rol secundario al lado de Wallow (jugador de Houston Texans). Esta temporada tiene que coger los galones en la línea de LBs, es un jugador muy móvil, muy rápido y dinámico que abarca mucho terreno, pero le falta algo de peso y tamaño para ser lo determinante que era Wallow en el juego de carrera.
Fue de las mejores defensas de la nación en 2020, vuelven 8 de los 11 titulares, esperamos mucho del engranaje de Gary Patterson (HC) y su 4-2-5. Coleman y Mathis seguro que seguirán poniendo mucha presión al QB rival y la poblada secundaria hará el resto.

Entrenador y Esquema de Juego: Gary Patterson.

Es imposible no hablar del TCU de las últimas décadas y no mencionar a Gary Patterson.  Afrontará su 22ª temporada seguida al frente de los Horned Frogs, toda una institución en Fort Worth, Texas. Tiene una estatua en los aledaños del Estadio.
Después de tantos años, pocas cosas nos quedan por ver de Patterson, todos sabemos de sus buenas defensas que suelen encajar pocos puntos, defensas 4-2-5 con DB muy listos, que consiguen ser muy importantes en el esquema y unos DE que meten siempre mucha presión.

Recruiting.

En total, hay 14 nuevos jugadores reclutados más seis transfers. Ha sido un año muy flojo de reclutamiento, en 2020 fueron el 24 en la clase Nacional, este año 2021 son el 61.
Podemos destacar al RB 4 estrellas, Ahmonte Watkins, el recluta número 18 de su posición a nivel nacional. Un atleta brutal con una velocidad a 2º y 3r nivel espectacular. Recordemos que el año pasado se llevaron al RB 5 estrellas y mejor jugador del Estado de Texas.
También podemos destacar al QB 4 estrellas Sam Jackson, que aportará movilidad en el pocket y un gran brazo.

Resumen Temporada 2020.

Ha sido una temporada de altibajos y sensaciones contrarias. Ofensivamente, flojos y muy previsibles dentro la imprevisibilidad de Duggan (QB). Ha destacado su movilidad y su facilidad para ganar yardas de carrera. Por otro lado, hemos visto un juego de pases sin arriesgar mucho.
Por otro lado, hemos visto una defensa súper competitiva, de las mejores de la nación que solo a concedido más de 24 en los dos primeros partidos.
La derrota frente West Virginia hizo daño, se acabó la temporada con un récord de 6-4 y la Bowl contra Arkansas se suspendió por la pandemia.

Temporada 2021.

La temporada 2021 se presenta como una incógnita, vuelven 17 de 22 titulares. En ataque hay que conseguir sacar rendimiento del juego de carrera, hay buenos bloqueadores en la OL y el RB sophomore Zach Evans, si consigue explotar, es élite. Preocupa más el juego de pase tanto la protección de la OL como las cualidades de Duggan.
En defensa, todo cambia, ya que pierden a sus 3 mejores hombres. El sistema los seguirá haciendo un rival incómodo que nunca deja anotar con facilidad.
Dicho esto, TCU tiene un calendario muy complejo y sacar pronósticos en verano no tiene mucho sentido, lo que sí que es seguro es que competirán todos los partidos.

Mejores partidos.

Texas at TCU (2 de octubre), TCU at Texas Tech (9 de octubre), TCU at Oklahoma (16 de octubre), TCU at Oklahoma State (13 de noviembre), TCU at Iowa State (26 de noviembre).
@Albert_NFL

 

TEXAS LONGHORNS.

(COLORES: NARANJA & BLANCO)

Fundación 1893, Balance histórico: (865-365-32. Bowls: 30-24-2)
Estadio y capacidad: DKR Memorial Stadium (100.119 espectadores)
Ciudad y Estado: Austin (Texas)
Títulos Nacionales: 4 títulos nacionales (1963, 1969, 1970 y 2005). Conferencia: 32.

Tradiciones y Mascotas.

