ATLANTIC COAST CONFERENCE.

Volver a la guia

“¡Qué buen vasallo si tuviera buen señor”… Todos o casi todos recordamos este verso con el que se abre el mítico Cantar del Destierro de la epopeya anónima y origen de la Literatura Española, Poema de Mío Cid. Este pasaje evoca al héroe Rodrigo Díaz de Vivar, que es desterrado injustamente por el rey Alfonso VI. El verso hunde su génesis en la concepción medieval del respeto feudal del vasallo hacia su amo, como una transmutación mundana de la relación entre Dios y sus fieles terrenales. Clemson, al igual que el señor medieval, tiraniza a sus adversarios, que son incapaces de poner en cuestión su dominio.

Sería necesario que estos serviles contrincantes rompan -por fin- esta dependencia y se acerquen a ese concepto renacentista, a ese deseo de vitalidad y de confianza en el ser humano. Una mentalidad que domina otra de las grandes obras clásicas de nuestra literatura: La Celestina. En ella, los criados Pármeno y Sempronio rompen esta relación de vasallaje con su señor Calisto y luchan por su propio albedrío. Hurricanes, Tar Heels, Orange, Hokies, Cavaliers o Seminoles -entre otros- debieran emular a los rebeldes Pármeno y Sempronio, tratar de mejorar sus recruitings, maximizar las opciones de sus rosters, implementar sus esquemas tácticos, abandonar el respeto al tiránico equipo de Swinney y presentar sus credenciales para batallar por la Atlantic Coast Conference.

La ACC se fundó en 1953 y tiene su centro de operaciones en la localidad de Greensboro (North Carolina). Desde sus albores, la conferencia ha sido considerada una de las más fuertes de toda la competición, con espectaculares contratos televisivos y con varios campeones nacionales. Es por esta razón que la ACC es una de las cinco conferencias que tienen siempre un puesto asegurado dentro de los New Year’s Six Bowl games –las bowls más importantes del año-.

Las universidades fundadoras fueron siete: Clemson, North Carolina, South Carolina, Wake Forest, Duke, North Carolina State y Virginia. En 1971, South Carolina abandonó la conferencia, siendo su puesto ocupado -ocho años después- por Georgia Tech (aunque no compitió en football, dentro de la ACC, hasta 1983). Florida State se incorporaría en 1992; Miami y Virginia Tech, en 2004; Boston College, en 2005; en 2013, llegarían las anexiones de Syracuse, Pittsburgh y Notre Dame (para todos los deportes, excepto el football). El miembro más reciente es Louisville, que se uniría en 2014.

La ACC engloba entidades privadas y públicas de diferentes tamaños. Todos sus estudiantes son partícipes del Atlantic Coast Conference Consortium, que lleva a cabo experiencias académicas e intercambios estudiantiles, enriqueciendo enormemente la formación universitaria de su alumnado.

Entre los ingredientes básicos de esta conferencia, podríamos hablar de un magnífico rendimiento individual de sus jugadores -siendo la cuna de alguno de los mejores prospectos de la NFL-, dominio aplastante de Clemson las cinco últimas temporadas, incertidumbre total en la Coastal Division -logrando el campeonato de la división los siete integrantes de la misma en los últimos años-, sistema de juego pro, preponderancia del juego ofensivo -a pesar de un buen desempeño general en la parcela defensiva- y una constante alternancia del juego terrestre y aéreo.

El gran problema de los últimos años es la dictadura de Clemson, que ha arrasado la conferencia con cinco cetros consecutivos. Tras la llegada del magnífico Dabo Swinney -allá por 2009- los Tigers han logrado siete de los doce títulos conferenciales, Florida State consiguió tres, mientras que Georgia Tech y Virginia Tech conquistaron uno en 2009 y 2010.

Cada año, la Atlantic Coast Conference arranca con un enigma resuelto: el campeón será Clemson. De hecho, la mejor muestra es el apabullante dominio de los Tigers en los Championships, donde han destrozado año tras año a Virginia, Pittsburgh o Miami, presentando algo más de batalla los Hokies –en 2016- y los Tar Heels -en 2015-. La sensación de superioridad es tal que -salvo tiro al pie de las huestes dirigidas por Dabo Swinney- Clemson parece tener ganados todos los partidos conferenciales y que su temporada real siempre arranca en Playoffs. Esta circunstancia -lejos de ser una ventaja- puede erigirse en una gran rémora para los Tigers, pues esa falta de competitividad podría pagarse en los momentos álgidos de la temporada.

La llegada de Mack Brown a North Carolina -equipo que estuvo a punto de causar una hecatombe en 2019 con un “casi” triunfo sobre Clemson-, la irrupción de prometedores mariscales de campo como Sam Howell o Malik Cunningham o el despertar -a base de talento externo- de Miami Hurricanes pueden desatar las hostilidades y ser la mejor noticia para Swinney y los suyos. El precedente de Notre Dame -y esa derrota en South Bend ante los Fighting Irish- del pasado ejercicio puede ser un adelanto de lo que espera a Clemson en 2021.

En la ACC (Atlantic Coast Conference) compiten catorce programas futbolísticos, agrupados en dos divisiones:

1) ATLANTIC: Clemson Tigers; 2) Louisville Cardinals; 3) Wake Forest Demon Deacons; 4) Florida State Seminoles; 5) Boston College Eagles; 6) Syracuse Orange; 7) North Carolina State Wolfpack.

2) COASTAL: Virginia Cavaliers; 2) Virginia Tech Hokies; 3) Miami Hurricanes; 4) Pittsburgh Panthers; 5) North Carolina Tar Heels; 6) Duke Blue Devils; 7) Georgia Tech Yellow Jackets.

@EduVall82

ATLANTIC

BOSTON COLLEGE EAGLES

(COLORES: GRANATE & DORADO)

PRIMERA TEMPORADA: 1893

CIUDAD (ESTADO): Chestnut Hill (Massachusetts)

ESTADIO (CAPACIDAD): Alumni Stadium (44.500).

TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 0/1.

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Los sábados de partido en el Alumni Stadium empiezan a primera hora con la banda musical “Screaming Eagles”, recorriendo y animando todo el campus. El trayecto finaliza en el Shea Field (antiguo campo de baseball de los Eagles), donde los seguidores se reúnen para el correspondiente tailgating.

La mascota es Baldwin un águila americana cuyo nombre es un juego de palabras derivado de la cabeza calva del águila y la palabra «ganar».

RIVALIDADES.

The Holy War: Rivalidad contra Notre Dame, desde 1975. Su nombre se debe al hecho de que son las dos únicas universidades católicas dentro de la FBS.

La rivalidad contra la universidad de Holy Cross data de 1896, se disputaba como último partido de la

regular season y servía para determinar cuál era el mejor equipo de Nueva Inglaterra. En 2018, se volvió a disputar tras un parón que data de 1986. El próximo encuentro se disputará en 2023.

 

RESUMEN TEMPORADA 2020: 6-5 (5-5 en la ACC), no jugó Bowl.

El 2020 fue el año de inicio de una nueva etapa. Atrás quedaron los 7 años de Steve Adazzio a los mandos y llegó Jeff Hafley con una mentalidad, especialmente a nivel ofensivo, totalmente diferente. Se plantaron los cimientos de un juego de ataque predominantemente aéreo. Destacó la figura de Phil Jurkovec (QB) que, procedente de Notre Dame, demostró ser la piedra angular del nuevo proyecto. La llegada del prometedor coordinador defensivo (Tem Lukabu) dejó entrever que, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer, la defensa de los Eagles puede convertirse en una de las más dinámicas y explosivas de la ACC.

JUGADORES HISTORICOS.

Matt Ryan (QB, 2003-2007), Luke Kuechley (LB, 2009-2011), Anthony Castonzo (OL, 2007-2010), Matt Hasselbeck (QB, 1994-1997), B.J. Raji (DT, 2004-2008), Mike Mayock (S, 1978-1980)

ESTRELLA OFENSIVA: ZAY FLOWERS (WR, Jr, 5’11’’, 178 lbs).

Tiene que ser el arma ofensiva de cara a la próxima temporada. El cambio de esquema ofensivo, en 2020, le hizo coger más protagonismo, en su año sophomore. Jugador eléctrico que, saliendo del slot, puede volver loca a las defensas con su explosividad, fluidez y velocidad. La marcha de Hunter Long y el esquema ofensivo orientado claramente al juego aéreo le van a convertir en la estrella ofensiva de los Eagles

ESTRELLA DEFENSIVA: JOSH DeBERRY (CB, Jr, 5’11», 180 lbs).

DeBerry es un sólido tackleador (3ª del equipo en 2020 con un total de 44). Tiene la experiencia necesaria para convertirse en el arma más destacada de una defensa que suele jugar con 5 defensive backs y que, debido a su falta de influencia en el pass rush, hace que la secundaria tenga un papel muy protagonista en el juego.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Según 247Sports, Boston College está ranqueado en la posición 37 del ranking FBS y en la 8 dentro de la ACC, con un total de 12 nuevas firmas. Drew Kendall (IOL) es el jugador más destacado y todo apunta a que será el backup del veteranísimo Alec Lindstrom. Clinton Burton (CB) es un 4 estrellas llamado a ser determinante en un futuro próximo en la secundaria.

ENTRENADOR: JEFF HAFLEY.

Segunda temporada de Jeff Hafley que ya demostró en el 2020 que su llegada al programa de Massachusetts iba a significar un antes y un después a nivel ofensivo, pasando de un ataque power run en la época de Steve Addazio, a un juego claramente aéreo y más alegre. Defensivamente, Tem Lukabu (DC) apuesta por una defensa con gran protagonismo tanto de los linebackers como de la secundaria.

TEMPORADA 2021.

En este segundo año del nuevo staff técnico, Boston College debería darle un plus de calidad al ataque y consolidar y progresar esquemáticamente a nivel defensivo.

La apuesta de un ataque aéreo -desenfadado- será la base de todo. Phil Jurkovec demostró, en 2020, ser el fit perfecto para este tipo de ataque. Flowers debería ser más protagonista aún y los veteranos CJ Lewis y Jaelen Gill deberían coger más peso específico en el juego aéreo. Por tierra, en 2020, quedó claro que David Bayley no encajaba esquemáticamente ya que es un jugador de estilo power run y esta temporada se ha reunido, vía transfer, con Addazio en Colorado State. La media de 3’1 yardas por carrera debe aumentar para balancear algo más el ataque. Es, sin duda, el aspecto a mejorar y la responsabilidad recaerá en Travis Levy (freshman) y Pat Garwo (rs-sophomore). La línea ofensiva es veterana, con buena calidad a la hora de proteger al QB y tiene que seguir mejorando con el nuevo estilo de ataque terrestre.

Defensivamente, el talón de Aquiles es la presión de la línea defensiva y la defensa contra la carrera. El esquema defensivo de Lukabu prima un juego más basado en la velocidad y movimiento de los linebackers, así como de una secundaria con hasta 5 componentes. Veremos cómo evoluciona en su segundo año a pesar de las bajas importantes de Isaiah McDuffie y de Max Richardson.

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Boston College at Clemson (2 de octubre); 2) Boston College vs North Carolina State (16 de octubre); 3) Boston College vs Virginia Tech (5 de noviembre); 4) Boston College at Georgia Tech (13 de noviembre); 5) Boston College vs Florida State (20 de noviembre.

@MiRinconCollege

CLEMSON TIGERS.

(COLORES: NARANJA & MORADO)

Primera Temporada: 1896

Estadio: Memorial Stadium ( 81,500 espectadores)

Ciudad: Clemson (South Carolina)

Títulos: 3 títulos nacionales / 20 títulos ACC.

TRADICIONES Y MASCOTAS:

Clemson tiene dos tradiciones principales que se llevan a cabo cuando el equipo juega los partidos en el Memorial Stadium. Tras el calentamiento, los jugadores vuelven a los vestuarios para las últimas instrucciones y -10 minutos antes del kick off- cogen dos autobuses que los llevan hasta la end zone este. Una vez allí, suben hasta arriba de la colina situada entre las gradas donde se encuentra la Howard’s Rock, piedra con una larga tradición y que todos los jugadores tocan antes de realizar la mítica bajada de la colina hasta el campo, la cual muchos jugadores han descrito como los 25 segundos más emocionantes del College Football. Durante el partido, la mascota, The Tiger, se encarga de amenizar la tarde, realizando el reto de flexiones cada vez que el equipo logra una anotación. Junto a él, desde 1993, Tiger Cub lo acompaña cada partido.

RIVALIDADES

Cada año, en el último partido de temporada regular, Clemson disputa la Palmetto Bowl. Así es como se ha denominado el partido que enfrenta a su máximo rival, South Carolina. Rivalidad muy arraigada por enfrentar a los dos equipos grandes equipos del estado de South Carolina y que, cada año, representa grandes tensiones entre aficionados y jugadores, donde en cada partido se juega mucho más que el trofeo. En sus 117 encuentros, Clemson ha conseguido 71 victorias. Desde 2014, no conoce la derrota en lo que son ya 6 victorias seguidas.

JUGADORES HISTORICOS:

RB CJ Spiller (2006-2009), DE Da’Quan Bowers (2008-2010), WR DeAndre Hopkins (2010-2012), QB Tajh Boyd (2010-2013), WR Sammy Watkins (2011-2013), DE Vic Beasley (2011-2014), Deshaun Watson (2014-2016), DE Clelin Ferrel (2015-2018), DT Christian Wilkins (2015-2018), QB LB Isaiah Simmons (2015-2019), QB Trevor Lawrence (2018-2020), RB Travis Etienne (2017-2020).