UT Tower: El edificio más icónico del campus. Su iluminación es utilizada para celebrar los éxitos de sus equipos deportivos. Hook’Em: El grito de guerra acompañado de un saludo con la mano enseñando los cuernos. The Eyes Of Texas: Canción con la que la banda y los jugadores se despiden de la afición al final del partido. Bevo: Una de las mascotas más emblemáticas de toda la NCAA. Se trata de un Steer Longhorn que acompaña al equipo de football en todos sus encuentros.

 

Rivalidades:

Muchos equipos consideran a los Longhorns como su rival. Sin embargo, para los de Austin solo existen dos: Oklahoma y Texas A&M. Los Sooners son valorados como los principales contrincantes deportivos, mientras que la rivalidad con los Aggies es más a nivel social, ya que desde 2011 no se ven las caras. Arkansas sería un distante tercer rival, dados los enfrentamientos que ambos equipos protagonizaron en los años 70 y que tendremos la oportunidad de rememorar este año.

Jugadores Históricos.

Seis jugadores tienen retirado su dorsal en lo más alto del DKR. Se trata de los RBs, y únicos ganadores del Heisman, Earl Campbell y Ricky Williams, los QBs Bobby Layne, Vince Young y Colt McCoy, y por último Tommy Nobis, posiblemente el mejor longhorn que haya jugado en la NFL.

Estrella Ofensiva: Bijan Robinson.

A pesar de haber pasado un solo año en Austin, Bijan Robinson se ha convertido en la indiscutible estrella. El año pasado, en su afán por protegerlo, Tom Herman apenas le dio oportunidades. Sin embargo, cuando las tuvo, Robinson demostró por qué fue valorado con 5 estrellas y ser considerado el mejor RB de su clase. Terminó la temporada con una forma impresionante, superando las 300 yardas en menos de 20 acarreos totales en sus dos últimos partidos. Hay muchas esperanzas depositadas en él.

 

Estrella Defensiva: DeMarvion Overshown.

Inicialmente, fue reclutado como safety. DeMarvion Overshown afronta su temporada sénior con la responsabilidad de ser el líder defensivo tras la marcha de Ossai. Su gran tamaño (6-4, 217) y capacidad atlética lo convierten en una pesadilla para los rivales. Es capaz de caer en cobertura y de presionar al QB con eficacia. Una inoportuna lesión en el hombro provocó que se perdiera los entrenamientos de primavera y retrasando su aclimatación al nuevo sistema defensivo.

 

Entrenador y Esquema de Juego: Steve Sarkisian.

A pesar de contar con solo 47 años, Sarkisian posee experiencia tanto como HC en NCAA, como OC en la NFL. Tiene fama de ser una de las mejores mentes ofensivas del momento. Sobre todo, tras su reciente papel en Alabama donde, en sus tres años como OC, convirtió a los Crimson Tide en un ciclón ofensivo. En Texas, tienen la esperanza de que sea capaz de trasladar ese poderío y haya dejado atrás los problemas personales que provocaron su despido de USC.

Recruiting.

Con solo unos meses para maniobrar, Sarkisian apenas tuvo tiempo para reclutar sus propios jugadores y se centró en terminar de atar a los del anterior staff. A pesar de sufrir algunas bajas, consiguió retener al 5 estrellas Ja’Tavion Sanders, cuya posición en college todavía no está clara, tras haber jugado tanto en ataque y defensa en HS. Otro nombre a tener en cuenta es el WR Xavier Worthy que está llamado a ser el próximo gran receptor que sale de la factoría Sark.

Resumen Temporada 2020.

Pocos esperaban que tras la victoria contundente ante Colorado en la Alamo Bowl, Herman iba a ser despedido. En definitiva el equipo terminó con un balance de 7-3, siendo las tres derrotas por 13 puntos combinados, en un año marcado por el COVID. Sin embargo, el no haber aprovechado un roster repleto de talento y con la sensación de que el recruiting se desmoronaba, la dirección de la universidad terminó por dar el paso. Ehlinger y Ossai fueron los MVPs de ataque y defensa.

Temporada 2021.

El objetivo para los Longhorns en este 2021 debe ser luchar por destronar a los Sooners en la Big 12, ganarles en el partido de rivalidad y sacar un billete para la final de conferencia. No es un objetivo fácil, en parte por tener delante uno de los calendarios más complicados de toda la nación.
En lo deportivo, la principal incógnita está en la posición de QB, tras 4 años con Sam Ehlinger a los mandos. En principio, el junior Casey Thompson parte con ventaja dada su mayor experiencia, aunque sin descartar al RS freshman Hudson Card, que tuvo una valoración superior como recluta de instituto y parece ajustarse mejor al sistema ofensivo de Sarkisian. El resto de principales contribuidores ofensivos estarán de vuelta, con Bijan Robinson como principal estrella. Diferente es la situación en defensa, donde echarán de menos la presencia de los mejores hombres de 2020. Pete Kwiatkowski tendrá que confiar en jugadores sin experiencia en su primer año como DC de Texas.

Mejores partidos 2021.

Sept. 4 – Lousiana
Sept. 11 – at Arkansas
Oct. 2 – at TCU
Oct. 9 – vs. Oklahoma
Nov. 6 – at Iowa State

@CuarentaAcres

 

TEXAS TECH RED RAIDERS.

(COLOR: ROJO ESCARLATA & NEGRO)
PRIMERA TEMPORADA: 1925.
CIUDAD (ESTADO): Lubbock (Texas).
ESTADIO (CAPACIDAD): Jones AT&T Stadium (60.454).
TÍTULOS CONFERENCIA: 11 (9 Border Intercollegiate Athletic Conference – 2 Southwest Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Los equipos de la universidad de Texas Tech comenzaron su andadura en 1925. “Matadors” (Matadores) fue el singular apodo con el que se conocieron inicialmente los conjuntos deportivos. Esta denominación de raíces hispánicas fue sugerida por la mujer de E.Y. Freeland (primer entrenador del equipo de fútbol americano) debido a la influencia renacentista española que reina en la arquitectura del campus universitario. En 1936, el efímero apodo Matadores fue reemplazado por “Red Raiders” en honor al característico y brillante color escarlata con el que se identifica a la universidad. Dicho apelativo, ideado por un periodista deportivo, ha llegado vigente hasta nuestros días.
La mascota oficial más antigua de la universidad es “Masked Rider”. El caballero enmascarado nació con el nombre de “Ghost Rider” y realizó apariciones esporádicas durante la primera época de los programas deportivos universitarios. Ataviado con prendas de vestir de color negro, el misterioso varón cubre su cara con una máscara y adorna su cabeza con un sombrero gaucho. La única nota de color en su indumentaria la aporta una capa color escarlata. Masked Rider se convirtió en mascota oficial de la universidad desde la célebre Gator Bowl disputada en 1954. En 1971, la Southwest Conference dictó una normativa ante la popularidad que estaban alcanzando las mascotas vivas en diversas universidades. Con la nueva ordenanza se impedía el desplazamiento de los animales a los estadios rivales, salvo que el equipo local lo autorizara de forma expresa. Nuestro caballero enmascarado no iba a poder acompañar en sus viajes al equipo deportivo. Por este motivo, se decidió crear una segunda mascota oficial para la universidad y apareció el simpático Raider Red. Jim Gaspard, miembro de la Saddle Tramps (organización social más antigua de Texas Tech), diseñó el traje del Raider Red basándose en un dibujo animado ideado por Dirk West, un ilustrador local y ex-alcalde de la ciudad de Lubbock. El extrovertido vaquero de llamativo bigote escarlata y gran gorro blanco ameniza, desde su nacimiento, las actividades de la universidad y es habitual verle saludar a los aficionados del equipo con el tradicional saludo de “Guns Up” (realizar con la mano la forma de una pistola).

 

RIVALIDADES.