ESTRELLA OFENSIVA: WR JUSTYN ROSS

Tras una campaña freshman espectacular (1000 yardas y 9 TDs), un bajón en su segundo año y una lesión de espalda que lo ha dejado sin jugar en 2020 lo han sacado del mapa, pero -en este 2021- debe ser el referente en ataque y consolidarse como WR Top y futura primera ronda del Draft. Tras una larga recuperación, parece que Ross estará al 100% en septiembre. WR rapidísimo, con unas manos, instintos y dominio del cuerpo que lo hacen especial y muy peligroso.

ESTRELLA DEFENSIVA: DT BRYAN BRESEE

En este apartado también podríamos incluir a Myles Murphy, pero Bresee se ha ganado el puesto por todo lo que ha generado en este 2020. Llegaba como el recluta #1 de la nación con muchas expectativas y no defraudó. All-American Freshman y ACC DROY. 23 tackles (6,5 TFLs) y 4 sacks han sido sus números, pero su aportación al juego ha ido mucho más allá. Su presencia en el campo ha permitido que todo el equipo se beneficiara, lo que lo hace un jugador especial. Jugador llamado a ser una figura histórica en Clemson.

ENTRENADOR Y ESQUEMA DE JUEGO:

A mitad de 2008, tras los malos resultados, Dabo Swinney fue promocionado a HC de la universidad de Clemson. El que fuera walk-on en la universidad de Alabama y después entrenador de WR en la misma universidad, llegó a Clemson en 2003 para realizar el mismo rol que en Tuscaloosa. La prensa lo etiquetó como un HC desconocido y mediocre al que no le daban más que esa media temporada al cargo del equipo. Tras 13 años en Clemson, ha transformado un programa que estaba estancado en la mediocridad en un programa histórico en el CFB, no teniendo rival en la ACC, consiguiendo llegar a jugar los últimos 6 playoffs y ganando 2 títulos nacionales. Su estilo de juego ofensivo se basa en QB muy móviles, RB rápidos y ágiles y WR playmakers, que hacen muy difícil que las defensas rivales controlen todas las opciones de jugada que pueden realizar en cada snap. El estilo defensivo sufrió un cambio en 2012 desde la llegada de Brent Venables. Desde entonces, las defensas se han situado en el top de productividad con front sevens fuertes, potentes y rápidos, machando a las OL para que los LB y DB lleguen a los blitzes destrozando a los QB.

RECRUITING:

El OT Tristan Leigh ponía la guinda a la clase de reclutamiento, decidiendo elegir Clemson sobre Ohio State y manteniendo, así, la tradición de los OT 5 estrellas como ya hicieran Mitch Hyatt o Jackson Carman. Otros dos 5 estrellas llegan para coger el testigo de dos grandes jugadores: Will Shipley tendrá que hacer olvidar a Etienne mientras que al versátil Barrett Carter se le compara con Isaiah Simmons. El DT Payton Page, que -con la salida de los veteranos en forma de transfer- puede tener bastantes snaps, Andrew Mukuba (S) o Nate Wiggins (CB), que podrían ser importantes en la secundaria, Jake Briningstool (TE), Beaux Collins (WR) o Jeremiah Trotter Jr. (LB) son algunos de los nombres que podremos empezar a escuchar en este 2021 y que serán importantes en el futuro de la universidad.

RESUMEN TEMPORADA 2020:

El dúo histórico de Travis Etienne y Trevor Lawrence vaticinaba una gran temporada, sin embargo, por segundo año consecutivo, el final no fue el esperado y esta vez la temporada acabó antes de lo previsto tras la abultada derrota frente a Ohio State en una semifinal donde las carencias defensivas salieron a la luz. La temporada regular fue un trámite debido a la superioridad aplastante del roster de Clemson, que solo tuvo un bache debido a la baja de Trevor Lawrence por Covid-19 y que propició la derrota frente a Notre Dame, la primera en temporada regular de los últimos 3 años. Lawrence fue sustituido durante dos partidos por el futuro QB de la universidad D.J. Uiagalelei, registrando 781 yardas, 2 TDs de pase, 2 TD de carrera y ninguna INT, batiendo el récord de la universidad de yardas registradas por un freshman en el partido frente a Notre Dame con 439. Con la vuelta de Lawrence, el equipo tuvo la revancha en la final de la ACC frente a Notre Dame, ganando con autoridad su 6º título consecutivo. Lawrence consiguió el MVP de la ACC y el MVP Ofensivo, y Etienne machacó récords de la universidad y de la ACC muy a pesar de la inestable OL que tan pocas situaciones ventajosas les ha proporcionado. Gran trabajo de Tyler Grisham con el cuerpo de WRs, con el que se consiguió suplir perfectamente la baja de Justyn Ross con una gran actuación de Cornell Powell (882 yardas y 7 TDs) y Amari Rodgers (1020 yardas y 7 TDs). En defensa, la buena noticia fueron los freshmen Bryan Bresee y Myles Murphy, que auguran muy buenas temporadas en Clemson. Pero fuera de esto, el pass rush fue muchas veces inoperante y la secundaria no estuvo a la altura en la mayoría de los partidos. Solo Andrew Booth demostró, por fin, su cualidad de 5 estrellas que tanto se esperaba. Temporada atípica marcada por la Covid-19, en la que Clemson no ha podido ajustar sus deficiencias y terminó sin el final esperado.

 

TEMPORADA 2021:

Otra temporada más, Clemson parte como claro favorito para hacerse con su séptimo título ACC consecutivo lo que le debería asegurar un puesto en los playoffs. Ofensivamente, el equipo parte con dos objetivos claros: cubrir la baja del dúo Lawrence-Etienne y mejorar la inestabilidad de la OL. D.J. Uiagalelei ya demostró estar preparado para llevar los mandos y muchos lo empiezan a comparar con Deshaun Watson. Junto a él, el eterno suplente de Etienne, Lyn-J Dixon, que ha estado 3 años a la sombra esperando esta oportunidad, viéndose más que preparado para ser el RB #1. No obstante, la unidad de RB está muy poblada de talento y Dixon no tiene nada asegurado. Kobe Pace o el freshman 5 estrellas Will Shipley pelearán por el spot que ahora ostenta Dixon. Mucha culpa del éxito de la carrera recaerá en el entrenador Codwell que deberá ajustar muchos puntos para revivir una OL muy necesaria en este 2021. Material no le falta. La gran camada de recruits de 2020 y 2021, junto con los veteranos que vuelven hacen una mezcla muy interesante con nombres como Jordan McFadden, Walker Parks (Freshman All-American) o el freshman Tristan Leigh. En la parcela aérea, DJ puede hartarse a amasar yardas. La unidad es una de las más completas de los últimos años con nombres como el recuperado y futura primera ronda del Draft Justyn Ross, Joseph Ngata o EJ Williams. A estos hay que sumarle la aportación de los TE Braden Galloway y Davis Allen, entrenados este año por Tony Elliott y que han formado una unidad muy potente.

Si ofensivamente veremos muchos cambios respecto al 2020, defensivamente es todo lo contrario. Diez titulares más los backups más importantes, vuelven para formar una de las unidades más talentosas y experimentadas de los últimos años. La línea defensiva cuenta con todos los elementos para estar al nivel de las líneas de 2015 y 2018. El rendimiento de Bryan Bresee y Myles Murphy (8 sacks entre ambos), ambos freshmen All-American, les asegura un puesto titular. Junto a ellos Tyler Davis estará el interior de la defensa y al otro lado de Murphy, los que fueron 5 estrellas, KJ Henry y Xavier Thomas, están ante su última oportunidad de demostrar ese estatus con el que llegaron a Clemson y subir su stock de cara al Draft. Tras ellos una de las unidades más completas de que dispone Venables, donde el trío titular mezcla experiencia, con los graduados James Skalski y Baylon Spector, y talento natural con Trenton Simpson que ya dejó patente su calidad de recluta 5 estrellas la pasada temporada. Tras ellos una cantidad de variaciones infinitas con nombres como Malcolm Greene, Kane Patterson o LaVonta Bentley que hacen de la unidad una máquina muy versátil. Las carencias de la secundaria se vieron durante todo el 2020 y serán el principal foco de mejora para este 2021. El CB Andrew Booth y el S Nolan Turner (5 INT entre ambos) parten con el cartel de titulares, pero Venables seguirá usando las rotaciones en cada snap y variará posiciones con veteranos como Mario Goodrich o Lannden Zanders, que deberán mejorar para minimizar los errores de la temporada pasada si no quieren ver como jóvenes como Fred Davis o Nate Wiggins les ganan snaps.

MEJORES PARTIDOS DE 2021:

Vs. Georgia (4 de septiembre), Vs. Georgia Tech (18 de septiembre), at North Carolina State (25 de septiembre), Vs. Boston College (2 de octubre), at Pitt (23 de octubre), at South Carolina ( 27 de noviembre).

@Clemson_ESP – @Justin_Askas

LOUISVILLE CARDINALS

(COLORES: ROJO & NEGRO)

Fundación: 1912

Estadio y capacidad: Cardinal Stadium (61.000)

Ciudad y Estado: Louisville, Kentucky

Títulos Nacionales y Conferencia: 0 (FBS) y 8 (2 Missouri Valley Conference, 3 Conference USA, 3 Big East).


Tradiciones y Mascotas.

Todos los partidos en casa, dos horas y 15 minutos antes del inicio del partido se produce el “Card March”. Así se le llama a la concentración previa que acompaña a los jugadores desde los autobuses en Floyd Street hasta la puerta de entrada. Los aficionados, junto a la Marching Band y a las Cheerleaders, alientan al equipo.

Tanto el equipo de Cheerleaders como la Cardinal Marching Band (Banda) son muy conocidas y respetadas por sus numerosos reconocimientos.

También es muy reconocible la entrada de los jugadores al campo, ya que primero tocan la estatua de Johnny Unitas, legendario QB cardinal de los años 50.

Louie “the Cardinal” es la mascota desde 1913, un tipo de ave muy dada en el Estado de Kentucky. Anecdóticamente, el disfraz pesa más de 22 kg, así que la persona detrás de Louie tiene que ser un grandísimo atleta.

Rivalidades.

El partido que enfrenta a los Wildcats de Kentucky y a los Cardinals de Louisville es la rivalidad más exigente del programa de Louisville. Juegan anual e interrumpidamente desde 1994 y el ganador gana la “Governor’s Cup” del Estado de Kentucky. El pasado 2020, el partido no se disputó por las medidas contra la pandemia, ya que las dos son de conferencias diferentes.

Otras rivalidades antiguas e importantes son, primero, la que enfrenta a los Tigers de Memphis y, segundo, contra los Bearcats de Cincinnati, el ganador del partido se lleva el trofeo “The Keg of Nails” pero desde 2013 se ha enfriado todo, los Cardinals pasaron a formar parte de la conferencia ACC.

Jugadores Históricos.

Johnny Unitas QB(1951-1954), Ted Washington DT(1987-1990), Joe Jacpby OT/G(1977-1980), Tom Jackson LB (1969-1972), Bruce Armstrong OT (1985-1986), Mark Clayton WR(1980-1982), Doug Buffone LB(1962-1965), Sam Madison CB(1994-1996), Ernest Givins WR(1982-1985) y Delon Branch WR(1999-2001).

Lamar Jackson, actual QB de los Ravens de Baltimore de la NFL fue Heisman en su última temporada de College, 2016.

Estrella Ofensiva: Malik Cunningham (QB).

Sin ninguna duda, es el jugador insignia esta temporada, en sus manos estarán las opciones de volver a un récord positivo de victorias.

Es un QB que destaca por su doble amenaza, es un perfil parecido al ex-Cardinal Lamar Jackson. Esta temporada marcará su futuro y dirá si es un QB NFL. Los dos últimos años liderando la ofensiva de Louisville tenía uno de los ataques más dinámicos del College, pero este año pierde a sus 3 grandes estrellas ofensivas. Veremos el rendimiento en ataque y si Cunningham sigue siendo el mismo sin ellos

Hassan Hall (RB) tiene que recuperar las sensaciones de 2019 y volver a ser importante después de un mal año y más si cabe ahora sin Hawkins.

Estrella Defensiva: CJ Avery (LB).

Otra temporada más el equilibrio y el peso en defensa tiene que llevarlo CJ Avery, ya que se han ido dos LBs importantes en el esquema defensivo de los Cards, así que tocará reinventarse y apostar por los jóvenes.

CJ Avery es un jugador muy inteligente, atlético, cae bien en cobertura y es el líder del equipo en tacleadas.

En la DL, mantienen a casi todas las piezas y en la secundaria hay que ver qué jugadores dan el paso adelante y se vuelven importantes en una rotación que pierde dos hombres importantes.

Entrenador y Esquema de Juego: Scott Satterfield.

Esta será la 3ª temporada al frente del equipo de Scott Satterfield, una mente ofensiva que cambió el rumbo y éxito de su alma mater Appalachian State, allí triunfó antes de enrolarse en el programa de los Cards. Junto a él, sigue el DC Bryan Brown, el cual llegó un año antes también de Appalachian State.

En ataque, Satterfield usa formaciones Spread, en posición de Shotgun (QB y el RB al lado) y con 4 WRs (2×2 o 3×1), donde a partir de esta formación encarada al pase, esconde muy bien la doble amenaza del QB.

Recruiting.