Las dos grandes rivalidades de Texas Tech se establecen contra TCU y Texas, aunque los Red Raiders también mantienen enconados enfrentamientos ante Baylor y Texas A&M.
Este duelo al sol tejano entre Red Raiders y Horned Frogs arrancó un 30 de octubre de 1926, momento en el que TCU se llevó el partido sobre Texas Tech por un ajustado 28-16. El partido fue denominado, en un primer momento, como “West Texas Championship” y posteriormente (entre 1961 y 1970) como “The Saddle Trophy”. “El sillín” se reintrodujo en 2017 y la rivalidad volvió a su punto álgido, gracias la entrada de los Horned Frogs en la Big 12 en 2012. 63 enfrentamientos ha tenido esta serie, ostentando el liderato los de Lubbock por 32 victorias, 28 derrotas y 3 empates. El último enfrentamiento tuvo lugar el 7 de noviembre de 2020 y tuvo un claro color morado horned frog (34-18). El 9 de octubre de 2021 esta serie vivirá su duelo número 64.
Longhorns y Red Raiders batallan por las The Chancellor’s Spurs (Las Espuelas del Canciller). Un encuentro de máxima rivalidad entre programas tejanos que se remonta al 6 de octubre de 1928, fecha en la que el equipo de Austin doblegó 12-0 al conjunto de Lubbock. El último partido de la serie aconteció el 26 de septiembre de 2020 y resultó ser un trepidante partido en el que los Longhorns consiguieron una remontada imposible (63-56). La serie lleva 70 partidos y es dominada claramente por Texas (53 victorias y 17 derrotas). La próxima batalla por las Espuelas del Canciller acontecerá el 25 de septiembre de 2021.

TEMPORADA 2020.

El año se iniciaba complicado, con una victoria agónica (35-33) ante un débil rival FCS, Houston Baptist. La derrota (56-63) frente a Texas, en un partido que Texas Tech tenía controlado, fue demasiado dura. Siguieron dos claras derrotas consecutivas ante Kansas State (21-31) e Iowa State (15-31). La senda del triunfo se consiguió frente a West Virginia (34-27). Los Red Raiders poco pudieron hacer ante dos rivales muy superiores: Oklahoma (28-62) y TCU (18-34). El mejor partido de la campaña se dio frente a Baylor, donde Colin Schooler hizo el placaje de la temporada… y de la década, en la victoria (24-23) ante los Bears. La campaña se terminaría con buenas sensaciones, sucediéndose una derrota (Oklahoma State) y un triunfo (Kansas).

JUGADORES HISTÓRICOS.

Patrick Mahomes (QB); Zach Thomas (LB); Wes Welker (WR); E.J. Holub (LB); Donny Anderson (RB); Dave Parks (TE/WR); Bake Turner (WR); Bam Morris (RB); Michael Crabtree (WR); Billy Joe Tolliver (QB); Marcus Coleman (DB); Mike Leach (HC); Kliff Kingsbury (HC); E.J. Holub (LB); Walt Schlinkman (FB); Dave Parks (TE); Ted Watts (DB); Gabriel Rivera (DT); Keke Coutee (WR) y Jordyn Brooks (LB).

ESTRELLA OFENSIVA: TYLER SHOUGH.

A pesar de que aún el quarterback Tyler Shough debe ganarse el puesto en la ofensiva dirigida por Sonny Cumbie, es obligación ponerlo como estrella en esta sección. En su único año como titular al mando de los Ducks, lideró a su equipo a un inesperado campeonato de la Pac-12. Completó el 63’5% de sus lanzamientos, alcanzando 1559 yardas, 13 touchdowns y solo sufriendo seis interceptaciones, completando sus números con dos anotaciones de carrera. Tyler busca un nuevo comienzo y Lubbock puede ser el lugar soñado para que su carrera sufra una evolución positiva. Shough tiene la capacidad para hacer lanzamientos de todo tipo y posee cierta movilidad fuera del pocket.