El nivel de reclutamiento ha bajado sustancialmente en Louisville, no en cantidad que hay 24 nuevos, sino en calidad, solo un cuatro estrellas, Benjamin Perry (safety). También destacamos a los tres estrellas, el RB Trevion Cooley y el WR Ahmari Huggins-Bruce.

En lo que hace a los transfers, ha habido cinco, donde destacamos al QB y hermano pequeño de Christian McCaffrey, Luke, después del campus de primavera ha visto las pocas opciones que tenía y ha vuelto a transferirse, ahora Rice.


Resumen Temporada 2020.

Las expectativas de la temporada 2020 eran muy optimistas, viniendo de un 2019 con balance positivo (8-5) y, sobre todo, en el juego de ataque, donde brillaron muchos nombres. Vuelvo a repetir el nombre del QB titular, Cunningham, y sus tres productivas armas ofensivas, los WRs Atwell y Fitzpatrick y el RB Hawkins.

Al final, la temporada fue un desastre con un récord negativo de 4-7. La desconexión en defensa muchos partidos ha sido importante, Atwell no ha estado bien, Hawkins en noviembre ya no volvió, Fitzpatrick dio la cara y rindió a su nivel, no tiene grandes números pasando, pero siempre es una gran amenaza por tierra.

Temporada 2021.

La 3ª temporada de Satterfield tendría que ser la temporada de la consolidación del proyecto, pierde piezas ofensivas muy importantes, pero repite el QB titular y la gran parte de la OL. Hay cimientos para evolucionar y el calendario es bastante benévolo, haciendo las cosas mínimamente bien acabarán con buen sabor de boca y un récord positivo.

Veremos tener protagonismo a diferentes WR (en las dos ultimas campañas eran siempre Atwell o Fitzpatrick), dentro del comité de RB tiene que coger el protagonismo perdido Hassan Hall.

En defensa, el bloque es muy amplio y joven con mimbres para trabajar. La vuelta de CJ Avery será clave para poner orden en el Front 7, como hemos dicho más arriba, el LB es clave en el sistema defensivo de Cards.

Mejores partidos.


Louisville at Florida State (25 de septiembre), Virginia at Louisville (9 de octubre), Louisville at North Carolina State (30 de octubre), Louisville at Clemson (6 de noviembre), Louisville at Kentucky (27 de noviembre).

@Albert_NFL

WAKE FOREST DEMON DEACONS.

(COLORES: DORADO & NEGRO)

PRIMERA TEMPORADA 1888

CIUDAD (ESTADO) Winston-Salem (North Carolina)

ESTADIO (CAPACIDAD) Truist Field at Wake Forest (31.500)

TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS DE CONFERENCIA – 2 DE CONFERENCIA (1970 y 2006)

Tradiciones y Mascotas.

Rolling the quad es la manera en la que los estudiantes de Wake Forest celebran las victorias de sus equipos deportivos. Usan rollos de papel higiénico para decorar todos los árboles que rodean Wait Chapel. Además también está la propiamente llamada The Arch, y consiste en el paso por debajo de un arco de los alumnos recién llegados a la universidad así como los alumnos que se gradúan y salen al mundo a labrarse un porvenir

Demon Deacon es una mascota de la cual todos los de Wake Forest se sienten orgullosos, puesto que aúna tradición, deporte y religión, pilares fundamentales de la universidad de Wake Forest. Además, representa lo más profundo de Wake Forest, puesto que se les conocía como “The baptists” debido a las creencias baptistas de su fundador, la conferencia baptista estatal de North Carolina.

Rivalidades.

La zona de mayor producción tabacalera del país da nombre a la rivalidad que engloba a Wake Forest y otras tres universidades, como son los Duke Blue Devils, North Carolina State Wolfpack y North Carolina Tar Heels. Todas encuadradas en la ACC y con muchísima historia detrás, puesto que con los Tar Heels y con los Blue Devils (que en aquel entonces se llamaba Trinity) todo empezó en 1888, y con los Wolfpack en 1895. Señoras y señores, sean ustedes bienvenidos a la Tobacco Road, donde estas cuatro universidades se encuentran en menos de 102 millas.

 

Temporada 2020.

Los chicos de Dave Clawson vivieron una temporada que no será recordada por su brillantez. Con un parcial de cuatro victorias y cuatro derrotas, hay que sumar la derrota en la Duke’s Mayo Bowl contra los Wisconsin Badgers. Aunque, la verdad sea dicha, más dolorosas fueron las derrotas ante dos de sus rivales de la Tobacco Road (no hubo partido contra Duke debido al Covid-19). Primero contra North Carolina State por 45 -42 y después contra North Carolina por 59-53. Sobre todo, esta derrota, fue muy dolorosa. Aun así, se espera que cuando se recupere la normalidad, Wake Forest y su nueva hornada de jóvenes jugadores, reverdezcan laureles y devuelvan a los Demon Deacons a posiciones más altas en la Atlantic Coast Conference.

 

Jugadores Históricos.

Norm Snead (1958-1960), Bill Armstrong (1973-1976), Brian Piccolo (1962-1964), Billy Ray (1953-1957), Bill George (1948-1951), Ricky Proehl (1986-1989), Joe Looney (2008-2011), Desmonad Clark (1995-1998), Alphonso Smith (2005-2008), Ed Stelz (1969-1971), Carlos Bradley (1979-1981), Aaron Curry (2005-2008), Michael McCrary (1989-1992)

Estrella Ofensiva: Jaquarii Roberson.

El heredero natural de Sage Surratt en Wake Forest y que ya ha declarado que tiene ganas de volver, ayudar a los jóvenes del equipo y ser un mejor líder para todos. En una temporada tan rara como la anterior, se destapó siendo una de las armas ofensivas del equipo y mejor arma aérea. La química con Sam Hartman, el cual encarará su año senior está ahí, y eso hace que esta sea una conexión muy peligrosa para los rivales. Sus estadísticas fueron 926 yardas en 62 recepciones y 8 touchdowns, así como un promedio de 14.9 yardas por recepción.

Estrella Defensiva: Nick Andersen.

Como elefante en una cacharrería. Así irrumpió la pasada temporada Nick Andersen en la defensiva de Wake Forest. Walk On procedente de Centreville High School, tuvo una gran temporada a nivel estadístico con 63 tackles, 16 de ellos asistidos y 4 interceptaciones, 3 de ellas ante Virginia Tech.

Hay muchas esperanzas depositadas en este safety para la temporada 2021 y le seguiremos muy de cerca para ver si las cumplimenta.

Lo mejor del recruiting.

Jim Grobe dejó el pabellón alto, e igualarlo es lo que está intentando el bueno de Dave Clawson a través de los reclutas que llegan a Wake Forest. Es innegable la oferta académica, pero también lo es el empeño demostrado por Dave en atraer a lo mejor de la región, aunque normalmente sean Wolfpack y Tar Heels los que se lleven el gato al agua en estas lides. Hay que destacar que para este año, 2021, los jugadores que quizás más sobresalgan del grupo que ha llegado a Winston-Salem son, Santino Marucci (QB), Quincy Bryant (CB), Joshua Sosnaya (S), Jaydon Collins (OT) y Matt Gulbin (OG). No nos podemos olvidar de los jugadores llegados a través del transfer portal. Destacaremos aquí a dos, Isaiah Wingfield (DB) proveniente de Harvard Crimson y Kevin Pointer (DL) que procede de la universidad de Louisiana-Monroe. Por supuesto, tendremos un ojo puesto en todos los que vinieron además de ellos.

Entrenador: Dave Clawson.

Paciencia y buena letra. Así se puede resumir el programa de football de Wake Forest y, por ende, a su entrenador y a sus ayudantes. Llegó desde Bowling Green para heredar el puesto del gran Jim Grobe y, aunque son unos pantalones difíciles de llenar, lo está haciendo muy bien. Tanto desarrollando a los jugadores como desgranando el propio sistema, Dave Clawson está dejando su impronta. Acompañado por Wayne Ruggiero (con el que llegó desde Bowling Green) como coordinador ofensivo y Lyle Hemphill como coordinador defensivo, intentarán que el equipo llegue a su sexta bowl seguida.

Temporada 2021.

El ataque estuvo a un muy buen nivel, pero la defensa no le acompañó. Y las estadísticas así lo dicen. Mientras que a nivel de puntuación la ofensiva aseguraba 36 puntos por partido, los 32.8 encajados por la defensa los hacía estar últimos en la ACC en este ranking y el 91 a nivel nacional. Y eso a pesar de contar con uno de los mejores rushers, como era Boogie Basham. Esta temporada que entra van a repetir la gran mayoría de jugadores y la evolución ha de notarse. A pesar de la marcha del RB Kenneth Walker III, la conexión entre Sam Hartman y Jaquarii Roberson se antoja capital. Hay que tener también un ojo puesto en Donavon Greene, el cual ganará más peso en esta ofensiva, donde el cuerpo de running backs estará bastante mermado, aunque Christian Beal seguirá portando la vitola de titular en un principio… aunque puede que haya alguna sorpresa.

A nivel defensivo, Lyle Hemphill puede que esté en la picota. Se piensa que Rondell Bothroyd va a dar el paso adelante que necesita el equipo. Junto a él y como piezas claves, estarán Ryan Smenda Jr., al cual si le respetan los problemas físicos debería ser el líder de la defensa; Ja’Sir Taylor, al cual se le va notando la paciencia y la buena letra (de Dave Clawson en el desarrollo de sus jugadores) y el walk on Nick Andersen, la sorpresa de la pasada temporada y que dejó encantado a propios y extraños.

Mejores partidos en 2021.

1.- WF vs. Old Dominion (2 de septiembre) , 2.- WF vs. Florida State (18 de septiembre), 3.- WF at Army (23 de octubre), 4.- WF vs Duke (30 de octubre), 5.- WF at North Carolina (6 de noviembre), 6.- WF vs. NC State (13 de noviembre).

@WakeFB_Spain

FLORIDA STATE SEMINOLES.

(COLORES: GRANATE & DORADO)

PRIMERA TEMPORADA: 1902

CIUDAD (ESTADO): Tallahassee (Florida).

ESTADIO (CAPACIDAD): Doak Campbell Stadium (79.560).

TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 3 (FBS) – 18 (ACC).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Pocas entradas son tan icónicas como la de Osceola, el líder seminol, montando a Renegade para terminar enterrando su lanza en el centro del campo. Este ritual de inicio se acompaña del War Chant (acompañado del Tomahawk Chop), que se ha difundido en otros equipos sin la tradición tan arraigada que tiene en Tallahassee. Es de suma importancia recalcar que los Seminoles son tal vez el único equipo que cuentan con la aprobación de la tribu seminol para hacer uso de su imagen.

RIVALIDADES

No es ninguna sorpresa que los dos principales rivales de esta universidad sean instituciones que se ubican en el mismo estado. Los Florida Gators son su principal rival, pero los Miami Hurricanes no se quedan atrás en la lista de odios de los Seminoles. En fechas más recientes otros dos equipos se han ubicado en esta lista: los Clemson Tigers y los Virginia Cavaliers, con quienes disputan el Jefferson-Eppes Trophy desde 1995.

JUGADORES HISTÓRICOS

Fred Biletnikoff (WR) 1962-1964; Ron Sellers (WR) 1966-1968; Ron Simmons (DT) 1977-1980; Deion Sanders (CB) 1985-1988; Charlie Ward (QB) 1989, 1991-1993; Terrell Buckley (CB) 1989-1991; Derrick Brooks (LB) 1992-1994; Warrick Dunn (RB) 1993-1996.

ESTRELLA OFENSIVA: LAWRANCE TOAFILI.

Tamorrion Terry y La’Damian Webb ya no están en el equipo, así que ahora toca el turno de los jóvenes de hacer su parte. Toafili es un jugador llamado a tomar un rol predominante en la ofensiva, y sus estadísticas en 2020 (356 yardas y 2 touchdowns terrestres, 120 yardas por recepción) dejan la sensación de que así será. Eso sí, tener un QB estable ayudará mucho a este corredor y el resto del elenco que hay en Tallahassee.

ESTRELLA DEFENSIVA: AMARI GAINER.

Una de las principales razones del 3-6 de los Seminoles en 2020 fue la terrible defensiva que presentaron, que estaba por debajo del Top 100 en varios departamentos. Gainer es uno de los elementos que debe dar un paso adelante este año, y ha dado señales de poder hacerlo. En 2020 tuvo 36 tackleadas en solitario (65 en total) y 5 tackleadas para pérdida de yardas, mejorando lo hecho en su año de freshman. Este jugador debe ser el ancla para una defensiva que necesita mejorar mucho este año.

ENTRENADOR: MIKE NORVELL

Norvell estará dirigiendo su segundo año como head coach de este equipo, aunque para muchas cuestiones básicas será el primero. Debido a la pandemia este entrenador no tuvo un verano normal para entrenar a sus chicos, y ahora por fin ha podido verlos en persona durante los meses de marzo y abril. Así que en teoría este será al año donde por fin veamos el sistema ofensivo y defensivo tomar forma en este equipo.

LO MEJOR DEL RECRUITING

Los Seminoles tuvieron muchos problemas en el final de la era Jimbo Fisher, así que no es tan fácil convencer al talento de alto nivel de ir a esta universidad por el momento. Eso sí, hay nombres que llaman la atención como el esquinero Hunter Washington y el receptor Malik McClain. Estos dos chicos, junto con el resto de la clase, deben ir generando las bases del proyecto de Mike Norvell.

RESUMEN TEMPORADA 2020

El 2020 fue un año muy complicado para los Seminoles, sobre todo porque Norvell no tuvo la oportunidad de trabajar con su equipo como él hubiera deseado. Al final el equipo terminó con una pobre marca de 3-6 (2-6 dentro de la ACC), que deja en claro que el proceso de reconstrucción del programa apenas está en sus etapas iniciales, y no, no será sencillo el reconstruir lo destruido por el final de la era Jimbo Fisher.

TEMPORADA 2021

Una de las claves del fracaso de la temporada 2021 para Florida State fue el bajo desempeño de su línea ofensiva, y estarán a prueba desde la primera semana con una visita a Notre Dame. Las siguientes cuatro semanas tendrán duelos de distinto nivel de dificultad, enfrentando a Jacksonville State, Wake Forest, Louisville y Syracuse. Luego de eso, viene una visita muy complicada ante los North Carolina Tar Heels. Después de ese duelo, volverán a casa para recibir a UMass en una semana que será su preparación para otra visita difícil, ahora ante Clemson. El partido del 6 de noviembre ante NC State será un duelo más o menos favorable antes de un cierre de temporada que se antoja muy duro, ya que su último juego como locales será recibiendo la visita de los Miami Hurricanes para terminar su calendario con dos salidas, primero ante Boston College y luego contra sus acérrimos rivales, los Florida Gators.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Florida State at Notre Dame (5 de septiembre); Florida State at Clemson (30 de octubre); Florida State vs Miami (13 de noviembre); Florida State at Florida (27 de noviembre).

Mike Essses – @f_escopeta

SYRACUSE ORANGE

(COLOR: NARANJA)

Fundación: 1889

Estadio y capacidad: Carrier Dome (49.250)

Ciudad y Estado: Syracuse, New York

Títulos Nacionales y Conferencia: 1 (FBS) y 5 (Big East).


Tradiciones y Mascotas.

Una de las cosas que más te sorprenden al vivir un partido en el Carrier Dome es la intensidad y ruido con los que se viven los terceros downs defensivos. Al estadio también se lo conoce como The Loud House, los aficionados cogen sus llaves y las hacen sonar, todo el mundo grita, la percusión de la Banda se vuelve loca y junto al eco del estadio hacen que sean muy difíciles los terceros downs para el ataque rival.

También podemos oír al público deletrear SYRACUSE después de cada primer down o la marcha de Darth Vader cuando el rival no anota el tercer down.

Desde 1995, la imagen más reconocida de los programas deportivos de Syracuse es su mascota “Otto” y su reconocible sonrisa pícara. Él es el propio jefe del Ejército de Otto, la sección de estudiantes que lo sigue siempre, ya sea entrando al campo antes del partido o animando en las gradas a los Orange.

Rivalidades.

La rivalidad actualmente más reconocida es contra los Panthers de Pittsburgh. Desde 1955 -ininterrumpidamente- se viene disputando un enfrentamiento anual, en los años 2000 este partido suele tener un claro color azul de los Panthers.

Otras rivalidades que han perdido algo de peso desde que desapareció la conferencia Big East, son contra los Eagles de Boston College (1971 a 2004 tuvieron partidos anuales) y contra los Nittany Lions de Penn State (1922 a 1990 tuvieron partidos anuales).


Jugadores Históricos.

Jim Brown RB (1954-1956), John Mackey TE(1960-1962), Jim Ringo C(1950-1952), Larry Csonka RB (1965-1967), Art Monk WR (1977-1979), Floyd Little RB(1963-1966), Marvin Harrison WR(1992-1995), Donovan McNabb QB(1996-1998), Dwight Freeney DE(1999-2001) y Rob Burnett DE(1986-1989).

A nivel universitario, tenemos que destacar a Ernie Davis, que fue el primer afroamericano en ganar el Trofeo Heisman.

Estrella Ofensiva: Taj Harris, Jr.

El WR de New Jersey lleva tres temporadas siendo el faro que baja los balones en una deficiente ofensiva como es la Orange. Son tres temporadas superando la barrera de las 500 yardas aéreas y este año ha llegado a las 700. El alto y espigado receptor ha demostrado tener un buen RR, buena velocidad y muy buenas manos para ayudar a asentarse al QB titular, donde veremos un duelo entre DeVito y el transfer Shrader.

Estrella Defensiva: Mikel Jones.

El LB dejó una gran sensación en la defensa la temporada pasada, liderando al equipo en 68 tacleadas y cuatro INT. Ocupó posición de WILL LB, pero su capacidad física y talento hacen pensar que aún tendrá un papel más importante en esa línea media. Lo hemos visto parando la carrera, caer en cobertura y este año queremos verlo más yendo al Rush.

Otro nombre que gustó muchísimo en la secundaria es el CB Garrett Williams, el RS Freshman asombró a toda la parroquia Orange y será, sin duda, el CB1 del equipo.

Entrenador y Esquema de Juego: Dino Babers.

Será la sexta temporada al frente del equipo del veterano HC hawaiano. Barbers es un entrenador ofensivo que siempre le ha gustado los ataques rápidos, dirigidos al pase, con 4 receptores abiertos y normalmente, a sus equipos les cuesta asentar el juego de carrera.

En defensa, Tony White empieza su segunda temporada de DC como si fuera la primera, ya que las restricciones por la pandemia fueron muy severas en el Estado de New York, seguro que el equipo tiene las repeticiones necesarias y nosotros disfrutaremos de esa 4-2-5, poblando mucho la secundaria y siendo muy activos contra el juego aéreo.

Recruiting.

Con 22 reclutas, el equipo técnico de Syracuse seguirá trabajando con mucho talento joven a explotar, podemos destacar al CB Duce Chestnut, jugador rapidísimo que se adaptará rápidamente al rol de nickel en esa defensa 4-2-5 que nos tiene acostumbrados los Orange con proyección futura para ocupar el CB exterior.

También destacamos al OT Enrique Cruz, un jugador rápido de pies y ágil en movimientos laterales y a segundo nivel, que aportará competencia en la OL seguro.

Aparte, también han llegado tres transfers, donde destacamos al anteriormente mencionado Garrett Shrader que se jugará el puesto de QB1 con DeVito.


Resumen Temporada 2020.

Temporada muy difícil para la parroquia Orange, resultados pésimos con un 1-10. Con dos coordinadores nuevos y sin entrenamientos previos normales (las duras restricciones en el Estado de New York). Vimos todo el año un equipo descoordinado, con mucha falta de entendimiento y encima, en la jornada 4, perdieron a su QB titular para toda la temporada. Su estrella defensiva con más nombre juega dos partidos, ve lo que hay y decide hacer opt out.

Temporada en general para olvidar y para quedarse en las muchas repeticiones que han tenido los más jóvenes y que generan ilusión.

 

Temporada 2021.

La temporada 2021 se presenta con muchas incógnitas, pero a la vez con la ilusión que peor no irá. Muchas caras nuevas, mucha gente joven y, lo principal, los entrenamientos de primavera y verano se llevaron a cabo sin problemas.

Ofensivamente, la principal duda que se genera es quién será el QB titular -el titular del año pasado hasta lesionarse en octubre, Tommy DeVito o el transfer llegado este año de Mississippi State Garrett Shrader-. Vuelve el WR principal Taj Harris y el RB de segundo año Sean Tucker, el cual dejó muchos destellos en su primera temporada.

Sabemos de la importancia de los DBs en el sistema Orange y la pérdida de tres nombres importantes puede afectarles, pero el rendimiento de los jugadores de segundo año como Carter, Williams o Hanna generan mucha ilusión, ya que tuvieron un excelente rendimiento en su primera temporada universitaria.

Mejores partidos.

Rutgers at Syracuse (11 de septiembre), Florida State at Syracuse (2 de octubre), Clemson at Syracuse (15 de octubre), Boston College at Syracuse (11 de noviembre), Pittsburgh at Syracuse (27 de noviembre).

@Albert_NFL

NORTH CAROLINA STATE WOLFPACK

(Colores: ROJO & BLANCO)

Fundación: 1892

Estadio y capacidad: Carter – Finley Stadium (57.583)

Ciudad y Estado: Raleigh, North Carolina

Títulos Nacionales y Conferencia: 0 (FBS) y 11 (7 ACC, 3 SAIAA, 1 Southern).


Tradiciones y Mascotas.

En el día de partido se llena el Trinity Road de aficionados/as para dar calor al equipo, llegan a la imponente estatua de dos lobos que preside el Finley Stadium, todos/as cantando el “Wagon Wheel”. Una vez sentados, se recibe al equipo con aullidos de lobo y con la mano levantada simulando un lobo. Siempre sonando la mítica “Fight Songs” acompañada de la magnífica banda, Power Sound of the South.

Todos conocemos al Sr. y Sra. Wuf, las dos mascotas animadas, que guían todos los eventos deportivos del Wolfpack y que, en 1981, se casaron (los casó la mascota de Wake Forest). Desde 2010, hay una segunda mascota “Tuffy”, un perro Tamaskan de pura raza, el cual no se ha perdido un partido desde entonces.

Rivalidades.

Las principales rivalidades son con las dos universidades más cercanas. La primera y más antigua es contra los Demon Deacons de Wake Forest. Llevan jugando anual e interrumpidamente desde 1910.

La segunda es contra los Tar Heels de North Carolina, las dos están separadas por unos 20 km, de un tamaño similar, típica rivalidad vecinal.

Las universidades de NC, Duke, Wake Forest y NC State forman la “Tobacco Road”, rivalidad entre las cuatro universidades cercanas dentro del Estado.


Jugadores Históricos.

Torry Holt WR (1995-1998), Roman Gabriel QB (1959-1961), Philip Rivers QB (2000-2003), Adrian Wilson DB (1997-2000), Vaughan Johnson LB (1981-1983), Alex Webster RB (1950-1952), Haywood Jeffires WR(1994-1997), Jim Ritcher G(1978-1980), Mike Quick WR(1980-1982) y Mario Willams DE(2004-2006).

Otro histórico de la NC State, que actualmente triunfa en la NFL es Russell Wilson. De 2007 a 2010, estuvo en NC State, pero, en 2011, se transfirió a Wisconsin, por lo tanto, llegó a la NFL vía Wisconsin.

Estrella Ofensiva: Devin Leary (QB).

El QB volvió con buenas sensaciones en los entrenamientos de primavera después de romperse el peroné en la jornada 4. Leary dejó un muy buen sabor de boca y la afición tiene muchas ganas de retomarlo en el punto en el que lo dejó. Junto a Leary, hay muchas esperanzas puestas en la vuelta en su año extra del WR Emeka Emezie, que junto al otro WR titular, Devin Carter, tienen que ser las principales armas de Leavy en el juego aéreo.

Estrella Defensiva: Payton Wilson (LB).

Espectacular la temporada pasada de Wilson (fue nombrado miembro del primer equipo de All-ACC), con la marcha de McNeill a la NFL, tiene que coger los mandos del Front7 del Wolfpack.

Tener a una joya como Wilson te pone la defensiva en otro nivel. Es atlético, lee muy bien al QB, bueno en cobertura, buen tackleador… En el último partido de la liga regular, se le salieron los dos hombros, siguió jugando, lo operaron y no llegó a los entrenos de primavera.

Se espera que los dos transfers, más los jugadores recuperados, puedan dotar de fuerza y rotación a la secundaria para volver a ser competitiva

Entrenador y Esquema de Juego: Dave Doeren.

El HC Dave Doeren afronta su novena temporada frente del Wolfpack. Repetirán, en 2021, los coordinadores de 2020, Tony Gibson de DC y Tim Beck de OC.

En defensa, -normalmente- vemos una 4-2-5 con un nickel en la caja o en el slot. La unidad de LBs es espectacular, talento joven en la línea defensiva y oficio/veteranía en la secundaria.

El ataque está basado en esquemas “Spread”, dirigidos al ataque aéreo. Normalmente, en posición de shotgun (el RB al lado del QB) y con 4 WRs (2×2 o 3×1)

Recruiting.

En total, son 20 reclutas nuevos más 4 transfers. Los tres valorados con cuatro estrellas por 247 son: el WR Micah Crowell, el OLB Jordan Poole y el QB Aaron McLaughlin.

Poole, con las bajas de Wilson y Thomas en los entrenos de primavera, tuvo -y aprovechó- su oportunidad. Crowell tiene una fuerte competencia con Emezie y Carter, pero tendrá sus repeticiones seguro porque talento no le falta.

En el apartado de transfers destacan los dos DBs, Derrek Pitts y Cyrus Fagan, que se espera que aporten rotación y snaps de calidad a una mermada secundaria.


Resumen Temporada 2020.

Un más que aceptable 8-4 y la derrota por dos puntos en la Gator Bowl fueron los registros de 2020. Los 4 primeros partidos con Devin Leary (QB) a los mandos fueron prometedores, hasta que se fracturó el peroné y se le acabó la temporada. Entró Hockman y bajó un poco la ilusión generada al principio, pero los WRs Carter y, sobre todo, Emezie mantuvieron un buen nivel ofensivo. En el campo defensivo, McNeill fue el líder de la línea defensiva, un Wilson estelar, pero las muchas lesiones en la secundaria debilitaron al equipo y no fueron suficientemente sólidos.

Temporada 2021.

Hay muchas esperanzas en seguir creciendo dentro la ACC. El Wolfpack, con Doeren a la cabeza, luchará por mejorar los números de 2020. Será muy importante encontrar la estabilidad con Leary de QB y que demuestre que la lesión solo fue un contratiempo y sigue al nivel en donde lo dejó.