ESTRELLA DEFENSIVA: COLIN SCHOOLER

El pasado verano, en un sorprendente e inesperado movimiento, el linebacker Colin Schooler dejó Arizona Wildcats y quiso reconducir su carrera en Lubbock, buscando un escaparate para el NFL Draft. La pandemia y una defensa porosa que dejó muchas dudas no fueron buenas aliadas para su futuro profesional, así que Colin ha decidido hacer efectivo el año extra ofrecido por la NCAA y vuelve para seguir siendo el jefe de la zaga red raider. El año pasado consiguió 63 tackles totales, cinco tackles for loss, 3’5 sacks, un pase defendido y dos fumbles forzados. Para los anales de la historia del College Football, quedará su espectacular tackle ante Baylor.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Lubbock siempre ha sido la cuna de grandísimos jugadores. Solo hay que recordar la etapa del mediático Mike Leach o la más reciente irrupción de Patrick Mahomes. El recruit de Texas Tech ha sido posicionado en el puesto 74º de la nación, siendo los reclutas más sobresalientes los siguientes: Behren Morton (QB), Jemand Bradley (WR), Jed Castles (TE), Cam’Rom Valdez (RB), Jack Tucker (OT), E’maurion Banks (DE), Charles Esters III (DE), Mason Tharp (TE), Jacoby Jackson (OT) e Isaac Smith (DE).

ENTRENADOR: MATT WELLS.

Luces y sombras se atisbaron en el segundo año de Matt Wells al frente del programa sito en Lubbock. Es cierto que intentar dejar atrás le preponderancia de la celebérrima “Air Raid” en pos de un esquema más ofensivo y con preponderancia del juego terrestre se antoja complejo. Sin embargo, la debilidad de Texas Tech -tan característica del programa-, salvo en momentos puntuales, puso cuesta arriba la temporada 2020. Solo ocho victorias y 14 derrotas se antoja un récord muy pobre para Wells, pero el equilibrio del ataque cada vez se está viendo más. La implementación de la defensa debe ser obligatoria para Wells y su coordinador defensivo, Keith Patterson.

TEMPORADA 2021.

Tyler Shough deberá competir con Henri Colombi, Donovan Smith y el espectacular recluta Behren Morton por el puesto de titular como mariscal de campo de los Red Raiders. Todo parece indicar que el antiguo quarterback de Oregon se hará acreedor al puesto. La línea ofensiva retorna casi al completo (salvo el right guard Jack Anderson, que busca su sueño en Buffalo) y recibe, desde el transfer portal, al left tackle T.J. Storment, ex de TCU y seleccionado el pasado año en el segundo equipo All-Big12. Storment formará una buena unidad junto a Weston Wright, Dawson Deaton, Josh Burger y Caleb Rogers. El único wide receiver que regresa es el impresionante Erik Ekuzanma, que seguro realizará una campaña impresionante -cara al próximo NFL Draft- junto a Shough, a pesar de la lesión (rotura de brazo) que sufrió esta primavera.  El resto de receptores son una incógnita: Trey Cleveland, Myles Price o Jerand Bradley. El juego de carrera tendrá dos efectivos espectaculares: esa bestia de la naturaleza llamada SaRodorick Thompson y ese hábil y escurridizo jugador, Tahj Brooks, que ya brilló en determinados momentos del año pasado.
Wells ha querido reflotar su débil defensa del pasado ejercicio, gracias al transfer portal. Y han llegado a Lubbock, nada más y nada menos que diez jugadores procedentes de programas Power 5. El cuerpo de linebackers constituye, sin duda alguna, la mejor unidad de la zaga. Colin Schooler volverá a ejercer de mariscal defensivo por el interior, mientras que Riko Jeffers (líder del equipo en tackles for loss) sembrará el pánico por fuera. Otros linebackers que debemos considerar son Krishon Merriweather, Brandon Bouyer-Randle o Jacob Morgenstern. La secundaria gana mucho con la llegada, desde Duke, de Marquis Waters. Formará un tándem de lujo, en la posición de safety, con Eric Monroe, ex jugador de LSU. Los dos supuestos cornerbacks titulares (DeMarcus Fields y Adrian Frye) poseen mucha experiencia y darán seguridad a la unidad. Las avanzadillas de ese esquema defensivo 3-4, ideado por Keith Patterson, serán Tyree Wilson, Jaylon Hutchings y Tony Bradford.
Los special teams de Texas Tech tienen dos auténticos jugadorazos: el punter Austin McNamara, uno de los mejores del país y con futuro NFL, y el kicker Jonathan Garibay, que ya fue decisivo en algunos partidos de 2020.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Texas Tech at Houston (4 de septiembre); 2) Texas Tech at Texas (25 de septiembre); 3) Texas Tech Vs. TCU (9 de octubre); 4) Texas Tech Vs. Iowa State (13 de noviembre); 5) Texas Tech at Baylor (27 de noviembre).