Vuelven 17 de los 22 titulares. Destaca la vuelta del WR estrella, Emezie, el comité de RB repite y hay solo una baja en la OL. Se espera que Dylan Parham coja importancia en la posición de TE.

En defensa, Clark y Harris tienen la difícil misión de hacer olvidar a McNeill, pero están bien secundados por una pareja muy solvente de LBs. La secundaria volverá a ser competitiva, recuperando los efectivos lesionados más la experiencia de los dos transfers.

Mejores partidos.


NC State at Clemson (25 de septiembre), Miami at NC State (23 de octubre), NC State at Louisville (30 de octubre), Wake Forest at NC State (13 de noviembre), North Carolina at NC State (26 de noviembre).

@Albert_NFL

COASTAL

VIRGINIA CAVALIERS.

(COLORES: NARANJA & AZUL MARINO)

PRIMERA TEMPORADA: 1888

CIUDAD (ESTADO): Charlottesville (Virginia).

ESTADIO (CAPACIDAD): Scott Stadium (61.500).

TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 5 (ACC).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Cada vez que los Cavaliers anotan o al final del juego se puede escuchar a los aficionados entonar “The Good Old Song”, compuesta en 1893. La canción termina con un “Wah-hoo-wa” que fue añadido por los estudiantes, ya que era un grito común entre ellos. El Cavalier, la mascota del equipo, nació de la canción “The Cavalier Song”, elegida en 1925 dentro de un concurso de la universidad. La primera imagen del Virginia Cavalier apareció en The Washington Post algunos años después.

RIVALIDADES

Sin lugar a dudas su principal rival es Virginia Tech, equipo al que enfrentaron por primera vez en 1895 y con el que actualmente disputan el Commonwealth Cup, que se entrega desde 1996. Con North Carolina viven lo que es “The South’s Oldest Rivalry”, ya que han jugado anualmente desde 1919. Florida State es su rival en la pelea por el Jefferson-Eppes Trophy, aunque ya no es un juego tan común. La rivalidad con Maryland perdió algo de brillo con la partida de los Terrapins al Big Ten.

JUGADORES HISTÓRICOS

Bill Dudley (RB) 1939-1941, Joe Palumbo (OG) 1949-1951, Tom Scott (DE) 1950-1952, Jim Dombrowski (OG) 1982-1985, Tiki Barber (RB) 1993-1996, Ronde Barber (CB) 1993-1996, Anthony Poindexter (S) 1995-1998, Chris Long (DL) 2005-2007.

ESTRELLA OFENSIVA: BRENNAN ARMSTRONG.

Armstrong no es un quarterback sumamente espectacular, pero hace su trabajo. El año pasado lanzó para 2.000 yardas y 18 touchdowns, aunque sí tuvo once intercepciones. Además de eso, colaboró con 552 yardas por la vía terrestre, así que es un arma dual que le viene muy bien al ataque de los Cavaliers. Si Armstrong puede mejorar un poco su eficiencia (completa solamente el 59 por ciento de sus pases), entonces será mucho mejor.

ESTRELLA DEFENSIVA: JOEY BLOUNT, SR.

Este safety ha sido un elemento sumamente consistente para los Cavaliers durante su carrera colegial y ahora buscará reponerse de una temporada 2020 donde sufrió algunos problemas de salud que lo mantuvieron limitado. Como parte de una secundaria con bastante experiencia, Joey Blount Sr. debe ser el líder de la defensiva y ayudar a que las cosas salgan de manera positiva para esta Universidad.

ENTRENADOR: BRONCO MENDENHALL

Si somos sinceros, la temporada irregular de los Cavaliers en 2020 (terminaron 5-5) puede ser adjudicada a la pandemia, ya que antes de eso Bronco Mendenhall había hecho un gran trabajo dándole forma a este programa. La buena noticia para este entrenador es que varios de sus veteranos decidieron volver por un año más y parece que las piezas están en su lugar para que el crecimiento que habíamos visto hasta 2019 se retome en 2021.

LO MEJOR DEL RECRUITING

Las cosas son positivas para los Cavaliers con la llegada de su nueva generación de jugadores, que incluye un par de elementos interesantes para su línea defensiva: el liniero defensivo Bryce Carter y el edge rusher Josh McCarron. Para la ofensiva, una de las mejores noticias es la transferencia del TE Jelani Woods, Jr. ya que ayudará a mejorar el bloqueo para el juego terrestre y además es un arma interesante para el juego aéreo. Todos ellos deberán complementar el esquema de Bronco Mendenhall en 2021.

RESUMEN TEMPORADA 2020

El 2020 había comenzado bien para Virginia con su victoria sobre Duke, pero cuatro derrotas al hilo los mandaron en picada. Después de eso el equipo de Bronco Mendenhall se repuso con cuatro victorias, tres de ellas ante rivales de buen nivel (North Carolina, Louisville y Boston College). La mala nota vino al final con una derrota por marcador de 33-15 ante Virginia Tech, ya que ese resultado los dejó con marca de 5-5 y con un mal sabor de boca para terminar un año complicado.

TEMPORADA 2021

Si el calendario se puede jugar completo entonces la temporada arrancará con un partido relativamente sencillo ante William & Mary, y justo después de eso vendrá un duelo complicado ante Illinois. Después de eso vendrán tres visitas a rivales de la ACC en sus siguientes cuatro encuentros, destacando el partido contra Miami. Después de enfrentar como locales a Duke y Georgia Tech deberán visitar a BYU. Tras su semana de descanso tienen duelos complicados ante Notre Dame y Virginia Tech con una visita a Pitt entre ellos. A primera vista, este calendario se antoja complicado, aunque tiene un par de ventajas: el tener tres partidos como visitantes temprano asegura que tendrán más juegos de local en la parte final del calendario, entre ellos el duelo de rivalidad contra los Hokies. El duelo ante Illinois y partidos como el que tendrán contra Wake Forest serán cruciales para sus expectativas de llegar a un Tazón.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Virginia at North Carolina (18 de septiembre); Virginia at Miami (30 de septiembre); Virginia at BYU (30 de octubre); Virginia vs Notre Dame (13 de noviembre); Virginia vs Virginia Tech (27 de noviembre).

Mike Esses – @f_escopeta

VIRGINIA TECH HOKIES.

(COLORES: GRANATE & NARANJA)

PRIMERA TEMPORADA: 1892

CIUDAD (ESTADO): Blacksburg (Virginia).

ESTADIO (CAPACIDAD): Lane Stadium (65.632).

TÍTULOS NACIONALES Y TÍTULOS CONFERENCIA: 11 (3 SAIAA, 1 SoCon, 3 Big East, 4 ACC).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Mucha de la tradición de Virginia Tech recae en las canciones. Desde el “Tech Triumph” (compuesta en 1919) a “Alma Mater” (de 1939) hasta el uso de “Enter Sandman” para la entrada de los jugadores (algo que vienen haciendo desde el 2000), la música es central en Virginia Tech. La mascota, el Hokie, es algo mucho más reciente, ya que fue puesto en uso desde 1987 en lugar del Gobbler, un pavo que solía acarrear una carreta antes de los encuentros.

RIVALIDADES

Sin lugar a dudas, su rival más importante es Virginia, donde el resultado de este juego genera un punto en el Commonwealth Clash, el duelo entre todos los equipos de ambas universidades. Durante su estancia en el Big East se generó la rivalidad con West Virginia, igual que con los Miami Hurricanes, rivalidad que se mantuvo cuando ambos equipos emigraron a la ACC. Otros rivales de los Hokies son Georgia Tech, Boston College y VMI.

JUGADORES HISTÓRICOS

Bruce Smith (DE) 1981-1984, Jim Pyne (C) 1990-1993, Michael Vick (QB) 1999-2000, DeAngelo Hall (CB) 2001-2003, Kevin Jones (RB) 2001-2003, Brandon Flowers (CB) 2004-2007, Kam Chancellor (S) 2006-2009.

ESTRELLA OFENSIVA: LECITUS SMITH, JR.

Los Hokies esperan que Braxton Burmeister sea el pasador titular y tienen algunas piezas interesantes, pero el mejor jugador de toda la ofensiva es este liniero, que ayudará a que el juego terrestre se mueva y le dará tiempo a Burmeister para encontrar a sus receptores. Smith Jr. ha sido clave en la línea ofensiva los últimos dos años y ahora deberá ser la estrella absoluta tras la graduación de Christian Darrisaw.

ESTRELLA DEFENSIVA: AMARE BARNO, JR.

Este defensive end tomó algo de tiempo en encontrar su ritmo, pero la temporada pasada encontró su paso al conseguir 6,5 sacks y 16 tackleadas para pérdida de yardas. Barno era linebacker y fue convertido a defensive end, así que tiene a su favor la versatilidad, algo que le viene muy bien con su explosividad y su capacidad para ser un jugador disruptivo. Si la defensiva va a mejorar tiene que ser en principio por las aportaciones de este jugador.

ENTRENADOR: JUSTIN FUENTE

Fuente viene de su segunda temporada perdedora en cinco años, algo problemático considerando que Virginia Tech no tenía temporadas perdedoras desde 1992. Las cosas necesitan mejorar rápidamente en Blacksburg si este entrenador quiere conservar su empleo, y la clave será mejorar a la defensiva, donde permitieron 32,1 puntos por encuentro. Eso y algo de salud en el roster les vendrá de maravilla en 2021.

LO MEJOR DEL RECRUITING

Las cosas no salieron bien a nivel defensivo para los Hokies, así que es normal que algunos de los jugadores más llamativos de su generación 2021 sean elementos que ayudarán a mejorar esta unidad. El safety Tae Daley, Sr. llega como transferencia y seguramente será el encargado de ocupar el lugar que dejó Devine Deablo. El CB DJ Harvey también ayudará a que la secundaria sea mucho más eficiente el próximo año.

RESUMEN TEMPORADA 2020

El 2020 arrancó bien para Virginia Tech, que sumó tres victorias en sus primeros cuatro encuentros al vencer a NC State, Duke y Boston College. El problema es que las cosas se fueron desgastando rápidamente, porque después de una derrota ante Wake Forest y un triunfo sobre Louisville que los tenía 4-2 vinieron cuatro derrotas consecutivas que aseguraron la campaña negativa para este equipo. Lo único positivo del final de la temporada fue que lograron vencer a sus acérrimos rivales de Virginia con cierta facilidad, ganando 33-15 en Blacksburg.

TEMPORADA 2021

La temporada comenzará contra North Carolina, y es válido pensar que el resultado de ese encuentro podría definir el rumbo que este equipo tomará durante el resto del año. La primera mitad del calendario incluye dos encuentros sumamente complicados, ya que visitarán a West Virginia y recibirán a Notre Dame muy pronto. La buena noticia es que seis de sus primeros siete encuentros son como locales, así que eso ayudará a aligerar las cosas. ¿La mala noticia de tener tantos partidos de local al inicio? Cuatro de sus últimos cinco partidos serán de gira, con visitas a Georgia Tech, Boston College, Miami y Virginia. Una de las buenas noticias para los Hokies es que su calendario no incluye partido contra Clemson, así que cuando menos tienen eso a su favor. Por eso el arranque será tan importante, ya que si toman ritmo rápidamente podrían tener una buena campaña.

MEJORES PARTIDOS DE 2021

Virginia Tech vs North Carolina (2 de septiembre); Virginia Tech at West Virginia (18 de septiembre); Virginia Tech vs Notre Dame (9 de octubre); Virginia Tech at Miami (20 de noviembre); Virginia Tech at Virginia (27 de noviembre).

Mike Esses – @f_escopeta

MIAMI HURRICANES.

(COLORES: NARANJA, VERDE & BLANCO).

Fundación : 1926

Estadio y Capacidad: Hard Rock Stadium, Miami Gardens, Florida (65.326 espectadores)

Balance histórico: 636-371-19 (0.629)

Títulos nacionales: 5 (1983,1987, 1989, 1991, 2001)

Títulos de conferencia: 9 Big East Conference

Títulos de División: 1 ACC Coastal.

Récord Bowls: 19-22.

Tradiciones y mascotas:

Sebastian the ibis: Este ave de marcado simbolismo mitológico en el antiguo Egipto, se creía que era el mensajero del dios de la sabiduría Toht, fue elegido como mascota del equipo, ya que es el último animal que se refugia antes de un huracán y el primero que vuelve a aparecer cuando cesa la tormenta.

The Smoke: Entrada característica al campo de los jugadores del equipo atravesando una “cortina” de humo que nació en 1950.

Touchdown Tommy: cañón que se dispara cuando salen los jugadores, después de las anotaciones y cuando se obtiene una victoria.

Turnover Chain: cadena metálica que se coloca al jugador defensivo que consigue un turnover.

Four Fingers: Al comienzo del último cuarto, los seguidores de los Hurricanes alzan cuatro dedos de sus manos como símbolo de apoyo porque los partidos se ganan y deciden en ese último período.

Rivalidades

“Vienes a la universidad de Miami para derrotar a Florida State”. Con este lema tan claro y conciso que entrenadores y jugadores repiten como mantra no podemos albergar dudas de que la RIVALIDAD con mayúsculas de los Hurricanes, el partido que muchas veces decide temporadas, es aquel que los enfrenta a los Seminoles. Este duelo feroz que nació en 1951 y que los Hurricanes lideran con un balance de 35-30, ha otorgado encuentros memorables de fútbol americano colegial entre conjuntos que se han coronado campeones nacionales. Los equipos especiales han sido claves en muchos partidos y en la historia de esta rivalidad se pueden encontrar 4 Wide Right, 2 Wide left, bloqueos de extra points, remontadas de infarto y un millón de alicientes para disfrutar de una de las mayores rivalidades colegiales del país.

Los Gators de Florida son otro de los adversarios que más expectación genera entre la afición del Hard Rock Stadium aunque estos encuentros no se produzcan anualmente. Desde 1944 hasta 1987, sí se producía anualmente una batalla entre los Hurricanes y los Gators y el vencedor se alzaba con el Seminole War Canoe Trophy. Actualmente en las temporadas en las que se enfrentan estos tres conjuntos del estado de Florida, el equipo que derrota a sus dos contrincantes se alza con la Florida Cup.

Notre Dame es otro conjunto que se ha ganado la animadversión del seguidor de Miami gracias a enfrentamientos como el célebre Catholics vs Convicts, disputado en la década de los ochenta.

Jugadores y entrenadores Históricos:

Howard Schnellenberger HC, Jimmy Johnson HC, Jack Hardin HC, Andy Gustafson HC, Jim Kelly QB, Gino Torreta QB, Vinny Testaverde QB, Ken Dorsey QB, Clinton Portis RB, Edgerrin James RB, Michael Irvin WR, Andre Johnson WR, Reggie Wayne WR, Greg Olsen TE, Jeremy Shockey TE, Jim Otto C, Cortez Kennedy DT, Warren Sapp DT, Ray Lewis LB, Ed Reed S , Sean Taylor S.

Estrella Ofensiva: D’Eriq King, Quarterback.

La afición de los Hurricanes está esperanzada con el “El retorno del rey”. Gracias a las normas aplicadas por el covid19, King ha decidido regresar a Miami para disputar una última temporada universitaria. Luchará con todas sus fuerzas, después de romperse el ligamento de la rodilla en el último partido de la temporada anterior, para llegar a la jornada inaugural frente a la marea carmesí de Alabama. Miami necesita a su líder y la doble amenaza que supone para los equipos rivales.

Estrella Defensiva: Bubba Bolden, Safety.

Bolden debería establecerse por experiencia y calidad como uno de los adalides defensivos de la zaga de los Hurricanes. Bubba tiene un físico privilegiado para la posición de safety y una versatilidad (puede jugar profundo, en el slot, es también un feroz blitzer), que es muy valiosa para la secundaria de Miami. Debe ser más consistente y regular durante la temporada si quiere que la defensa de Miami no muestre las vulnerabilidades de la temporada previa. Mejorar sus 74 tackles, 6,5 tackles para pérdida, cuatro fumbles forzados, un sack y una interceptación sería una buena carta de presentación de cara al próximo draft de la NFL.

Entrenador y Esquema de Juego : Manny Diaz.

Diaz afronta su tercera campaña al frente de los Hurricanes . El año pasado, con la elección de Rhett Lashlee como coordinador ofensivo, consiguió inyectar de una vez por todas explosividad e imprevisibilidad en el ataque de Miami. Después de actuaciones vergonzantes de la zaga local, Manny ha asumido nuevamente el control defensivo del equipo para intentar mejorar los registros cosechados en las últimas campañas.

Recruiting class

Manny ha conseguido los últimos años retener y atraer talento al sur de Florida devolviendo visibilidad al programa de Miami. Este grupo reclutado por Díaz aporta esperanza y demuestra la buena labor llevada a cabo en este sentido por el entrenador local. 247 Sports califica la clase de los Hurricanes como la undécima del país y la segunda de la ACC. Los jugadores cinco estrellas Leonard Taylor (DT) y James Williams (S) son la joya de la corona, aunque el quarterback de cuatro estrellas, Jake García es posiblemente el que más ilusiona al aficionado de los Hurricanes. La clase es especialmente brillante en el juego aéreo (una de las grandes necesidades de los Hurricanes en los últimos años) con cuatro receptores catalogados como proyectos cuatro estrellas (Romello Brinson, Jacolby George, Brashard Smith, y Cody Brown). Sin embargo, se echa en falta la llegada de jugadores con mayor proyección en la posición de linebacker por tratarse de uno de los puntos débiles del equipo. 

 

Resumen Temporada 2020

Los Hurricanes terminaron el año con mal sabor de boca después de perder con estrépito frente a North Carolina (26-62) en el último partido de temporada y de sufrir una nueva y dolorosa (van unas cuantas consecutivas) derrota en una Bowl frente a Oklahoma State. Miami vivió una temporada donde la magia de King no alcanzó para obrar el milagro. La inconsistencia del ataque terrestre (Harris pasó de estrella a pasar desapercibido) y aéreo (solo Mike Harley, Brevin Jordan y Mallory se salvan de la quema) y la debacle defensiva del tramo final de la temporada marcaron una campaña que terminó con balance global de 8-3 (7-2 en la ACC) y nos deja la sensación de que falta un último salto para pelear con North Carolina por el trono de la Coastal y ganar un billete para disputar el Championship de la ACC frente al intratable equipo de los Tigers.

Temporada 2021

Comprobar si D’Eriq King se recupera a tiempo de su lesión y puede estar presente en el partido inaugural de los Hurricanes frente a Alabama es una de las incógnitas que marcan a día de hoy la temporada de Miami. Sus 2686 yardas, 23 pases de touchdowns y sus 538 yardas terrestres con cuatro anotaciones son insustituibles a día de hoy. Tyler Van Dyke y Jake Garcia se disputarán el puesto si King no puede empezar la temporada de titular. La línea ofensiva, después de la mejoría ejemplificada en el left tackle Zion Nelson, no parece que vaya a ser, como de costumbre, un quebradero de cabeza. Harris, Chaney Jr. y Jaylen Knighton intentarán establecer un juego de carrera consistente que ayude al ataque local. Charleston Rambo llega desde Oklahoma para convertirse junto a Mike Harley en los objetivos más peligrosos del juego aéreo de los Hurricanes. Mallory deberá hacer olvidar a Brevin Jordan y demostrar que es un tight end de plenas garantías.

La defensa, liderada por Manny desde la banda, debe mostrar signos de mejoría. Sustituir a Jaelan Phillips y Roche es un reto mayúsculo. La fortaleza parece estar, al contrario que en otras campañas, en el centro de la línea defensiva con la progresión y el poderío demostrado por Nesta Silvera. Jon Ford aporta experiencia y seguridad junto a Silvera en el centro de la primera línea defensiva aunque, Harrison-Hunte viene desde atrás empujando fuerte y tras brillar cada vez que saltaba al terreno de juego en la temporada previa está dispuesto a poner muy cara la titularidad en el puesto de defensive tackle. El transfer Deandre Johnson y Zach McCloud parten como favoritos para ser los rushers titulares mientras se espera la explosión de jóvenes jugadores como Jahfari Harvey. Bradley Jennings debe liderar, por experiencia, una unidad de linebackers que no da motivos para el optimismo y genera dudas en cuanto a la profundidad y calidad de sus miembros. Corey Flagg y Sam Brooks parten como favoritos para completar el trío de linebackers titulares del equipo. En la famosa posición de striker que despliega Manny Díaz sobre el césped, Miami cuenta con la calidad y seguridad de Gilbert Frierson y Keontra Smith. La evolución mostrada por estos dos jugadores en la temporada de 2020 es una de las pocas notas positivas del desempeño defensivo de los Hurricanes en la complicada campaña de la pandemia. Bubba Bolden, Amari Carter y Gurvan Hall ofrecen seguridad y experiencia desde la posición de safety. Tyrique Stevenson, DJ Ivey y Al Blades Jr. serán los encargados de frenar las ofensivas por aire rivales. Contundencia ofensiva, regularidad defensiva junto a la recuperación de su mediático quarterback son los pilares que debe mostrar el equipo de Miami si quiere estar en la pelea por el trono de la ACC Coastal en esta importante temporada de 2021.

Mejores partidos 2021

Septiembre 4 vs Alabama (Atlanta)

Septiembre 30 Virginia

Octubre 16 at North Carolina

Noviembre 13 at Florida State 

Noviembre 20 Virginia Tech 

@HugoManero1 – @canesfbspain

PITTSBURGH PANTHERS.

(COLORES: AZUL & AMARILLO)

PRIMERA TEMPORADA: 1890

CIUDAD (ESTADO): Pittsburgh (Pennsylvania)

ESTADIO: Heinz Field (68,400)

TÍTULOS NACIONALES Y DE CONFERENCIA: 0 / 2 (2004, big east Y 2010; ACC).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Haciendo honor al nombre del equipo, la mascota de Pitt es evidentemente una pantera. “The panther” fue adoptada oficialmente como mascota del equipo en 1909 por un grupo de estudiantes. La razón de esta mascota es porque consideran que la pantera es el animal más poderoso de la zona de Pennsylvania occidental.

En cuanto a las tradiciones, son, sobre todo, conocidas las canciones de guerra, interpretadas por “The Pitt band” los días de partido, siendo “Hail to Pitt” (H2P) la más conocida, aunque también tienen otras en su repertorio como “Pitt victory song” o “The Panther song”. Otra tradición relacionada con canciones es cuando entonan el “Sweet Caroline”, de Neil Diamond entre el 3er y 4º cuarto de partido, sustituyendo el estribillo “so good” por “go Pitt”.

También representativa son las “Victory Lights”, que iluminan la catedral del campus cuando el equipo cosecha la victoria.

RIVALIDADES.

Si hay una rivalidad histórica que tienen los Panthers esa es la que los enfrenta a West Virginia Mountaineers, la conocida como la “Backyard Brawl”. Se trata de la 14ª rivalidad más antigua de los EEUU en cuanto a football se refiere. El primer enfrentamiento entre ambos conjuntos data de 1895 y, desde entonces, se han enfrentado en 104 ocasiones, con los de Pittsburgh liderando 60 – 40 – 3 en el global, aunque los tres últimos han caído del lado de los Mountaineers. En 1979, este partido fue el último que se jugó en el viejo Mountaineer Field.

La otra rivalidad es con el oponente estatal, Penn State Nittany Lions. En 2019, se celebró el 100º enfrentamiento entre ellos con victoria de Penn State por 17 a 10.

Durante los años que Pitt jugó en la Big East Conference (2005 a 2014) surgió una gran rivalidad entre estos y los Cincinnati Tigers, que se conoce como la “Red River Rivalry”

JUGADORES HISTÓRICOS.

Por el campus de Pittsburgh han pasado grandes jugadores, como es el caso del QB Dan Marino (1979-1982) o el único ganador del Heisman de los Panthers, Tonny Dorsett (RB, 1973 – 1976).

Otros jugadores notables son Mike Ditka (TE, 1958-1960); Larry Fitzgerald (WR, 2002-2004) o Aaron Donald (DT; 2010-2013).

JUGADOR OFENSIVO A SEGUIR: KENNY PICKETT (QB)

El QB regresará para su 5º año en la universidad. A lo largo de su periplo, ha disputado 36 encuentros, acumulando 7984 yardas y 39 TD, con que realice una buena campaña terminará como líder histórico de los Panthers en yardas de pase. La gran fortaleza del ataque de Pitt es su juego de pase y, para eso, Pickett contará como principal arma con Jordan Addison, que realizó una muy buena campaña como true Freshman cosechando 666 yardas y 4 TDs.

Por tierra, estará ayudado por un buen combo de RB, Vincent Davis y AJ Davis forman una muy buena pareja en el backfield y hay que sumarles al sophomore Israel Abankinda, que realizó una buena puesta en escena durante siete partidos y se espera que su protagonismo crezca para el 2021.

Para que todo esto funcione, necesitarán de un rendimiento mejor que el del año pasado de la OL, que ha sufrido bajas importantes, como la del center Jimmy Morrissey, pero -por contra- han conseguido el transfer vía Maryland de Marcus Minor, muy versátil y que puede ocupar varios spots de la línea.

JUGADOR DEFENSIVO A SEGUIR: DESLIN ALEXANDRE (DE)

La DL ha perdido este año a tres de sus pilares fundamentales: Jalen Twyman, que no jugó ya en 2020, Patrick Jones II y Rashad Weaver (entre estos dos sumaron 16.5 sacks y 27.5 tackles for loss) se marchan rumbo al draft. Así las cosas, el end Deslin Alexandre (RS SR) queda como el hombre más reconocible de esa unidad, que si bien no tuvo un gran año se espera que esta temporada adquiera mayor responsabilidad y que rinda similar a 2019 cuando consiguió 38 tackles, 10.5 de ellos para pérdida de yardas y 5.5 capturas al QB rival. Junto a él, la otra figura a seguir en esa línea defensiva será el DT Calijah Kancey, un jugador productivo tanto contra la carrera como a la hora de presionar al QB, pero que debe ser más consistente.

Algo parecido ocurre en la secundaria. Los dos safeties del equipo también se han declarado elegibles para el draft (Paris Ford y Damon Hamlin), que -junto con Jason Pinnock- fueron la columna vertebral de la defensa de Narduzzi (8 INT entre los tres en 2020). Su producción tendrá que ser suplida por los JR Erick Hallett II, Marquis Williams y AJ Woods y el sophomore Brandon Hill.

ENTRENADOR: PAT NARDUZZI (7ª TEMPORADA)

Narduzzi es considerado uno de los DC más reputados del CFB. Antes de coger las riendas como entrenador jefe de Pitt, desempeñó las labores de coordinador defensivo en la universidad de Miami (OH), Cincinnati y, desde 2007 a 2014, en Michigan State. Por esto que en su gameplan se aprecia la gran importancia que tiene el aspecto defensivo, con su ya conocida cover 4 o quarters coverage, con dos safeties profundos que tienen distintas asignaciones, según las rutas del rival.