@EduVall82

WEST VIRGINIA MOUNTAINEERS.

(COLOR: ORO & AZUL)
PRIMERA TEMPORADA: 1891.
CIUDAD (ESTADO): Morgantown (Virginia Occidental).
ESTADIO (CAPACIDAD): Mountaineer Field at Milan Puskar Stadium (60.000).
TÍTULOS CONFERENCIA: 15 (8 SoCon – 7 Big East).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

West Virginia seleccionó el apelativo de Mountaineers para sus equipos especiales, en 1905, momento en el que las autoridades gubernamentales eligieron el lema para el estado de Virginia Occidental: “Mountaineers Are Always Free”. No obstante, con anterioridad, el nickname utilizado por WVU era “Snakes”. “The Mountaineers” apareció como mascota del programa, por primera vez, durante la temporada 1934-1935 y, desde entonces, ha tenido un éxito enorme entre los aficionados de West Virginia. El alumno que representará la figura de “The Mountaineer” es seleccionado anualmente por el Mountain Honorary, un comité compuesto por alumnado en su último año académico. Supone un auténtico honor para los estudiantes interpretar el papel de “The Mountaineer”. Durante los partidos de football, “The Mountaineer” dispara su rifle a la entrada del equipo, a la conclusión de cada cuarto y tras cada anotación. Existe una estatua, esculpida en bronce, con la efigie estereotipada de “The Mountaineer”, que se localiza frente al Union Building en el campus de WVU.
La canción “Take Me Home, Country Roads”, de John Denver, ha sido entonada antes de cada partido de football, desde 1972. Incluso, en 1980, ante un estadio repleto y en total éxtasis, John Denver interpretó esta bella canción. Antes de cada partido, siempre actúa la marching band de West Virginia, la aclamada Pride of West Virginia, que hace las delicias del respetable. La llamada “Gold Rush” es una de las tradiciones más importantes de West Virginia. Tiene un parecido con el “Whiteout” de Penn State. El head coach Rich Rodríguez introdujo esta tradición épica durante la temporada 2007, concretamente en el partido contra Louisville. Rodríguez motivó a los aficionados mountaineers para que acudieran al estadio completamente vestidos de color oro, epatando así a los propios Cardinals, cuyos aficionados recibieron a WVU, en su partido de 2006, completamente vestidos de negro. Otras tradiciones de WVU son “True Blue”, “Stripe the Stadium”o “Mountaineer Mantrip”.

 

RIVALIDADES.

Existen cuatro grandísimas rivalidades de West Virginia. Estas se establecen con Pittsburgh, Marshall, Penn State y Syracuse. “The Backyard Brawl” (La Lucha del Patio Interior) es la denominación que ostenta esa fuerte rivalidad existente entre Pittsburgh Panthers y West Virginia Mountaineers. El primer duelo entre estos dos programas universitarios tuvo lugar el 26 de octubre de 1895, recayendo la victoria sobre West Virginia por 8-0. El último Mountaineers Vs. Panthers vio la luz el 25 de noviembre de 2011, resultando un duelo magnífico, que terminó del lado mountaineer (21-20). Tras un parón de 10 años, el partido se va a restituir, pues disfrutaremos de una nueva edición del “Backyard Brawl” el 3 de septiembre de 2022. Se han disputado un total de 104 partidos, con dominio de Pittsburgh (61 triunfos, 40 derrotas y 3 empates).
“Friends of Coal Bowl” es la denominación que recibe la rivalidad estatal entre WVU y Marshall. Se han enfrentado en doce ocasiones y el Thundering Herd no conoce la victoria ante los Mountaineers. El último partido entre ambos programas se disputó en 2012 y no está muy claro el futuro de dicha rivalidad.
La rivalidad entre WVU y Penn State se dio anualmente entre 1947 y 1992. Con la entrada, ese año, de los Nittany Lions en la Big Ten, estos equipos dejaron de enfrentarse. Sin embargo, en 2023 y 2024, se han establecido nuevos enfrentamientos entre West Virginia y Penn State. Los Nittany Lions dominan la serie claramente (48 victorias, 9 derrotas, 2 empates).
Syracuse y West Virginia compitieron anualmente entre 1955 y 2012. Lamentablemente, con la marcha del Orange a la Atlantic Coast Conference, esta rivalidad ha quedado en suspenso. Mountaineers lleva 27 triunfos por los 33 de Syracuse. Otras enconadas rivalidades de los Mountaineers quedan establecidas con Texas, Maryland y Virginia Tech.