En el apartado ofensivo, cuenta con la ayuda de su OC Mark Whipple, basando principalmente su ataque en el juego de pase.

RECRUITING 2021

Muy buen trabajo de reclutamiento la de este año en Pittsburgh, focalizada principalmente en reforzar la defensiva. Se ha logrado que 23 prospectos se enrolen en las filas de los Panthers, tres de ellos con una calificación de 4 estrellas. Debemos destacar al DT/DE Elliott Donald (sobrino de un tal Aaron Donald), del que llama la atención su capacidad para jugar tanto por dentro como por fuera de la DL. Es rápido y explosivo y tiene buen uso de manos, aunque necesita mejorar su repertorio técnico.

Naquan Brown y Nahki Johnson, ambos DE, son los otros dos 4 estrellas de esta clase y se espera de ellos una aportación prácticamente inmediata.

Los demás son prospectos a desarrollar que darán al roster mayor profundidad de rotación.

TEMPORADA 2020 (RÉCORD: 6-5)

No fue la temporada soñada por los chicos de Pat Narduzzi. A pesar de comenzar con un cómodo calendario (4 primeros partidos como locales) con 3 victorias, una de ellas de mérito ante Louisville 23 a 20, el equipo se desinfló y cosechó a continuación cuatro derrotas consecutivas que acabaron con sus aspiraciones. Además, esta campaña dejó a los Panthers derrotas muy abultadas ante Clemson y Notre Dame.

TEMPORADA 2021

Para este año, las expectativas de los de Pennsylvania estarán puestas en la Coastal Division de la ACC, donde van a tener dura competencia en los programas de North Carolina Tar Heels o Miami Hurricanes, sin perder de vista a Virginia Tech Hokies.

Pero, sin duda, la prueba de fuego a la que se enfrenta cualquier equipo que pretende ganar la ACC son los Clemson Tigers, uno de los “cocos” de toda la competición.

Para enfrentarse a todos ellos, Pitt presenta un roster plagado de jugadores sophomores y juniors, junto con algún jugador de 4º o 5º año, por lo que también es un año para que los chicos experimenten crecimiento de cara a futuras campañas. En resumen, las aspiraciones de los Panthers este año pasan por su QB Kenny Pickett y el rendimiento que Narduzzi pueda sacar a su defensa.

PARTIDOS SEÑALADOS

At Virginia Tech (16 de octubre); Vs. Clemson (23 de octubre); Vs. North Carolina (11 de noviembre).

Uno de los Niners – @Sanchoatleta

NORTH CAROLINA TAR HEELS

(COLORES: AZUL CAROLINA & BLANCO)

Fundación: 1888

Estadio y capacidad: Kenan Memorial Stadium (50.500)

Ciudad y Estado: Chapel Hill, North Carolina

Títulos Nacionales y Conferencia: 0 (FBS) y 9 (4 Southern, 5 ACC)


Tradiciones y Mascotas.

Las horas previas al partido son pura magia, toda la acción pasa en el Tar Heel Town. La batuta la lleva la The Marching Tar Heels, la mejor banda de la ACC, gente corriendo, caras pintadas y las Food Trucks llenan a los aficionados más glotones. Hasta que empiezan a sonar los tambores, pistoletazo de salida al The Victory Walk, llegamos al Kenan Stadium, las trompetas sonando una hora y cinco minutos antes del inicio del partido.

El “Raise Up” al parar un Tercer Down. En las pausas, piel de gallina, escuchamos el “I’m a Tar Heel Born” y al acabar el partido todos entonan el “Hark the Sound»… hay que vivirlo para sentirlo.

Nuestra mascota original es un carnero vivo con los cuernos de Azul Carolina, nuestro “Rameses”. Con el paso de los años nació el “Rameses” humanizado (disfraz) que acompaña al grupo de Cheerleaders, este tiene una apariencia poco amable para los niños y, en 2015, nació “Rameses JR”, realmente, más agradable.

Rivalidades.

La madre de todas nuestras rivalidades es la “Victory Bell“. A 18 km. de Chapel Hill está Durham y allí encontramos los Blue Devils de Duke. Desde 1922, -ininterrumpidamente- tenemos un partido por temporada contra ellos.

Otra rivalidad que jugamos anualmente es la “South’s Oldest Rivalry” nos enfrenta a los Cavaliers de Virginia.

También un partido con mucha rivalidad es el que define el Rey de las dos Carolinas, la “Battle of the Carolinas”, partido que nos enfrenta a los Gamecocks South Carolina. Para finalizar, hay dos rivalidades cercanas, a menos de 50 km. tenemos al Wolfpack de NC State y los Demon Deacons de Wake Forest. Estas dos, junto a Duke y nosotros formamos la “Tobacco Road”.


Jugadores Históricos.

Lawrence Taylor LB (1978-1981), Julius Peppers DE(1998-2001), Dre Bly DB(1996-1998), Alge Crumpler TE (1997-2000), Jeff Saturday C (1994-1997), Greg Ellis DE(1994-1997), Vonnie Holliday DE(1994-1997), Willie Parker RB(1998-2001), Hakeem Nicks WR(2006-2008) y Natrone Means RB(1990-1992).

El jugador emblema Tar Heel, sin duda, es Michael Jordan (NBA).


Estrella Ofensiva: Sam Howell.

Sin ninguna duda, nuestro líder, desde su temporada freshman, es Sam Howell. Esta será su 3 temporada y seguramente la última. En las dos temporadas que ha jugado, sus totales son muy buenos, más de 7.200 yardas de pase, 68 TDs, 14 INT y sobre el 65% de pases completados. Ver lanzar a Howell en profundo es exquisito, todo el movimiento muy estético y una precisión de cirujano. Este año veremos su progresión sin sus dos receptores preferidos.

Estrella Defensiva: Tony Grimes & Tomon Fox.

Con la pérdida de Chazz Surrat, no podemos decidirnos solo por uno. Tony es un CB 5 estrellas, que encara su año sophomore teniendo que demostrar que es el gran líder que demanda la secundaria. Es el máximo exponente del talento joven que se está reclutando. Por otro lado, Tomon, el eterno capitán que vuelve en este año extra (su 6ª temporada), el auténtico líder de este vestuario y del Front7, la temporada pasada tuvo grandes actuaciones y acabó con 7 sacks.

Entrenador y Esquema de Juego: Mack Brown.

Es imposible no quererle, después de 10 exitosas temporadas en los 90s, volvió en noviembre del 2018 para ser la cara visible del proyecto. Ha conseguido lo que buscábamos, devolver la ilusión. Es un veterano muy querido y respetado en nuestro College, con mucha mano con los jóvenes y que ha sabido rodearse de talento en sus ayudantes.

La ofensiva se ha vuelto temible y pone puntos con mucha facilidad. Todo gracias al OC Phil Longo, que propone un ataque con formaciones, en principio, dirigidas al ataque aéreo. Normalmente, en posición de Shotgun (QB y el RB al lado) y con 4 WRs (2×2 o 3×1), también utilizamos muchas RPOs. Al final, el éxito de Longo ha sido tener éxito en la carrera jugando con una formación encarada al pase.

Recruiting.

En total, tenemos 19 nuevos jugadores reclutados más un transfer. Podemos destacar al DE 5 estrellas, Keeshawn Silver, el recluta número uno del estado de NC. Un atleta brutal con una envergadura y una velocidad que seguro que esta temporada nos dejará destellos. Hay dos jugadores con los que hay muchas ilusiones, uno es “RaraDillworth un LB con un físico e intuición espectaculares. El otro es Maye, es QB, no jugará, pero tiene que empapar el sistema porque el año siguiente, si todo va bien, tendrá los mandos.

Resumen Temporada 2020.

Ha sido una temporada de altibajos y sensaciones contrarias. Hemos tenido el mejor backfield del país (los dos han superado las 1.000 yardas de carrera), Howell ha seguido su progresión, Dyami Brown ha superado las 1.000 yardas de recepción.

Pero el sabor en defensa, en muchos partidos, ha sido agridulce. El Front7 no conseguía parar la carrera rival, la secundaria empezó muy floja, pero por suerte al final se entonó. Los dos partidos (tiroteos) perdidos contra FSU Seminoles y Virginia Cavaliers dejan un sabor amargo.

Temporada 2021.

La temporada 2021 se presenta muy ilusionante, vuelven 18 de 22 titulares (contando que los dos RBs no jugaban juntos). No hay muchas novedades, pero sí gente que tiene que dar un paso adelante.

Howell será uno de los veteranos de esta ofensiva y con dos años de experiencia se espera mucho de él. El backfield cambia totalmente, el transfer Ty Chandler parece que tiene 1 de las 2 plazas; el otro, una duda. Por lo que hace a los receptores Simmons y Downs, tienen que coger la batuta para seguir disfrutando de este ataque aéreo tan productivo.

En defensa sumamos muchísimo talento joven estos dos últimos años, que tienen que empezar a dar sus frutos. Los dos DCs Thigpen y Bateman tienen mimbres para lograr la tan esperada solidez.

Calendario (Mejores partidos destacados).

North Carolina at Virginia Tech (2 de septiembre), Miami at North Carolina (16 de octubre), North Carolina at Notre Dame (30 de octubre), North Carolina at Pitt (11 de noviembre), North Carolina at NC State (26 de noviembre).

@TarHeels_Spain – @Albert_NFL

DUKE BLUE DEVILS

(COLORES: AZUL & BLANCO)

Fundación: 1888

Estadio y capacidad: Wallace Wade Stadium (40.004)

Ciudad y Estado: Durham, North Carolina

Títulos Nacionales y Conferencia: 0 (FBS) y 17 (7 ACC, 10 Southern).


Tradiciones y Mascotas.

Una historia apasionante hay detrás del sobrenombre de Blue Devils. Se remonta a 1923. Buscaban un alias que representará a la Universidad. Muchos alumnos habían luchado en la 1ª Guerra Mundial, se quedaron prendados del batallón “Chasseurs Alpins”, un grupo de soldados franceses que vestían una capa azul y una boina, que fueron apodados «les Diables Bleus«. De allí, nació el apodo y la mascota de la Universidad de Duke.

La afición que sigue la sección de football es menos activa y ruidosa que la de baloncesto, deporte en el que Duke es una auténtica potencia.

En día de partido, podemos escuchar, en el Wallace Wade Stadium, el “Blue and White” y el “Fight! Blue Devils, Fight!” acompañado siempre por la banda, The Duke University Marching Band.

Rivalidades

Las principales rivalidades son con las tres universidades cercanas. Junto a UNC, Wake Forest y NC State forman la “Tobacco Road” (zona de North Carolina famosa por la producción de tabaco), esta “competición” entre las cuatro nace en el baloncesto, pero actualmente se exporta al football.

De las tres rivalidades anteriores, es con los Tar Heels de NC donde se vive más rivalidad. Este partido entre las dos universidades pone en juego un trofeo simbólico, la “Victory Bell“. Se disputa anual e ininterrumpidamente desde 1922. Es divertido ver cómo el ganador pinta el trofeo del color de su universidad.

Jugadores Históricos.

Sonny Jurgenson QB (1953-1956), George McAfee RB/DB (1936-1938), Clarence “Ace” Parker QB/DB (1934-1936), Mike Curtis LB (1961-1964), Ed Newmann G (1969-1972), Bob Matheson LB(1963-1966), Chuck Walker DT/DE (1960-1962), Wray Carlton RB(1956-1958), Brian Baldinger(1978-1981) y Dave Brown QB(1989-1991).


Estrella Ofensiva: Mataeo Durant (RB).

El ataque lo tendrá que sostener el principal RB, Mateo Durant, un jugador muy potente, con buena aceleración, muy buenas manos en screens y corriendo rutas. En 2020, hizo más de 800 yardas.

También veremos otro año al WR principal, Jalon Calhoun. Saliendo del slot, tiene un buen route running, muy buena localización del balón y buenas manos, será importante en la ofensiva Blue Devils,

Estrella Defensiva: Shaka Heyward (LB).

Shaka Heyward tiene que coger, más si cabe, las riendas del equipo en defensa. Es un LB físico, que se ha visto muy solo parando la carrera en uno de los peores equipos del país en esta faceta.

Los DEs Rumph II y Dimukeje saltan a la NFL, veremos quién da ese paso adelante para seguir siendo igual de productivos presionando al QB.

Mucho trabajo por delante y serias dudas transmite la defensa Blue Devil para este 2021, veremos…

Entrenador y Esquema de Juego: David Cutcliffe.

David Cutcliffe es el HC, el veterano entrenador entrará en su catorceava temporada al frente de los Blue Devils. Es un entrenador muy respetado y un auténtico líder, sobre todo, para los QBs. Entrenó en la Universidad de Tennessee a Payton Manning, y reclutó a Eli Manning, en Ole Miss. Ambos solo tienen palabras de elogio hacia Cutcliffe. Enfoca mucho su ofensiva a la rápida toma de decisiones del QB en esquemas distintos, pero casi siempre en shotgun. Tiene dos OCs, Re’quan Boyette y Jeff Faris.

En defensa, también tiene dos DCs, Ben Albert y Matt Guerrieri. Podemos observar que, en defensa, normalmente, juega una 4-2-5 con un nickel en la caja o en el slot.

Recruiting.

Los Blue Devils reclutaron 18 nuevos talentos: cinco DBs, tres LBs, dos QBs, dos WRs, dos OLs, dos DLs y dos RBs, más cuatro transfers.