TEMPORADA 2020.

2020 fue un año irregular para los Mountaineers, pero que terminaría con un sabor muy dulce, gracias a su victoria sobre Army en la Liberty Bowl. La temporada arrancaba con un contundente triunfo ante la débil Eastern Kentucky (56-10). Oklahoma State suponía un rival muy duro y las hordas entrenadas por Neal Brown caían por 13-27. Venían dos reparadoras victorias frente a Baylor (27-21) y Kansas (38-17). Texas Tech daba la sorpresa y noqueaba 27-4 a WVU en su fortín de Lubbock. Una debilitada Kansas State, sin Skylar Thompson, era masacrada por los Mountaineers (37-10). WVU daba la cara en Austin y vendía cara su derrota (13-17) ante Texas. West Virginia superaba ampliamente a TCU (24-6) y lograba su billete para una bowl. En el último partido de la temporada regular y sin jugarse ya nada, WVU era apalizada (6-42) por una Iowa State que se jugaba todo. El año concluía muy bien con la citada victoria ante los Black Knights.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Al Baisi (OT); Bruce Bosley (OL); Marc Bulger (QB); Harry Clarke (RB); Jeff Hostetler (QB); Chuck Howley (LB); Sam Huff (LB); Adam Jones (CB); Tom Keane (CB); Andy “Rip” King (RB); Joe Marconi (FB); Pat McAfee (P); Todd Sauerbrun (P); Gary Stills (LB); Joe Stydahar (OT); Darryl Talley (LB); Renaldo Turnbull (LB); Mike Vanderjagt (K); Ron Wolfley (FB) y Tom Woodeshick (RB).

ESTRELLA OFENSIVA: LEDDIE BROWN.

La temporada junior del running back Leddie Brown fue un auténtico escándalo. Brown se lució en los diez partidos del año pasado, llegando a los 199 intentos para 1010 yardas y nueve anotaciones, añadiendo 202 yardas terrestres y dos touchdowns más. El esquema ofensivo de Neal Brown y el coordinador ofensivo Gerard Parker está ya totalmente asimilado, y la línea ofensiva regresa mucho más experimentada, así que Leddie tiene todos los mimbres necesarios para repetir o mejorar una temporada 2020 que ya fue muy buena.

ESTRELLA DEFENSIVA: DANTE STILLS.

El defensive tackle hizo caso omiso a los cantos de sirena procedentes del NFL Draft y ha decidido retornar a Morgantown para su año senior. Su temporada 2020 fue brillante, consiguiendo 35 tackles totales, unos impresionantes 9’5 tackles for loss, dos sacks, dos pases defendidos y un fumble recuperado. La baja de su hermano mayor Darius será sensible, pero Dante espera erigirse en el indiscutible líder de la línea defensiva y hacer olvidar a su hermano.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Morgantown siempre ha sido cuna de grandísimos prospectos para la NFL, así que su reconocido prestigio para formar jugadores no pasa desapercibido a los grandes reclutas de la nación. El recruit de WVU se sitúa en el puesto 40º de la nación (4º en la Big 12) y está conformado por los siguientes jugadores: Wyatt Milum (OT), Kaden Prather (WR), Jaylen Anderson (RB), Justin Johnson Jr. (RB), Andrew Wilson-Lamp (WR), Will Crowder (QB), Ja’Corey Hammett (LB), Aubrey Burks (S), Tomas Rimac (OT) y Davis Mallinger (WR).