Podemos destacar al OT Andrew Jones que viene a competir en una OL que ha generado muchas dudas en protección de pase (a esta OL le sumamos también al exG de FSU Seminoles Brian Foley).

También hay esperanzas con Riley Leonard, un QB moderno con capacidades atléticas y buen brazo, que seguro que entrará en una futura lucha por el QB1.


Resumen Temporada 2020.

Decepcionante es el calificativo de los Blue Devils en 2020, con un récord de 2-9. Solo consiguieron ganar a Syracuse dentro de la ACC.

Chase Brice el QB titular tuvo una media de menos de 200 yardas de pase por partido y alrededor del 55% de completados, números bajísimos.

En el otro lado del campo, en defensa, las cosas fueron bien en número de presiones al QB, aunque -negativamente hablando, permitieron 213 yardas de media por partido en el juego de carrera, de los peores registros del país.

 

Temporada 2021.

Mucha incertidumbre envuelve la catorceava temporada de Cutcliffe a los mandos de Duke… y el crédito se va acabando, teniendo muchas decisiones que tomar.

Primero, ¿quién será el QB1? Después del transfer del QB titular en 2020, Chase Brice, será la 4ª temporada consecutiva con un nuevo QB titular. Gunnar Holmberg sale primero en las encuestas.

Segundo, la defensa presenta muchas dudas parando la carrera y encima dos de los tres (Rumph II y Marquis Waters), máximos tackleadores no vuelven en 2021.

Tercero, el año pasado fueron muy consistentes poniendo siempre presión al QB rival con Rumph II y Dimukeje, con el salto de los dos a la NFL. Veremos si pueden seguir siendo igual de competitivos en esta faceta.

En resumen, la temporada 2021 no pinta muy bien para los Blue Devils, pero sinceramente esperamos que encuentren a su QB1. Durant y Jackon sigan siendo productivos en el “backfield” y la defensa se estabilice con los nuevos. Lo deseamos por Cutcliffe.

Mejores partidos.


Northwestern at Duke (18 de septiembre), Duke at North Carolina (2 de octubre), Duke at Wake Forest (30 de octubre), Louisville at Duke (18 de noviembre), Miami at Duke (27 de noviembre).

@Albert_NFL

GEORGIA TECH YELLOW JACKETS.

(COLORES: ORO & BLANCO)

PRIMERA TEMPORADA: 1892.

CIUDAD (ESTADO): Atlanta (Georgia).

ESTADIO (CAPACIDAD): Bobby Dodd Stadium (55.000).

TÍTULOS NACIONALES & TÍTULOS CONFERENCIA: 4 (1917, 1928, 1952, 1990) – 16 (5 SIAA – 3 Southern Conference – 5 Southeastern Conference – 3 Atlantic Coast Conference).

TRADICIONES Y MASCOTAS.

Al inicio de cada partido en casa de Georgia Tech Yellow Jackets, Ramblin’ Wreck (un precioso Ford Model A Sport Coupé del año 1930) lidera la entrada al campo del equipo de football. Además el “Wreck” a secas -como así lo conocen los más veteranos del lugar- aparece en la mayoría de los eventos deportivos más importantes de otros deportes en los que participa la universidad sita en la ciudad de Atlanta. Esta maravillosa tradición, se repite -desde 1961- antes de la entrada del equipo en el Bobby Dodd Stadium -el estadio más antiguo de toda la competición (1913). Al ser la universidad de Georgia Tech una de las más prestigiosas de Estados Unidos en la formación de ingenieros, la adopción de un coche como una de las dos mascotas oficiales del equipo cobra completo sentido.

Buzz es una de las dos mascotas oficiales -junto al Ramblin’ Wreck- de Georgia Tech Yellow Jackets. Como su propio nombre indica es la representación de una avispa yellow jacket. Buzz fue inventado en 1972 y reestilizado en 1979. Refleja la clásica tradición (desde 1890) de referirse a los alumnos del Georgia Institute of Technology como los “Yellow Jackets”. Buzz es el emblema y una de las marcas más conocidas de Georgia Tech en el país.

RIVALIDADES.

Georgia Tech posee enconadas rivalidades con programas diversos como Auburn, Clemson, Virginia Tech, Tennessee o Vanderbilt. Sin embargo, no hay mayor guerra en el estado de Georgia que la Governor’s Cup. Apenas 70 millas separan los campus de Georgia Tech (Atlanta) y Georgia (Athens). Este apasionante duelo también se le conoce con el nombre de “Clean, Old-Fashioned Hate”. El partido significa no solo la primacía futbolística sobre el estado de Georgia, sino que enfrenta sobre el emparrillado a dos culturas y visiones del mundo antitéticas: universidad científica, progresismo y cosmopolitismo de la ciudad -Georgia Tech- frente a universidad de artes liberales, tradición, conservadurismo y mundo más rural -Georgia-.

La serie arrancó el 4 de noviembre de 1893 con un claro triunfo 28-6 de los Yellow Jackets. El último de estos 114 enfrentamientos fue el pasado 27 de noviembre, que significó una paliza bulldog a unas débiles abejitas (52-7). Georgia domina la Governor’s Cup (68 victorias, 41 derrotas, 5 empates).

TEMPORADA 2020.

El año se iniciaba con una muy meritoria victoria (16-13), en Tallahassee, ante una Florida State, en principio, renovada con la llegada de Mike Norvell. Los dos siguientes encuentros fueron un auténtico baño de realidad para las huestes de Geoff Collins, que mordieron el polvo ante UCF (21-49) y Syracuse (20-37), respectivamente. El mejor partido de toda la temporada se vivió en el Bobby Dodd Stadium ante Louisville. Una auténtica oda al ataque se vivió aquella noche en Atlanta y los Yellow Jackets machacaron a los Cardinals por 46-27. En los tres siguientes encuentros, ante rivales muy superiores, Georgia Tech no tuvo opción y sucumbió: Clemson (7-73), Boston College (27-48) y Notre Dame (13-31). Un halo de esperanza se vivía con el claro triunfo 56-33 frente a una muy débil Duke. Sin embargo, la preocupación volvía a irrumpir con dos derrotas ante North Carolina State (13-23) y Pittsburgh (20-34). A pesar de las únicas tres victorias, se atisbaron brotes verdes en el joven conjunto tan bien aleccionado por Geoff Collins. Collins se encontró un solar, un programa caduco y dominado por una desfasada triple option, y ha cambiado la cara al equipo, consiguiendo que jóvenes jugadores quieran venir a Atlanta. Georgia Tech tiene mucho futuro.

JUGADORES HISTÓRICOS.

Billy Shaw (OG); Calvin Johnson (WR); Joe Guyon (RB); Pat Swilling (LB/DE); Keith Brooking (LB); Maxie Baughan (LB); Drew Hill (WR); Bill Curry (OC); Marco Coleman (DE/LB); Dorsey Levens (RB); Adam Gotsis (DT); Jeremiah Attaochu (LB); Stephen Hill (WR); Derrick Morgan (DE); Demaryius Thomas (WR); Daryl Smith (LB); Tony Hollings (RB); Travares Tillman (DB); Keith Brooking (LB); Marco Coleman (DE); Eddie Lee Ivery (RB); Kent Hill (OT); Rufus Guthrie (OT); Larry Morris (OC) y Eddie Prokop (QB).

ESTRELLA OFENSIVA: JAHMYR GIBBS.

En su año freshman, el running back Jahmyr Gibbs dejó evidencias de su enorme talento y calidad. Propios y extraños alucinaron cuando Jahmyr seleccionó Georgia Tech por encima de otros programas con más pedigrí. Sin embargo, Geoff Collins ha sabido tratarlo, dosificarlo y darle la importancia que se merece dentro de la ofensiva de los Yellow Jackets. 2021 debe ser el año de su total eclosión. No obstante, ya dejó muestra de lo que puede llegar a ser con sus 89 intentos, 460 yardas terrestres, cuatro anotaciones, 303 yardas de recepción y tres touchdowns de recepción.

ESTRELLA DEFENSIVA: DJIMON BROOKS.

Este antiguo walk on, que iniciara su carrera en el football en 2019, ha decidido aceptar el año extra de elegibilidad que ofrece la NCAA para volver con sus abejitas y liderar la zaga que dirigen los coordinadores Nathan Burton y Andrew Thacker. Su desempeño como defensive tackle fue colosal, en 2020, tanto en el emparrillado como fuera de él, pues fue elegido capitán del equipo. Sus treinta tackles totales, tres tackles for loss, un sack, un pase defendido y un fumble recuperado nos sitúan ante uno de los jugadores más dominantes de la defensa yellow jacket.

LO MEJOR DEL RECRUITING.

Tras padecer la triple option de Paul Johnson durante décadas, Atlanta -de la mano de Geoff Collins- se ha vuelto a erigir en un auténtico escaparate para los jóvenes reclutas, no solo del estado de Georgia, sino de todo el país. El recruit de Georgia Tech ha sido posicionado en el puesto 48º de la nación, siendo las joyas de su reclutamiento las siguientes: James BlackStrain (WR), Leo Blackburn (TE), Kaleb Edwards (S), Trenilyas Tatum (LB), Josh Robinson (DE), Malik Rutherford (WR), Weston Franklin (OG), Sirad Bryant (S), Chayden Peery (QB) y Jakiah Leftwich (OT).

ENTRENADOR: GEOFF COLLINS.

A pesar de lo que puedan decir los resultados, la labor y el trabajo de Geoff Collins, en sus dos años al frente de Georgia Tech, es descomunal. Vive, siente el oro y blanco de los Yellow Jackets por los cuatro costados, y, ese aspecto, se evidencia a la hora de entrenar y motivar a sus jóvenes pupilos. Como dice el propio Collins: “La cultura ya está implantada. Ahora es el momento de depurar los fallos y dar ese necesario paso adelante para la mejora de nuestro programa”. Adiós triple option; adiós esquemas conservadores y anodinos; adiós ser un cementerio para los jóvenes reclutas. Hola ofensiva moderna; hola a la tecnología (algo tan acorde con la idiosincrasia de la universidad); hola al talento que quiere venir a Atlanta. Collins deberá implementar el juego defensivo, desarrollar mejor el talento de un quarterback tan interesante como Jeff Sims, y sacar el máximo partido a ese descomunal jugador llamado Jahmyr Gibbs. El futuro es oro y blanco, quizá no esta temporada, pero sí en muy poco tiempo.

TEMPORADA 2021.

El quarterback sophomore Jeff Sims es, sin ningún tipo de dudas, el futuro del programa. Su talento es inmenso, pero debe depurar mejor la toma de decisiones, tranquilizarse e implementar las posibilidades de su brazo (el pasado ejercicio solo completó el 54’9% de sus pases intentados y sufrió trece interceptaciones). Collins sabe de la joya con la que está trabajando, conoce sus posibilidades fuera del pocket y, sin duda, sacará su más ideal versión. Uno de los grandes problemas de los Yellow Jackets la pasada temporada estuvo íntimamente relacionado con la labor de la offensive line. Las penalizaciones fueron constantes y Sims recibió demasiada presión. Para resolver esta incidencia, Collins se ha traído -vía transfer portal- al dos veces All-MEAC tackle Kenneth Kirby (desde Norfolk State) y al tres años titular en Vanderbilt Devin Cochran. Jahmyr Gibbs será, sin duda, el caballo de batalla del ataque terrestre, aunque también se ha destacado como un hábil receptor. Junto a él, aportarán mucho a ese backfield el jovencísimo Dontae Smith (que tendrá un papel decisivo en equipos especiales) y el senior Jordan Mason (que tratará de volver a ser el jugador que fue en 2019). El juego aéreo ha perdido a Jalen Camp, así que Sims deberá confiar en Malachi Carter, Marquez Ezzard, Adonicas Sanders o Kyric McGowan.

La defensa de Georgia Tech tiene la gran suerte de que ocho de sus titulares regresan, lo que asegura veteranía y una continuidad en la gran labor -a pesar de lo que digan los números- de los dos coordinadores defensivos (Nathan Burton y Andrew Thacker). Las anclas que vertebrarán la línea defensiva serán los tackles Djimon Brooks y Ja’Quon Griffin. Desde Alabama, llega un antiguo recluta cuatro estrellas, Kevin Harris, que tratará de meter la máxima presión al quarterback rival. En esta tarea, lo acompañará otro intrigante transfer, Keion White, que fue seleccionado All-Conference USA en 2019, pero que, en 2020, no pudo jugar debido a que Old Dominion hizo opt out. White era tight end y ha cambiado su posición por la de defensive end. T.K. Chimedza y Antonneous Clayton completan una muy interesante línea defensiva. En el cuerpo de linebackers, los jugadores que he de destacar son el senior Quez Jackson (que ha crecido muchísimo en el esquema defensivo de Collins) y el transfer llegado desde Maryland, Ayinde Eley, que promete muchos placajes y tratará de hacer olvidar a David Curry. La secundaria vuelve casi al completa, con los productivos y experimentados Tariq Carpenter, Juanyeh Thomas y Zamari Walton.

En special teams, Georgia Tech sufre la baja del mediático punter Pressley Marvin III, aunque el toque exótico y exuberante lo pondrá David Shanahan, que procede del fútbol gaélico.

 

MEJORES PARTIDOS DE 2021.

1) Georgia Tech at Clemson (18 de septiembre); 2) Georgia Tech Vs. Virginia Tech (23 de octubre); 3) Georgia Tech at Miami-Florida (6 de noviembre); 4) Georgia Tech at Notre Dame (20 de noviembre); 5) Georgia Tech Vs. Georgia (27 de noviembre).

@EduVall82