ENTRENADOR: NEAL BROWN.

Neal Brown entra en su tercera campaña al frente de los Mountaineers con un récord de 11 victorias y 11 derrotas. Tras una dubitativa primera temporada, Brown pareció dar con la tecla en 2020, dejando un buen sabor de boca con su triunfo en la Liberty Bowl. Este es, definitivamente, el año clave, ya que ha conseguido realizar un recruit sensacional, sus ideas ya han sido completamente asimiladas por sus pupilos y muchos jugadores han decidido regresar. Ya no hay más excusas y Neal Brown tiene que hacer aún más competitivos a sus Mountaineers y hacer que compitan por la Big 12. La zaga lució imperial el año pasado, estableciéndose como la primera en defensa del pase, a nivel nacional, siendo la quinta en términos generales. Se han perdido a piezas interesantes, pero las ideas de Brown están muy claras.

 

TEMPORADA 2021.

Ofensivamente, West Virginia contará con un nutrido grupo de veteranos, que ya rindieron el pasado año a un grandísimo nivel. El quarterback Jarrett Doege, a pesar de las dudas generadas en la victoria frente a Army, volverá a ser el hombre fuerte del ataque. Fue titular en los diez partidos de 2020, pero su desastre en la Liberty Bowl hizo que Neal Brown diera el comando a Austin Kendall en la segunda parte. No obstante, el juego de Doege fue sólido, alcanzando 2587 yardas, catorce touchdowns y siendo interceptado en solo cuatro ocasiones. Los freshmen Will Crowder y Garrett Greene competirán con él por el puesto de titular. Leddie Brown se destapó la pasada temporada como uno de los mejores corredores de toda la conferencia. Será la base del ataque terrestre de WVU, estando bien secundado por Tony Mathis Jr. y A’Varius Sparrow. Hay que recordar que West Virginia se está asegurando el futuro en esta posición, gracias al recruiting de dos muy interesantes prospectos: Justin Johnson Jr. y Jaylen Anderson. La offensive line retornará mucho más experimentada, teniendo como piezas más destacadas a los transfers llegados desde Virginia (Ja’Quay Hubbard) y Virginia Tech (Doug Nester), al left tackle Brandon Yates, al center Zach Frazier y a James Gmiter. El nutrido cuerpo de receptores espera dejar atrás una descorazonadora temporada 2020. Las piezas más relevantes serán Sam James, Bryce Ford-Wheaton y Winston Wright Jr., junto a los tight ends T.J. Banks y Mike O’Laughlin.
La defensa lució espectacular el año pasado, pero sufre severas pérdidas. El jefe de la línea defensiva será el hermano pequeño de Darius Stills, Dante, que ya lució sensacional en 2020. Junto a Dante, hay que poner de relieve a Jeffery Pooler Jr., que decidió regresar. Mención aparte requiere el prometedor nose tackle Akheem Mesidor, que fue seleccionado Freshman All-America gracias a sus cinco sacks y 6’5 tackles for loss. La baja del linebacker Tony Fields II dejará un hueco profundo en la unidad, que intentará ser tapado por Josh Chandler-Semedo, Exree Loe, VanDarius Cowan y Jared Bartlett ayudarán a llenar el vacío dejado por Tony Fields II. La estrella de la secundaria, el safety Tykee Smith, se ha marchado a Georgia, así que Sean Mahone y Alonzo Addae deberán dar un paso adelante y erigirse en los líderes entre los defensive backs. Aunque desde Arizona ha llegado Scottie Young, que -ya en la bowl ante Army- ocupó el puesto de Smith. Por el puesto de cornerbacks pugnarán Daryl Porter Jr., Nicktroy Fortune y Jackie Mathews.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) West Virginia at Maryland (4 de septiembre); 2) West Virginia Vs. Virginia Tech (18 de septiembre); 3)  West Virginia at Oklahoma (25 de septiembre); 4) West Virginia Vs. Iowa State (30 de octubre); 5) West Virginia Vs. Texas (20 de noviembre).

@EduVall82